Di­fe­ren­cia en­tre agre­si­vi­dad y vio­len­cia

Diario La Prensa - - OPINIÓN -

¿Cuán­do es le­gí­ti­mo el po­der y cuán­do es abu­si­vo? Para en­ten­der la vio­len­cia do­més­ti­ca hay que en­ten­der la ma­ne­ra en que cir­cu­la el po­der en las re­la­cio­nes y es­to no es tan sen­ci­llo. El­po­der­noes ma­lo, or­ga­ni­za las re­la­cio­nes y nos per­mi­te co­exis­tir de for­ma or­ga­ni­za­da, pe­ro hay for­mas de po­der le­gí­ti­mas y otras abu­si­vas .¿ Cuá­les el lí­mi­te en­tre una y otra ?,¿ quién lo es­ta­ble­ce? El po­der re­sul­ta abu­si­vo cuan­do vul­ne­ra o le­sio­na un de­re­cho del otro. El uso del po­der en con­tra de otro más dé­bi­les vio­len­cia y abu­so. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de to­do ac­to de vio­len­cia es lo­grar el con­trol de la otra per­so­na. Hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre de­pre­sión y vio­len­cia; per­so­nas so­me­ti­das a vio­len­cia tien­den a de­pri­mir­se. Hoy en día sa­be­mos que la de­pre­sión es­tá re­la­cio­na­da con en­fer­me­da­des muy se­rias co­mo el cán­cer, en­fer­me­da­des c ar di ac as y ac­ci­den­tes ce­re­bro vas­cu­la­res, etc. Agre­si­vi­dad y vio­len­cia no son si­nó­ni­mos. Las con­duc­tas agre­si­vas son par­te de to­da es­pe­cie vi­va. Exis­ten es­truc­tu­ras bio­ló­gi­cas que al ser es­ti­mu­la­das dis­pa­ran una res­pues­ta agre­si­va. Es­ta agre­si­vi­dad apa­re­ce en si­tua­cio­nes co­mo ame­na­za de te­rri­to­rio, fuen­te de ali­men­ta­ción, re­pro­duc­ción ola vi­da. Esu­na­con­duc­ta de de­fen­sa fren­te ala pér­di­da de al­go vi­tal; la cultura re­gu­la la agre­si­vi­dad. Noobs­tan­te, la­con­duc­ta agre­si­va y vio­len­ta se apren­de y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán re­ple­to s de agre­si­vi­dad y vio­len­cia. Las con­se­cuen­cias de es­toy alas es­ta­mos su­frien­do. La vio­len­cia es di­fe­ren­te ala agre­si­vi­dad por­que su ob­je­ti­vo es ob­te­ner con­trol y po­der. No es de­fen­der al­go vi­tal, siem­pre es­tá li­ga da al po­der. To­da for­ma de vio­len­cia pre­ten­de man­te­ner el po­der que se tie­ne o au­men­tar lo. Una per­so­na agre­si­va por lo ge­ne­ral no es vio­len­ta. La agre­si­vi­da­des más ge­né­ti­ca, la vio­len­cia es más so­cial y, en ge­ne­ral, apren­di­da. La vio­len­cia va ha­cia una per­so­na que es­tá en una po­si­ción in­fe­rior. Hay so­me­ti­mien­to de una a otra. Lo mar­ca el do­mi­nio del abu­sa­dor y la in de fe nsión apren­di­da de la víc­ti­ma ate­mo­ri­za­da. Esu­na­po­si­ción­de ri­gi­dez yes ca­si im­po­si­ble mo­ver­se de ahí. El diá­lo­go no exis­te, pues son so­lo mo­nó­lo­gos-im­po­si­cio­nes, con­trol y mu­chos sen­ti­mien­tos de mie­do en­la­víc­ti­ma. DRA. NANCY ÁL­VA­REZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.