No tan al­to

Diario La Prensa - - OPINIÓN - Sa­lo­món Mel­ga­res REFLE­xION­yCAMBIO@yAHOO.COM

Un pun­to que va­le la pe­na tra­tar re­la­ti­vo a las ele­va­das ex­pec­ta­ti­vas que con fre­cuen­cia nos im­po­ne­mos an­tes de re­ci­bir al­go es­pe­ra­do es la con­tin­gen­cia o pro­xi­mi­dad de un po­si­ble da­ño. Sien­do so­brios, la al­ta ex­pec­ta­ti­va es una for­ma de ilu­sión, y una bas­tan­te pe­li­gro­sa, se po­dría de­cir. Pe­li­gro­sa por­que tie­ne la ha­bi­li­dad de in­fluen­ciar o, en el peor de los ca­sos, con­tro­lar la men­te y el co­ra­zón, ha­cien­do ver­dad lo que to­da­vía no es, por eso es que Gus­ta­ve Flau­bert nos ins­ta a ser pru­den­tes con es­tas pa­la­bras: “Ten cui­da­do con tus sue­ños: son la si­re­na de las al­mas. Ella can­ta, nos lla­ma, la se­gui­mos y ja­más re­tor­na­mos”. ¿Es­tá mal, en­ton­ces, te­ner ilu­sio­nes, de­seos, as­pi­ra­cio­nes? Cla­ro que no. No­te­mos que el pun­to en cues­tión aquí es es­pe­rar re­ci­bir al­go. En ese sen­ti­do, no de­pen­de de no­so­tros el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos. Co­mo cuan­do se nos di­ce que nos van a re­ga­lar al­go si nos por­ta­mos bien, por ejem­plo, o co­mo cuan­do se nos ofre­ce una ayu­da por pu­ra gra­cia, por bue­na vo­lun­tad. Es en es­tos con­tex­tos don­de no te­ne­mos que “vo­lar tan al­to”, que­ri­do lec­tor, ya que si eso que es­pe­ra­mos no lle­ga­ra a al­can­zar la ci­ma, el es­tro­pi­cio que nos de­ja­ría al ve­nír­se­nos en­ci­ma po­dría ser muy gran­de, al gra­do de in­ci­tar ren­co­res, an­ti­pa­tías o ma­los jui­cios, que es pre­ci­sa­men­te lo que no que­re­mos o bus­ca­mos evi­tar con­ti­nua­men­te. En es­te ca­so, nos pue­den ser de uti­li­dad las pa­la­bras que al­guien evo­ca­ra en un mo­men­to pro­pi­cio: “Siem­pre se de­be es­pe­rar lo más ba­jo, por­que cual­quier co­sa di­fe­ren­te de ello se­rá una ben­di­ción”. Ahí es­tá la cla­ve, que­ri­do lec­tor, y la recomendación que nos ayu­da­rá a re­tor­nar de nues­tros sue­ños en el ca­so de que es­tén per­dien­do el rum­bo —o ya lo ha­yan ex­tra­via­do— o de que aga­rren so­la­men­te pa­ra arri­ba, sin pa­rar o, en el ca­so, por su­pues­to, de que no va­yan su­je­tos a la tem­plan­za, la cau­te­la, la mo­de­ra­ción, la sen­sa­tez o el buen jui­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.