GRA­NA­DA

FEED­BACK: GRA­NA­DA DE JAIME CHA­MO­RRO

Domus en Español Honduras - - Feedback -

A 47 Kms. de Ma­na­gua, el cen­tro his­tó­ri­co de Gra­na­da to­da­vía con­ser­va el sa­bor y el am­bien­te co­lo­nial es­pa­ñol. El tra­zo de las ca­lles de 1524 es­tá per­fec­ta­men­te ali­nea­do con los cua­tro pun­tos car­di­na­les. La ubi­ca­ción del par­que cen­tral, dis­tan­te un ki­ló­me­tro del la­go apro­xi­ma­da­men­te, fue pre­vien­do cual­quier ata­que des­de el la­go. A me­dio ca­mino se en­cuen­tra la igle­sia de Guadalupe que sir­vió de for­ta­le­za en mu­chas oca­sio­nes. Es­ta igle­sia, fun­da­da en 1624 por Fray Be­ni­to de Bal­to­dano siem­pre es­tu­vo ex­pues­ta a sa­queos y des­truc­cio­nes por par­te de pi­ra­tas y fi­li­bus­te­ros. Ha si­do re­cons­trui­da va­rias ve­ces en di­fe­ren­tes for­mas por lo que, la­men­ta­ble­men­te, ha per­di­do su va­lor ar­queo­ló­gi­co.

Al otro ex­tre­mo de la ciu­dad es­tá La Pól­vo­ra, ori­gi­nal­men­te lla­ma­da la For­ta­le­za de Ar­mas. Cons­trui­da en 1748, pri­me­ro fue usa­da pa­ra al­ma­cén de pól­vo­ra, des­pués fue cuar­tel mi­li­tar, cár­cel y fi­nal­men­te un mu­seo. El edi­fi­cio de es­ti­lo me­die­val es­pa­ñol tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas de for­ta­le­za por sus to­rreo­nes y mu­ros grue­sos. Co­mo es po­si­ble ob­ser­var en el ma­pa, en el tra­yec­to que hay en­tre La Pól­vo­ra y el gran La­go de Ni­ca­ra­gua es­tán la ma­yo­ría de las igle­sias de im­por­tan­cia de la ciu­dad, en una so­la ca­lle que atra­vie­sa el par­que cen­tral.

La úni­ca igle­sia de re­le­van­cia que no es­tá en es­te eje es la igle­sia y el con­ven­to de San Fran­cis­co. Por el año de 1536, ya hay re­fe­ren­cias de la igle­sia-con­ven­to. En 1665 y 1685 fue­ron in­cen­dia­dos por pi­ra­tas, por lo que de­bie­ron ser re­cons­trui­dos ya en só­li­do es­ti­lo ro­má­ni­co-es­pa­ñol. En 1856, tan­to la igle­sia co­mo el con­ven­to fue­ron nue­va­men­te com­ple­ta­men­te des­trui­dos por los com­ba­tes que se die­ron du­ran­te la gue­rra na­cio­nal con­tra Wi­lliam Wal­ker. La igle­sia se re­cons­tru­yó con una fa­cha­da di­fe­ren­te en 1867.

El con­ven­to de San Fran­cis­co, ubi­ca­do a un la­do de la igle­sia del mis­mo nom­bre es tan an­ti­guo co­mo la igle­sia y ac­tual­men­te es un mu­seo y cen­tro cul­tu­ral de su­ma im­por­tan­cia, por­que den­tro de sus pa­re­des es­tá la co­lec­ción de es­ta­tuas mo­no­lí­ti­cas pre­co­lom­bi­nas de gran ta­ma­ño que da­tan del 800 al 1.200 d.c. y ca­si to­do pro­ce­de de la is­la de Za­pa­te­ra,

gran cen­tro ce­re­mo­nial in­dí­ge­na.

Otra de las atrac­cio­nes del mu­seo son las ca­ta­cum­bas de­ba­jo del con­ven­to y de la igle­sia, don­de ya­cen se­pul­ta­das más de 75.000 per­so­nas des­de 1546.

Aun­que hu­bo mu­cha des­truc­ción de par­te de pi­ra­tas y fi­li­bus­te­ros, Gra­na­da con­ser­vó en gran me­di­da su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial. Fue la mis­ma des­truc­ción lo que mo­ti­vó a los cons­truc­to­res, a fi­na­les del si­glo XIX, a bus­car nue­vos es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos cuan­do re­cons­tru­ye­ron la ciu­dad. La se­de de la cu­ria ar­zo­bis­pal, an­ti­gua ca­sa de la fa­mi­lia Car­de­nal, ubi­ca­da a un cos­ta­do de la ca­te­dral al otro la­do de la ca­lle, es un edi­fi­cio co­lo­nial neo­clá­si­co. Es­ta obra cu­bre la mi­tad de la man­za­na pe­ro so­lo tie­ne dos pa­tios.

El otro de­ta­lle de Gra­na­da es que no es una ciu­dad que dé la ca­ra al gran La­go, tal vez por el ries­go de ata­ques de pi­ra­tas no hu­bo “mo­vi­mien­to” ha­cia el la­go y cuan­do ce­sa­ron las in­cur­sio­nes, la ciu­dad ya se ha­bía desa­rro­lla­do ha­cia aden­tro. Ac­tual­men­te, el tu­ris­mo es lo que más mue­ve a la ciu­dad. El va­lor de las pro­pie­da­des en el cen­tro his­tó­ri­co ca­da año se in­cre­men­ta. Gra­na­da si­gue sien­do una jo­ya ape­te­ci­da por ex­tran­je­ros, lo bueno es que es­ta vez no es por pi­ra­tas.

