Cos­ta Ri­ca: El fu­tu­ro des­pués de las elec­cio­nes.

Es­ce­na­rio elec­to­ral en Cos­ta Ri­ca: de la des­orien­ta­ción e in­cer­ti­dum­bre a la sor­pre­sa y ne­ga­ción. Evan­gé­li­co y can­di­da­to ofi­cia­lis­ta, a ba­lo­ta­je

Estrategia y Negocios - - Contenido - TEX­TO GUS­TA­VO ARAYA*

La cam­pa­ña elec­to­ral en Cos­ta Ri­ca se pue­de di­vi­dir en cua­tro fa­ses. Una pri­me­ra des­de la con­vo­ca­to­ria for­mal del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elec­cio­nes (3 de oc­tu­bre) has­ta la tre­gua elec­to­ral (1 de enero) por un ca­so de co­rrup­ción en la ban­ca pú­bli­ca y en fa­vor de un in­ver­sio­nis­ta en el área de la cons­truc­ción; una se­gun­da fa­se, de ape­nas una se­ma­na (has­ta el 8 de enero), con un in­ten­to de reaco­mo­do te­má­ti­co; la ter­ce­ra del 9 al 28 de enero en torno al pro­nun­cia­mien­to de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos so­bre el ma­tri­mo­nio de pa­re­jas del mis­mo se­xo; y la cuar­ta con los de­ba­tes y úl­ti­mas en­cues­tas de opi­nión pú­bli­ca.

El sis­te­ma de par­ti­dos po­lí­ti­cos atra­vie­sa des­de ha­ce años por una cri­sis ca­rac­te­ri­za­da por la au­sen­cia de for­ma­ción de cua­dros, sin pro­pues­tas pro­gra­má­ti­cas es­tra­té­gi­cas (que apun­ten al es­ti­lo o mo­de­lo

Cua­tro fa­ses has­ta lle­gar a lo ocu­rri­do

de desa­rro­llo) y ca­si sin vin­cu­la­ción con la so­cie­dad ci­vil.

Ini­cio de cam­pa­ña: el ce­men­to

El es­pa­cio pú­bli­co de la dis­cu­sión po­lí­ti­ca fue to­ma­do ca­si que en ex­clu­si­vo des­de fi­na­les del mes de ju­nio del 2017 por el ca­so del otor­ga­mien­to de cré­di­tos por par­te de una en­ti­dad ban­ca­ria pú­bli­ca a una em­pre­sa pri­va­da pa­ra la im­por­ta­ción y co­mer­cia­li­za­ción de ce­men­to en el país, co­no­ci­do co­mo el ca­so del “ce­men­to chino”. Des­de an­tes del ini­cio de cam­pa­ña co­bra la ma­yor re­le­van­cia en la dis­cu­sión e in­for­ma­ción en me­dios, opi­nión pú­bli­ca y por par­te de los pro­pios par­ti­dos po­lí­ti­cos. Es un ca­so que in­vo­lu­cra a los tres po­de­res del Es­ta­do, to­can­do jun­tas di­rec­ti­vas, ma­gis­tra­tu­ras, dipu­tacio­nes y has­ta al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

A fal­ta de una na­rra­ti­va po­lí­ti­ca de cam­pa­ña elec­to­ral, el ca­so co­la­bo­ró en lle­nar el es­pa­cio sim­bó­li­co

con me­dios, fi­gu­ras, pa­la­di­nes y mal­va­dos, en una na­rra­ti­va mo­no­te­má­ti­ca en torno a la co­rrup­ción que has­ta lo­gró que una co­mi­sión com­pues­ta por dipu­tados -cu­rio­sa­men­te quie­nes me­nor repu­tación po­lí­ti­ca po­si­ti­va go­zan- se trans­for­ma­ra pro­ba­ble­men­te en la me­jor co­mi­sión de los úl­ti­mos años del país. Es­te ca­so fue el es­ce­na­rio idó­neo pa­ra que un can­di­da­to co­mo Juan Die­go Cas­tro, con la lu­cha con­tra la co­rrup­ción co­mo su prin­ci­pal ban­de­ra, se cons­ti­tu­ye­ra en la pri­me­ra op­ción elec­to­ral, ata­la­ya des­de don­de eje­cu­tó una es­tra­te­gia igual­men­te mo­no­te­má­ti­ca en lo fun­da­men­tal y de ata­que a los prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos en con­tien­da, es­pe­cial­men­te al Par­ti­do Li­be­ra­ción Na­cio­nal, con cu­yo can­di­da­to, An­to­nio Ál­va­rez De­san­ti, ade­más man­te­nía una ven­det­ta per­so­nal. Cas­tro y Ál­va­rez co­bra­ron la ma­yor no­to­rie­dad y se eri­gi­ron du­ran­te es­te pe­río­do en los pun­te­ros de la con­tien­da.

