¿Por qué Cos­ta Ri­ca es un mo­de­lo exi­to­so?

Pa­ra el pre­mio No­bel de Eco­no­mía Jo­seph Sti­glitz, Cos­ta Ri­ca es un mo­de­lo de li­de­raz­go pro­gre­sis­ta exi­to­so pa­ra el mun­do. En es­te tex­to, ex­pli­ca las ra­zo­nes

Estrategia y Negocios - - Radar.Foco Político - TEX­TO JO­SEPH E. STI­GLITZ* (COPYRIGHT PRO­JECT SYNDICATE)

En un mo­men­to en que el au­to­ri­ta­ris­mo y el pro­to­fas­cis­mo es­tán en alza en tan­tas par­tes del mun­do, es alen­ta­dor ver un país cu­yos ciu­da­da­nos si­guen pro­fun­da­men­te com­pro­me­ti­dos con los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos. Un pue­blo que aho­ra mis­mo es­tá in­ten­tan­do re­de­fi­nir su po­lí­ti­ca pa­ra el si­glo XXI.

Ha­ce años que el li­de­raz­go pro­gre­sis­ta de Cos­ta Ri­ca (un país con me­nos de cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes) lla­ma la aten­ción en to­do el mun­do. En 1948, tras una cor­ta gue­rra ci­vil, el pre­si­den­te José Fi­gue­res Fe­rrer abo­lió el ejér­ci­to. Des­de en­ton­ces, Cos­ta Ri­ca se con­vir­tió en un cen­tro pa­ra el es­tu­dio de la re­so­lu­ción y la pre­ven­ción de con­flic­tos, y es se­de de la Uni­ver­si­dad pa­ra la Paz, una ins­ti­tu­ción crea­da por Na­cio­nes Uni­das. Con su ri­ca bio­di­ver­si­dad, Cos­ta Ri­ca tam­bién hi­zo una de­mos­tra­ción de li­de­raz­go am­bien­tal pre­vi­sor, al pro­mo­ver la re­fo­res­ta­ción, con­ver­tir un ter­cio del país en re­ser­vas na­tu­ra­les pro­te­gi­das y ge­ne­rar ca­si to­da la elec­tri­ci­dad que con­su­me a par­tir de ener­gía hí­dri­ca no con­ta­mi­nan­te.

Los cos­ta­rri­cen­ses no mues­tran se­ña­les de que­rer aban­do­nar es­ta tra­di­ción pro­gre­sis­ta. En la úl­ti­ma elec­ción pre­si­den­cial, con gran par­ti­ci­pa­ción de vo­tan­tes, Car­los Al­va­ra­do Que­sa­da ob­tu­vo la vic­to­ria con más del 60% de los vo­tos, con­tra un ri­val que con la prohi­bi­ción del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual hu­bie­ra re­ver­ti­do el an­ti­guo com­pro­mi­so del país con los de­re­chos hu­ma­nos. Cos­ta Ri­ca se su­mó a un pe­que­ño gru­po de paí­ses en la de­no­mi­na­da Alian­za del Bie­nes­tar, que tra­ba­ja en la im­ple­men­ta­ción de ideas (plan­tea­das por la Co­mi-

el pre­si­den­te car­los al­va­ra­do es­tá tra­tan­do de crear un nue­vo mo­de­lo pre­si­den­cial, sin cam­biar la cons­ti­tu­ción, me­dian­te la de­sig­na­ción de mi­nis­tros ve­ni­dos de di­fe­ren­tes par­ti­dos”.

