CLINT EAST­WOOD

Estilo - - Contents -

Él es in­su­pe­ra­ble. A sus 88 años, el ga­na­dor del Os­car por Un­for­gi­ven y Mi­llion Do­llar Baby no se de­tie­ne ni un ins­tan­te en su ta­rea de se­guir au­men­tan­do tí­tu­los a su es­te­la de éxi­tos. Y es que to­do es­tá lis­to pa­ra el es­treno mun­dial de The Mu­le, el fil­me que mar­ca su re­gre­so a la pan­ta­lla gran­de y que nos re­afir­ma su inago­ta­ble ta­len­to. No hay du­da, co­mo Clint no hay dos.

Po­cos pue­den jac­tar­se de sus lo­gros: 75 pe­lí­cu­las co­mo ac­tor, pro­duc­tor y di­rec­tor son su ma­yor le­ga­do. Clin­ton East­wood na­ció pa­ra ser una es­tre­lla. Lle­gó al mun­do el 31 de ma­yo de 1930 en San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia, hi­jo del ma­tri­mo­nio con­for­ma­do por Clin­ton East­wood y Mar­ga­ret Ruth Wood. Siem­pre in­quie­to, es­tu­dió en Pied­mont Ju­nior High School y pos­te­rior­men­te se gra­duó en 1949 en Oa­kland Tech­ni­cal High School. Du­ran­te su eta­pa de es­tu­dian­te reali­zó tra­ba­jos oca­sio­na­les en una em­pa­ca­do­ra de heno, fue sal­va­vi­das, con­duc­tor de ca­mio­nes, ali­men­ta­dor de horno de ace­ro y cad­die de golf.

In­gre­só a Seatlle Uni­ver­sity pe­ro en 1950 fue re­clu­ta­do por el ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos y pos­te­rior­men­te des­ta­ca­do en Fort Ord en la pe­nín­su­la de Mon­te­rey, don­de se desem­pe­ñó co­mo ins­truc­tor de na­ta­ción. De acuer­do a una en­tre­vis­ta brin­da­da a The Hollywood Re­por­ter, so­bre­vi­vió a un ac­ci­den­te aé­reo du­ran­te una mi­sión a bor­do de un avión Dou­glas que vo­la­ba en las aguas ad­ya­cen­tes de Ca­li­for­nia. Ese acon­te­ci­mien­to evi­tó que Clint for­ma­ra par­te en la ope­ra­ción mi­li­tar en Co­rea. Al ser da­do de ba­ja en el ejér­ci­to, to­mó cla­ses de ac­tua­ción en Los An­ge­les City Co­lle­ge y en su tiem­po li­bre tra­ba­jó en una ga­so­li­ne­ra. Sin em­bar­go, su suer­te cam­bia­ría muy pron­to. Clint re­ci­bió de Uni­ver­sal una opor­tu­ni­dad pa­ra ac­tuar. Fue así co­mo par­ti­ci­pó en pe­que­ños pa­pe­les en los fil­mes Re­ven­ge of the Crea­tu­re y Fran­cis in the Navy, am­bos es­tre­na­dos en 1955.

Tres años más tar­de, East­wood ob­tu­vo su pri­mer pro­ta­gó­ni­co en

Am­bush at Ci­ma­rron Pass, pro­duc­ción que tiem­po des­pués el ac­tor ca­ta­lo­ga­ría co­mo “la peor pe­lí­cu­la wes­tern al­gu­na vez he­cha”. En 1958, ob­tu­vo su gran opor­tu­ni­dad pa­ra des­ta­car en la se­rie de te­le­vi­sión Raw­hi­de en el pa­pel del jo­ven va­que­ro Rowdy Ya­tes. Su per­so­na­je ma­du­ró en el trans­cur­so de las ocho tem­po­ra­das del pro­gra­ma. Pe­ro se­ría su tra­ba­jo en Ita­lia en los eu­ro­wes­terns con el di­rec­tor Ser­gio Leo­ne lo que lo lle­va­ría al es­tre­lla­to. Y es que na­die pue­de ne­gar que la vi­da de East­wood cam­bió ra­di­cal­men­te lue­go de acep­tar el pa­pel co­mo “el hom­bre sin nom­bre”, un per­so­na­je re­cu­rren­te en la lla­ma­da Tri­lo­gía del dó­lar de Leo­ne com­pues­ta por

