Li­be­ra­les des­pi­den con do­lor a Jai­me Ro­sent­hal

Su hi­jo Ya­ni en­vió una car­ta don­de la­men­ta su de­ce­so “Mi padre es­tá en paz, que el amor que supo dar se ex­pan­da por to­da Hon­du­ras”

Diario La Prensa - - PORTADA - Da­vid Za­pa­ta da­vid.za­pa­[email protected]­pren­sa.hn

SAN PE­DRO SULA. Co­ne­la­taúd cu­bier­to por la ban­de­ra del Par­ti­do Li­be­ral y so­bre es­ta un ta­pe­te de ro­sas ro­jas, que sim­bo­li­zan el amor que Jai­me Ro­land oRo­senth al Oli­va tenía por su fa­mi­lia y ese ins­ti­tu­to po­lí­ti­co, fa­mi­lia­res y ami­gos le die­ron el úl­ti­mo adiós al re­co­no­ci­do em­pre­sa­rio que fa­lle­ció el sá­ba­do en una clí­ni­ca pri­va­da de es­ta ciu­dad. El cuer­po del ban­que­ro fue ve la­do des­de el sá­ba­do has­ta la mañana del do­min­go en Fu­ne­ra­les del Re­cuer­do, allí, de­ce­nas de per­so­nas lle­ga­ron pa­ra mos­trar­le las con­do­len­cias a su es­po­sa Mi­riam Hidalgo y a sus hi­jos. Ro­sent­hal Oli­va, quien sed es­tac ó co­mo un gran em­pre­sa­rio y po­lí­ti­co li­be­ral, murió a sus 82 años tras su­frir un in­far­to. Per­so­na­li­da­des del ám­bi­to po­lí­ti­co y em­pre­sa­rial del país asis­tie­ron a las hon­ras fú­ne­bres. Alas 8:30 am,losr es­tos de Jai­meRo­sent­hal, quien desem­pe­ñó el car­go de de­sig­na­do pre­si­den­cial en el go­bierno de Jo sé Si­món Az­co­na (1986-1990), fue­ron lle­va­dos en ca­mi­na­ta has­ta la si­na­go­ga de la co­mu­ni­dad ju­día“Ma­gue­nD avid ”, en la 2 calle y15y16ave­ni­das del ba­rrio Su­ya­pa adon­de rea­li­za­ron un ac­to fú­ne­bre di­ri­gi­do por un ra­bino. Tras el ofi­cio, Clau­dia de Ro­sent­hal, le­yó una car­ta que su es­po­so Ya­ni Ro­sent­hal en­vió des­de Estados Unidos pa­ra des­pe­dir­se de su padre. A con­ti­nua­ción el es­cri­to:“No puedo ex­pre­sar la tris­te­za que me in­va­dió al en­te­rar­me de la muer­te de mi padre, un hombre ejem­plar, pa­trio­ta y em­pren­de­dor que de­di­có

su vi­da a so­ñar y tra­ba­jar por una Hon­du­ras más prós­pe­ra. No hay sa­cri­fi­cio que un hi­jo no ha­ga por sus pa­dres, pe­ro hoy más que nunca Dios me po­ne a prue­ba al no po­der acom­pa­ñar ami­ma­dre, mi­tío, mis­her­ma­nos, mi ama­da es­po­sa, mis hi­jos y mis so­bri­nos en es­te día. Agra­dez­co las in­nu­me­ra­bles mues­tras de amor que co­mo fa­mi­lia, y en lo per­so­nal, he­mos re­ci­bi­do, han re­sul­ta­do in­va­lua­bles pa­ra so­bre­lle­var es­tos mo­men­tos. Mi padre es­tá en paz, que el amor que supo dar se ex­pan­da por to­da Hon­du­ras y que su luz sea una an­tor­cha pe­ren­ne pa­ra las­na­cio­nes”, ci­ta­la car­ta. Lue­go de ese emo­ti­vo men­sa­je, su cuer­po fue tras­la­da­do al ce­men­te­rio Jar­di­nes del Re­cuer­do.

His­to­rial. Don Jai­me na­ció el 5 de ma­yo de 1936 en San Pe­dro Sula y es­ta­ba ca­sa­do con Mi­riam Hidalgo de Ro­sent­hal, con quien pro­creó cin­co hi­jos: Jai­me (QDDG), Ya­ni, Pa­tri­cia, Car­los y Cé­sar Ro­sent­hal. Fue dipu­tado del Con­gre­so

Na­cio­nal por el de­par­ta­men­to deCor­tés(2002-2006) ya­se­sor pre­si­den­cial en va­rios go­bier­nos. En 1974 fun­dó el Ban­co Con­ti­nen­tal. El em­pre­sa­rio Luis La­rach re­cor­dó a Jai­me Ro­sent­hal co­mo“un hombre que de­jó un gran ejem­plo”.

Se­pe­lio. Au­to­ri­da­des del Par­ti­do Li­be­ral y va­rios em­pre­sa­rios mos­tra­ron su afec­to ala fa­mi­lia du­ran­te el se­pe­lio al en­tre­gar­les acuer­dos de due­lo. Con lá­gri­mas en sus ojos y la voz en­tre­cor­ta­da, Car­los Ro­sent­hal, agra­de­ció la pre­sen­cia de los que lle­ga­ron a dar­le el úl­ti­mo adiós a su padre. “Fue un gran y buen hombre, aman­te de su fa­mi­lia y un pa­trio­ta, no hu­bo una me­jor cla­se de ci­vis­mo que es­cu­char­lo ha­blar de Hon­du­ras, la­pa­tria­que tan­to amó y don­de co­se­chó su éxi­to”, di­jo. El em­pre­sa­rio fue acu­sa­do por Estados Unidos de la­va­do de ac­ti­vos y al mo­men­to de su fa­lle­ci­mien­to cum­plía arres­to do­mi­ci­lia­rio des­de no­viem­bre de 2015 en el país por fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos pú­bli­cos en Hon­du­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.