Su­sano ma­tó a Co­llier y sus ami­gos lo en­cu­brie­ron

Carlos Al­va­ren­ga es cul­pa­ble de ho­mi­ci­dio y sus cua­tro ami­gos cul­pa­bles por en­cu­bri­mien­to Jue­ces se ba­san en los in­di­cios en­con­tra­dos para es­ta­ble­cer qué ocu­rrió el 11 de oc­tu­bre

Diario La Prensa - - APERTURA - Xio­ma­ra Ore­lla­na xio­ma­ra.ore­lla­[email protected]­pren­sa.hn

TE­GU­CI­GAL­PA. Aga­cha­do y lim­pian­do con sus ma­nos las lá­gri­mas que ro­da­ban por su ros­tro, es­cu­chó Carlos Al­fre­do Al­va­ren­ga Ro­me­ro, alias Su­sano, las con­clu­sio­nes que en ba­se a lo pre­sen­ta­do por las par­tes, la sa­la II del Tri­bu­nal de Sen­ten­cia con­si­de­ró para en­con­trar­lo cul­pa­ble por el ho­mi­ci­dio del Carlos Emi­lio Co­llier Núñez. A fal­ta de prue­ba di­rec­ta, fue­ron los in­di­cios los que lle­va­ron a los jue­ces a sa­car de­duc­cio­nes de lo ocu­rri­do la no­che del 11 de oc­tu­bre de 2017, don­de se­gún la lec­tu­ra que hi­zo ayer pa­sa­das las 11:00 am el juez Ma­rio Díaz: “Carlos Al­fre­do Al­va­ren­ga Ro­me­ro de­par­tió ese día con los jó­ve­nes, es­ta­ba en el lu­gar don­de ocu­rrie­ron los he­chos, lo que de­ter­mi­na que él es­ta­ba en el lu­gar. Carlos Al­fre­do Al­va­ren­ga bus­có a Co­llier en su ca­sa, Carlos Al­fre­do iba al la­do de la puer­ta iz­quier­da, al la­do iz­quier­do de Carlos Emi­lio Co­llier. Una vez ocu­rri­dos los dis­pa­ros, es Carlos Al­fre- do Al­va­ren­ga quien tie­ne el ar­ma en su mano y esa ar­ma des­apa­re­ció y fue Carlos Al­va­ren­ga quien se en­car­gó de des­apa­re­cer­la”. Esos in­di­cios son los que de­ja­ron cla­ro al tri­bu­nal que en la muer­te de Carlos Co­llier no hu­bo otra po­si­bi­li­dad, Su­sano fue quien dis­pa­ró el ar­ma y dos de esos im­pac­tos ce­ga­ron la vi­da del uni­ver­si­ta­rio. El res­to de los im­pli­ca­dos, Ol­ga Ma­ría Ló­pez Fe­rru­fino, Ja­mes Alexander O’Con­nor Már­quez, Jo­sé Carlos Za­mo­ra Me­jía y Elías Tau­fic Chaín fue­ron con­de­na­dos por el de­li­to de en­cu­bri­mien­to. El 17 de enero a las 9:00 am se rea­li­za­rá la au­dien­cia de in­di­vi­dua­li­za­ción de la pe­na para los cin­co con­de­na­dos.

El An­te las di­fi­cul­ta­des para el tri­bu­nal de no con­tar con prue­ba di­rec­ta, se ba­sa­ron en los in­di­cios por­que na­die vio, “so­lo los jó­ve­nes sa­ben qué ocu­rrió ese día; que to­das las es­ce­nas en el cri­men de Co­llier fue­ron mo­di­fi­ca­das, se al­te­ró el vehícu­lo don­de mu­rió, lo lim­pia­ron, los jó­ve­nes se cam­bia­ron la ro­pa que por­ta­ban al mo­men­to de la muer­te y la lim­pie­za que hi­cie­ron en las ca­sas don­de es­tu­vie­ron des­pués de la muer­te ”. A es­to se su­mó el si­len­cio que guar­da­ron los cin­co acu­sa­dos, co­mo un de­re­cho que tie­nen en el jui­cio y que la prue­ba téc­ni­ca cien­tí­fi­ca no fue ade­cua­da o con­du­cen­te. Con esas di­fi­cul­ta­des, el tri­bu­nal va­lo­ró de los me­dios pro­ba­to­rios y co­mo con­clu­sio­nes plan­teó: “que el miér­co­les 11 de oc­tu­bre de 2017, en­tre las 10:35 a las 10:45 pm, Carlos Al­fre­do Ro­me­ro bus­có a Co­llier en su ca­sa, con­ver­só dos mi­nu­tos con su pa­dre y se re­ti­ró lue­go de la vi­vien­da.

