SWEET RO­YAL LO­VE

Estilo - - Contents -

Wind­sor se vuel­ve a ves­tir de ga­la tan so­lo unos me­ses des­pués del es­pe­ra­do en­la­ce de los Du­ques de Sus­sex. Es­ta vez, la prin­ce­sa Eu­ge­nia y su pro­me­ti­do, Jack Brooks­bank, son los pro­ta­go­nis­tas de su pro­pio cuen­to de ha­das, rom­pien­do pro­to­co­los y en­can­tán­do­nos con su es­pon­tá­neo y dul­ce amor.

Wind­sor se vuel­ve a ves­tir de ga­la tan so­lo unos me­ses des­pués del es­pe­ra­do en­la­ce de los Du­ques de Sus­sex. Es­ta vez, la prin­ce­sa Eu­ge­nia y su pro­me­ti­do, Jack Brooks­bank, son los pro­ta­go­nis­tas de su pro­pio cuen­to de ha­das, rom­pien­do pro­to­co­los y en­can­tán­do­nos con su es­pon­tá­neo y dul­ce amor.

Des­lum­bran­te y re­gia, con un im­pe­ca­ble ves­ti­do ivory de Pe­ter Pi­lot­to y Ch­ris­top­her De Vos, sin ve­lo y con una es­pec­ta­cu­lar tia­ra, Eu­ge­nia Vic­to­ria Ele­na, hi­ja me­nor del prín­ci­pe An­drés de York y su ex es­po­sa, Sa­rah Fer­gu­son, subió los es­ca­lo­nes de la ca­pi­lla San Jor­ge en el cas­ti­llo de Wind­sor. No po­día es­tar más fe­liz. El día de su an­he­la­do ma­tri­mo­nio con su no­vio por más de sie­te años, el co­mer­cian­te de vi­nos, Jack Brooks­bank, por fin ha­bía lle­ga­do. Su son­ri­sa na­tu­ral, en­mar­ca­da por su ca­be­llo ro­ji­zo se­mi re­co­gi­do con on­das sua­ves que re­po­sa­ban so­bre su cue­llo, en­to­na­ba a la per­fec­ción con un ma­qui­lla­je su­til con én­fa­sis en sus ojos a car­go de Han­nah Mar­tin de Bob­bi Brown. De es­ti­lo mo­derno, con un por­trait sty­le nec­kli­ne, su ves­ti­do era una his­to­ria an­dan­te, un sim­bo­lis­mo que no so­lo cap­tu­ra­ba y acen­tua­ba la be­lle­za de la jo­ven prin­ce­sa sino tam­bién con­ta­ba un re­la­to per­so­nal, muy cer­cano a la pa­re­ja. Y es que más allá del au­daz di­se­ño low-back, un es­ti­lo es­pe­cí­fi­ca­men­te so­li­ci­ta­do por Eu­ge­nia pa­ra mos­trar con or­gu­llo las ci­ca­tri­ces en su es­pal­da con­se­cuen­cia de las ope­ra­cio­nes por su es­co­lio­sis a tem­pra­na edad, fue la con­fec­ción del mis­mo que reunió de­ta­lles úni­cos y apre­cia­dos por la pa­re­ja, dis­cre­ta­men­te ocul­tos en el jac­quard de se­da y al­go­dón del ves­ti­do. Co­mo par­te del pro­ce­so de di­se­ño del ajuar, Pi­lot­to y De Vos se die­ron a la ta­rea de iden­ti­fi­car cua­tro sím­bo­los cen­tra­les pa­ra la pa­re­ja que con­for­ma­rían el es­tam­pa­do es­ti­lo guir­nal­da que iría te­ji­do en el bo­di­ce del ves­ti­do: un car­do, flor na­cio­nal de Es­co­cia y en re­fe­ren­cia al ca­ri­ño de la pa­re­ja por Bal­mo­ral; un tré­bol, em­ble­ma de Ir­lan­da, en ho­nor a la fa­mi­lia de la ma­dre de la prin­ce­sa y la ro­sa de York y la hie­dra que re­pre­sen­ta su ho­gar. To­dos esos de­ta­lles se trans­for­ma­ron en un de­li­ca­do re­cor­da­to­rio que cu­brió el ves­ti­do pa­ra dar­le ese to­que ideal de sen­ti­men­ta­lis­mo y ele­gan­cia.

