Un gas­tro­bar mo­derno en un am­bien­te de an­ta­ño

Domus en Español Honduras - - Sumario - Su­san Fran­co Cin­co­pa­ta­sal­ga­to

Des­de la pri­me­ra vi­si­ta a la ca­sa, an­tes de desa­rro­llar el di­se­ño y la na­rra­ti­va, vi­mos va­rios ele­men­tos que sa­bía­mos que que­ría­mos reade­cuar de ma­ne­ra fres­ca. Fue un pro­ce­so pa­ra­le­lo de di­se­ño y ar­queo­lo­gía. Des­cu­brien­do al­gu­na pie­za an­ti­gua de la ca­sa al mis­mo tiem­po que íba­mos dan­do pa­so a un di­se­ño nue­vo

Lobby, un gas­tro­bar, ubi­ca­do en la Co­lo­nia San Be­ni­to, den­tro del co­ra­zón de la ca­pi­tal de El Sal­va­dor, zo­na don­de en los úl­ti­mos cin­co años se ha desa­rro­lla­do una al­ta ac­ti­vi­dad co­mer­cial así co­mo una ale­gre vi­da noc­tur­na pa­ra los ca­pi­ta­li­nos. El pro­yec­to con­sis­tió en la res­tau­ra­ción y re­no­va­ción de una vi­vien­da exis­ten­te cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas, ubi­ca­ción, es­ti­lo de ar­qui­tec­tu­ra y la vi­sión de di­se­ño del pro­yec­to, pro­pi­cia­ban la opor­tu­ni­dad del desa­rro­llo co­mer­cial de ti­po cu­li­na­rio. La con­cep­tua­li­za­ción del pro­yec­to fue cla­ve en el desa­rro­llo del di­se­ño, ya que des­de el ini­cio el clien­te te­nía co­mo vi­sión pro­yec­tar y trans­por­tar a sus usua­rios a un lu­gar úni­co don­de de in­me­dia­to se sin­tie­ran en el lobby de un ho­tel en la épo­ca de 1930. El pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co con­sis­tió en desa­rro­llar una re­cep­ción y ves­tí­bu­lo, área de res­tau­ran­te, te­rra­za, bar, un cuar­to pa­ra even­tos pri­va­dos y ba­ños pa­ra hom­bres, mu­je­res y dis­ca­pa­ci­ta­dos en los 400 m2 a in­ter­ve­nir. El con­cep­to vin­ta­ge nos guió a que el look y feel de los am­bien­tes fue­ran es­pa­cios au­tén­ti­cos y alu­si­vos a la épo­ca. Se es­co­gie­ron va­rios co­lo­res os­cu­ros pa­ra con­tras­tar el pi­so blan­co exis­ten­te de la ca­sa y crear es­pa­cios te­nues e ín­ti­mos.

La área de re­cep­ción fue cla­ve pa­ra re­crear la es­ce­na de un lobby de un ho­tel. El ma­le­te­ro en el mo­tor lobby lis­to pa­ra re­ci­bir a sus hués­pe­des, el mue­ble de re­cep­ción con su cam­pa­na es­pe­ran­do ser to­ca­da y el bell­boy es­pe­ran­do a su hués­ped pa­ra

en­tre­gar las lla­ves pa­ra su es­ta­día. El área de es­tar del ho­tel con di­fe­ren­tes am­bien­tes pa­ra sen­tar­se y to­mar­se va­rios cocteles con ami­gos y las ca­bi­nas de te­lé­fono pri­va­das pa­ra las lla­ma­das a me­dia no­che.

La ca­sa, de la épo­ca de los cin­cuen­ta, te­nía va­rios walk in closets de buen ta­ma­ño, to­dos con puer­tas ti­po per­sia­na, con ja­la­de­ras que son unas pe­que­ñas jo­yas de co­lor bron­ce, con gra­ba­dos ar­te­sa­na­les. Lu­mi­na­rias co­mo can­de­la­bros, al­gu­nas con mo­ti­vos flo­rea­dos, es­truc­tu­ras me­tá­li­cas rec­tan­gu­la­res en las ven­ta­nas, inodo­ros y la­va­ma­nos de co­lo­res pas­tel, pa­re­des fo­rra­das de ma­de­ra, y mu­chas mol­du­ras en las puer­tas exis­ten­tes. Es­tos ele­men­tos se trans­for­ma­ron en ca­rac­te­rís­ti­cas del di­se­ño.

