“No es­pe­rá­ba­mos el en­cu­bri­mien­to, eran cóm­pli­ces o au­to­res del cri­men”

Mo­les­ta reac­cio­nó Ta­tia­na Nu­ñez, madre de Carlos Co­llier, y de­nun­ció que te­me por su vi­da Tris­te­za vi­vie­ron ayer las fa­mi­lias de los con­de­na­dos, quie­nes pi­den anu­lar sen­ten­cia

Diario La Prensa - - APERTURA - Xio­ma­ra Ore­lla­na xio­ma­ra.ore­lla­[email protected]­pren­sa.hn

TE­GU­CI­GAL­PA. “Ja­más es­pe­ra­mos que los con­de­na­ran por en­cu­bri­mien­to, es­pe­rá­ba­mos que los con­de­na­ran por com­pli­ci­dad o au­to­ría. Mi hi­jo que­dó vi­vo, lo di­je­ron los abo­ga­dos y el con­sul­tor de la de­fen­sa co­mo el acu­sa­dor”, así se ex­pre­só ayer tras co­no­cer el fa­llo Ta­tia­na Núñez, madre de Carlos Emi­lio Co­llier, quien tras la muer­te de es­te exi­gió jus­ti­cia por el cri­men. Ta­tia­na Núñez es­ta­ba mo­les­ta. Di­jo que fue un fa­llo que la ha­ce aho­ra bus­car a tra­vés de sus abo­ga­dos la ape­la­ción, so­lo así ase­gu­ró que se sen­ti­rá en paz, por­que pa­se lo que pa­se, a su hi­jo na­da ni na­die lo re­vi­vi­rá. “Ha­bía prue­bas con­tun­den­tes de que ellos fue­ron cóm­pli­ces del he­cho. A mí me des­tro­za­ron la vi­da y me la si­guen des­tro­zan­do man­dan­do es­tos ti­pos a la ca­lle. Ellos no tie­nen nin­gu­na pe­na por lo que hi­cie­ron. Han si­do desafian­tes, ame­na­zan­tes, co­me­tie­ron un de­li­to y se que­da­ron ca­lla­dos”, di­jo Núñez. La madre de Co­llier se que­bran­tó, pe­ro en me­dio de su do­lor ase­gu­ró que lle­ga­rá has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias y sus abo­ga­dos pre­sen­ta­rán el re­cur­so de ca­sa­ción para im­pug­nar la con­de­na con­tra los cua­tro jó­ve­nes. “Te­mo por mi vi­da y la de mi fa­mi­lia y res­pon­sa­bi­li­zo a los jó­ve­nes que es­ta­rían re­co­bran­do su libertad en los pró­xi­mos días. Ma­ta­ron a mi hi­jo y lo vi en sus ojos que lo quie­ren ha­cer con­mi­go tam­bién”, apun­tó.

“te­mo por mi vi­da y la de mi fa­mi­lia, res­pon­sa­bi­li­zo a esos jó­ve­nes si al­go pa­sa” TA­TIA­NA NÚÑEZ Madre de Carlos Emi­lio Co­llier “fue un accidente, mi hi­jo no dis­pa­ró el ar­ma, dios ha­ce su vo­lun­tad, yo es­toy tran­qui­la” MI­RIAM RO­ME­RO Madre de Carlos Al­fre­do Al­va­ren­ga “le di­je a mi hi­ja que ten­ga fe, que to­do tie­ne un pro­pó­si­to. es­toy muy tris­te” “sa­bía­mos que to­dos eran cul­pa­bles co­mo lo di­ji­mos des­de el ini­cio” “va­mos a anu­lar la sen­ten­cia para de­mos­trar que carlos al­va­ren­ga no dis­pa­ró”

In­con­for­me. Mi­riam Ro­me­ro, madre de Carlos Al­fre­do Al­va­ren­ga Ro­me­ro, alias Su­sano, no ocul­tó su ma­les­tar. Di­jo que es­tá in­con­for­me con el fa­llo que ayer con­de­nó a su hi­jo por el ho­mi­ci­dio con­tra Carlos Co­llier. “Mi hi­jo en nin­gún mo­men­to dis­pa­ró el ar­ma, se dis­pa­ró ac­ci­den­tal­men­te. No se ha po­di­do de­mos­trar cien­tí­fi­ca­men­te en qué asien­to iba mi hi­jo. No fue un ho­mi­ci­dio, fue un accidente y lo va­mos a de­mos­trar, nos ire­mos has­ta las

