Re­va­lo­ri­za­ción cul­tu­ral con im­pac­to so­cial

El mun­do del di­se­ño ha evo­lu­cio­na­do y ca­da vez más, adop­ta una pers­pec­ti­va de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, don­de el di­se­ña­dor in­ter­vie­ne co­mo pro­mo­tor de la in­no­va­ción, y di­se­ña de for­ma cons­cien­te, pa­ra res­ca­tar y pre­ser­var las cul­tu­ras, tra­di­cio­nes y téc­ni­ca

Domus en Español Honduras - - Créditos - Die­go Oli­ve­ro y Gon­za­lo Per­ti­le

El di­se­ño so­cial es una ra­ma que po­ne es­pe­cial con­cien­cia en el pa­pel y la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne el di­se­ña­dor co­mo agen­te de cam­bio, y uti­li­za el pro­ce­so de con­fec­cio­nar pa­ra pro­vo­car un cam­bio po­si­ti­vo en la so­cie­dad, que con­tri­bu­ye a me­jo­rar el bie­nes­tar hu­mano. El con­cep­to de di­se­ño so­cial sur­ge ini­cial­men­te de las ideas de Víc­tor Pa­pa­nek, di­se­ña­dor, an­tro­pó­lo­go, es­cri­tor y pro­fe­sor, quien a tra­vés de sus li­bros co­mo Di­se­ñar pa­ra el

mun­do real o El im­pe­ra­ti­vo ver­de pro­po­ne que los di­se­ña­do­res y los pro­fe­sio­na­les crea­ti­vos tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad y son ca­pa­ces de cau­sar un cam­bio real en el mun­do a tra­vés de un buen di­se­ño.

Pa­pa­nek es­cri­be so­bre el di­se­ño res­pon­sa­ble, don­de los di­se­ña­do­res pue­den con­tri­buir al di­se­ño de pro­duc­tos más eco­ló­gi­cos se­lec­cio­nan­do cui­da­do­sa­men­te los ma­te­ria­les que uti­li­zan y tam­bién co­men­ta so­bre el di­se­ño pa­ra las ne­ce­si­da­des de la gen­te en lu­gar de sus de­seos.

De es­ta for­ma, el mo­vi­mien­to de di­se­ño so­cial, im­pul­sa­do en nues­tra re­gión por or­ga­ni­za­cio­nes co­mo MESO Goods, plan­tea uti­li­zar­lo co­mo una he­rra­mien­ta de in­clu­sión so­cial, pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas uti­li­zan­do la crea­ti­vi­dad y la in­no­va­ción pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas so­cia­les, eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les.

MESO Goods es una em­pre­sa so­cial que co­nec­ta ar­te­sa­nos de Gua­te­ma­la con mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, mez­clan­do el es­ti­lo mo­derno con téc­ni­cas ar­te­sa­na­les an­ces­tra­les y ge­ne­ran­do así opor­tu­ni­da­des de in­gre­sos sos­te­ni­bles y desa­rro­llo eco­nó­mi­co pa­ra las co­mu­ni­da­des de ar­te­sa­nos. Siem­pre ha cau­ti­va­do el talento de los ar­te­sa­nos y así co­mien­za es­te via­je con la idea de di­se­ñar y pro­du­cir una pe­que­ña co­lec­ción con­tem­po­rá­nea de ar­tícu­los he­chos a mano, pe­ro siem­pre pre­ser­van­do las téc­ni­cas ar­te­sa­na­les cen­te­na­rias. La men­te crea­ti­va de Die­go Oli­ve­ro con la ex­pe­rien­cia en ne­go­cios y desa­rro­llo in­ter­na­cio­nal de Gon­za­lo Per­ti­le se crea MESO GOODS, con la vi­sión de po­si­cio­nar los pro­duc­tos ar­te­sa­na­les de Gua­te­ma­la en el mun­do y ge­ne­rar desa­rro­llo eco­nó­mi­co pa­ra los ar­te­sa­nos.

Más tar­de, Ma­ri­sa Uma­ña se unió al equi­po, apor­tan­do am­plios co­no­ci­mien­tos so­bre comercio in­ter­na­cio­nal y ca­de­nas de va­lor glo­ba­les.

Des­de el 2010, se ge­ne­ran cam­bios po­si­ti­vos y se pro­por­cio­nan in­gre­sos sos­te­ni­bles pa­ra los ar­te­sa­nos, em­pu­jan­do el mo­vi­mien­to de di­se­ño so­cial en Gua­te­ma­la, que une a di­se­ña­do­res y ar­te­sa­nos pa­ra crear pro­duc­tos he­chos a mano, ela­bo­ra­dos de for­ma éti­ca y que me­jo­ran la ca­li­dad de vi­da de sus pro­duc­to­res. Tam­bién, se po­ne al al­can­ce de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les pro­duc­tos he­chos a mano pa­ra un es­ti­lo de vi­da ins­pi­ra­do y cons­cien­te.

