Vi­vir de la in­te­gri­dad

Diario La Prensa - - OPINIÓN - Mi­mí Pa­na­yot­ti [email protected]

La vir­tud de la in­te­gri­dad im­pli­ca es­ta­bi­li­dad, fir­me­za de ca­rác­ter, bus­car cons­tan­te­men­te la ver­dad y ha­cer el bien. Ser per­so­nas de una pie­za, sin fi­su­ras ni do­ble­ces, ejer­ci­tar una sin­ce­ri­dad y rec­ti­tud in­te­rio­res ca­pa­ces de ga­nar la con­fian­za aje­na, po­seer la cohe­ren­cia para ac­tuar de acuer­do con lo que so­mos. For­ta­le­za que re­sis­te las tem­pes­ta­des y man­tie­ne leal­men­te los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos. To­dos bus­ca­mos per­so­nas ho­nes­tas en quien con­fiar, afir­ma Juan C. Oyue­la. No por ca­sua­li­dad en 2005 la pa­la­bra “in­te­gri­dad” fue la más bus­ca­da en la pá­gi­na web del dic­cio­na­rio Me­rriam-Webs­ter. Es­te la de­fi­ne co­mo “fir­me ad­he- ren­cia a un có­di­go de va­lo­res”, es de­cir, ho­nes­ti­dad y sin­ce­ri­dad to­ta­les. El ori­gen la­tino de la pa­la­bra nos re­mi­te a otros sig­ni­fi­ca­dos: to­ta­li­dad, vir­gi­ni­dad y ro­bus­tez, tam­bién a in­tac­to, en­te­ro, no to­ca­do o no al­can­za­do por un mal. La in­te­gri­dad es una es­pe­cie de pu­re­za sin con­ta­mi­na­ción. Una per­so­na ín­te­gra no di­ce una co­sa y pien­sa otra, es leal y sin­ce­ra. No es­con­de na­da ni te­me na­da. Su con­cien­cia bien for­ma­da es la brú­ju­la se­gu­ra que le orien­ta co­rrec­ta­men­te en to­do mo­men­to y lu­gar. Su vi­da es un li­bro abierto don­de se ad­mi­ra la ar­mo­nía en­tre lo que pien­sa, di­ce y ha­ce. Para des­per­tar con­fian­za he­mos de ser au­tén­ti­cos. Para que eso su- ce­da, uno de­be ac­tuar a la ma­ne­ra de una com­po­si­ción mu­si­cal: la le­tra y la mú­si­ca coin­ci­den. Las pa­la­bras y las obras crean una be­lla me­lo­día. No exis­te me­jor for­ma de en­se­ñar a los de­más que a tra­vés de la cohe­ren­cia. Si exi­gi­mos pun­tua­li­dad, por ejem­plo, he­mos de ser los pri­me­ros en vi­vir­la. Mien­tras más in­te­gri­dad po­sea­mos más creí­bles se­re­mos. Co­mo con­se­cuen­cia, las per­so­nas nos en­con­tra­rán me­re­ce­do­res de su con­fian­za y ten­dre­mos más po­si­bi­li­da­des de in­fluir en sus vi­das. El prin­ci­pio es el de siem­pre: para cam­biar a una so­cie­dad he­mos de co­men­zar por cam­biar­nos a no­so­tros mis­mos.

“pa­ra­cam­bia­ra una­so­cie­dad he­mos­de co­men­zar­por cam­biar­no­sa no­so­tros­mis­mos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.