Es­tá feo eso de los pa­rri­ci­dios

Se­gún psi­có­lo­gos, los que co­me­ten pa­rri­ci­dio son ma­nes fríos al mo­men­to de qui­tar­le la vi­da a sus pa­pás o a sus mu­je­res. Co­mo el ca­so en Co­ma­ya­gua, don­de un ci­po­te ma­tó a ma­che­ta­zos a su ta­ta

El Caliche - - PORTADA -

En me­nos de 24 ho­ras hu­bo tres ca­sos: en Co­ma­ya­gua, La Paz y Yo­ro

En 24 ho­ras se han pro­du­ci­do tres pa­rri­ci­dios en di­fe­ren­tes par­tes del país. El pri­me­ro fue el de Li­vil Ar­nal­do Martínez, quien ase­si­nó a su es­po­sa por pu­ros ce­los en Olan­chi­to, Yo­ro. Otro he­cho ma­ca­bro fue el pro­vo­ca­do por Wil­mer Ale­xan­der An­to­nio, quien bien dro­ga­do ma­tó a su pro­pio ta­ta en un po­tre­ro. Tam­bién se re­gis­tró otro pa­rri­ci­dio en La Paz, don­de di­cen que un ci­po­te dis­cu­tió fuer­te con su pa­pá y lo apu­ña­ló. Es­tos he­chos tie­nen he­la­da a la po­bla­ción, por el ni­vel de irres­pe­to a la vi­da y al pa­ren­tes­co con sus víc­ti­mas. Se­gún ex­per­tos de la Es­cue­la de Psi­co­lo­gía de la UNAH, es alar­man­te pe­ro ya ca­si nor­mal que se den ca­sos co­mo es­tos en una so­cie­dad vio­len­ta, de­bi­do al ti­po de edu­ca­ción que han da­do los mis­mos pa­dres a sus hi­jos.

¿QUÉ PI­DE LA RA­ZA?

El Ca­li­che le pre­gun­tó a la gen­te so­bre qué pe­na de­ben po­ner­les a los que ma­tan a sus ta­tas o sus mu­je­res. La res­pues­ta que más se re­pe­tía fue la de ca­de­na per­pe­tua, o sea que nun­ca sal­gan de las cár­ce­les por­que di­cen que es­te ti­po de gen­te an­da bien guin­da­da y te­men que se con­vier­tan en sá­di­cos ma­tan­do a dies­tra y si­nies­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.