Bra­ve and free

“Pa­ra mi el éxi­to es la li­ber­tad de to­mar nues­tras pro­pias de­ci­sio­nes y ar­mar una vi­da que nos ins­pi­re y que nos lle­ne”.

Estilo - - Contents - Ga­brie­la Gil

El pez sia­més es una cria­tu­ra es­plén­di­da, cu­ya be­lle­za y ca­rác­ter lu­cha­dor ins­pi­ra­ron a Ga­brie­la Gil (Tegucigalpa, 1990) a plas­mar en el es­pa­cio y el co­lor la be­lle­za y mo­vi­mien­tos on­du­lan­tes y de­li­ca­dos de esa es­pe­cie. Así sur­gió Sia­me­se, una vi­bran­te se­rie pre­sen­ta­da en una pop-up ex­hi­bi­tion en San Fran­cis­co, ciu­dad don­de re­si­de. La se­rie cons­ta de cua­dros am­plios, ge­ne­ro­sos, que per­mi­ten a la ar­tis­ta ex­plo­rar con los mo­vi­mien­tos de su pro­pio cuer­po la dan­za de los pe­ces en el agua, com­bi­nan­do la ri­que­za in­fi­ni­ta de ma­ti­ces que bro­tan de sus pin­ce­les. Ca­da lien­zo de Sia­me­se re­fle­ja una pa­le­ta di­fe­ren­te en la que Ga­brie­la va crean­do sus pro­pios co­lo­res, su in­ter­pre­ta­ción cro­má­ti­ca de vi­ven­cias a lo lar­go de los tres años que ha du­ra­do la ex­pe­rien­cia de crear es­tas obras. Los cuer­pos de los pe­ces es­tán he­chos de mi­les de ta­chue­las me­tá­li­cas in­crus­ta­das en el lien­zo, pro­yec­tan­do una ex­tre­ma for­ta­le­za, con ale­tas lar­gas co­mo ca­be­llos que evo­can a la vez de­li­ca­de­za y fe­mi­ni­dad.

“La se­rie Sia­me­se es sú­per im­por­tan­te por­que no so­lo re­pre­sen­ta po­der per­se­guir mi pa­sión prin­ci­pal de vi­sua­li­zar ideas”, ex­pre­sa la ar­tis­ta. Re­pre­sen­ta su pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to al ar­te con­tem­po­rá­neo, are­na pro­fe­sio­nal al­ta­men­te com­pe­ti­ti­va, es­pe­cial­men­te en la bahía de San Fran­cis­co, mí­ti­ca, in­clu­si­va, per­fec­ta pa­ra crear. “San Fran­cis­co es una ciu­dad que apre­cia mu­cho la au­ten­ti­ci­dad, y de­ja a to­do mun­do ser quien es. Esa at­mós­fe­ra ha si­do muy im­por­tan­te pa­ra co­no­cer­me me­jor a mi mis­ma y ha si­do par­te de ese pro­ce­so sa­ber es­cu­char esa vo­ce­ci­ta que me re­pe­tía y me re­pe­tía y me ve­nía re­pi­tien­do des­de ha­ce ra­tos de que mi pa­sión real­men­te es el ar­te”.

Des­de pe­que­ña es­tu­vo ro­dea­da de crea­ti­vi­dad, apren­dien­do del ejem­plo de su ma­dre, Venny Pon­ce. Ga­brie­la cre­ció via­jan­do por to­da Amé­ri­ca La­ti­na (La Paz, Gua­te­ma­la, Pa­na­má y Bra­si­lia) ab­sor­bien­do la in­men­sa ri­que­za cul­tu­ral de es­tas ciu­da­des y paí­ses. A sus 18 años se lan­za a con­quis­tar el mun­do des­de San Fran­cis­co, Ca­li­for­nia. “Me vi­ne aquí a tra­ba­jar en em­pre­sas de al­ta tec­no­lo­gía, una ex­pe­rien­cia que me ha abier­to los ojos en cuan­to a las po­si­bi­li­da­des que es­ta tie­ne pa­ra cam­biar cual­quier in­dus­tria”. A la vez, Ga­brie­la iba abrien­do su men­te y co­ra­zón al apren­di­za­je en aque­llo que le apa­sio­na­ba, el ar­te: “de­ci­dí apren­der lo más que pu­de; yen­do a a fe­rias de ar­te, ga­le­rías, co­nec­tan­do con ar­tis­tas y men­to­res (Ma­ria Por­ges, Hung Liu, Ru­pert Gar­cía), re­ci­bien­do cla­ses de ar­te - no so­lo de téc­ni­ca - sino de his­to­ria. Apren­der, apren­der, apren­der: em­pa­par­me de co­no­ci­mien­to, y de­di­car ho­ras de ho­ras en el es­tu­dio”. Ha­ce tres años to­mé la de­ci­sión: “voy a cons­truir es­te puen­te pa­ra tran­si­cio­nar de in­dus­tria, de una vez”. Y el puen­te es pre­ci­sa­men­te la se­rie Sia­me­se. La ar­tis­ta cau­ti­va con su voz, su tra­ba­jo, su pro­pues­ta e in­clu­so con su pre­sen­cia. Ella lo sa­be bien, y lo com­par­te ge­ne­ro­sa­men­te en sus re­des so­cia­les, don­de ex­po­ne en imá­ge­nes los pa­sos que ha ido dan­do pa­ra lo­grar el re­sul­ta­do fi­nal de Sia­me­se. Con voz pau­sa­da, tran­qui­la y cá­li­da es­ta mu­jer jo­ven de sem­blan­te se­reno y dis­cur­so pau­sa­do y cul­to, re­bo­sa ma­du­rez. Su pre­sen­cia evo­ca el equi­li­brio, sua­vi­dad y gra­cia re­pli­ca­da en sus crea­cio­nes, de­li­ca­das y si­nuo­sas, a la vez que fuer­tes, desafian­tes.

“Mi tra­ba­jo ex­plo­ra mi via­je per­so­nal de na­cer en Hon­du­ras, mo­vién­do­me cons­tan­te­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na mien­tras cre­cía y, fi­nal­men­te, es­ta­ble­cer­me en los Es­ta­dos Uni­dos a los 18 años por mi cuen­ta. El pro­ce­so de asi­mi­la­ción es­tá en la raíz de mi in­ves­ti­ga­ción, ya que mi nue­va in­de­pen­den­cia en­con­tra­da se aso­ció con un cam­bio cul­tu­ral que me obli­gó a re­eva­luar mis va­lo­res, ca­pa­ci­da­des y mi pro­pia iden­ti­dad”,

Ga­brie­la ex­pu­so en el co­ra­zón de San Fran­cis­co, en un edi­fi­cio am­plio, lleno de luz, en el que los vi­si­tan­tes tu­vie­ron el es­pa­cio y el am­bien­te pro­pi­cio pa­ra apre­ciar la be­lle­za de su obra, su fuer­za e im­pac­to cromático. Allí acu­die­ron sus amis­ta­des, co­le­gas y co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca lo­cal. Aba­jo jun­to a Ro­ber­to Kat­tán, Dhar­ya Wi­lliams y Ei­llim Flo­res

Siam re­pre­sen­tó pa­ra Ga­brie­la Gil“la cons­truc­ción de un puen­te en­tre su vi­da pro­fe­sio­nal y su nue­va vi­da” la que ella quie­re vi­vir, la de una mu­jer que ha­ce lo que siem­pre ha ama­do, y que no tie­ne mie­do a lan­zar­se a lo des­co­no­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.