Co­mo el so­met­hing bo­rro­wed del ajuar: una tia­ra. Y no cual­quie­ra, sino una de la co­lec­ción per­so­nal de la Rei­na Isa­bel, la tia­ra Gre­vi­lle Eme­rald Ko­kosh­nik, com­pues­ta por bri­llan­tes y dia­man­tes ro­se gold fi­ja­dos en pla­tino con seis es­me­ral­das a los la­dos. Una crea­ción que la fir­ma de jo­ye­ría Bou­che­ron di­se­ñó en 1919 pa­ra la da­ma de al­ta so­cie­dad Mar­ga­ret Gre­vi­lle, a quien per­te­ne­ció la tia­ra en sus ini­cios has­ta que le fue le­ga­da a la rei­na Isa­bel en 1942. Es­ta pie­za his­tó­ri­ca re­em­pla­zó el tra­di­cio­nal ve­lo, com­ple­tan­do así un look au­daz, ele­gan­te pe­ro a la vez fiel al es­ti­lo per­so­nal de la prin­ce­sa. Fue así co­mo Eu­ge­nie de 28 años des­fi­ló ha­cia el al­tar don­de Brooks­bank, de 32 años, se con­ver­ti­ría en su es­po­so y nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia real de In­gla­te­rra. An­sio­so, co­mo to­do no­vio, en es­pe­ra de su bri­de-to-be, Jack es­tu­vo acom­pa­ña­do de su best man y her­mano me­nor, Tho­mas Brooks­bank. Ves­ti­do con un tra­di­cio­nal bri­tish mor­ning coat, Jack no es­ca­ti­mó en mos­trar su ge­nui­na emo­ción al ver a su no­via ca­mi­nan­do ha­cia el al­tar, soltando más de una lá­gri­ma acom­pa­ña­da de la dul­ce fra­se, “Oh, my heart”, mi­nu­tos an­tes de in­ter­cam­biar sus vo­tos. Mo­men­tos con­mo­ve­do­res co­mo és­te y dis­cre­tas de­mos­tra­cio­nes de ca­ri­ño en­tre la pa­re­ja se­lla­ron la ce­re­mo­nia ofi­cia­da an­te 800 in­vi­ta­dos, en­tre miem­bros de la reale­za y ce­le­bri­da­des co­mo Nao­mi Camp­bell, Ka­te Moss y Ca­ra De­le­vin­gne, ami­gas cer­ca­nas de la pa­re­ja. Afue­ra, cen­te­na­res de in­gle­ses fue­ron par­te de ese día me­mo­ra­ble, inun­dan­do ca­da rin­cón de las afue­ras de Wind­sor Castle pa­ra sa­lu­dar a los no­vios a su pa­so por las ca­lles.

Lue­go de un no­viaz­go que so­bre­pa­só los sie­te años, la pa­re­ja anun­ció su com­pro­mi­so en enero de 2018 me­dian­te un tra­di­cio­nal co­mu­ni­ca­do de Buc­king­ham Pa­la­ce. En ese mo­men­to la pa­re­ja se en­con­tra­ba de va­ca­cio­nes en Ni­ca­ra­gua. Su his­to­ria de amor co­men­zó ha­ce ocho años cuan­do se co­no­cie­ron por ami­gos mu­tuos du­ran­te un via­je de es­quí en el re­sort sui­zo de Ver­bier. “Yo te­nía 20 y Jack 24. Nos enamo­ra­mos. Te­ne­mos las mis­mas pa­sio­nes y el mis­mo ím­pe­tu por la vi­da”, con­fe­só la prin­ce­sa en una en­tre­vis­ta pa­sa­da. Por su par­te, el no­vio alen­tó el sen­ti­mien­to ex­pre­san­do que fue “amor a pri­me­ra vis­ta”.