A Fist­ful of Do­llars, For a Few Do­llars Mo­re y The Good, the Bad and the Ugly. De vuel­ta en los Es­ta­dos Uni­dos, creó su pro­pia com­pa­ñía de pro­duc­ción, Mal­pa­so, y nue­va­men­te asu­mió el pa­pel de un va­que­ro du­ro con Hang ‘em High, High plains drif­ter, The Outlaw

Jo­sey Wa­les y Pa­le Ri­der.

Fue has­ta 1971 cuan­do Clint de­bu­tó co­mo di­rec­tor con Play Misty for me, que ge­ne­ró crí­ti­cas fa­vo­ra­bles. Pre­ci­sa­men­te en ese año le dio vi­da al inol­vi­da­ble per­so­na­je de Harry Ca­llahan, un po­lé­mi­co po­li­cía de San Fran­cis­co en la inol­vi­da­ble Dirty Harry. Su pa­pel cau­só tal re­vue­lo y acep­ta­ción de par­te del pú­bli­co que ori­gi­nó las se­cue­las Mag­num For­ce, The En­for­cer, Sud­den

Im­pact y The Dead Pool. El éxi­to ha es­ta­do de su la­do en una ca­rre­ra en la que siem­pre ha lo­gra­do su­pe­rar­se a sí mis­mo. Y es que Clint East­wood su­po evo­lu­cio­nar con el tiem­po y los gus­tos de los aman­tes del ci­ne, sin de­jar de la­do su pa­sión por el gé­ne­ro que lo lle­vó a la fa­ma: el wes­tern.

De ahí que a na­die le ex­tra­ña­ron los elo­gios de la crí­ti­ca por di­ri­gir y pro­ta­go­ni­zar el wes­tern Un­for­gi­ven de 1992, que ga­nó los Pre­mios de la Aca­de­mia a la Me­jor Pe­lí­cu­la y al Me­jor Di­rec­tor. Su ta­len­to y le­ga­do ar­tís­ti­co nue­va­men­te fue pre­mia­do con el Ir­ving G. Thal­berg Award, Ame­ri­can Film Ins­ti­tu­te’s Li­fe Achie­ve­ment Award y ade­más fue nom­bra­do co­man­dan­te de la Le­gión de Ho­nor fran­ce­sa.

En 2003, en­fo­có su ener­gía de­trás de la cá­ma­ra pa­ra di­ri­gir Mys­tic Ri­ver. Es­ta pe­lí­cu­la so­bre an­ti­guos ami­gos de la in­fan­cia in­vo­lu­cra­dos en una in­ves­ti­ga­ción de ase­si­na­to, le per­mi­tió ga­nar el Os­car a Sean Penn y Tim Rob­bins, co­mo Me­jor Ac­tor y Me­jor Ac­tor de Re­par­to, res­pec­ti­va­men­te. Ese mis­mo año, East­wood re­ci­bió el pre­mio Li­fe Achie­ve­ment Award otor­ga­do por Screen Ac­tors Guild. Un año des­pués, vol­vió a la ci­ma de su ca­rre­ra di­ri­gien­do e in­ter­pre­tan­do a un en­tre­na­dor de bo­xeo en Mi­llion Do­llar Baby. La cin­ta ga­nó el Os­car a la Me­jor Pe­lí­cu­la y Me­jor Di­rec­tor, así co­mo Me­jor Ac­triz, Hi­lary Swank y Me­jor Ac­tor, Mor­gan Free­man. ¡Un éxi­to in­dis­cu­ti­ble!

