Un men­sa­je mo­ti­va­dor

Diario La Prensa - - OPINIÓN -

E l pa­pa Fran­cis­co en va­rias oca­sio­nes ya tra­vés de sus dis­tin­tas ho­mi­lías ha cri­ti­ca­do las gue­rras y las ofen­sa sala vi­da que“cau­san múl­ti­ples for­mas de de­gra­da­ción hu­ma­na, so­cial y am­bien­tal ”.“Las gue­rras son el signo fla­gran­te de es­te or­gu­llo re­in­ci­den­te y ab­sur­do” ha ma­ni­fes­ta­do, pe­ro tam­bién pa­ra el al­to pre­la­do de la Igle­sia Ca­tó­li­ca lo son to­das las pe­que­ñas y gran­des ofen­sa sala vi­da, ala ver­dad, ya la fra­ter­ni­dad. Fran­cis­co re­co­no­ce y ha te­ni­do pa­la­bras de sim­pa­tía y gra­ti­tud pa­ra to­dos aque­llos a quie­nes lla­ma“ar­tes anos del bien co­mún ”, que rea­li­zan dia­ria­men­te pe­que­ños pe­ro im­por­tan­tes ges­tos con­cre­tos en la so­cie­dad, que ayu­dan a fa­vo­re­cer­la con­vi­ven­cia hu­ma­na. En es­te or­den ha ci­ta­do a los pa­dres, maes­tros ya los edu­ca­do­res que for­man a los me­no­res ya los jó­ve­nes en un sen­ti­do cí­vi­co, im­pri­mien­do dia­ria­men­te una éti­ca de res­pon­sa­bi­li­dad, y que les in­cul­can a sus edu­can­dos un in­te­rés pro­fun­do por la reali­dad que les ro­dea. Tam­bién se ha re­fe­ri­do y elo­gia­do a aque­llos que con su com­por­ta­mien­to han ex­pre­sa­do su amor por su ciu­dad y res­pe­tan los lu­ga­res pú­bli­cos, y a su vez se­ña­lan las co­sas que no fun­cio­nan, y pres­tan ade­más aten­ción a los adul­tos ma­yor eso en di­fi­cul­ta­des, quie­nes en vez de al­ber­gar re sen­ti­mien­tos y ren­cor es se es­fuer­zan por con­tri­buir ca­da día a me­jo­rar las co­sas de su en­torno. El Su­mo Pon­tí­fi­ce ha cri­ti­ca­do en va­rias oca­sio­nes a quie­nes pro­du­cen ar­mas pa­ra el ex­ter­mi­nio de per­so­nas en las gue­rras que cons­tan­te­men­te azo­tan ala hu­ma­ni­dad, lla­mán­do­nos la aten­ción a po­ner­nos en guar­dia con­tra es­tos con­flic­tos que se pro­du­cen en di­ver­sas co­mu­ni­dad es. La paz sal­va ala paz y nos ha­ce vi­vir, nos ha­ce cre­cer ha di­cho con mu­cha pro­pie­dad Ber­go­glio,yla­gu erra“te ani­qui­la y te lle­va ha­cia aba­jo ”. Quien ade­más sos­tie­ne que hay ne­ce­si­dad de­te­ner pa­cien­cia cris­tia­na, re­mar­can­do un numero so gru­po de mu­je­res he­roi­cas que hay en nues­tros pue­blos, que so­por­tan por el bien de la fa­mi­lia y de sus hi­jos tan­tas bru­ta­li­da­des en nues­tras so­cie­dad es, y tan­tas in­jus­ti­cias. Cuan­tos hombres he­roi­cos hay en nues­tros pue­blos di­ce el Pa­pa, que so­por­tan le­van­tar­se muy tem­prano pa­ra ira sus tra­ba­jos. Tan­tas ve­ces un tra­ba­jo in­jus­to, mal pa­ga­do, pa­ra re­gre­sar por la no­che y po­der así man­te­ner a su pro le. Cri­ti­can­do a aque­llos que tra­ba­jan con la len­gua y ha­cen la gue­rra, por­que“la len­gua des­tru­ye” y ha­ce la gue­rra, ha ex­pre­sa­do. En sín­te­sis, el je­fe de la grey ca­tó­li­ca del mun­do nos ha de­cla­ra­do, pa­ra to­mar­lo en cuen­ta, que es ne­ce­sa­rio re­ves­tir­se con sen­ti­mien­tos de ter­nu­ra, de bon­dad, de hu­mil­dad, de man­se­dum­bre y de mag­na­ni­mi­dad, co­mo fieles in­ter­pre­tes del es­ti­lo de Je­sús pa­ra ha­cer­la paz y la re­con­ci­lia­ción, no con so­ber­bia ni ha­blan­do de los de­más, sino que, sien­do mi­se­ri­cor­dio­so, co­mo el Se­ñor lo fue con no­so­tros. Es­te men­sa­je es muy apro­pia­do a nues­tra reali­dad, y vie­ne co­mo ani­llo al de­do en los mo­men­tos en que el país se en­cuen­tra afron­ta­do aun dia­lo­go na­cio­nal, que de­ba re­con­ci­liar­nos co­mo país y co­mo so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.