¿Le im­por­to a Dios

Diario La Prensa - - OPINIÓN - Sa­lo­mó­nMel­ga­re­sJr. RE­fLE­xIONYCAM­[email protected]

Se­gún mu­chos au­to­res y es­tu­dios os, una pre­gun­ta con­ti­núa sa­lien­do ala su­per­fi­cie de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Es la mis­ma pre­gun­ta que cau­sa la ma­yo­ría de du­das en las men­tes de to­dos aque­llos que la re­fle­xio­nan oque sim­ple­men­te se la ha­cen .¿ Soy yo de im­por­tan­cia? Ome­jor, ¿leim­por­toaDios? Mu­cho sa­le­gan que so­lo ha­ce fal­ta ver­lo que acon­te­ce en la so­cie­dad para rá­pi­da­men­te de­sen­ga­ñar­se de esa idea. De acuer­do con la Unes­co, hay por lo me­nos 100 millones de ni­ños del aca­lle y 75 millones de jó­ve­nes des em­plea­dos en to­do el mundo. Las es­ta­dís­ti­cas con­tra el abor­to re­ve­lan que ca­da año se des echan cer­ca de 6 millones de pe­que­ños fe­tos; lo­sa­se­si­nan, di­cen­los que­pro­tes­tan; ellos­tam­bién tie­nen la ima­gen de Dios, di­cen­los­teó­lo­gos. Ade­más, te­ne­mos los ti­ra­nos de la his­to­ria y los dic­ta­do­res ac­tua­les, te­rro­ris­tas que ma­tan en nom­bre de Dios, en­fer­me­da­des enau­men­to, ca­len­ta­mien­to glo­bal, te­rre­mo­tos y desas­tres en­ma­yo­res­ca­la, los­ri­cos­que se ha­cen más ri­cos y los po­bres más­po­bres, enuna­se­rie­de acon­te­ci­mien­tos ad­ver­sos que para mu­chos res­pon­den me­ri­dia­na men­te ala pre­gun­ta plan­tea­da; pe­ro ¿ese­sa­la úni­ca for­ma de en­ten­der es­to? Creo­queno, yle­pre­sen­to­es­ta otra pers­pec­ti­va co­mo prue­ba. P.Yan ce y lo plan­tea así :“De he­cho, Dios arries­ga su repu­tación con un ac­to de osa día, ima­gi­na­ción y va­len­tía que nin­guno po­dría ha­ber so­ña­do, un acon­te­ci­mien­to que pro­ba­rá los lí­mi­tes de la cre­di­bi­li­dad hu­ma­na y la hu­mi­lla­ción di­vi­na. Dios es­tá de acuer­do en unir­se[ al ser hu­mano] en el­pla­ne­taTie­rra… Por­cier­to, la fies­ta que ce­le­bra­mos co­mo Na­vi­dad con­me­mo­ra la res­pues­ta de Dio sa­la pre­gun­ta: ¿te­ne­mos im­por­tan­cia? Aquí en­laTie­rra, du­ran­te­trein­tay tre­sa­ños, Dio­sex­pe­ri­men­tó en la car­ne lo­quees ser uno de­no­so­tros. En­las­his­to­rias que con­tó y las per­so­nas cu­yas vi­das­to­có, Je­sús­con­tes­tó, de una vez y por to­das, esa per­tur­ba­do­ra pre­gun­ta ”. De ahí­queel­pun­to­sea, que­ri­do lec­tor, ¿le­sa­tis­fa­cees­to? A mí­sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.