Com­pras sin es­trés

Estilo - - Estilo De Vida - Qué re­ga­lar a tus hi­jos de acuer­do a su edad.

Aun­que re­ga­lar es uno de los gran­des pla­ce­res de la Na­vi­dad, si no pla­ni­fi­ca­mos y com­pra­mos sin lí­mi­tes esa ale­gría des­bor­dan­te se con­ver­ti­rá en una enor­me deu­da

pa­ra el pró­xi­mo año. Aquí los con­se­jos pa­ra que no te su­ce­da.

Cuan­do ha­bla­mos de Na­vi­dad lo pri­me­ro que se nos vie­ne a la men­te son las com­pras. Du­ran­te es­tas fe­chas, nues­tro con­su­mo se dis­pa­ra. Por eso lo me­jor es pla­ni­fi­car los gas­tos a fon­do ya que si no to­ma­mos pre­cau­cio­nes es­tas fies­tas po­drían con­ver­tir­se en un gra­ve pro­ble­ma eco­nó­mi­co. Es muy im­por­tan­te po­ner­nos una me­ta de gas­to de re­ga­los, via­jes, ce­nas o cu­chum­bos. Ideal­men­te de­be­ría­mos aho­rrar men­sual­men­te un po­co de di­ne­ro pa­ra ir­nos pre­pa­ran­do. Si no lo he­mos he­cho, de­be­mos to­mar ven­ta­ja del tiem­po que nos que­da pa­ra or­de­nar­nos y or­ga­ni­zar­nos y así no que­dar pa­gan­do deu­das to­do el pró­xi­mo año. Mi pri­mer con­se­jo, y el más im­por­tan­te, es em­pe­zar a ha­cer esa pla­ni­fi­ca­ción cuan­to an­tes. Uno de los pi­la­res del aho­rro es pla­ni­fi­car. De ahí la im­por­tan­cia de de­fi­nir de an­te­mano cuán­to di­ne­ro te­ne­mos dis­po­ni­ble pa­ra ca­da ca­te­go­ría de gas­tos, par­ti­cu­lar­men­te los re­ga­los. Re­cuer­da que si no cuen­tas con un pre­su­pues­to na­vi­de­ño no ten­drás lí­mi­tes, lo que te lle­va­rá a gas­tar abier­ta­men­te. Lue­go de ela­bo­rar el pre­su­pues­to co­men­za­re­mos con nues­tra lis­ta de re­ga­los, que po­dría ha­cer­se en las ca­te­go­rías si­guien­tes: maes­tros de es­cue­la, doc­to­res, asis­ten­tes de ho­gar, gen­te que nos ayu­da en ca­sa, sa­lón, per­so­nas que siem­pre mo­les­ta­mos pa­ra fa­vo­res du­ran­te el año, fa­mi­lia, ahi­ja­dos, ami­gos y com­pro­mi­sos cer­ca­nos, et­cé­te­ra. Hoy en día es­ta­mos ob­se­sio­na­dos en dar re­ga­los a todos y más ca­ros de lo nor­mal. Es­ta lis­ta la tie­nes que ver y no sen­tir an­sie­dad al leer­la. So­lo tú de­ci­des quién se que­da y quién se va. Re­vi­sa de­te­ni­da­men­te ca­da per­so­na que ano­tas­te y me­di­ta bien si es ne­ce­sa­rio o no dar­le re­ga­lo. Y si es así asíg­na­le una can­ti­dad de di­ne­ro ra­zo­na­ble y cúm­ple­la a ca­ba­li­dad. Ya con es­tos dos pa­sos an­te­rio­res po­de­mos pen­sar en el ti­po de ob­se­quio que qui­sié­ra­mos dar. Re­cuer­da que no te pue­des pa­sar del lí­mi­te im­pues­to por­que en­ton­ces no lo­gra­rás cum­plir tu me­ta. De­be­mos estar cla­ros que no po­de­mos gas­tar mas de lo que te­ne­mos. Lo ideal es ha­cer las com­pras con an­te­la­ción y apro­ve­char los des­cuen­tos co­mer­cia­les por­que ya sa­bes que cuan­do se van acer­can­do las fies­tas, los pre­cios suben co­mo la es­pu­ma. Re­ga­lar no de­be con­ver­tir­se en un pro­ble­ma o en una po­si­ble deu­da de la que nos arre­pen­ti­re­mos, re­cuer­da que el ver­da­de­ro sen­ti­do de la Na­vi­dad es­tá en com­par­tir y en dis­fru­tar con los que más que­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.