Las puer­tas de los cló­sets se usa­ron pa­ra en­vol­ver la pa­red que di­vi­de el lobby del bar, las ja­la­de­ras se usa­ron co­mo de­ta­lles en la ba­rra pa­ra col­gar las car­te­ras, las lu­mi­na­rias con mo­ti­vos flo­rea­dos se re­ubi­ca­ron en los pho­ne booths, las es­truc­tu­ras me­tá­li­cas de las ven­ta­nas ayu­dan a di­vi­dir el es­pa­cio en­tre el bar y el res­tau­ran­te; sin em­bar­go, siem­pre que­dan vi­sual­men­te co­nec­ta­dos. To­dos los ar­te­fac­tos sa­ni­ta­rios fue­ron re­uti­li­za­dos y es­pe­cí­fi­ca­men­te ubi­ca­dos por co­lor en ca­da baño: ce­les­te pa­ra hom­bres, ama­ri­llo pa­ra mu­je­res, y ro­sa­do pa­ra el baño con per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad con la in­ten­ción de ser con­tras­ta­dos con pa­re­des en­cha­pa­das con bal­do­sas ar­te­sa­na­les sal­va­do­re­ñas. Se se­lec­cio­na­ron lu­mi­na­rias que acen­túan el es­ti­lo y se di­se­ña­ron al­gu­nas con ele­men­tos de co­bre y hou­sing de alam­bre pa­ra el área de res­tau­ran­te e ilu­mi­na­ción de la ba­rra. Se op­tó por in­tro­du­cir y di­se­ñar asien­tos de bu­ta­cas, unas lar­gas pa­ra el res­tau­ran­te, con de­ta­lles de ta­pi­ce­rías verticales y bu­ta­cas re­don­das con de­ta­lles de ta­pi­ce­ría ca­pi­to­nea­da pa­ra el área de bar, am­bas muy uti­li­za­das en la épo­ca, se­gún nos mos­tra­ban nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes. In­de­pen­dien­te men­te que el pro­yec­to evo­ca­ba li­te­ral­men­te una épo­ca pa­sa­da te­nía­mos de me­ta co­mo ofi­ci­na po­der di­se­ñar es­pa­cios que tam­bién se sin­tie­ran re­le­van­tes. Una de las ma­ne­ras de abor­dar es­te te­ma fue es­co­ger si­llas pa­ra el área del res­tau­ran­te con lí­neas de di­se­ño más su­ti­les y pin­tar­las de co­lor azul cla­ro, al igual que po­ner cor­ti­nas con pa­tro­nes geo­mé­tri­cos en co­lo­res blan­co con ne­gro pa­ra re­sal­tar y di­vi­dir es­pa­cios, in­tro­du­cir mo­bi­lia­rio y pro­duc­tos con­tem­po­rá­neos lle­nos de co­lo­res vi­vos, rea­li­za­dos por di­se­ña­do­res salvadoreños en el área de es­tar co­mo la lu­mi­na­ria ‘Ca­nas­to’ por Jo­sé Ro­ber­to Pa­re­des y la me­sa ‘Cua­dra­da’ por Raúl Al­fa­ro, am­bas de The Ca­rrot Con­cept.

Por otro la­do, ade­más de reade­cuar la ca­sa y di­se­ñar los es­pa­cios, la es­ce­ni­fi­ca­ción tam­bién fue cla­ve pa­ra el efec­to final. En­tre los pro­pie­ta­rios del pro­yec­to y el equi­po de Cin­co­pa­ta­sal­ga­to se hi­zo una bús­que­da y re­co­lec­ción mi­nu­cio­sa en San Sal­va­dor y se sin­tió co­mo una gran bús­que­da de te­so­ros. Em­pe­za­mos por el cen­tro de an­ta­ño, vi­si­tan­do tien­das de se­gun­da mano y de an­ti­güe­da­des. En es­tos re­co­rri­dos en­con­tra­mos te­lé­fo­nos vie­jos, li­bros, ja­rro­nes, flo­re­ros, es­pe­jos, cua­dros, ma­le­tas, ar­ma­rios de co­ci­na y lu­mi­na­rias. En un mo­men­to ines­pe­ra­do, en una tien­da de se­gun­da mano, en­con­tra­mos aden­tro de un ca­jón, cien­tos de eti­que­tas de ma­le­tas, to­das an­ti­guas de la épo­ca de la ae­ro­lí­nea PANAM con des­ti­nos a to­das par­tes del mundo co­mo Caracas, Nue­va York, Ber­lín y Pa­rís, en­tre otros.

Es­tas eti­que­tas las uti­li­za­mos pa­ra col­gar­las en el mue­ble de re­cep­ción, jun­to a las lla­ves pa­ra los cuar­tos.

Ac­tual­men­te, Lobby se ha ex­pan­di­do ge­ne­ran­do nue­vas áreas co­mo la te­rra­za pa­ra dis­fru­tar al ai­re li­bre en el jar­dín, con lu­ces de pa­tio y asien­tos ti­po loun­ge siem­pre man­te­nien­do la ilu­sión de es­tar en otro lu­gar. La ex­pe­rien­cia y con­cep­to que lo­gra te­ner es­te pro­yec­to ha he­cho que se con­vier­ta en pio­ne­ro en el con­cep­to de gas­tro­bar en el país.

Ya que vi­vi­mos en una épo­ca de so­cial me­dia, que­ría­mos que Lobby fue­ra un lu­gar que se con­vir­tie­ra en un re­fe­ren­te en las re­des so­cia­les. Una ex­pe­rien­cia que te­nía que ex­pan­dir­se, no so­lo a ser un es­pa­cio que ge­ne­ra­ra una vi­ven­cia pa­ra el usua­rio y co­men­sal, sino pa­ra to­do aquel que se in­vo­lu­cre en la co­mu­ni­ca­ción del pro­yec­to. Par­te vi­tal del di­se­ño era que pu­die­ra ha­blar a tra­vés de sus imá­ge­nes en es­te me­dio.

Pá­gi­na an­te­rior: ves­tí­bu­lo-re­cep­ción res­tau­ran­te, con mue­ble de lla­ves de­co­ra­das con eti­que­tas an­ti­guas de ma­le­tas. En esta pá­gi­na, arri­ba: área de res­tau­ran­te con acen­tos de co­lor en si­llas y mo­bi­lia­rio. Aba­jo: el bar con lu­mi­na­rias di­se­ña­das a la...

Arri­ba: te­rra­za con co­lo­res so­brios y si­llas de ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.