star­ting OVER

El éxi­to de una die­ta ra­di­ca en no ver­la co­mo una li­mi­ta­ción sino co­mo un cam­bio po­si­ti­vo y sa­lu­da­ble. Una ex­per­ta com­par­te al­gu­nos con­se­jos pa­ra em­pe­zar de nue­vo con tu plan y en­fren­tar los al­ti­ba­jos sin re­nun­ciar.

Estilo - - No­tas - fo­tos iS­tock, Shut­ters­tock, Getty Ima­ges pro­duc­ción Bren­da Or­tez

Es una es­ce­na co­mún. Con to­da la ener­gía y la es­pe­ran­za con que sue­le re­ci­bir­se ene­ro, bus­ca­mos la die­ta de mo­da o la que nos fun­cio­nó ha­ce al­gu­nos años, ha­ce­mos las com­pras, pla­ni­fi­ca­mos el me­nú de la se­ma­na y em­pren­de­mos la aven­tu­ra de una nue­va die­ta. ¿Cuán­to du­ra el en­tu­sias­mo? Tú sa­bes la res­pues­ta. Pe­ro pa­ra que es­ta vez ese pro­pó­si­to sí se cum­pla con­ver­sa­mos con la doc­to­ra May­ra Gar­cía, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción clí­ni­ca, res­pec­to a las con­sul­tas más fre­cuen­tes so­bre la die­ta y qué ha­cer en cier­tas si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas. Tal co­mo nos re­cuer­da, an­tes de co­men­zar lo más re­co­men­da­ble es no ele­gir una die­ta a la li­ge­ra, así que bus­ca un es­pe­cia­lis­ta y ob­tén un plan per­so­na­li­za­do, acor­de a tu pe­so ac­tual y con­di­ción fí­si­ca. De­be ser ba­lan­cea­do, sos­te­ni­ble y rea­lis­ta, un ré­gi­men que te per­mi­ta ba­jar de pe­so de for­ma sa­lu­da­ble (apro­xi­ma­da­men­te una li­bra por se­ma­na) y con re­sul­ta­dos que per­du­ren. La ex­per­ta en­fa­ti­za en que hay que se­guir al­gu­nas re­glas bá­si­cas pa­ra dis­mi­nuir los nú­me­ros en la ba­lan­za y com­ple­men­tar la die­ta con ac­ti­vi­dad fí­si­ca es una de ellas. Tam­bién de­bes te­ner mu­cho con­trol en cier­tos de­ta­lles co­mo el con­su­mo de azú­car que al fi­nal pue­de afec­tar ra­di­cal­men­te tus me­tas sa­lu­da­bles. ¿De­be­mos ver el azú­car co­mo el enemi­go nú­me­ro uno? “De­fi­ni­ti­va­men­te el ex­ce­so de azú­car cau­sa se­rios pro­ble­mas, ha­blo del ex­ce­so pues es lo que usual­men­te pa­sa, día a día el con­su­mo de azú­car es ma­yor y pro­por­cio­nal­men­te a és­te el au­men­to de en­fer­me­da­des em­pe­zan­do por el so­bre­pe­so, obe­si­dad, dia­be­tes, hi­per­ten­sión, et­cé­te­ra. Y es que el al­to con­su­mo de azú­ca­res sim­ples fa­vo­re­ce un com­por­ta­mien­to ali­men­ta­rio si­mi­lar a lo que ocu­rre con la adic­ción a las dro­gas, por otro la­do cam­bia ra­di­cal­men­te el me­ta­bo­lis­mo de gra­sas, azú­ca­res, y es por ello la al­ta pre­va­len­cia de en­fer­me­da­des”, ase­gu­ra. A con­ti­nua­ción des­pe­ja­mos al­gu­nas du­das co­mu­nes pa­ra ayu­dar­te con tus re­so­lu­cio­nes sa­lu­da­bles. ¡Bue­na suer­te!

Cum­plir los ho­ra­rios de co­mi­da es muy im­por­tan­te pa­ra evi­tar re­caí­das, atra­co­nes o sen­sa­ción de pér­di­da de ener­gía. “Nun­ca te sal­tes las me­rien­das y man­tén un or­den con tus ho­ra­rios. Por ejem­plo se re­co­mien­da que des­pués de ha­ber­se le­van­ta­do no de­ben pa­sar más de dos ho­ras pa­ra to­mar el desa­yuno. De­ja pa­sar tres ho­ras pa­ra la me­rien­da y des­pués de dos ho­ras co­me tu al­muer­zo. Nue­va­men­te es­pe­ra tres ho­ras pa­ra la me­rien­da y pos­te­rior­men­te dos pa­ra la ce­na, que de­be rea­li­zar­se no más tar­de de las 8 de la no­che”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.