In­di­fe­ren­cia de las éli­tes

Estrategia y Negocios - - Opinión - COLUMNISTA E&N

Los go­bier­nos, los po­lí­ti­cos y las éli­tes de la re­gión he­mos con­tri­bui­do, por ac­ción o por omi­sión a la con­di­ción de anar­quía mo­ral e in­di­fe­ren­cia pú­bli­ca, que con­si­de­ro sín­to­mas pe­li­gro­sos y obs­tácu­los in­sal­va­bles para cons­truir de­mo­cra­cias de ins­ti­tu­cio­nes y Es­ta­do de De­re­cho. So­mos so­cie­da­des si­tia­das por la in­com­pe­ten­cia de los po­lí­ti­cos, agra­via­das por la co­rrup­ción pú­bli­ca y can­sa­das de la im­pu­ni­dad.

Quie­nes nos han go­ber­na­do, con la com­pli­ci­dad ac­ti­va o pa­si­va de las éli­tes, han de­va­lua­do la política a una pro­fe­sión su­cia y me­dio­cre que im­pi­de la con­so­li­da­ción de re­pú­bli­cas fun­cio­na­les y efec­ti­vas, de po­de­res in­de­pen­dien­tes res­pe­ta­bles y res­pe­ta­dos.

Los na­cio­na­lis­mos y el po­pu­lis­mo, de iz­quier­da o de de­re­cha, son doc­tri­nas reac­cio­na­rias, an­ti his­tó­ri­cas y enemi­gas del pro­gre­so, la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad. Son el dis­fraz pre­di­lec­to de los co­rrup­tos.

Se pue­den per­mi­tir to­das las ver­güen­zas y men­ti­ras que ha­gan fal­ta. A quién le im­por­ta la ver­dad cuan­do de lo que se tra­ta es de ga­nar una elec­ción.

Es­tas doc­tri­nas tras­no­cha­das y opor­tu­nis­tas apa­re­cen cuan­do la ilu­sión por la de­mo­cra­cia y por el fu­tu­ro se de­bi­li­ta, cuan­do la ver­dad y la men­ti­ra se con­fun­den en los dis­cur­sos po­lí­ti­cos y cuan­do las éli­tes se en­ga­ñan a sí mis­mas, cre­yen­do que to­do es­tá bien, por­que ellos es­tán bien.

Cuan­do la de­mo­cra­cia es re­cha­za­da por los ciu­da­da­nos a cau­sa de la co­rrup­ción de sus po­lí­ti­cos, los pue­blos se en­tre­gan en los bra­zos de dés­po­tas y ti­ra­nos.

Del na­zis­mo al cha­vis­mo se han des­trui­do mi­llo­nes de vi­das, ha­cien­das y es­pe­ran­zas. Y la ame­na­za con­ti­núa.

La his­to­ria nos en­se­ña que la sa­bi­du­ría de los pue­blos lle­ga ca­si siem­pre post mor­tem.

En Gua­te­ma­la, a par­tir de 2015, tras la im­plo­sión del go­bierno, to­do el país ce­le­bró; en la me­di­da en que se fue­ron to­can­do in­tere­ses en otros gru­pos y sec­to­res de la sociedad, la lu­cha con­tra la co­rrup­ción ya no gustó tan­to; y se di­vi­die­ron gru­pos, gre­mios, sec­to­res y fa­mi­lias.

Cuan­do en Gua­te­ma­la se pu­sie­ron las cartas so­bre la me­sa en 2015, los pri­me­ros que ca­ye­ron fue­ron los co­rrup­tos de la política que es­ta­ban en el go­bierno; aque­llos que se pin­ta­ron de de­re­cha para lle­gar al po­der.

Los po­lí­ti­cos que se han pin­ta­do de iz­quier­da, igual o más co­rrup­tos e in­com­pe­ten­tes que los otros, tu­vie­ron la ven­ta­ja de que los frau­des y el sa­queo los co­me­tie­ron años atrás y es­to les dio más tiem­po para en­re­dar y es­con­der evi­den­cias. Pe­ro hoy, ve­mos que les es­tá lle­gan­do su día en la cor­te.

La co­rrup­ción no tie­ne ideo­lo­gía. Es co­rrup­ción. Y no de­be que­dar im­pu­ne.

En aque­llos días de 2015, cuan­do na­cía un nuevo es­pí­ri­tu cí­vi­co en la sociedad gua­te­mal­te­ca, el en­tu­sias­mo fue tan gran­de que has­ta el sec­tor em­pre­sa­rial ela­bo­ró y pu­bli­có su Pro­to­co­lo de Éti­ca e In­te­gri­dad Em­pre­sa­rial.

Creo que la mo­ral de­mos­tra­da va­le más que la mo­ral pre­di­ca­da; y creo tam­bién que no con­vie­ne ela­bo­rar có­di­gos éti­cos de pri­sa para jus­ti­fi­car un mo­men­to, si no se es­tá dis­pues­to a prac­ti­car con ri­gor la con­duc­ta que de­ci­mos pro­fe­sar.

Le­gi­ti­mar dic­ta­do­res, te­ner po­si­cio­nes am­bi­guas en mo­men­tos de cri­sis, no ver el mo­men­to de la his­to­ria que vi­ve la re­gión y te­ner en la mi­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes en lu­gar de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de ciu­da­da­nos, nos ha­ce ver mal a los em­pre­sa­rios.

La mio­pía es tan fuer­te que no ve­mos la mi­ra­da del oc­ci­den­te desa­rro­lla­do. Ellos no ex­pre­san lo que sien­ten de la éli­te eco­nó­mi­ca de la re­gión, pe­ro pien­san que nues­tra su­per­fi­cia­li­dad es bru­tal, nues­tro egoís­mo evi­den­te y nues­tra in­di­fe­ren­cia la­men­ta­ble. Se­rá por­que los es­fuer­zos que ha­ce­mos en la vi­da cí­vi­ca de nues­tros paí­ses son tí­mi­dos, el rui­do fuer­te y los re­sul­ta­dos po­bres.

Las ins­ti­tu­cio­nes del em­pre­sa­ria­do re­gio­nal de­ben to­mar conciencia de su im­por­tan­cia en el desa­rro­llo in­te­gral de ca­da país. Su res­pon­sa­bi­li­dad de­be ir más allá del ne­go­cio. Su com­pro­mi­so es in­dis­pen­sa­ble en los te­mas de Es­ta­do

Quie­nes nos han go­ber­na­do, con la com­pli­ci­dad ac­ti­va o pa­si­va de las éli­tes, han de­va­lua­do la política a una pro­fe­sión su­cia y me­dio­cre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.