ES EN SE­RIO

¡QUIE­RO CAM­BIAR, NO Sé POR DóN­DE CO­MEN­ZAR!

Estilo - - Contents - pro­duc­ción & tex­tos Ma­ria­ne­lla Cor­de­ro Co­rres­pon­sal ES­TI­LO en Cos­ta Ri­ca fo­tos iS­tock, Shut­ters­tock

Y no es ca­sua­li­dad que que­ra­mos ha­cer ese cam­bio cuan­do cam­bia el ca­len­da­rio. Aun­que si que­rés co­men­zar en agos­to, ma­yo, o ma­ña­na, tam­bién es vá­li­do. Es­to es cues­tión de vo­lun­tad. Pri­me­ro es­pe­ro que en­ten­dás que no es pa­ra preo­cu­par­se, ¡los adul­tos no te­ne­mos por qué te­ner la vi­da ya re­suel­ta! – eso pen­sá­ba­mos de chi­qui­tos, y aho­ra con las obli­ga­cio­nes en­ci­ma en­ten­de­mos que pue­de que ha­ga fal­ta re­or­ga­ni­zar “a me­dio ca­mino” -. Así que que­rer cam­biar de vi­da no es se­ñal de cri­sis ni de fra­ca­so. Cam­biar pue­de ser…es­tu­diar otra ca­rre­ra, cam­biar­te de ca­sa, de tra­ba­jo, de look, de há­bi­tos… y sí, sí es­tás a tiem­po. pa­ra to­do eso.

Arri­ba

Si­gue los con­se­jos de Ma­rie Kon­do, la ex­per­ta or­ga­ni­za­do­ra ja­po­ne­sa co­no­ci­da co­mo la gu­rú mun­dial del or­den quien pro­cla­ma que te­ner las co­sas al­ma­ce­na­das en el lu­gar ade­cua­do y que­dar­te so­la­men­te con lo que real­men­te amas y te ha­ce fe­liz, es to­da una te­ra­pia que pue­de lle­nar de paz e

ins­pi­ra­ción la vi­da. Aba­jo Na­die di­jo que la ta­rea de cam­biar se­rá fá­cil. Cual­quie­ra que sea tu re­so­lu­ción im­pli­ca la in­mer­sión en un pro­ce­so don­de los tro­pie­zos es­ta­rán pre­sen­tes. Có­mo afron­tes esas di­fi­cul­ta­des, con co­ra­je y de­ci­sión, mar­ca­rá

la di­fe­ren­cia.

Arri­ba

De­cí­de­te a en­con­trar la fe­li­ci­dad en las co­sas sen­ci­llas de la vi­da. Dis­fru­ta ca­da día lo que tie­nes sin ver al ve­cino. Si tus re­so­lu­cio­nes se ba­san en seguir los pa­sos de al­guien más vas por mal ca­mino. De­fi­ne tus pro­pios es­tán­da­res, re­cuer­da que na­die tie­ne una vi­da per­fec­ta, cons­tru­ye tú mis­ma la me­jor que

pue­das, ape­ga­da a tus pro­pios gus­tos. Aba­jo Lle­va un dia­rio. Apun­tar tus pro­pó­si­tos y lo­gros, por pe­que­ños que pa­rez­can, los vol­ve­rá tan­gi­bles. No es­ta­mos bus­can­do sue­ños im­po­si­bles, que­re­mos un plan de ata­que pa­ra cam­biar to­do lo que ne­ce­si­ta­mos y abra­zar una nue­va aven­tu­ra:

la de trans­fo­mar­te en quien sue­ñas.

Es nor­mal que­rer cam­biar. Qué bueno que no­tas­te que lo ne­ce­si­tás aho­ra. Na­da due­le más que el tiem­po per­di­do y los “qué hu­bie­ra pa­sa­do si…”

Pa­ra que 2019 val­ga el bo­le­to, hay que to­mar de­ci­sio­nes, y si de­ci­dis­te cam­biar, hay que es­tar cons­cien­te de que se­rá un pro­ce­so, que pue­de in­co­mo­dar al ini­cio. Que no es fá­cil. Que no to­do mun­do lo va a en­ten­der. Y que en al­gún mo­men­to has­ta vas a du­dar de tu de­ci­sión. ¡Pe­ro al­guien te­nía que de­ci­dir­se a ha­cer­lo!