ca­mino a la po­la­ri­za­ción

Lue­go de la tre­gua elec­to­ral, que dio ini­cio el 16 de di­ciem­bre del 2017 y has­ta el 1 de enero del 2018, el país re­tor­nó a un arran­que de cam­pa­ña. La fa­se que se da en­tre es­te ini­cio y has­ta el 8 de enero, pe­que­ña, pe­ro fa­se al fin, de­ja ver que aún los par­ti­dos po­lí­ti­cos con­ti­núan sin na­rra­ti­va, sin un re­la­to que lo­gre ga­nar no­to­rie­dad. La pre­ca­rie­dad de plan­tea­mien­tos en es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción, ofer­ta pro­gra­má­ti­ca y can­di­da­tu­ras, fue más que evi­den­te. Has­ta ese mo­men­to, por par­te de los dos con­ten­do­res que en­ton­ces li­de­ra­ban, se ha­bía ven­di­do la idea -la fic­ción­que el país es­ta­ba fren­te a una cam­pa­ña po­la­ri­za­da, una dis­yun­ti­va sin dis­cu­sión, ya da­da por el des­tino.

Di­cha cam­pa­ña re­sul­tó no so­lo fal­sa, sino que fue des­en­mas­ca­ra­da por lo que sí ve­nía sien­do la­ten­te en el país: una pug­na en­tre el con­ser­va­du­ris­mo y el pro­gre­sis­mo.

El ca­so del “ce­men­to chino” perdió re­le­van­cia. Hu­bo un in­for­me le­gis­la­ti­vo del 23 de di­ciem­bre y las ac­cio­nes em­pren­di­das des­de el Po­der Ju­di­cial a tra­vés es­pe­cial­men­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­mos­tra­ron que el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal fun­cio­na. Se die­ron alla­na­mien­tos, cap­tu­ras y has­ta en­car­ce­la­mien­to de los pre­sun­tos prin­ci­pa­les im­pli­ca­dos. Por otra par­te el can­di­da­to mo­no­te­má­ti­co an­ti­co­rrup­ción co­me­tió al me­nos tres erro­res, de ata­que a me­dios y pe­rio­dis­tas, al Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elec­cio­nes y a las mu­je­res que for­man par­te del Po­der Ju­di­cial. Así el ce­men­to de­jó de ser un ca­so rui­do­so y la ciu­da­da­nía em­pe­zó a desear es­cu­char de otros te­mas. De re­pen­te de­jó de ser un pa­no­ra­ma blan­co y ne­gro, pa­ra con­ver­tir­se en uno mul­ti­co­lor.

ban­de­ra mul­ti­co­lor, país ¿de paz?

En Cos­ta Ri­ca exis­ten su­fi­cien­tes an­te­ce­den­tes acer­ca de la re­la­ción en­tre re­li­gión y fi­nes po­lí­ti­cos. Al ini­cio de la ad­mi­nis­tra­ción 2010-2014 hu­bo reunio­nes con la je­rar­quía pro­tes­tan­te y pos­te­rior­men­te se nom­bró a la Pre­si­den­ta (Laura Chin­chi­lla) Hi­ja Pre­di­lec­ta de Nues­tra Se­ño­ra de los Án­ge­les, pa­ra lue­go “con­sa­grar a Dios” al país y los tres po­de­res del Es­ta­do tu­vie­ron que pe­dir per­dón ba­jo el aus­pi­cio de la je­rar­quía ca­tó­li­ca. De igual ma­ne­ra du­ran­te esa ad­mi­nis­tra­ción se pu­so freno al avan­ce de los De­re­chos Hu­ma­nos al co­lo­car co­mo Pre­si­den­te de la Co­mi­sión pa­ra tal te­ma en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va a un dipu­tado pas­tor evan­gé­li­co.