sión In­ter­na­cio­nal so­bre la Me­di­ción del Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y del Pro­gre­so So­cial) pa­ra la crea­ción de in­di­ca­do­res de bie­nes­tar me­jo­ra­dos. Los miem­bros de la Alian­za, cons­cien­tes de las fa­len­cias del PIB, que la Co­mi­sión ha des­ta­ca­do, pro­pug­nan una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que im­pul­se el bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos en el sen­ti­do más am­plio, me­dian­te la pro­mo­ción de la de­mo­cra­cia, la sus­ten­ta­bi­li­dad y el cre­ci­mien­to in­clu­si­vo. Una par­te im­por­tan­te de es­ta bús­que­da ha si­do am­pliar el cam­po de ac­ción de las coope­ra­ti­vas y em­pre­sas so­cia­les del país, que ya es gran­de, pues­to que in­clu­yen de uno u otro mo­do a un quin­to de la po­bla­ción. Es­tas ins­ti­tu­cio­nes re­pre­sen­tan una al­ter­na­ti­va via­ble a ex­tre­mos del ca­pi­ta­lis­mo que han da­do lu­gar a prác­ti­cas éticamente re­pro­ba­bles, co­mo el cré­di­to pre­da­to­rio, la ma­ni­pu­la­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, el abu­so de da­tos per­so­na­les por em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, el ocul­ta­mien­to de emi­sio­nes de la in­dus­tria au­to­mo­triz, et­cé­te­ra. Las ins­ti­tu­cio­nes al­ter­na­ti­vas se ba­san en pro­mo­ver la con­fian­za y la coope­ra­ción, y en la con­vic­ción de que pro­mo­ver el bie­nes­tar de sus miem­bros tam­bién au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad.

Igual que los ciu­da­da­nos de otros po­cos paí­ses, los cos­ta­rri­cen­ses han de­mos­tra­do que la de­sigual­dad es una elec­ción, y que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pue­den ga­ran­ti­zar más igual­dad eco­nó­mi­ca y de opor­tu­ni­da­des que el mer­ca­do li­bra­do a sí mis­mo. Pe­se a las li­mi­ta­cio­nes de re­cur­sos, los cos­ta­rri­cen­ces pue­den alar­dear de la ca­li­dad de sus sis­te­mas de edu­ca­ción y aten­ción de la sa­lud, pú­bli­cos y gra­tui­tos. La ex­pec­ta­ti­va de vi­da en Cos­ta Ri­ca ya su­pera a la de Es­ta­dos Uni­dos, y va en au­men­to, mien­tras los es­ta­dou­ni­den­ses, que eli­gie­ron no to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra me­jo­rar el bie­nes­tar del ciu­da­dano de a pie, se mue­ren más jó­ve­nes.

En es­tas cir­cuns­tan­cias, la elec­ción de la ma­yo­ría de los go­bier­nos es re­cor­tar gas­tos; por ejem­plo, en in­fra­es­truc­tu­ra, ya que el cos­to de ha­cer­lo per­ma­ne­ce­rá ocul­to por dé­ca­das. Pe­ro eso se­ría un error par­ti­cu­lar­men­te gra­ve pa­ra Cos­ta Ri­ca, ya que sus in­fra­es­truc­tu­ras no han acom­pa­ña­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, y su me­jo­ra pue­de ser im­por­tan­te pa­ra pro­mo­ver­lo. Es ver­dad que la efi­cien­cia del Es­ta­do siem­pre se pue­de au­men­tar, pe­ro tras años de re­ti­ra­da, po­co pue­de es­pe­rar­se de una ma­yor ra­cio­na­li­za­ción. To­do in­di­ca que la me­jor sa­li­da se­ría au­men­tar los im­pues­tos.

Pa­ra que el sis­te­ma impositivo sea com­pa­ti­ble con una es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca general que bus­que ma­xi­mi­zar el bie­nes­tar de to­dos los ciu­da­da­nos, hay que se­guir tres prin­ci­pios cen­tra­les: gra­var lo ma­lo (por ejem­plo, la con­ta­mi­na­ción) en vez de lo bueno (por ejem­plo, el tra­ba­jo); di­se­ñar los im­pues­tos de mo­do de cau­sar la me­nor dis­tor­sión po­si­ble en la eco­no­mía; y que la es­truc­tu­ra de alí­cuo­tas sea pro­gre­si­va, de mo­do que las per­so­nas más ri­cas pa­guen una pro­por­ción ma­yor de sus in­gre­sos.