Es­to va a fun­cio­nar si, y so­lo si te ama­rrás las enaguas y pan­ta­lo­nes con vos mis­mo. ¿Lis­tos? Bueno, en se­rio vas a sen­tir­te super or­gu­llo­so de vos mis­mo cuan­do lo lo­grés. Así que no te au­to sa­bo­teés: 2019 ES y ya.

QUÉ QUIE­RO CAM­BIAR Eso es lo pri­me­ro que hay que de­fi­nir. No es fá­cil, en­ton­ces hay que apar­tar­se de la gen­te un ra­to, sin rui­do, sin pan­ta­llas, sin pri­sa, y pen­sar qué cam­bios te ha­rían sen­tir mu­cho más fe­liz con vos mis­mo. No hay que pen­sar en diez co­sas: pen­sá en dos. Y cuan­do re­sol­vás esas dos, en­ton­ces sí, po­de­mos ir con un par más. Es com­pli­ca­do, por ejem­plo, cuan­do uno di­ce “lo que quie­ro cam­biar es mi ma­tri­mo­nio, quie­ro cam­biar el am­bien­te de la ofi­ci­na”. En ca­sos así, de seguro vas a ne­ce­si­tar ayu­da y mu­cha, mu­cha fuer­za de vo­lun­tad. Ha­brá que ha­blar con al­guien, y dar ese pri­mer pa­so te to­ca a vos. Va­mos, va­lien­te.

LOS DE­TA­LLES

Hay que po­ner­le fe­cha a eso que que­rés ha­cer, al cam­bio que vas a ges­tar. Al po­ner­le pla­zo, tra­zás la es­tra­te­gia, los pa­sos a seguir. ¿Ha­rá fal­ta un pre­su­pues­to? ¿Re­unir­se con al­guien? ¿Sa­car ho­ras de la se­ma­na? To­do eso hay que de­fi­nir­lo, pa­ra cum­plir ese pla­zo. Se sien­te ge­nial que lle­gue la fe­cha y uno di­ga “sí, avan­cé en eso”. “Sí, ya es­tá en mar­cha es­te cam­bio”.

Sé pa­cien­te con vos mis­mo, pe­ro muy fir­me. Es im­por­tan­te que no te com­pa­rés. No pon­gás tu mi­ra­da en la vi­da de otros. No le co­piés la vi­da a esa fa­mi­lia que pa­re­ce per­fec­ta – de por sí, na­die lo es – ni a ese mu­cha­cho con el six pack en su ab­do­men. Que no sea la en­vi­dia lo que te mo­ti­ve. Ten pa­cien­cia con­ti­go mis­mo, ya co­men­zas­te y lo es­tás ha­cien­do. Ya no sos esa per­so­na pe­re­zo­sa que se cree sus pro­pias ex­cu­sas. Tu cam­bio ya co­men­zó. (Ya sea un cam­bio de há­bi­tos, de ac­ti­tud, fí­si­co o pro­fe­sio­nal, el res­to del mun­do no te es­tá vien­do y no te lo van a aplau­dir). Pue­de que has­ta den­tro de unos me­ses di­gan “Hey, de ver­dad que es­tás dis­tin­to, qué cam­bia­da es­tás con X co­sa”. O pue­de que na­die se dé cuen­ta. Es­to es una sa­tis­fac­ción per­so­nal. Aun­que na­die aplau­da, ¡si­ga­mos! Es tu pro­pia his­to­ria, no la aje­na

