Ce­ci­lia Cór­do­ba

Estrategia y Negocios - - Contenido - CE­CI­LIA CÓR­DO­BA DIRECTORA EDI­TO­RIAL

Des­de que asu­mió por se­gun­da vez la pre­si­den­cia de Ni­ca­ra­gua, 11 años atrás, Da­niel Or­te­ga se ocu­pó de ins­tau­rar pro­gre­si­va­men­te un ré­gi­men de ca­rác­ter au­to­ri­ta­rio, sem­bra­do de ne­po­tis­mo y ci­men­ta­do tan­to en la sis­te­má­ti­ca eli­mi­na­ción de los con­tra­pe­sos de­mo­crá­ti­cos co­mo en alian­zas con sec­to­res cla­ve de la so­cie­dad ci­vil. Ade­más, pro­cu­ró un ali­nea­mien­to to­tal con Ve­ne­zue­la, lo que se tra­du­jo en fi­nan­cia­mien­to fres­co.

El co­man­dan­te ya ha­bía si­do pre­si­den­te lue­go del triun­fo de la re­vo­lu­ción san­di­nis­ta en­tre 1985 y 1990, cuan­do per­dió las elec­cio­nes ge­ne­ra­les fren­te a Vio­le­ta Ba­rrios de Cha­mo­rro. En su re­gre­so es­tu­vo aten­to a des­man­te­lar la in­de­pen­den­cia de los dis­tin­tos po­de­res del Es­ta­do, coop­tar las ins­ti­tu­cio­nes, per­se­guir a la opo­si­ción, con­tro­lar las fuer­zas de se­gu­ri­dad e ins­tau­rar la re­elec­ción in­de­fi­ni­da. Es­ta vez, no ce­de­ría tan fá­cil­men­te la pre­si­den­cia.

Du­ran­te on­ce años, a pe­sar de es­tas em­bes­ti­das del go­bierno, Ni­ca­ra­gua se man­tu­vo en cal­ma. Sos­tu­vo su imagen co­mo país es­ta­ble, a sal­vo de la vio­len­cia de pan­di­llas que azo­tan al Trián­gu­lo Nor­te y mos­tró ci­fras de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co as­cen­den­tes, con por­cen­ta­jes en­tre el 4% y 5% del PIB en los úl­ti­mos años.

El “mo­de­lo de diá­lo­go y con­sen­so” que el go­bierno na­cio­nal ar­ti­cu­ló y que in­clu­yó al sec­tor em­pre­sa­rial a par­tir de la par­ti­ci­pa­ción del Con­se­jo Su­pe­rior de la Em­pre­sa Pri­va­da (COSEP) en la to­ma de de­ci­sio­nes en di­ver­sas ins­tan­cias pú­bli­cas, da­ba re­sul­ta­dos. Ni­ca­ra­gua re­ci­bía in­ver­sio­nes y los ca­pi­ta­les lo­ca­les apos­ta­ban por el país. Sin em­bar­go, el cre­ci­mien­to se­guía ba­sa­do en ma­te­rias pri­mas. Ca­fé, azú­car, ga­na­de­ría, mi­ne­ría son las es­tre­llas de las ex­por­ta­cio- nes ni­cas. El apa­ra­to pro­duc­ti­vo ni­ca­ra­güen­se no se ha di­ver­si­fi­ca­do, no se im­pul­só la in­dus­tria­li­za­ción o la adop­ción de al­gún ca­mino que con­duz­ca a los sec­to­res tec­no­ló­gi­cos. El apor­te de la ma­qui­la, si bien ha ido cre­cien­do, es re­du­ci­do en com­pa­ra­ción con otras na­cio­nes del DR-CAFTA.

Es­ta ar­gu­men­ta­ción es­gri­mía el eco­no­mis­ta chi­leno An­drés Ve­las­co al in­di­car que, “los paí­ses de ba­jos in­gre­sos que lo­gran es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca sue­len ex­pe­ri­men­tar un pe­río­do de cre­ci­mien­to. En eco­no­mías atra­sa­das, es fá­cil iden­ti­fi­car las opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión. No obs­tan­te, a la lar­ga en­tra en efec­to la ley de ren­di­mien­tos de­cre­cien­tes. Una vez que se tie­ne la ba­se de una eco­no­mía de con­su­mo, pa­ra sos­te­ner ren­di­mien­tos al­tos es pre­ci­so desa­rro­llar pro­duc­tos y sec­to­res nue­vos, ade­más de pe­ne­trar en nue­vos mer­ca­dos”.

Fi­nal­men­te, un día, el mo­de­lo se ago­tó. Fue en abril, cuan­do el go­bierno in­ten­tó im­pul­sar, uni­la­te­ral­men­te, una re­for­ma que ba­ja­ba las ju­bi­la­cio­nes y au­men­ta­ba las co­ti­za­cio­nes del Ins­ti­tu­to Ni­ca­ra­güen­se de Se­gu­ri­dad So­cial (INSS). Fue el de­to­nan­te que en­cen­dió la pro­tes­ta so­cial li­de­ra­da por es­tu­dian­tes y bru­tal­men­te re­pri­mi­da por el go­bierno. En ma­yo, el COSEP se re­ti­ró de to­das las po­si­cio­nes que ocu­pa­ba en ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les y po­de­ro­sos em­pre­sa­rios exi­gie­ron pú­bli­ca­men­te al pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga el ce­se de la re­pre­sión y la con­vo­ca­to­ria a elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. El sec­tor pri­va­do di­jo bas­ta. Una nue­va Ni­ca­ra­gua se ave­ci­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.