Él, un com­mo­ner, co­mo se le lla­ma en In­gla­te­rra a los ciu­da­da­nos co­mu­nes, es hi­jo de Geor­ge y Ni­co­la Brooks­bank, em­pre­sa­rios y con­ta­do­res. Se edu­có en Sto­we School, uno de los co­le­gios más eli­tis­tas del Reino Uni­do y don­de es­tu­dia­ron el prín­ci­pe Rai­nie­ro de Mó­na­co, el mag­na­te Ri­chard Bran­son y el ac­to­rHenry Ca­vill. Co­no­ci­do co­mo el “rey de la no­che lon­di­nen­se” Brooks­bank tra­ba­ja co­mo ge­ren­te en Mahi­ki, un pub de te­má­ti­ca po­li­ne­sa que es­tá si­tua­do con­ve­nien­te­men­te fren­te al Ho­tel Ritz, en el ex­clu­si­vo ba­rrio de May­fair. Ca­da no­che lo­gra re­unir ahí a ce­le­bri­ties co­mo Pa­ris Hil­ton, Be­yon­cé, Rihan­na, Lady Ga­ga; y, por su­pues­to, los prín­ci­pes Wi­lliam y Harry y sus ami­gos. Des­de 2017 es em­ba­ja­dor de Ca­sa­mi­gos, la mar­ca de te­qui­la pro­pie­dad de Geor­ge Cloo­ney.

Aun­que pa­re­cie­ra di­fí­cil de creer que ese es un per­fil que en­ca­ja en Buc­king­ham, Jack no so­lo se ro­bó el co­ra­zón de la jo­ven prin­ce­sa sino tam­bién de su fa­mi­lia. Sien­do des­cen­dien­te de los ba­ro­nes de Broosk­bank, la fa­mi­lia de la no­via pa­re­ció dar su apro­ba­ción al jo­ven des­de muy tem­prano en la re­la­ción, in­clu­yén­do­lo en nu­me­ro­sos even­tos ofi­cia­les co­mo el Ro­yal As­cot y la ce­le­bra­ción anual Chel­sea Flo­wer Show. “Jack es ab­so­lu­ta­men­te un jo­ven ex­tra­or­di­na­rio, Eu­ge­nia y él se han lo­gra­do co­no­cer por va­rios años y es­ta­mos más que fe­li­ces por ellos”, de­cla­ró el pa­dre de la no­via, el prín­ci­pe An­drés.

Co­mo un ro­man­ce es­cri­to en bri­tish hea­ven, no hay du­da de que la bo­da de la prin­ce­sa Eu­ge­nia y Jack Brooks­bank re­vi­vió ai­res de nue­vos tiem­pos en la mo­nar­quía in­gle­sa, dan­do es­pa­cio pa­ra el amor, la emo­ción y un fairy tale en­ding del si­glo XXI.

031. An­drés de York des­fi­la or­gu­llo­so jun­to a su son­rien­te hi­ja. 2. La ce­re­mo­nia du­ró exac­ta­men­te una ho­ra, y a lo lar­go de la mis­ma se vio a los no­vios ca­ri­ño­sos y muy emo­cio­na­dos. An­drea Bo­ce­lli can­tó en dos oca­sio­nes, acom­pa­ña­do de la Real Fi­lar­mó­ni­ca. El pri­mo del no­vio, Char­les Brooks­bank, le­yó la car­ta de San Pa­blo a los Co­lo­sen­ses, y Bea­triz de York, her­ma­na ma­yor de Eu­ge­nia, dio lec­tu­ra a un ex­trac­to de El Gran Gatsby de F. Scott Fitz­ge­rald. 3. La rei­na Isa­bel, de 92 años, vis­tió un abri­go de An­ge­la Kelly, com­ple­tan­do su atuen­do con un som­bre­ro de­co­ra­do con flo­res y un bro­che de dia­man­tes de su co­lec­ción co­mo pie­za cen­tral.

The Du­ke and Du­chess of Sus­sex. Acor­de a su nue­vo look clá­si­co, Meg­han Mar­kle asis­tió a la bo­da de la pri­ma de su es­po­so Harry con un dis­cre­to over coat de Gi­venchy y to­ca­do de Noel Stewart.Tres días des­pués la du­que­sa anun­ció su em­ba­ra­zo du­ran­te su vi­si­ta a Aus­tra­lia.

01

02

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.