CÓ­MO CON­TRO­LAR LA AN­SIE­DAD

Estilo - - Contents -

Se ha vuel­to una de las pa­to­lo­gías más co­mu­nes. Ame­na­zan­te y no­ci­va, to­dos te­me­mos caer an­te la más li­ge­ra apa­ri­ción de la an­sie­dad. Aquí al­gu­nos

con­se­jos pa­ra en­fren­tar­la y ga­nar­le la ba­ta­lla.

¿Quién no ha pa­sa­do nun­ca por una cri­sis de an­sie­dad? Co­mo en­vi­dio a aque­llos que nun­ca han ex­pe­ri­men­ta­do esas ta­qui­car­dias, di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria, ma­reos, sen­sa­ción de hor­mi­gueo, náu­seas... en fin, una te­rri­ble sen­sa­ción de an­gus­tia des­con­tro­la­da en la que in­clu­so pue­des lle­gar a te­mer por tu vi­da. Ca­da día, más per­so­nas en el mun­do en­fren­tan es­ta ame­na­za desata­da ge­ne­ral­men­te co­mo una res­pues­ta del or­ga­nis­mo a si­tua­cio­nes de es­trés y que las­ti­mo­sa­men­te pue­de con­ver­tir­se en al­go pa­to­ló­gi­co, co­mo un tras­torno de pá­ni­co. El fin de año, las pri­sas, ex­ce­so de tra­ba­jo, pre­sio­nes e in­ter­mi­na­bles com­pro­mi­sos, se pue­den vol­ver fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes de epi­so­dios de an­sie­dad que fá­cil­men­te pue­den arrui­nar­nos las ce­le­bra­cio­nes. Pe­ro an­tes de que eso su­ce­da, com­par­to al­gu­nos con­se­jos que per­so­nal­men­te me fun­cio­nan muy bien y que se­gu­ra­men­te te ayu­da­rán a con­tra­rres­tar cual­quier ame­na­za.

1. COR­TA LA ES­PI­RAL DE PEN­SA­MIEN­TOS NE­GA­TI­VOS. Cuan­do pa­san co­sas ma­las no de­ja­mos de pen­sar una y otra vez en esos even­tos, pre­gun­tán­do­nos có­mo pu­di­mos evi­tar­los o qué de­bi­mos ha­cer. Nos es­tan­ca­mos y ac­ti­va­mos de in­me­dia­to las alar­mas del es­trés y cae­mos en un círcu­lo vi­cio­so de preo­cu­pa­cio­nes en as­cen­so. Cuan­do eso su­ce­da de­bes em­pe­zar a re­di­rec­cio­nar tus pen­sa­mien­tos y cal­mar­te. Ca­mi­na unos mi­nu­tos, des­co­néc­ta­te del ce­lu­lar, ocú­pa­te en una ac­ti­vi­dad que te re­la­je y pien­sa en po­si­ti­vo. Mi­ra ha­cia ade­lan­te y re­cuer­da que el pa­sa­do no se pue­de cam­biar, to­ma el apren­di­za­je y si­gue ade­lan­te.

2. RES­PI­RA PRO­FUN­DO. La for­ma en que mo­de­ra­mos la res­pi­ra­ción pue­de neu­tra­li­zar un ata­que de pá­ni­co, aun an­tes de que co­mien­ce. In­ten­ta res­pi­rar de for­ma cons­cien­te, to­man­do y soltando el ai­re de for­ma con­tro­la­da y ve­rás co­mo po­co a po­co me­jo­ra tu si­tua­ción. Frun­cir los la­bios co­mo in­ten­tan­do so­plar una vela pue­de ser útil. Prue­ba res­pi­rar den­tro de una bol­sa de pa­pel du­ran­te unos mi­nu­tos, es una tác­ti­ca efec­ti­va pa­ra al­gu­nos. 3. GE­NE­RA EMO­CIO­NES PO SITIVAS. Una vez que te has cal­ma­do y pue­des pen­sar cla­ra­men­te, es mo­men­to de lle­nar tu men­te de emo­cio­nes po­si­ti­vas. Bus­ca un li­bro o una pe­lí­cu­la que te ins­pi­re, lla­ma a al­guien que te con­ta­gia de op­ti­mis­mo, da un pe­que­ño pa­seo, to­ma un té re­la­jan­te, re­vi­sa fo­to­gra­fías y re­cuer­dos ale­gres, haz al­go que te brin­de una sen­sa­ción de fe­li­ci­dad in­me­dia­ta.

Psi­có­lo­ga & Li­fe Coach Jac­kie Smith

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.