10 ho­lis­tic TIPS FOR 2019

¡Una vi­da ple­na! ¿Aca­so no es el sue­ño de to­dos? Lo pri­me­ro que tie­nes que ha­cer pa­ra al­can­zar­la es un cam­bio pau­la­tino de há­bi­tos que te lle­va­rá a vi­vir en ar­mo­nía con­ti­go mis­mo y con el mun­do que te ro­dea.

Estilo - - Estilo De Vida - Fo­tos iS­tock, Shut­ters­tock tex­tos Ce­ci Ma­du­ro y Ca­rol Ata­la

ALI­MEN­TA­CIÓN CONS­CIEN­TE 1 AU­MEN­TA AN­TES DE DIS­MI­NUIR

Co­mien­za por in­tro­du­cir bue­nos há­bi­tos sa­lu­da­bles a tu es­ti­lo de vi­da an­tes de co­men­zar a li­mi­tar cier­tas co­sas o com­por­ta­mien­tos. Psi­co­ló­gi­ca­men­te es­ta prác­ti­ca evi­ta­rá que te sien­tas li­mi­ta­do y lue­go te quie­ras re­be­lar. Por ejem­plo, an­tes de co­men­zar a qui­tar del to­do o a dis­mi­nuir co­sas co­mo el azú­car, el al­cohol, los ali­men­tos pro­ce­sa­dos, et­cé­te­ra, co­mien­za por in­tro­du­cir más ve­ge­ta­les ver­des, más agua, más ju­gos ver­des, más ejer­ci­cio, más ho­ras de sue­ño, et­cé­te­ra. Po­co a po­co, a me­di­da que va­yas in­tro­du­cien­do bue­nos há­bi­tos en tu vi­da en­con­tra­rás me­nos lu­gar pa­ra los ma­los.

2 LA RE­GLA DEL 80/20

Da­te per­mi­so pa­ra re­la­jar­te el 20 por cien­to del tiem­po mien­tras man­tie­nes fir­me­men­te tus bue­nos há­bi­tos el 80 por cien­to. Por ejem­plo, com­pro­mé­te­te a co­mer mu­chos ve­ge­ta­les, po­cos ali­men­tos pro­ce­sa­dos, to­mar mu­cha agua, re­du­cir el con­su­mo de azú­car, ejer­ci­tar­te, to­mar ju­gos ver­des des­in­to­xi­can­tes y dor­mir al me­nos 8 ho­ras el 80 por cien­to del tiem­po (po­dría ser de lu­nes a sá­ba­do) y da­te per­mi­so de des­can­sar un po­co más, de com­par­tir un pos­tre que te gus­ta mu­cho o de to­mar­te una co­pi­ta de vino so­lo el 20 por cien­to del tiem­po (por ejem­plo el sá­ba­do por la no­che). Da­te cuen­ta que lo que im­por­ta a lar­go a pla­zo son las co­sas que ha­ce­mos to­dos los días o la ma­yor par­te del tiem­po y lo que ha­ce­mos so­lo una vez o so­lo de vez en cuan­do tie­ne me­nos in­fluen­cia en nues­tro cuer­po y sa­lud.

3 MÉTETE A LA CO­CI­NA

Ex­pe­ri­men­ta en la co­ci­na en vez de co­mer siem­pre afue­ra. La co­mi­da que tú pre­pa­ras se­gu­ra­men­te se­rá mu­cho más sa­lu­da­ble que cual­quier pla­to que co­mas en un res­tau­ran­te. De es­ta ma­ne­ra tu es­tás a car­go de tu pro­pia ali­men­ta­ción y de­ci­des cuan­ta gra­sa, azú­car, et­cé­te­ra, agre­gar­le a tus ali­men­tos. Bus­ca re­ce­tas nue­vas, ex­pe­ri­men­ta con ve­ge­ta­les, prue­ba sal­sas sa­lu­da­bles, co­ci­na con nue­vos gra­nos in­te­gra­les co­mo qui­noa, fa­rro, arroz in­te­gral, len­te­jas, et­cé­te­ra. In­vi­ta a tus ami­gos a co­mer a tu ca­sa en vez de re­unir­te con ellos en al­gún res­tau­ran­te. Tu cuer­po te lo agra­de­ce­rá y ade­más es un ges­to mu­cho más es­pe­cial com­par­tir tu tiem­po (co­ci­nan­do) y tu es­pa­cio (tu ho­gar) con tus ami­gos.