Su vi­da amo­ro­sa fue muy ac­ti­va. East­wood se ca­só en dos oca­sio­nes, pri­me­ro con Mag­gie John­son de 1953 a 1984, con quien tu­vo dos hi­jas; Ky­le y Ali­son. Du­ran­te ese tiem­po tu­vo un af­fair con Ro­xan­ne Tun­nis y na­ció su hi­ja Kim­ber. Pos­te­rior­men­te se in­vo­lu­cró con Ja­celyn Re­eves y de esa re­la­ción na­cie­ron Scott y Kathryn East­wood. Lue­go Frances Fis­her dio a luz a su hi­ja Francesca Ruth. De su se­gun­do ma­tri­mo­nio con Di­na Ruiz en 1996 na­ció Mor­gan; sin em­bar­go, la pa­re­ja se se­pa­ró en 2013. Pa­se lo que pa­se, Clint no se de­tie­ne, y el pró­xi­mo mes lo ve­re­mos en The Mu­le, su nue­va pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor y que tam­bién pro­ta­go­ni­za. Con guión de Nick Schenk (Gran To­rino), el fil­me gi­ra en torno a Earl Sto­ne, un hor­ti­cul­tor de 90 años al que cap­tu­ran trans­por­tan­do mi­llo­nes de dó­la­res pro­ce­den­tes del trá­fi­co de co­caí­na de un car­tel me­xi­cano en Mi­chi­gan. Una his­to­ria más en la que se­gu­ro nos sor­pren­de­rá.

Le­yen­da vi­va del Sép­ti­mo Ar­te, Clint East­wood ha in­ter­pre­ta­do per­so­na­jes in­mor­ta­les. Aho­ra dis­fru­ta más su eta­pa co­mo di­rec­tor, “pa­sa­ron va­rias dé­ca­das an­tes de in­clu­so de­ci­dir­me a di­ri­gir. La pri­me­ra vez que uno di­ri­ge se sien­ten las pre­sio­nes por­que te pre­gun­tas si vas a de­jar al­go sin ha­cer o que te vas a ol­vi­dar, ade­más de tra­ba­jar tam­bién con un pre­su­pues­to li­mi­ta­do. Pe­ro to­dos apren­de­mos a gol­pes”. fo­tos AFP, Getty Ima­ges y Ar­chi­vo pro­duc­ción & tex­tos Lud­wing Duar­te

Paul New­man y Clint East­wood, quie­nes se co­no­cie­ron en 1972 en Tuc­son, Ari­zo­na. New­man gra­ba­ba en esa ciu­dad The Li­fe and Ti­mes of Jud­ge Roy Beany Clint fil­ma­ba Joe Kidd Ima­gen de la lau­rea­da pe­lí­cu­la Mi­llion Do­llar Baby co Hi­lary Swan Di­ri­gien­do su ami­gom Ha ks en Sully Lue­go de in­ter­pre­tar al “Hom­bre sin nom­bre” su nom­bre se con­vir­tió en re­fe­ren­te del ci­ne En­car­nó al irre­ve­ren­te ins­pec­tor de po­li­cía Harry Ca­llahan en

Clint jun­to a u hi­jo Scott Clin­ton R Ea wood, pro­mes de ol wood, quien se pa­re­ce mu­cho a s pa­dre n su ju ntuds

En el wes­tern Un­forg en gan el Os­car a Me­jor Pe­líc ay Me­jor Di­rec­tor

En su pa­pel co­mo Earl St e, un ve­te­rano de gu ra que ter­mitrans­por­tan­dodro­ga pa­ra el car­tel deSi­na­loa

En es­ce­na con Meryl Streep en la cé­le­bre The Brid­ges of Ma­di­son County 1995

Dirty Harry

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.