úl­ti­mas ins­tan­cias”, ase­gu­ró la madre de Su­sano. La de­fen­sa de Al­va­ren­ga in­for­mó que pre­sen­ta­rán el re­cur­so de ca­sa­ción. “Va­mos a anu­lar la sen­ten­cia, de­mos­tra­re­mos que Carlos Al­va­ren­ga no fue quien dis­pa­ró”, in­di­có Cé­sar Ber­nard, de­fen­sor de Su­sano. La madre de Su­sano di­jo que de­be ser fuer­te y es­tar fir­me para apo­yar a su hi­jo en es­te mo­men­to. “Fue un accidente, en el jui­cio oral y pú­bli­co se com­pro­bó que hu­bo mu­chas in­con­gruen­cias de par­te del

Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, co­sas que ellos no pu­die­ron pro­bar, que ellos ha­yan si­do cul­pa­bles de es­te de­li­to que se les impu­ta”, de­cla­ró. Ase­gu­ró que to­do tie­ne un pro­pó­si­to. “Dios sa­be lo que ha­ce y lo que Él di­ga es su vo­lun­tad gra­ve y per­fec­ta, y lo que ha­ya su­ce­di­do, pues es­ta­mos con­fian­do en Dios que en las úl­ti­mas ins­tan­cias va­mos a de­mos­trar la inocen­cia de nues­tros hi­jos. No me an­gus­tio, Dios me ha da­do paz”, ase­gu­ró. Tris­te­za. En si­len­cio, Ol­ga Fe­rru­fino llo­ra­ba. La madre de Ol­ga Ma­ría Ló­pez no ocul­tó su tris­te­za y el fa­lló la des­en­ca­jó, des­de la lec­tu­ra de las con­clu­sio­nes sus lá­gri­mas re­fle­ja­ban el du­ro mo­men­to que es­ta­ba pa­san­do. “Le di­je a mi hi­ja que ten­ga fe en Dios. Ten­go tris­te­za, hay do­lor en mi co­ra­zón, pe­ro la fe en Dios nos sos­tie­ne. Mi hi­ja de­be te­ner fe en Dios, por­que Dios tie­ne un pro­pó­si­to para ella y para ca­da per­so­na”, ex­pre­só. Un fuer­te abra­zo a su hi­ja an­tes de que par­tie­ra al Cen­tro Fe­me­nino de Adap­ta­ción So­cial tra­ta­ba de dar­le fuer­za mo­ral, ella es­ta­ba desecha, pe­ro muy con­fia­da en Dios. Des­pués de la sen­ten­cia, Jo­sé Carlos Za­mo­ra llo­ró al abra­zar­se con sus fa­mi­lia­res.

In­for­me. Para Za­ra Ana­ya, la que fue no­via de Carlos Co­llier, los cin­co ami­gos de su otro­ra pro­me­ti­do son cul­pa­bles. “Es­to se tu­vo que ha­cer des­de el prin­ci­pio. To­dos sa­bía­mos que Carlos fue víc­ti­ma de un ho­mi­ci­dio. Es­pe­rá­ba­mos más de es­te re­sul­ta­do, pe­ro al me­nos sa­be­mos que to­dos son cul­pa­bles, co­mo de­cía­mos des­de el prin­ci­pio. Aho­ra se pre­sen­ta­rán los re­cur­sos para se­guir el ca­so y ga­ran­ti­zar que pa­gan por la muer­te de Car­li­tos”, di­jo. Seis fa­mi­lias su­fren, una por el de­seo de jus­ti­cia y las otras por de­mos­trar la inocen­cia de quie­nes fue­ron los ami­gos de la víc­ti­ma.

CÉ­SAR BER­NARD De­fen­sor de Carlos Al­va­ren­ga

OL­GA FE­RRU­FINO Madre de Ol­ga Ma­ría Ló­pez

ZA­RA ANA­YA No­via de Carlos Co­llier

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.