Pos­te­rior­men­te con la ad­mi­nis­tra­ción 2014-2018 (Luis Gui­ller­mo So­lís), se da la lle­ga­da de un clé­ri­go de la je­rar­quía lu­te­ra­na al Mi­nis­te­rio de la Pre­si­den­cia y la ne­go­cia­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos co­mo mo­ne­da pa­ra que re­sul­ta­ra elec­to el Pre­si­den­te de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va en 2014, mien­tras que en febrero de 2016 pas­to­res y “após­to­les” im­pu­sie­ron ma­nos al pre­si­den­te So­lís. Fi­nal­men­te gra­cias a la con­jun­ción de va­rios elementos, en­tre ellos el ha­ber si­do “la mano de­re­cha” del que has­ta el pa­sa­do 4 de febrero fue­ra el can­di­da­to del PLN en el Con­gre­so y ba­jo el lla­ma­do de no ras­gar­se las ves­ti­du­ras, que­dó en la Pre­si­den­cia de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, un dipu­tado del lla­ma­do “blo­que evan­gé­li­co”.

Con esos an­te­ce­den­tes lle­ga­mos al 22 de ju­lio a una pri­me­ra mar­cha que bus­ca­ba la de­fen­sa de la fa­mi­lia, la vi­da, la li­ber­tad re­li­gio­sa y con­tra la (inexis­ten­te) ideo­lo­gía de gé­ne­ro. Sin em­bar­go, el pun­to más al­to - den­tro del pro­ce­so elec­to­ral- fue la mar­cha “por la fa­mi­lia” rea­li­za­da el 3 de di­ciem­bre de

2017. No era es­ta la pri­me­ra mar­cha en que je­rar­quía ca­tó­li­ca y la evan­gé­li­ca par­ti­ci­pa­ban en con­jun­to. Pe­ro en es­ta oca­sión ade­más par­ti­ci­pa­ron can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca de Cos­ta Ri­ca.

Con es­tos an­te­ce­den­tes es fá­cil de­ter­mi­nar que los elementos pa­ra un en­fren­ta­mien­to so­cial, po­lí­ti­co y re­li­gio­so es­ta­ban da­dos. Con el pro­nun­cia­mien­to de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos se da el de­to­nan­te, en el ca­ta­li­za­dor po­lí­ti­co, que nin­guno de los can­di­da­tos por sí mis­mos, ni los par­ti­dos po­lí­ti­cos lo­gró edi­fi­car pa­ra ga­nar no­to­rie­dad, des­per­tar emo­cio­nes y con­vo­car a la mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na.

Con ello se en­cien­de la chis­pa ba­jo el pre­sun­to país de paz y se desata un en­fren­ta­mien­to que ti­ñe de fa­na­tis­mos re­li­gio­sos y po­lí­ti­cos la cam­pa­ña. An­te un con­ser­va­du­ris­mo dispu­tado, pe­ro so­bre to­do dis­per­so en­tre dis­tin­tos can­di­da­tos, es el re­pre­sen­tan­te del Par­ti­do Res­tau­ra­ción Na­cio­nal, el dipu­tado, sal­mis­ta y pre­di­ca­dor evan­gé­li­co, Fa­bri­cio Al­va­ra­do quien con­cen­tra en torno a sí la aten­ción, ello mer­ced a un lla­ma­do más ex­tre­mo de lu­cha que in­clu­so le lle­va a de­cir que el país ba­jo su man­do po­dría aban­do­nar la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos.

Por otra par­te, di­ver­sos even­tos en­tre los que cuen­tan intenciones de de­jar por fue­ra de los de­ba­tes al can­di­da­to del ofi­cia­lis­ta Par­ti­do Ac­ción Ciu­da­da­na, así co­mo su desem­pe­ño en es­tos fo­ros y la nue­va na­rra­ti­va po­lí­ti­co re­li­gio­sa, vi­si­bi­li­zan a Car­los Al­va­ra­do, quien amal­ga­ma en torno a sí la re­pre­sen­ta­ción del pro­gre­sis­mo. Am­bos can­di­da­tos se con­vier­ten en los ac­to­res prin­ci­pa­les del desen­la­ce del pro­ce­so elec­to­ral cos­ta­rri­cen­se, nin­guno con­vir­tién­do­se en ga­na­dor en pri­me­ra ron­da y lle­van­do por lo tan­to al país al ba­lo­ta­je.

De ‘shock’ re­li­gio­so a ‘shock’ po­lí­ti­co

Da­do que el sis­te­ma elec­to­ral cos­ta­rri­cen­se en su le­gis­la­ción se­ña­la que las elec­cio­nes de se­gun­da ron­da de­ben rea­li­zar­se el pri­mer do­min­go de abril, re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que di­cha fe­cha sea el do­min­go de re­su­rrec­ción, se­gún la tradición re­li­gio­sa do­mi­nan­te en el país, el ju­deo­cris­tia­nis­mo.