Des­de en­ton­ces, la red de ar­te­sa­nos ha cre­ci­do enor­me­men­te y hoy se tra­ba­ja con más de 550 fa­mi­lias a lo lar­go y an­cho del país.

Se lo­gró in­cre­men­tar sus in­gre­sos dia­rios has­ta cin­co ve­ces en com­pa­ra­ción con sus ga­nan­cias an­te­rio­res, y por me­dio de in­ver­sión en di­se­ño y ca­li­dad, se au­men­tó 18 ve­ces el va­lor pro­me­dio de los pro­duc­tos desa­rro­lla­dos por las co­mu­ni­da­des de ar­te­sa­nos.

Prác­ti­ca

Pa­ra MESO Goods el di­se­ño so­cial es la unión en­tre di­se­ña­do­res y ar­te­sa­nos, po­bla­cio­nes au­tóc­to­nas o co­mu­ni­da­des en si­tua­cio­nes vul­ne­ra­bles. Es un in­ter­cam­bio que po­ne en va­lor el tra­ba­jo que se ha­ce con las ma­nos, las téc­ni­cas o los sa­be­res an­ces­tra­les, que se in­cor­po­ran al mer­ca­do des­de una pers­pec­ti­va nue­va, úni­ca y lle­na de iden­ti­dad.

La prác­ti­ca del di­se­ño so­cial es una for­ma de res­pon­der a los desafíos so­cia­les y eco­nó­mi­cos que en­fren­tan las co­mu­ni­da­des de ar­te­sa­nos ru­ra­les en Gua­te­ma­la.

Se uti­li­za el di­se­ño co­mo un me­ca­nis­mo pa­ra rom­per con los re­tos cul­tu­ra­les y las ba­rre­ras co­mer­cia­les que exis­ten en las co­mu­ni­da­des y ge­ne­rar así nue­vas opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

A me­nu­do, los ar­te­sa­nos se en­cuen­tran ais­la­dos, des­co­no­cen las ten­den­cias del mer­ca­do y no cuen­tan con ac­ce­so a los mer­ca­dos co­mer­cia­les in­ter­na­cio­na­les.

MESO Goods ac­túa co­mo un co­nec­tor en­tre dos mun­dos dis­tin­tos: por un la­do, el ar­te­sa­nal, que tien­de a ser lo­cal, in­for­mal y con una fuer­te ri­que­za cul­tu­ral; y por otro, el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, que tien­de a ser muy global, di­ná­mi­co, es­truc­tu­ra­do y pro­fe­sio­nal.

Se es­ta­ble­ce una co­ne­xión en­tre es­tos dos mun­dos, se cuen­ta la his­to­ria de­trás de ca­da pro­duc­to pa­ra edu­car a los con­su­mi­do­res cons­cien­tes en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, y a la vez se ca­pa­ci­ta a las co­mu­ni­da­des de ar­te­sa­nos pa­ra desa­rro­llar pro­duc­tos con­tem­po­rá­neos que cum­plan con los re­que­ri­mien­tos for­ma­les de ex­por­ta­ción y que pue­den po­si­cio­nar­se en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

Es­te tra­ba­jo con­sis­te en es­ta­ble­cer re­la­cio­nes de con­fian­za y be­ne­fi­cio mu­tuo con las co­mu­ni­da­des de ar­te­sa­nos, abrien­do es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción lo­cal en el pro­ce­so de di­se­ño, in­cor­po­ran­do en los pro­duc­tos el co­no­ci­mien­to de téc­ni­cas ar­te­sa­na­les an­ces­tra­les. El di­se­ña­dor es un agen­te ca­ta­lí­ti­co que im­pul­sa el cam­bio en las co­mu­ni­da­des me­dian­te la in­no­va­ción en pro­duc­tos, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia los pro­pios di­se­ños de las co­mu­ni­da­des y adap­tar­los de cier­ta for­ma a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, pe­ro siem­pre man­te­nien­do vi­va su esen­cia, lo­gran­do así un desa­rro­llo sos­te­ni­ble pa­ra las co­mu­ni­da­des ru­ra­les. Cuan­do se ela­bo­ra un nue­vo pro­duc­to, se ana­li­zan las téc­ni­cas y los di­se­ños ac­tua­les de las co­mu­ni­da­des de ar­te­sa­nos con los que se tra­ba­jan, y lue­go en ba­se a ese diag­nós­ti­co se eje­cu­tan pro­duc­tos que re­fle­jen los va­lo­res cul­tu­ra­les de la co­mu­ni­dad pe­ro que a su vez in­cor­po­ran in­no­va­ción y se adap­tan a las ten­den­cias de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Es­to sig­ni­fi­ca que un nue­vo di­se­ño pue­de te­ner ele­men­tos de los ori­gi­na­les de las co­mu­ni­da­des, pe­ro se adap­ta a la pa­le­ta de co­lo­res o se au­men­ta su es­ca­la pa­ra in­cor­po­rar un to­que de mo­der­nis­mo.