La ca­te­dral y el par­que cen­tral

A mi­tad de ca­mino en­tre La Pól­vo­ra y el La­go de Ni­ca­ra­gua es­tá el Par­que Cen­tral con to­dos los ele­men­tos tra­di­cio­na­les: la pla­za, la al­cal­día, la cu­ria y la ca­te­dral.

El pri­mer tem­plo de la ca­te­dral se cons­tru­yó en 1525. Pa­ra 1578, la igle­sia ya se ha­bía que­ma­do en dos oca­sio­nes. El se­gun­do tem­plo se cons­tru­yó en 1751. En 1856 los fi­li­bus­te­ros al man­do de Wi­lliam Wal­ker lo des­tru­yen nue­va­men­te, jun­to a to­da la ciu­dad.

En 1880 em­pie­zan los tra­ba­jos de re­cons­truc­ción, has­ta que fue ter­mi­na­da en 1910. El es­ti­lo de la Ca­te­dral es neo­clá­si­co, en su in­te­rior hay tres na­ves y tie­ne cin­co al­ta­res.

La Mer­ced y Xal­te­va

Las otras dos igle­sias de ma­yor im­por­tan­cia son la igle­sia de La Mer­ced y Xal­te­va. La Mer­ced fue fun­da­da y edi­fi­ca­da por pri­me­ra vez en 1534. En 1670 el pi­ra­ta Mor­gan la sa­quea y la in­cen­dia.

El se­gun­do tem­plo es fi­na­li­za­do en 1783. En 1856 es des­trui­da jun­to con Gra­na­da y en 1862 es res­tau­ra­da fi­nal­men­te al es­ti­lo neo­clá­si­co. La to­rre del cam­pa­na­rio, por su al­tu­ra, es un buen pun­to de al­tu­ra don­de se apre­cia to­da la ciu­dad.

La igle­sia de Xal­te­va, cons­trui­da en 1678 co­mo for­ta­le­za mi­li­tar, des­pués pa­só a ser ca­pi­lla pa­ra los sol­da­dos. Ad­jun­to te­nía cua­tro pie­zas de ado­be, una pa­ra ce­le­brar ca­bil­dos, dos pa­ra cár­cel de in­dios y la cuar­ta era una car­ni­ce­ría. Era una mez­cla re­li­gio­sa de vi­gi­lan­cia y comercio con los in­dios.

Des­trui­da co­mo to­das en 1856, en 1890 un sis­mo des­ba­ra­tó lo po­co que ha­bía que­da­do en pie. La re­cons­truc­ción fi­na­li­zó en 1898. En 1916 la ad­mi­nis­tra­ción pa­só a ma­nos de los Je­sui­tas, quie­nes en cin­co años cam­bia­ron subs­tan­cial­men­te el es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co an­te­rior. Des­pués de es­tos cam­bios Xal­te­va que­do con una mez­cla de de­ta­lles is­lá­mi­cos y ba­rro­cos. Co­mo pro­lon­ga­ción del atrio de la igle­sia y con el mis­mo nom­bre, al otro la­do de la ca­lle es­tá el par­que Xal­te­va, que pre­sen­ta un es­ti­lo neo­clá­si­co en el que se ob­ser­van co­lum­nas, pe­ri­llas y pe­des­ta­les en pu­ra pie­dra. Los mu­ros que cir­cun­dan el par­que y los al­re­de­do­res fue­ron le­van­ta­dos en­tre 1746 y 1761. El pro­pó­si­to era en­cau­zar las aguas de los re­cios in­vier­nos y res­guar­dar­se de los ata­ques in­dí­ge­nas.

La ca­sa co­lo­nial tie­ne sus orí­ge­nes en el im­plu­vium ro­mano que era un pa­tio in­terno con cua­tro co­rre­do­res. En Gra­na­da, se pue­de apre­ciar es­to en mu­chas ca­sas par­ti­cu­la­res ha­bi­ta­das ac­tual­men­te por los he­re­de­ros de las fa­mi­lias ori­gi­na­les.

En par­ti­cu­lar es­tá una ca­sa que tie­ne tres pa­tios in­ter­nos, el pri­me­ro es tan gran­de que has­ta tie­ne un re­don­del en el cen­tro, la al­tu­ra del cie­lo­rra­so en los co­rre­do­res del pa­tio son mu­cho más al­tos que en los otros dos. El úl­ti­mo ter­mi­na con un so­lo co­rre­dor, ra­zón por la cual, ya de­ja de ser un im­plu­vium. Al­gu­nas de es­tas ca­sas eran tan gran­des que ter­mi­na­ban en la ca­lle de atrás, o sea, ha­bía ac­ce­so por la ca­lle de atrás.

En es­ta pá­gi­na: la igle­sia Xal­te­va, con de­ta­lles is­lá­mi­cos y ba­rro­cos, ad­mi­nis­tra­da por los Je­sui­tas des­de 1916, por mu­cho tiem­po fue la fron­te­ra des­de don­de los es­pa­ño­les pro­te­gían el cas­co ur­bano de los ata­ques in­dí­ge­nas.Pá­gi­na si­guien­te: la Pól­vo­ra, ubi­ca­da en el lí­mi­te de la ciu­dad en di­rec­ción opues­ta al La­go de Ni­ca­ra­gua, pri­me­ro fue al­ma­cén de pól­vo­ra, des­pués, cuar­tel mi­li­tar, cár­cel y aho­ra es mu­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.