H

Estilo - - Estilo De Vida -

ones­ta­men­te, y sin ser ma­la­gra­de­ci­dos, por­que estar vi­vos, siem­pre es ga­nan­cia, es­te año que aca­ba, no se­rá uno de esos que uno re­cuer­de con una son­ri­sa. A ver si a vos te pa­só lo que a mí. He con­ver­sa­do con co­le­gas, fa­mi­lia, amis­ta­des, y pa­re­ce que por con­sen­so, ¡es­te año apes­tó! Me ha pa­sa­do con los años pa­res – 2016 tam­po­co fue bo­ni­to – pe­ro si co­mien­zo a des­me­nu­zar es­te, ya se veía ve­nir la ava­lan­cha. Cam­pa­ña po­lí­ti­ca en Cos­ta Ri­ca, ¡ufa! Pue­do con­tar con las ma­nos, la can­ti­dad de ami­gos que per­dí por una cam­pa­ña que fue más allá de lo po­lí­ti­co, nos con­fron­tó y de re­pen­te nos pu­so a ha­blar de te­mas de­li­ca­dos co­mo re­li­gión, va­lo­res, discriminación. Y pa­ra peo­res, hu­bo se­gun­da ron­da – po­bre hí­ga­do – y di­ga­mos que, al aca­bar, di­ji­mos “listo, sa­li­mos de la cam­pa­ña. Qué suer­te que vie­ne el mun­dial”. No, la ver­dad es que el fút­bol tam­po­co ayu­dó. No nos fue co­mo es­pe­rá­ba­mos. O no lle­ga­mos has­ta don­de qui­si­mos. Ni si­quie­ra lle­ga­ron los ita­lia­nos, ¡ya con eso yo sos­pe­cha­ba que al­go iba a estar mal! De­ma­sia­do le­jos, de­ma­sia­do frío, mu­cha ma­trios­ka, po­ca pa­sión. El mun­dial de las sor­pre­sas, di­cen los que sa­ben de deportes. Yo di­ría el mun­dial a bu rri do.

Des­de el nor­te, sin de­cir nom­bres, el se­ñor del bi­so­ñé ru­bio, y su po­co sim­pá­ti­ca se­cre­ta­ria de pren­sa, tui­tean una y otra y otra vez, con­fir­man­do que no siem­pre los pue­blos son sa­bios. Y en nues­tra re­gión, ni qué de­cir. Ni­ca­ra­gua due­le y preo­cu­pa. Es­ta cin­tu­ra de Amé­ri­ca que pa­re­cía ha­ber en­con­tra­do el ca­mino a la es­ta­bi­li­dad, lo pier­de y lo pa­ga con san­gre. No es fá­cil ver ha­cia otro la­do, por­que so­mos pe­que­ños, es­ta­mos pe­ga­di­tos. Y en­tre her­ma­nos, la tragedia due­le co­mo si te pa­sa­ra a vos. ¿Sa­lud, di­ne­ro y amor? Bueno, sa­lud tu­ve, ten­go, pe­ro he he­cho va­rias vi­si­tas al hos­pi­tal por­que la fa­mi­lia se com­pli­có. Ir al hos­pi­tal o re­gre­sar­te a tu ca­sa sa­bien­do que un fa­mi­liar que­da in­terno, sí que te cam­bia la pers­pec­ti­va de las co­sas. No hay cam­pa­ña, cam­peo­na­to, di­ne­ro o amor que val­gan.

¿Amor? to­do re­tró­gra­do. Le ca­yó un me­teo­ri­to y no que­dó ni el crá­ter. Di­ne­ro, ¡qué pa­sa con el dólar! Yo tu­ve que huir en bus­ca de un al­qui­ler más ama­ble con mi bi­lle­te­ra. El plan de aho­rro que siem­pre em­pren­do – y nun­ca cum­plo – aho­ra sí, quie­ra o no, lo ten­go que eje­cu­tar.

Cuan­do los años co­mo 2018 nos aga­rran cual pi­ña­ta, so­lo que­dan dos ca­mi­nos: uno, el be­rreo (mal de mu­chos, con­sue­lo de ton­tos. Co­mo todos sa­li­mos gol­pea­dos, es­te con­sue­lo uná­ni­me lo ha­ce a uno sen­tir me­nos ata­ca­do por el des­tino). Mi­rá cuán­tos pá­rra­fos lle­vo de que­jas. Ya, ya es­tu­vo. Aun­que de­jé co­si­llas por fue­ra. Sí, 2018 no es­tu­vo ni fá­cil, ni bo­ni­to. Ha­ce ra­to es­toy desean­do que pa­sen las se­ma­nas rá­pi­do pa­ra brin­dar a me­dia­no­che del 31, por un año nue­vo, en blan­co, inocen­te y sin kar­ma.

El se­gun­do ca­mino, es ese: ha­cer lo que ha­ce­mos des­pués de que uno se cae en ple­na ca­lle. Sa­cu­dir­se las ro­di­llas, le­van­tar­se con dig­ni­dad, res­pi­rar hon­do, ver a los lados y son­reír­le a los que nos vie­ron caer. Ya pa­só. El des­tino no es­tá echa­do pa­ra vos ni pa­ra mí. Por mu­chas bo­las de cris­tal, horóscopos u orácu­los que nos cuen­ten, es­tá en ma­nos nues­tras to­mar la ex­pe­rien­cia, dul­ce o amar­ga, trans­for­mar­la en apren­di­za­je y po­ner­le bo­ni­ta ca­ra a la nue­va opor­tu­ni­dad. Por­que re­pi­to, estar vi­vos es la pri­me­ra gran ga­nan­cia. Hay que agra­de­cer­lo. Te­ner la opor­tu­ni­dad de avan­zar, cam­biar, em­pren­der, tam­bién se agra­de­ce. Lo cier­to es que no hay dos años ma­los se­gui­dos. Te lo ase­gu­ro. Nun­ca van dos se­gui­dos. (Me tra­tan me­jor los im­pa­res, en ge­ne­ral).

2019 no se­rá bi­sies­to, así que no veo yo por qué no va­mos ce­rran­do 2018 co­mo quien se des­pi­de de un apar­ta­men­to en mu­dan­za. Lo que sir­ve, nos lo lle­va­mos. Lo que se que­bró y ya no sir­ve, a la ba­su­ra. Lo que tie­ne uso, pe­ro no pa­ra no­so­tros, re­ga­lé­mos­lo o re­ci­clé­mos­lo.

Me­nos pe­so en la mo­chi­la, ai­re nue­vo en los pul­mo­nes. Lo sien­to, 2018, si la ma­la fui yo, “no sos vos, soy yo”. ¡Ja­ja­ja!. Si que­rés te vas, gra­cias por lo apren­di­do. Lo úni­co que ten­go y que te­ne­mos los hu­ma­nos, es el ya, el aho­ra, así que tam­po­co te voy a dar más im­por­tan­cia de la ne­ce­sa­ria.

De an­nus ho­rri­bi­lis, a an­nus mi­ra­bi­lis. ¡Sa­lud, que­ri­do lec­tor!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.