4 PRO­BIÓ­TI­COS

Con­sien­te a tu cuer­po y ayú­da­le a equi­li­brar el mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal in­cor­po­ran­do a dia­rio ali­men­tos ri­cos en pro­bió­ti­cos co­mo el yo­gurt, ke­fir, kom­bu­cha, kim­chi, y otros ali­men­tos fer­men­ta­dos vi­vos. De es­ta ma­ne­ra me­jo­ra­rás tu di­ges­tión y man­ten­drás una bue­na sa­lud in­te­gral.

5 YO­GA ACTÍVATE

Mué­ve­te, es­ti­mu­la tu cuer­po, li­be­ra las en­dor­fi­nas, haz cual­quier ejer­ci­cio que te apa­sio­ne. Co­rrer, an­dar en bi­ci, un pa­seo por La Ti­gra, si tie­nes una mem­bre­sía de es­tu­dio de yo­ga/ pi­la­tes/bai­le/cross­fit/gym es ho­ra de re­no­var­la. Man­te­nién­do­te ac­ti­vo no so­lo per­de­rás pe­so y li­be­ra­rás las to­xi­nas de los me­ses de ex­ce­so sino que ade­más te pon­drá de me­jor hu­mor, con más ener­gía y me­nos es­trés.

6 DIVERSIFICA TU PRÁC­TI­CA

Exis­ten di­fe­ren­tes es­ti­los de yo­ga que pue­des prac­ti­car pa­ra lle­var una vi­da más ac­ti­va, co­men­zan­do con Po­wer Vin­ya­sa y Ash­tan­ga Vin­ya­sa co­mo las más vi­go­ro­sas, que tien­den a gus­tar­le a las per­so­nas que dis­fru­tan su­dar con un buen wor­kout y más in­ten­si­dad. Vin­ya­sa Flow y Hat­ha Flow son cla­ses mul­ti­ni­vel don­de flu­yes a tra­vés de pos­tu­ras, re­ci­bien­do to­dos los be­ne­fi­cios a un pa­so ac­ti­vo. Las cla­ses de Yo­ga Res­tau­ra­ti­vo y Yin son igual de im­por­tan­tes pa­ra ali­men­tar el es­pí­ri­tu, co­nec­tar­se con el cuer­po. Re­co­men­da­da pa­ra al­guien que bus­ca un ac­ti­ve rest day.

7 CO­NO­CE LOS BE­NE­FI­CIOS

Bend so you don’t break. Si ha­ce­mos yo­ga y es­ti­ra­mos el cuer­po to­dos los días, so­mos me­nos sus­cep­ti­bles a le­sio­nes en otras prác­ti­cas y en nues­tro día a día, ade­más de otros be­ne­fi­cios:

• Com­ba­te la de­pre­sión/es­trés/an­sie­dad. Al em­pren­der el via­je a tu in­te­rior a tra­vés del yo­ga, cul­ti­vas el au­to­amor y la con­cien­cia, me­jo­ra tu au­to­es­ti­ma y es­ta­do de áni­mo. • Co­no­ces a se­res con tu mis­ma men­ta­li­dad y pro­pó­si­to, com­par­tes, apren­des y cre­ces con las per­so­nas que prac­ti­can con­ti­go. • Duer­mes me­jor, oxi­ge­nas el ce­re­bro, ayu­da a la pér­di­da de pe­so, me­jo­ra la di­ges­tión, ac­ti­va el sis­te­ma im­mu­ne, en­tre mu­chos otros más.

8 MIND­FUL­NESS MAXIMIZA LOS PRI­ME­ROS 30 MI­NU­TOS DE TU DÍA

El co­men­zar ca­da ma­ña­na con há­bi­tos sa­lu­da­bles de­ter­mi­na la ca­li­dad del res­to de tu día. Da­te un es­pa­cio los pri­me­ros 30 mi­nu­tos de tu día pa­ra prac­ti­car al­gu­nas (o to­das) es­tas ac­ti­vi­da­des.

Evi­ta re­vi­sar las re­des so­cia­les has­ta des­pués del desa­yuno. De es­ta ma­ne­ra te man­tie­nes co­nec­ta­do con­ti­go mis­mo an­tes de de­jar en­trar to­das las dis­trac­cio­nes y no­ti­cias del mun­do ex­te­rior.

