¿Cri­sis? ¡La lec­ción de la rana!

Opi­nión

Diario La Prensa - - OPINIÓN - Emi­lio San­ta­ma­ría S. PO­SI­TI­[email protected]

Cuan­do le ha­blen de la cri­sis eco­nó­mi­ca que es­tá pa­san­do Cen­troa­mé­ri­ca no crea que le mien­te no exa­ge­ran, es­real, exis­te, yqui­zá­lo peor que po­dre­mos ha­cer es uti­li­zar la vie­ja téc­ni­ca del aves­truz, que en tie­rra la ca­be­za en un agu­je­ro pen­san­do que ig­no­rar el pro­ble­ma es la me­jor so­lu­ción. Re­cuer­de que his­tó­ri­ca­men­te ca­da cri­sis ha pro­du­ci­do la gen­te ca­paz de su­pe­rar la y que nun­ca se­rán los pro­ble­mas, sino la res­pues­ta que les da­mos lo que­de ter­mi­na el des en­la­ce. Qui­zá en una vie­ja y muy co­no­ci­da his­to­ria hay una evi­den­cia de es­to. Us­ted se­gu­ra­men­te la ha es­cu­cha­do, se tra­ta de una co­mu­ni­dad de ra­nas. Ocu­rre que dos de ellas ca­ye­ron en un­pro­fun­doho­yo. Las­de­más­se aso­ma­ron y, vien­do la si­tua­ción, les grita ron que para efec­tos prác­ti­cos de­bían dar­se por muer­tas, pe­ro ellas que no se con­for­ma­ron fá­cil­men­te con esa suer­te em­pe­za­ron a tra­tar de sal­tar fuer­te para sa­lir del ho­yo. Y aun­que lo ha­cían con to­das sus fuer­zas es­ta­ban le­jos de lo­grar su ob­je­ti­vo. Las de­más, aun­que an­gus­tia­das, se­guían in­sis­tien­do en que los es­fuer­zos eran inú­ti­les. Una de ellas, cuen­ta­lahis­to­ria, pu­soa­ten­ció­na lo que les de­cían y rin­dién­do­se se des­plo­móy­mu­rió. En­tan­to, lao­tra se­guía sal­tan­do con tan­to em­pe­ño que aca­bó fi­nal­men­te por sa­lir del ho­yo. Fue en­ton­ces cuan­do se die­ron cuen­ta de que era sor­da y que le­jos de des­ani­mar­se con la in­sis­ten­cia de sus com­pa­ñe­ras de que to­do era inú­til¡ pen­sa­ba que la es­ta­ban ani­man­do! Cuan­do­leha­blen­de la cri­sis eco­nó­mi­ca que se es­tá pa­san­do, no crea que le mien­te no exa­ge­ran, es real, exis­te; pe­ro­si­le­di­cen que to­do es­fuer­zo que ha­ga por sa­lir ade­lan­te es inú­til, ha­ga lo que la rana sor­da, es­cu­che esas pa­la­bras con una es­pe­cial in­ter­pre­ta­ción: ¡co­mo pa­la­bras de áni­mo! Apro­ve­che en­ton­ces la cri­sis para apren­der lo que no ha­bía apren­di­do, desa­rro­llar ha­bi­li­da­des per­so­na­les, tra­ba­jar con más áni­mo del que ha tra­ba­ja­do, tra­ta­ra sus se­res que­ri­dos con aún má­sa­mor. Pon­ga“em­pe­ño en esos sal­tos para sa­lir ade­lan­te” y há­ga­se el pro­pó­si­to de no des­ani­ma­ra na­die con sus pa­la­bras. Es­tos son tiem­pos de ver más allá de las cri­sis, de ver­las opor­tu­ni­da­des.

“es­tos­son tiem­pos­de­ver má­sa­llá­de­las cri­sis, de­ver­las opor­tu­ni­da­des"

LONEGATIVO:

De­jar­de­lu­chary ren­dir­nos al pe­si­mis­mo de la cri­sis.

LOPOSITIVO:

Com­pren­der­que, in­clu­so, un po­co de ad­ver­si­da­des sa­lu­da­ble para cre­cer per­so­nal­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.