Cos­ta Ri­ca ya es un país muy eco­ló­gi­co, así que un im­pues­to a las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono no re­cau­da­rá tan­to co­mo en otros lu­ga­res; pe­ro co­mo el país ge­ne­ra ca­si to­da la elec­tri­ci­dad a par­tir de fuen­tes lim­pias, la adop­ción del au­to eléc­tri­co pue­de ge­ne­rar más re­duc­ción de emi­sio­nes. Di­cho im­pues­to pue­de ayu­dar a que Cos­ta Ri­ca se con­vier­ta en el pri­mer país don­de pre­do­mi­nen los au­tos eléc­tri­cos, y acer­car­la así al ob­je­ti­vo de lo­grar una eco­no­mía sin emi­sión ne­ta de dió­xi­do de car­bono.

Pues­to que el pro­ble­ma de la de­sigual­dad per­sis­te (aun­que ni por aso­mo es tan gra­ve co­mo en otros lu­ga­res de Amé­ri­ca La­ti­na), es esen­cial la apli­ca­ción de im­pues­tos más pro­gre­si­vos y abar­ca­do­res a los in­gre­sos, las plus­va­lías y las pro­pie­da­des. Los ri­cos ob­tie­nen de las plus­va­lías una pro­por­ción exa­ge­ra­da de sus in­gre­sos, de mo­do que apli­car­les alí­cuo­tas in­fe­rio­res a las de otras fuen­tes de in­gre­so agra­va la de­sigual­dad y pro­vo­ca dis­tor­sio­nes. Los eco­no­mis­tas di­sien­ten en mu­chos te­mas, pe­ro al­go en lo que coin­ci­di­rán es que si se gra­van los in­gre­sos o las plus­va­lías de­ri­va­dos de la tie­rra en Cos­ta Ri­ca, la tie­rra no se va a ir a otra par­te. Esa es una de las ra­zo­nes por las que el gran eco­no­mis­ta de­ci­mo­nó­ni­co Henry Geor­ge sos­tu­vo que los me­jo­res im­pues­tos son los im­pues­tos a la tie­rra.

Los ma­yo­res desafíos son po­lí­ti­cos: un sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta co­mo el de Cos­ta Ri­ca fun­cio­na bien en un con­tex­to de bi­par­ti­dis­mo con re­glas que ase­gu­ren la re­pre­sen­ta­ción de la mi­no­ría. Pe­ro pue­de caer rá­pi­da­men­te en la pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca cuan­do el elec­to­ra­do es­tá más frag­men­ta­do. Y en un mun­do de cam­bio ace­le­ra­do, esa pa­rá­li­sis pue­de ser cos­to­sa, al lle­var, por ejem­plo, a un cre­ci­mien­to irre­so­lu­ble del dé­fi­cit y de la deu­da.

Con sus ape­nas 38 años, Al­va­ra­do es­tá tra­tan­do de crear un nue­vo mo­de­lo pre­si­den­cial pa­ra Cos­ta Ri­ca, sin cam­biar la cons­ti­tu­ción, me­dian­te la de­sig­na­ción de mi­nis­tros ve­ni­dos de di­fe­ren­tes par­ti­dos. Oja­lá el es­pí­ri­tu co­la­bo­ra­ti­vo alen­ta­do por el mo­vi­mien­to coope­ra­ti­vo, tan in­te­gra­do a la cul­tu­ra costarricense, lo ha­ga fun­cio­nar. De ser así, Cos­ta Ri­ca, pe­se a su re­du­ci­do ta­ma­ño, se­rá un faro de es­pe­ran­za pa­ra el fu­tu­ro, que mues­tre que es po­si­ble otro mun­do, uno en el que los va­lo­res de la Ilus­tra­ción (la ra­zón, el dis­cur­so ra­cio­nal, la cien­cia y la li­ber­tad) flo­rez­can en be­ne­fi­cio de to­dos

* Eco­no­mis­ta, pro­fe­sor y escritor es­ta­dou­ni­den­se. Re­ci­bió el Pre­mio No­bel de Eco­no­mía en 2001 . Es pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia y eco­no­mis­ta en je­fe del Roo­se­velt Ins­ti­tu­te.

FOTO: AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.