Die­go Le­vin­son

Domus en Español Honduras - - Sumario - Die­go Le­vin­son

Nun­ca an­tes ha­bía­mos es­ta­do tan co­nec­ta­dos y pen­dien­tes de lo que pa­sa en otras la­ti­tu­des co­mo en es­tos días. El pai­sa­je se ha vuel­to uni­ver­sal y el mun­do entero es un so­lo lu­gar. La hu­ma­ni­dad ha de­ja­do su hue­lla y a tra­vés de la his­to­ria ha in­cor­po­ra­do ele­men­tos cons­trui­dos pa­ra desa­rro­llar la vi­da ur­ba­na y ru­ral. Con di­fe­ren­te in­ten­si­dad, inofen­si­vas o da­ñi­nas, las cons­truc­cio­nes hu­ma­nas re­fle­jan el pa­so del tiem­po y son el tes­ti­mo­nio pal­pa­ble de la his­to­ria del pla­ne­ta. La ar­qui­tec­tu­ra tie­ne el po­der de in­ter­ve­nir el en­torno, aña­dién­do­le nue­vos ob­je­tos que mo­di­fi­can el es­pa­cio con ca­li­dad. Re­co­rrer el mun­do pa­ra vi­si­tar es­tos nue­vos ho­ri­zon­tes ar­qui­tec­tó­ni­cos ha si­do el ob­je­ti­vo de nues­tras pu­bli­ca­cio­nes a lo lar­go de cua­ren­ta y cua­tro edi­cio­nes.

Las re­vis­tas de ac­tua­li­dad com­par­ten lo más re­le­van­te del mo­men­to pe­ro pier­den vi­gen­cia rá­pi­da­men­te. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos o cien­tí­fi­cos, las his­to­rias de las es­tre­llas de Holly­wood o los te­mas po­lí­ti­cos más can­den­tes son los con­te­ni­dos que se leen co­ti­dia­na­men­te y nos man­tie­nen ac­tua­li­za­dos con el rit­mo del pla­ne­ta, sin em­bar­go, “pa­san de mo­da”. La ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño, a pe­sar de ser reflejos fie­les de sus tiem­pos, no de­jan de exis­tir a los po­cos días. Las pá­gi­nas de las re­vis­tas de ar­qui­tec­tu­ra no pier­den vi­gen­cia, las obras ex­pues­tas pue­den de­jar de ser no­ti­cia, pe­ro no se­rán de­mo­li­das o des­ha­bi­ta­das en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Su­ma­do a es­to, es­tá la era di­gi­tal y las re­des so­cia­les que nos lle­van a pa­sear por el mun­do en un ins­tan­te, a co­no­cer los cam­bios de es­ce­na que plan­tean las cons­truc­cio­nes de otros con­fi­nes y nos per­mi­ten opi­nar y de­ba­tir so­bre su real im­pac­to. Las pá­gi­nas im­pre­sas nos de­jan to­car esas obras le­ja­nas, co­mo si es­tu­vié­ra­mos allí y nos im­pul­san a co­lec­cio­nar re­vis­tas que ca­da cier­to tiem­po sa­ca­mos del es­tan­te pa­ra vol­ver a dis­fru­tar­las. El pai­sa­je ar­qui­tec­tó­ni­co mun­dial en­tra a nues­tras ca­sas, a nues­tras ofi­ci­nas y se que­da en la bi­blio­te­ca, ha­cién­do­nos com­pa­ñía; se con­vier­te en nues­tro alia­do a la ho­ra de di­se­ñar, de ne­ce­si­tar un con­se­jo y nues­tro ami­go a la ho­ra de leer.

El im­pac­to de la in­ter­ven­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca no se­rá igual en to­das las la­ti­tu­des, pe­ro se apo­ya en el co­no­ci­mien­to de lo que ya se ha he­cho, que ha si­do usa­do y pro­ba­do por nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo: la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.