Y esa vi­da que que­rés pa­ra vos, ¿es la tu­ya, o es­tás co­pian­do la de al­guien que vis­te en Instagram? A ve­ces sus­pi­ra­mos por eso que ha­cen otros, có­mo se ven otros, lo que com­pran otros, lo que vi­ven otros… ¡se nos ol­vi­da que es­te lar­go­me­tra­je es el tu­yo, el pro­pio! Pue­de que eso que le pa­só a al­guien te ins­pi­re, pe­ro si en vez de ins­pi­rar es­ta­mos co­pian­do una vi­da aje­na, nun­ca nos va­mos a sen­tir ple­nos ni fe­li­ces. …Ya ca­si son las 12, an­tes de me­dia­no­che, abra­zos y brin­dis, te de­jo unos tips que me han ser­vi­do pa­ra no apla­zar los cam­bios que quie­ro eje­cu­tar:

DECLUTTER

Co­mien­zo el año con me­nos co­sas de las que te­nía ha­ce unos me­ses. Ya no ten­go co­sas vie­jas que no ne­ce­si­te – no acu­mu­lo na­da.- Pa­pe­les, ya re­ci­cla­dos. Ro­pa que no me que­da o ya no uso: ya la re­ga­lé. Co­sas que no me gus­tan o me es­tor­ban: fue­ra de mi vis­ta. En­tre me­nos co­sas, más cla­ri­dad. Vi­vir li­ge­ro ayu­da a acla­rar la ca­be­ci­ta, des­can­sar me­jor, or­de­nar tu ca­sa más rá­pi­do, lim­piar.

Apar­te de que en tér­mi­nos de ener­gía es bue­ní­si­mo des­ha­cer­se de lo vie­jo, pa­ra dar es­pa­cio a lo nue­vo – o so­lo pa­ra de­jar es­pa­cio al es­pa­cio - ¡vas a no­tar que se sien­te ri­co en el al­ma ver me­nos co­sas al­re­de­dor! El mi­ni­ma­lis­mo no so­lo es cool, es bueno pa­ra el bie­nes­tar. Vas a no­tar que ne­ce­si­tás po­co. Y eso ali­ge­ra el al­ma, y si al­go cam­bia nues­tras vi­das es la se­re­ni­dad, la tran­qui­li­dad.

LIBRETITA TI­RA­NA O pi­za­rri­ta de cor­cho

El Dr. Cha­pa­tín siem­pre an­da­ba su bol­si­ta de pa­pel. Yo siem­pre an­do una libretita en la car­te­ra. No sal­go de ca­sa sin ha­ber ano­ta­do lo que me to­ca ha­cer, lo que TEN­GO que ha­cer. Esa libretita ti­ra­na es mi alia­da. Cuan­do al fi­nal del día veo ta­cha­do ese lis­ta­do, o no­to que ca­da vez son me­nos obli­ga­cio­nes, me fe­li­ci­to por­que de­jé de pro­cras­ti­nar.

Si ha­bla­mos de sue­ños, na­da co­mo una sim­ple pi­za­rri­ta de cor­cho con pa­pe­les de co­lo­res. ¿Qué vas a ano­tar ahí? So­lo co­sas lin­das y bue­nas, lo que que­rés, lo que so­ñás – si es con fo­to, me­jor -. La li­bre­ta es tu ayu­dan­te, la pi­za­rra la ins­pi­ra­ción. La idea es que lle­nés de co­sas lin­das la pi­za­rra, y ta­chés más ta­reas en la li­bre­ta.

¿Y sa­bés có­mo me sien­to cuan­do lo­gro al­go de la pi­za­rra, y es­cri­bo me­nos ta­reas de la li­bre­ta..… ¡SIEN­TO CO­MO SI SE ME BA­JA­RA UN GORILA DE LA ES­PAL­DA!

¡Me voy! ¿ya co­men­zas­te? ¿Pe­ro en se­rio, en se­rio?

¡Fe­liz año nue­vo! re­cor­dá que el cam­bio no de­pen­de de na­die más que de vos.

NO HAY QUE PEN­SAR EN DIEZ

CO­SAS: PEN­SA EN DOS. Y CUAN­DO RE­SOL­VÁS ESAS DOS, EN­TON­CES SÍ, PO­DE­MOS IR CON

UN PAR MÁS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.