¿Agra­de­ce us­ted?

Diario La Prensa - - OPINIÓN - Emi­lio San­ta­ma­ría PO­SI­TI­VO@EMILIOSANTAMARIA.COM

Ha­ce al gu­nos años, la ins­ta la­ción de los cur­sos Da­le Car­ne­gie en San Pe­dro Su la se en­con­tra­ba en el edi­fi­cio Mar­tín ez Va­len zue­la, al la­do de­re­cho de­la ca­te­dral, fren­teal par­que cen­tral. Des­de mi ofi­ci­na so­lía ver aun va­ga bun­do, al­to, des­cal­zo, con el pe­lo en­ma­ra­ña­do porno ha­ber­lo pei­na­doen me­ses, ves­ti do­co­nun sim­ple pan­ta­lón. La­gen­te se­me­tía gra­tui­ta men­te con aquel ena­je­na­do ha­cién­do­le bro­mas pe­sa­das. De­ci­dí con­tac­tar lo y ave­ri­guar al­go so­bre quién era y có­mo ha­bía lle­ga­do a ese es­ta­do. Una ma­ña­na com­pré una ra­ción de po­llo fri­to y se la ofre­cí. Su mi­ra­da pa­só so­bre mí co­mo si yo fue­ra to­tal­men­te trans­pa­ren­te y sim­ple­men­te si­guió ca­mi­nan­do. Al­guien me di­jo que era hi­jo de una fa­mi­lia pro­mi­nen­te de San Pe­dro. Yo tu­ve el po­co tino de con­tac­tar los y ellos lo ne­ga­ron ama­ble pe­ro en­fá­ti­ca­men­te. Un ami­go me ase­gu­ra­ba que ha­bía oí­do que se tra­ta­ba de un ni­ca­ra­güen­se que huí a rum­bo a los Es­ta­dos Uni­dos y que, al se­ra sal­ta­do, los gol­pes que re­ci­bió pro­vo­ca ron su lo­cu­ra. Ob­tu­ve mil y una ver­sio­nes so­bre el ex­tra­ño per­so­na­je, tan­tas co­mo gen­te a quien pre­gun­té. Qui­zá la más in­só­li­ta fue la de que se tra­ta­ba de un ma­rino fin lan­dés que ha­bía per­di­do el bar­co en Puer­to Cor­tés y que al no po­der se co­mu­ni­car con na­die se ha­bía vuel­to lo­co. Nues­tras ins­ta­la­cio­nes cam­bia­ron al­bo u le­vard Los Próc eres, en Río­de Pie­dras, y de jé­de­ver lo. Nun ca­sa­bré quié­nes y có­mo fue que per­dió la ra­zón, pe­ro ob­tu­ve una en­se­ñan­za de es­to. De­bo es­tar muy agra­de­ci­do con Dios por­que a mí me per­mi­te pen­sar con al­gu­na cla­ri­dad y rea­li­zar mi tra­ba­jo, aélno. Por una in­son­da­ble y ex­tra­ña ra­zón no pue­de con­ce­bir­las ideas que le ayu­da­rían a vi­vir me­jor. Pien­so que el prin­ci­pio de la pros­pe­ri­dad vie­ne de agra­de­cer­lo que ya te­ne­mos .¿ Es­ta­mos vi­vos ?¿ Po­de­mos pen­sar y apren­der ?¿ Te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de me­jo­rar nos? Char­les A. Lind­bergh, el hé­roe­que en una avio­ne­ta de un mo­tor lla­ma­da Es­pí­ri­tu de San Luis cru­zó so­li­ta­rio el Atlán­ti­co, años des­pués, cuan­do nau­fra­gó y es­tu­vo quin­ce días per­di­do en el mar, al ser res­ca­ta­do de­cla­ró que si te­ne­mos su­fi­cien­te agua pa­ra to­mar y al­go de co­mi­da te­ne­mos bas­tan­tes ra­zo­nes pa­ra agra­de­cer a Dios. LO

NE­GA­TI­VO: Po­ner un gran én­fa­sis en lo que no te­ne­mos amar­gán­do­nos po­re­llo. LO PO­SI­TI­VO: Con­tar nues­tras ben­di­cio­nes y agra­de­cer a Dios por ello.

EL PRIN­CI­PIO DE LA PROS­PE­RI­DAD VIE­NE DELAGRADE CI­MIEN­TO Y EL RECHA ZODE LA AMAR GU­RA POR LO QUE NO SETIENE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.