Ca­te

Estilo - - Tendencias -

¿De qué ma­ne­ra adop­tar a tu ni­ña cam­bió la di­ná­mi­ca fa­mi­liar des­pués de ser la ma­dre de tres va­ro­nes?

La ver­dad es que de ni­ña yo nun­ca so­ñé con te­ner hi­jos, y no por­que no me gus­ta­ran los ni­ños. Pe­ro co­no­cí a mi ma­ri­do y tu­vi­mos un hi­jo. Pen­sa­mos en adop­tar des­pués de que na­ció, pe­ro lue­go tu­vi­mos otro. Y vol­vi­mos a ha­blar de adop­tar. Y así. No es que qui­sie­ra­mos te­ner una ni­ña y que no nos sa­lie­ra. Pe­ro cuan­do adop­ta­mos a nues­tra hi­ja sen­tía­mos que te­nía­mos es­pa­cio en nues­tras vi­das y por eso la bus­ca­mos. Es­toy muy or­gu­llo­sa de mis tres hi­jos por la for­ma en que la re­ci­bie­ron. Ella es muy afor­tu­na­da de te­ner­los y vi­ce­ver­sa. Esa ni­ña es una ben­di­ción.

¿Có­mo eres co­mo ma­dre?

Yo re­cuer­do al­go que Mi­che­lle Pfeif­fer di­jo años atrás. Ella de­cía que las ma­dres te­ne­mos que po­ner un dólar en una ja­rra por ca­da error que co­me­te­mos, pa­ra que des­pués con eso nues­tros hi­jos pue­dan pa­gar su te­ra­pia. Yo creo que con el pa­so de los años uno va me­jo­ran­do en la crian­za de sus hi­jos. El ma­yor mu­chas ve­ces se au­to­ti­tu­la co­mo “El ex­pe­ri­men­to”. Pe­ro en reali­dad la ex­pe­rien­cia no siem­pre es útil por­que ca­da hi­jo es di­fe­ren­te, y uno pue­de leer todos los li­bros de au­to­ayu­da que quie­ra que no siem­pre en­cuen­tras ahí la so­lu­ción. Bá­si­ca­men­te to­do pa­sa por dar­les una es­truc­tu­ra, y en­se­ñar­les a ser com­pa­si­vos y hu­mil­des. ¡Es­pe­ro ha­ber­lo lo­gra­do!

Cuan­do es­tás ha­cien­do una pe­lí­cu­la, ¿sientes que tie­nes que con­ver­tir­te en tus per­so­na­jes?

No, aun­que es pro­ba­ble que si lo ha­ya he­cho cuan­do re­cién co­men­za­ba en es­ta ca­rre­ra, por­que la ma­ne­ra en que pro­ce­sas las co­sas cuan­do ape- nas has cum­pli­do los 20 años es muy di­fe­ren­te a co­mo lo ha­ces cuan­do ya has pa­sa­do los 30. Con la ma­du­rez per­so­nal pue­des desa­rro­llar una ma­yor fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer tu tra­ba­jo co­mo ac­triz, por­que por un la­do has es­ta­do ha­cien­do tu tra­ba­jo du­ran­te mu­cho tiem­po y por el otro te­nien­do hi­jos tie­nes que ser muy pre­ci­sa a la ho­ra de ha­cer las co­sas, por­que so­lo tie­nes dis­po­ni­ble de­ter­mi­na­da can­ti­dad de tiem­po y no pue­des ol­vi­dar­te de sus ne­ce­si­da­des. Por lo tan­to no te pue­des que­dar le­van­ta­da has­ta las 4 de la ma­ña­na en­sa­yan­do un pa­pel, o si lo ha­ces por­que has te­ni­do una reunión in­creí­ble o una con­ver­sa­ción fa­bu­lo­sa, sa­bes que te tie­nes que le­van­tar a las 7 de la ma­ña­na pa­ra aten­der a tus hi­jos, por lo que uno tie­ne que usar el tiem­po con mu­cho cui­da­do. De todos mo­dos yo es­toy muy or­gu­llo­sa de ha­ber po­di­do in­ter­pre­tar per­so­na­jes que exis­ten en el mun­do y que tie­nen va­lo­res muy di­fe­ren­tes a los mios, por­que lue­go ter­mi­nas te­nien­do diá­lo­gos con tu per­so­na­je y en­tre­vis­tán­do­lo de una ma­ne­ra ex­tra­ña, y en ese sen­ti­do es fa­bu­lo­so te­ner un diá­lo­go con al­guien que no pien­sa igual que tu.

¿Pue­des des­co­nec­tar­te sin pro­ble­mas cuan­do lle­gas a tu ca­sa? Cla­ro. A mi me en­can­ta la vi­da que lle­vo. Por­que ade­más, si has te­ni­do que ex­pe­ri­men­tar una es­ce­na muy emo­cio­nal ese día, y sientes que no la has po­di­do ha­cer co­mo tu que­rías, es en­ton­ces cuan­do te la lle­vas a tu ca­sa y te po­nes a pen­sar en que no ha fun­cio­na­do. En esas oca­sio­nes el tra­ba­jo se con­vier­te en un pro­ble­ma, pe­ro cuan­do ha fun­cio­na­do bien o sientes que el di­rec­tor es­tá con­ten­to con lo que has he­cho, o has he­cho una muy bue­na to­ma, se pro­du­ce una ca­tar­sis en el set que te per­mi­te des­co­nec­tar­te del per­so­na­je y po­der ir­te a tu ca­sa sin pen­sar du­ran­te un mi­nu­to en el tra­ba­jo que has de­ja­do atrás.

”Una mu­jer com­pro­me­ti­da es aque­lla que no se dis­cul­pa por sus de­ci­sio­nes o sus lo­gros. Te­ner éxi­to co­mo CEO, ac­triz, ma­dre o lo que sea, no sig­ni­fi­ca que una no sea fe­me­ni­na; rea­li­zar­se es, sin du­da, par­te de ser mu­jer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.