Res­ca­te

Mo­mos­te­nan­go es un pue­blo en Gua­te­ma­la que tie­ne una lar­ga tra­di­ción ar­te­sa­nal de te­ji­dos de la­na en te­lar de pe­dal. La téc­ni­ca ar­te­sa­nal ha si­do trans­mi­ti­da de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción du­ran­te cien­tos de años y tu­vo su épo­ca de oro du­ran­te la dé­ca­da de 1980. Sin em­bar­go, a par­tir de 1995, la de­man­da co­men­zó a de­cli­nar y la téc­ni­ca de te­ji­do tra­di­cio­nal se es­ta­ba per­dien­do de­bi­do a la com­pe­ten­cia de pro­duc­tos del mer­ca­do asiá­ti­co. Es­to obli­gó a los te­je­do­res y sus fa­mi­lias a de­jar de tra­ba­jar con la­na, aban­do­nan­do sus te­la­res y de­di­car­se a otras ac­ti­vi­da­des co­mo el comercio y la agri­cul­tu­ra.

En el 2012, el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y De­por­tes de­cla­ró el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de los pro­duc­tos de Mo­mos­te­nan­go co­mo pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la na­ción, por su va­lor his­tó­ri­co y cul­tu­ral y por el pa­tri­mo­nio an­ces­tral tra­di­cio­nal que se ha man­te­ni­do du­ran­te más de 300 años de pro­duc­ción.

Es­ta ini­cia­ti­va mo­ti­vó a la em­pre­sa a tra­ba­jar jun­to con los te­je­do­res de la­na pa­ra res­ca­tar es­ta téc­ni­ca tra­di­cio­nal y di­se­ñar nue­vos pro­duc­tos con un to­que mo­derno, pe­ro man­te­nien­do las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les, de for­ma de re­vi­ta­li­zar y man­te­ner vi­va la tra­di­ción, que se cen­tra en el di­se­ño de pro­duc­tos uti­li­zan­do las téc­ni­cas cen­te­na­rias, pe­ro re­in­ter­pre­ta­do el ar­te des­de lo ac­tual y mo­derno.

Co­mo re­sul­ta­do, los te­je­do­res de Mo­mos­te­nan­go han vis­to un gran cam­bio en la pro­duc­ción de al­fom­bras de la­na, y gra­cias a las alian­zas con ca­de­nas de tien­das de de­co­ra­ción de Es­ta­dos Uni­dos y los con­su­mi­do­res cons­cien­tes hay un boom de los te­ji­dos de la­na, con­tri­bu­yen­do a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da y au­men­tar los in­gre­sos de los ar­te­sa­nos y sus fa­mi­lias.

En un mun­do glo­ba­li­za­do, que es­tá en cons­tan­te cam­bio y en don­de los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les tra­di­cio­nal­men­te han ge­ne­ra­do be­ne­fi­cios uni­la­te­ra­les, el rol de MESO Goods es dig­ni­fi­car el tra­ba­jo he­cho a mano y re­co­no­cer de for­ma jus­ta el tra­ba­jo y la ri­que­za cul­tu­ral de los ar­te­sa­nos gua­te­mal­te­cos.

Pá­gi­na an­te­rior: Meso Goods cuen­ta con un es­tu­dio ubi­ca­do en Cua­tro Gra­dos nor­te, en Gua­te­ma­la, el cual sir­ve pa­ra ge­ne­rar nue­vos di­se­ños, ta­lle­res y un es­pa­cio pa­ra ce­le­brar el di­se­ño so­cial y sos­te­ni­ble. Arri­ba, en es­ta pá­gi­na: el es­tu­dio cuen­ta con...

Arri­ba: gra­cias al di­se­ño he­mos si­do unos de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res en res­ca­tar la téc­ni­cas de te­lar de pe­dal de Mo­mos­te­nan­go, ac­tual­men­te ge­ne­ra­mos em­pleo a más de 60 ar­te­sa­nos de la co­mu­ni­dad. Aba­jo: el ini­cio de una al­fom­bra de la­na de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.