Mi­nu­tos des­pués Co­llier sa­lió de su ca­sa y subió a un vehícu­lo azul que era con­du­ci­do por Ja­mes O’Con­nor y co­mo co­pi­lo­to iba Ol­ga Ma­ría Ló­pez. Carlos Al­fre­do Ro­me­ro iba en la par­te tra­se­ra del con­duc­tor, pe­ga­do a la puer­ta iz­quier­da; Carlos Emi­lio Co­llier iba a su de­re­cha, se­gui­do de Elías Tau­fic Chaín y de Jo­sé Carlos Za­mo­ra. Carlos Ro­me­ro dis­pa­ró y dos de los im­pac­tos ce­ga­ron la vi­da­deCo­llier. Mi­nu­tos­des­pués los cin­co jó­ve­nes, to­ma­ron el cuer­po de Carlos Emi­lio Co­llier y lo fue­ron a de­jar a un de­pó­si­to de ba­su­ra de la co- lo­nia Loar­que”. Esos he­chos que ase­gu­ró el tri­bu­nal, acre­di­ta­ron la prue­ba en el de­ba­te.

El tri­bu­nal re­ba­tió la te­sis de la de­fen­sa, que ar­gu­men­tó que esos dis­pa­ros se pro­du­je­ron de ma­ne­ra ac­ci­den­tal, pe­ro en ba­se al prin­ci­pio de­la me­cá­ni­ca de las ar­mas, “nin­gún ar­ma pue­de dis­pa­rar­se ac­ci­den­tal­men­te, tie­ne que ser ac­cio­na­da”. Con la te­sis de la de­fen­sa que fue ac­ci­den­tal, el tri­bu­nal se pre­gun­tó: “¿Có­mo fue ese accidente?, ¿có­mo pu­do acre­di­tar la de­fen­sa ese accidente?”. En el fa­llo, el tri­bu­nal ex­pu­so que el ar­gu­men­to de la de­fen­sa fue que Carlos Co­llier se dis­pa­ró so­lo y que la prue­ba es que “la san­gre en el vehícu­lo apa­re­ce de­trás del asien­to del con­duc­tor y efec­ti­va­men­te eso fue así. Pe­ro las prue­bas de lu­mi­nol re­ve­la­ron el lu­gar don­de iba sen­ta­do Co­llier esa no­che”, des­car­tan­do el ar­gu­men­to pre­sen­ta­do por la de­fen­sa.

El tri­bu­nal con­clu­yó que las par­tes no pro­ba­ron qué pa­pel ju­ga­ron Ol­ga Ma­ría Ló­pez Fe­rru­fino, Ja­mes Alexander O’Con­nor, Elías Tau­fic Chaín y Jo­sé Carlos Za­mo­ra. “No se pro­bó que se pu­sie­ron de acuer­do para co­me­ter el cri­men de su ami­go y tam­po­co se pro­bó que hu­bo com­pli­ci­dad de los cua­tro jó­ve­nes por­que no par­ti­ci­pa­ron en ac­tos an­te­rio­res o si­mul­tá­neos al he­cho”, di­jo el juez Ma­rio Díaz. Por lo tan­to el tri­bu­nal de­ter­mi­nó que los cua­tro jó­ve­nes son los res­pon­sa­bles del de­li­to de en­cu­bri­mien­to por­que ocul­ta­ron el cuer­po del de­li­to. “Sa­ca­ron el cuer­po de Carlos Co­llier, pro­ba­ble­men­te lo me­tie­ron en la­ca ju el a por­que allí se en­con­tra­ron ras­tros en la prue­ba de lu­mi­nol y lo fue­ron a de­po­si­tar al ba­su­re­ro. Ocul­ta­ron sus ro­pas y se regresaron tran­qui­la­men­te a sus ca­sas” agre­gó el juez. A cri­te­rio del tri­bu­nal, a los cua­tro jó­ve­nes no se les pu­do con­si­de­rar coau­to­res, de­li­to impu­tado por la Fis­ca­lía, por­que nun­ca tu­vie­ron do­mino del he­cho. Los jue­ces tam­bién se re­fi­rie­ron a la te­sis pre­sen­ta­da por la de­fen­sa téc­ni­ca de la par­te acu­sa­do­ra, que es­ta­ble­ció que son au­to­res por­que Car-

fa­llo. Las te­sis en el ca­so. El res­to de acu­sa­dos.

los Co­llier so­bre­vi­vió al­gu­nos mi­nu­tos, pe­ro se con­si­de­ró que no se pu­do ve­ri­fi­car que cier­ta­men­te eso hu­bie­ra ocu­rri­do. “Esa so­lo fue una te­sis de la acu­sa­ción pri­va­da, pe­ro no se pro­bó de­bi­da­men­te co­mo para te­ner la cer­te­za que una vez eje­cu­ta­do el dis­pa­ro el jo­ven que­dó he­ri­do y que vi­vo lo fue­ron a de­po­si­tar al ba­su­re­ro”. Afir­man que en es­te ca­so hu­bo una to­tal ma­ni­pu­la­ción de las evi­den­cias. “El Tri­bu­nal con­si­de­ra que es de­tes­ta­ble to­mar a una per­so­na que es nues­tro ami­go y lo va­ya­mos a ti­rar al ba­su­re­ro, pe­ro, la ley no lo con­tem­pla co­mo de­li­to, por lo tan­to lo que co­rres­pon­de es el de­li­to de en­cu­bri­mien­to”, afir­ma­ron los jue­ces.