Lo que sí que­da en evi­den­cia es có­mo se di­vi­de el te­rri­to­rio na­cio­nal de ca­ra al pro­ce­so elec­to­ral. Al­va­ra­do Mu­ñoz, dipu­tado y re­pre­sen­tan­te del con­ser­va­du­ris­mo triun­fa es­pe­cial­men­te en las zo­nas fue­ra de la con­cen­tra­ción cen­tral ur­ba­na, más de­pri­mi­das eco­nó­mi­ca y so­cial­men­te, en el tan­to que Al­va­ra­do Que­sa­da, ex pre­si­den­te eje­cu­ti­vo del Ins­ti­tu­to Mix­to de Ayu­da So­cial y ex mi­nis­tro de Tra­ba­jo, del ofi­cia­lis­ta Par­ti­do Ac­ción Ciu­da­da­na, ob­tie­ne ma­yor apo­yo de los sec­to­res ur­ba­nos del cen­tro del te­rri­to­rio, con ma­yor es­co­la­ri­dad y ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co.

Que­da en evi­den­cia que aque­llas po­bla­cio­nes pa­ra las cua­les su par­ti­ci­pa­ción y el pro­pio sis­te­ma po­lí­ti­co no les ha sig­ni­fi­ca­do pa­ra na­da su desa­rro­llo eco­nó­mi­co, no en­cuen­tran mo­ti­vo por el cual ejer­cer su de­re­cho al su­fra­gio, mos­tran­do tan­to un ma­yor abs­ten­cio­nis­mo, co­mo un vo­to a fa­vor del re­li­gio­so. Son esos ciu­da­da­nos que in­de­pen­dien­te­men­te de quien re­sul­te elec­to, no ven me­jo­ría en su si­tua­ción o más bien han es­cu­cha­do sus pro­me­sas, pe­ro una vez en el po­der una y otra vez les han vis­to in­cum­plir­las. Es­tá com­pro­ba­do que a ni­vel lo­cal exis­te una al­ta co­rre­la­ción en­tre el Ín­di­ce de Desa­rro­llo Hu­mano (ba­jo) y el abs­ten­cio­nis­mo en el país, tal co­mo lo in­di­ca el in­ves­ti­ga­dor so­cial Elías Cha­va­rría Mo­ra.

De ca­ra a la se­gun­da ron­da elec­to­ral, pe­ro es­pe­cial­men­te da­das las con­di­cio­nes del país en su si­tua­ción fis­cal ne­ga­ti­va, es fun­da­men­tal tra­ba­jar ba­jo la óp­ti­ca de al­can­zar con­sen­sos y acuer­dos pa­ra la aten­ción del dé­fi­cit, así co­mo de una agen­da de desa­rro­llo. Es por ello que más que la so­lu­ción de los des­en­cuen­tros por el nue­vo cli­va­je con­ser­va­dor­pro­gre­sis­ta que pa­re­ce aflo­rar, el ba­lo­ta­je re­pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad de con­tar con una na­rra­ti­va país, una en que con­ver­jan intenciones por es­ta­ble­cer pro­ce­sos de diá­lo­go, un guion más allá de protagonistas y an­ta­go­nis­tas, que ten­ga co­mo te­lón de fon­do los elementos es­truc­tu­ra­les del mo­de­lo de desa­rro­llo, que pa­sa por es­tas di­fe­ren­cias en­tre cen­tro-pe­ri­fe­ria, pe­ro que tam­bién atien­da elementos cen­tra­les de em­pleo, se­gu­ri­dad so­cial, edu­ca­ción, sa­lud e in­fra­es­truc­tu­ra.

Ha­brá que ver el desen­la­ce de ese quin­to ca­pí­tu­lo o fa­se, que re­cién ini­cia en la ca­rre­ra por la silla pre­si­den­cial cos­ta­rri­cen­se

el pró­xi­mo 1 de abril cos­ta ri­ca vo­ta­rá en se­gun­da ron­da en­tre el can­di­da­to con­ser­va­dor fa­bri­cio al­va­ra­do, y el pro­gre­sis­ta car­los al­va­ra­do

FO­TOS: AFP Y LUIS MA­DRI­GAL ME­NA (WIKICOMMONS)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.