To­ma 5 mi­nu­tos sen­ta­do en si­len­cio con­ti­go mis­mo pa­ra cen­trar­te y vi­sua­li­zar co­mo quie­res que flu­ya tu día. Con­cén­tra­te en tu res­pi­ra­ción, re­la­ja tu cuer­po y vi­sua­lí­za­te lleno de luz y ener­gía du­ran­te tus ac­ti­vi­da­des.

An­tes de to­mar na­da, usa un lim­pia len­guas pa­ra re­mo­ver las to­xi­nas y re­si­duos eli­mi­na­dos del cuer­po du­ran­te la no­che. Lue­go prac­ti­ca el oil pu­lling con acei­te de co­co por unos 5-20 mi­nu­tos ayu­dan­do a tu sa­lud bu­cal, a me­jo­rar el alien­to y a re­mo­ver to­xi­nas y bac­te­rias. Des­pués de es­to lá­va­te los dien­tes. Tó­ma­te una ta­za de agua ti­bia con li­món en ayu­nas pa­ra ayu­dar a des­per­tar tu sis­te­ma di­ges­ti­vo, al­ca­li­ni­zar tu cuer­po y lim­piar los in­tes­ti­nos an­tes de co­men­zar a in­tro­du­cir ali­men­tos.

To­ma un ju­go ver­de o ro­jo des­in­to­xi­can­te an­tes del desa­yuno y del ca­fé. Ase­gú­ra­te que es­té com­pues­to 75% de ve­ge­ta­les (prin­ci­pal­men­te ver­des) y lue­go 25% de una fru­ta que te agra­de y que de buen sa­bor a tu ju­go. Pien­sa en tu ju­go co­mo tu su­ple­men­to vi­ta­mí­ni­co pa­ra co­men­zar el día con ener­gía, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les esen­cia­les, al­ca­li­ni­zán­do­te, desin to­xi­cán­do­te y com­ba­tien­do mu­chas en­fer­me­da­des. Va­ría los ve­ge­ta­les y las fru­tas en los ju­gos pa­ra dar a tu cuer­po una va­rie­dad de nu­trien­tes.

9 DESA­RRO­LLA UNA PRÁC­TI­CA ES­PI­RI­TUAL

Cual­quie­ra que sea tu creen­cia re­li­gio­sa, si deseas go­zar de una bue­na sa­lud pue­des y de­bes desa­rro­llar una prác­ti­ca es­pi­ri­tual que sir­va pa­ra cen­trar­te y co­nec­tar­te con­ti­go mis­mo y con el crea­dor del uni­ver­so. Es­ta prác­ti­ca es per­so­nal y la pue­des di­se­ñar a tu gus­to. Pue­den ser cin­co mi­nu­tos de me­di­ta­ción, una ca­mi­na­ta cor­ta en la na­tu­ra­le­za, un mo­men­to de ora­ción, unos mi­nu­tos es­cu­chan­do tran­qui­lo tu mú­si­ca re­la­jan­te fa­vo­ri­ta, es­cri­bir unas pá­gi­nas con tus pen­sa­mien­tos, et­cé­te­ra.

10 CUL­TI­VA LA PRE­SEN­CIA

Vi­vi­mos en un mun­do lleno de rui­do, de dis­trac­cio­nes, de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos que nos no­ti­fi­can a ca­da mo­men­to cuan­do en­tran co­rreos, nos man­dan men­sa­jes o cuan­do los ami­gos postean en sus re­des so­cia­les. Es di­fí­cil pe­ro esen­cial man­te­ner una prác­ti­ca de pre­sen­cia o mind­ful­ness du­ran­te nues­tro día. Cuan­do te sien­tes a co­mer, de­ja tu ce­lu­lar a un la­do, con­cén­tra­te en los olo­res, tex­tu­ras, tem­pe­ra­tu­ra y sa­bor de la co­mi­da que lle­ves a tu bo­ca. No te sien­tes a co­mer cuan­do es­tás enoja­do, apu­ra­do, o es­tre­sa­do. Cuan­do te la­ves los dien­tes, en­fo­ca tu aten­ción com­ple­ta en el ac­to de la­vár­te­los, cuan­do te ba­ñes sien­te el agua co­rrer por tu cuer­po, cuan­do es­cu­ches a al­guien brín­da­le tu aten­ción ple­na y ol­ví­da­te de lo de­más… To­do lo que ha­gas, haz­lo con to­da tu con­cen­tra­ción y en­fo­que.

Las ex­per­tasCa­rol Ata­la y Ce­ci Ma­du­ro Co-fun­da­do­ras Flow Yo­ga/Simply­sano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.