Cul­pa­bles. An­sie­dad y ten­sión vi­vie­ron los acu­sa­dos y sus fa­mi­lias cuan­do el juez pi­dió po­ner­se de pie a los cin­co jó­ve­nes. El úl­ti­mo en pa­rar­se fue Carlos Al­va­ren­ga, to­dos ves- tían de blan­co, Su­sano nun­ca mi­ró al juez cuan­do en la lec­tu­ra lo de­cla­ró res­pon­sa­ble del de­li­to de ho­mi­ci­dio de Carlos Emi­lio Co­llier. Los cua­tro jó­ve­nes, con sus ros­tros des­en­ca­ja­dos es­cu­cha­ron cuan­do el tri­bu­nal los de­cla­ró res­pon­sa­bles del de­li­to de en­cu­bri­mien­to. Tras es­cu­char el ve­re­dic­to, los cin­co jó­ve­nes se­sen­ta ron y vol­tea ron a mi­rar a sus pa­rien­tes, quie­nes con el ros­tro des­en­ca­ja­do re­ci­bían el fa­llo del tri­bu­nal. As­drú­bal Mu­ri­llo, de­fen­sor de Ol­ga Ma­ría Ló­pez, de in­me­dia­to so­li­ci­tó al tri­bu­nal que se im­pon­gan, mien­tras que­de fir­me la sen­ten­cia, me­di­das cau­te­la­res dis­tin­tas a la pri­sión pre­ven­ti­va para su re­pre­sen­ta­da en vis­ta que el de­li­to tra­ta de pe­nas me­nos gra­ves que lle­van de tres a cin­co años de cár­cel. Los de­fen­so­res de Ja­mes Alexander O’con­nor, Elías Chaín y Jo­sé Carlos Za­mo­ra se su­ma­ron a la so­li­ci­tud, a la que se opu­so tan­to el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co co­mo la par­te acu- sa­do­ra Fue de­ne­ga­da de la fa­mi­lia por el Co­llier. tri­bu­nal en vis­ta que en ese mo­men­to no se po­día so­li­ci­tar el cam­bio de me­di­das. El Có­di­go Pe­nal es­ta­ble­ce una pe­na de 15 a 20 años de re­clu­sión por el de­li­to de ho­mi­ci­dio, mien­tras que por en­cu­bri­mien­to es una con­de­na de 3 a 5 años de re­clu­sión, la que po­drán con­mu­tar los acu­sa­dos en am­pa­ro a los ar­tícu­los 182 y 445 del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal. Tras con­cluir la au­dien­cia, los con­de­na­dos se di­ri­gie­ron ha­cia sus fa­mi­lia­res, se abra­za­ron y llo­ra­ron an­te la re­so­lu­ción que los con­de­na por su par­ti­ci­pa­ción en la muer­te de Co­llier. La Fis­ca­lía y la par­te acu­sa­do­ra anun­cia­ron que lle­va­rán el fa­llo emi­ti­do ayer por la sa­la II del Tri­bu­nal de Sen­ten­cia a ca­sa­ción para pe­dir que se con­de­ne a Ol­ga Ma­ría Ló­pez, Elías Chaín, Ja­mes O’con­nor y Jo­sé Carlos Za­mo­ra por el de­li­to de coau­to­res. La de­fen­sa exi­gi­rá el cam­bio de me­di­das mien­tras irán a ca­sa­ción por el fa­llo que con­de­na a los ami­gos de Carlos Co­llier por su muer­te.

El MP pre­sen­tó en jui­cio al­re­de­dor de 40 me­dios pro­ba­to­rios, en­tre ellos: dic­tá­me­nes de se­ro­lo­gía fo­ren­se, bio­lo­gía y pa­to­lo­gía fo­ren­se.

VÍC­TI­MA. Carlos Emi­lio Co­llier mu­rió a sus 21 años de edad.

ACU­SA­DO. Carlos Al­va­ren­ga, de 27 años, fue en­con­tra­do cul­pa­ble del ho­mi­ci­dio de Carlos Co­llier.

JUI­CIO. A la sa­la II del Tri­bu­nal de Sen­ten­cia lle­ga­ron ami­gos y fa­mi­lia­res de los acu­sa­dos y de la víc­ti­ma Carlos Co­llier.

25 AÑOS En el mo­men­to en que ocu­rrie­ron los he­chos con­du­cía el vehícu­lo en don­de mu­rió Co­llier.

21 AÑOS Fue con­si­de­ra­do el me­jor ami­go de Carlos Co­llier, se en­tre­gó a la jus­ti­cia días des­pués del cri­men.

21 AÑOS Pre­vio al cri­men, es­tu­vo de­par­tien­do con la víc­ti­ma en su ca­sa de ha­bi­ta­ción.

21 AÑOS En la ca­sa de él se mo­di­fi­ca­ron va­rias evi­den­cias, se­gún es­ta­ble­cie­ron los jue­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.