Ban­ca y tec­no­lo­gía El fu­tu­ro es ayer

Estrategia y Negocios - - Ranking De Bancos -

La dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca ha en­tra­do en to­das las in­dus­trias, pe­ro más si ca­be en la fi­nan­cie­ra. ¿Pue­de te­ner la pro­fe­sión de ban­que­ro, tal y co­mo la en­ten­de­mos hoy, los días con­ta­dos? . Lo que es­tá cla­ro es que, por lo que ve­mos en to­do el mun­do, es­tá va­rian­do a pa­sos agi­gan­ta­dos. Los chatbots, que ca­da vez más ban­cos im­plan­tan en Cen­troa­mé­ri­ca, son un cla­ro ejem­plo. Es­to con­lle­va tam­bién un cam­bio en la orien­ta­ción de ser­vi­cio de las su­cur­sa­les fí­si­cas. ¿Ter­mi­na­rán con­vir­tién­do­se es­tas en una es­pe­cie de Ap­ple Sto­res, pa­ra orien­ta­ción de los clien­tes en al­gu­nos ser­vi­cios?

Las ‘fin­techs’ han en­tra­do con fuer­za, pe­ro tam­bién gran­dí­si­mos ju­ga­do­res, co­mo las GAFA (Goo­gle, Ama­zon, Fa­ce­book y Ap­ple, ver re­cua­dro), que bien po­drían hun­dir los in­gre­sos de la ban­ca tra­di­cio­nal, se apun­ta que has­ta un 30 % de ca­ra a 2020. A ellas se su­ma­rán las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Los ban­cos cen­troa­me­ri­ca­nos con­ti­núan am­plian­do los ser­vi­cios que ofre­cen en su ban­ca en lí­nea y ban­ca mó­vil. No les que­da de otra. Al­gu­nas en­ti­da­des en la re­gión ya co­mien­zan a ofre­cer ven­tas y aper­tu­ra de pro­duc­tos en lí­nea, bi­lle­te­ras vir­tua­les que fa­ci­li­tan la trans­fe­ren­cia en­tre per­so­nas, chatbots pa­ra la aten­ción vir­tual, en­tre otros ser­vi­cios.

En ello tie­ne mu­cho que ver la palma de nues­tra mano. Más bien, la he­rra­mien­ta que es­tá en ella cons­tan­te­men­te. “El ce­lu­lar ha fa­ci­li­ta­do mu­cho el ac­ce­so a los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, en cual­quier mo­men­to y en cual­quier lu­gar”, ex­pli­ca Roberto Go­mes, di­rec­tor ejecutivo de EY en la di­vi­sión de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros. La ban­ca mó­vil per­mi­te al clien­te rea­li­zar con­sul­tas y transac­cio­nes de una ma­ne­ra sen­ci­lla.

Ba­nist­mo App, por ejem­plo, se ha trans­for­ma­do en una de las he­rra­mien­tas más uti­li­za­das por sus clien­tes, “con­vir­tién­do­se en un ins­tru­men­to im­por­tan­te pa­ra nues­tra ges­tión pro­fe­sio­nal o per­so­nal”, cuen­ta Joy­celyn García, vi­ce­pre­si­den­ta de Iden­ti­dad y Co­mu­ni­ca­cio­nes de Ba­nist­mo.

Se­gún Sergio Mén­dez, di­rec­tor de Pa­na­me­ri­can Bu­si­ness School, las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras es­tán crean­do ins­ti­tu­cio­nes pa­ra­le­las y dis­tin­tas a lo que es su ca­nal tra­di­cio­nal, por lo que ve­mos al­gu­nas que no so­lo es­tán li­de­ran­do en sus ope­ra­cio­nes co­mo ban­cos, sino que a la par de ello, crean sis­te­mas y tec­no­lo­gías de ban­ca di­gi­tal, co­mo el app pa­na­me­ño Ne­qui, de Ba­nist­mo.

“Ese fe­nó­meno hoy día es­tá re­pre­sen­tan­do la pri­me­ra pues­ta en mar­cha de una ban­ca re­gio­nal que se es­tá atre­vien­do a dar esos pa­sos de trans­for­ma­ción di­gi­tal”, abun­da Mén­dez. El pri­mer desafío, la re­gu­la­ción: “Se va a ace­le­rar en la me­di­da en que el go­bierno y el sec­tor fi­nan­cie­ro ca­mi­nen de la mis­ma mano, si el go­bierno se atra­sa, au­to­má­ti­ca­men­te van a per­der com­pe­ti­ti­vi­dad el sec­tor ban­ca­rio y fi­nan­cie­ro”.

To­do es­to ha he­cho que las transac­cio­nes di­gi­ta­les se ha­yan du­pli­ca­do en los úl­ti­mos cin­co años. El lan­za­mien­to de más ser­vi­cios y la ma­yor uti­li­za­ción de la ban­ca mó­vil es­tán pro­vo­can­do es­te cre­ci­mien­to.

Cen­troa­mé­ri­ca ve ese cre­ci­mien­to en los ca­na­les di­gi­ta­les: ha­ce ape­nas un lus­tro es­tas transac­cio­nes re­pre­sen­ta­ban me­nos del 40% del to­tal, “aho­ra de­pen­dien­do del ban­co po­de­mos es­tar ha­blan­do que las transac­cio­nes di­gi­ta­les re­pre­sen­tan en­tre 55% y 70%”, cuen­ta el ex­per­to de EY.

Un ejem­plo cla­ro y con­cre­to de es­to es el de Da­vi­vien­da Cos­ta Ri­ca. Su pre­si­den­te ejecutivo, Ar­tu­ro Gia­co­min, afir­ma: “Ha­ce cin­co años nues­tros clien­tes rea­li­za­ban un 30% de sus transac­cio­nes en nues­tros ca­na­les di­gi­ta­les, hoy ese por­cen­ta­je es del 70%, mien­tras que el res­tan­te 30% se man­tie­ne en nues­tros ca­na­les fí­si­cos”. En los úl­ti­mos tres años el ban­co ha in­ver­ti­do US$6 mi­llo­nes en la me­jo­ra de sus ca­na­les di­gi­ta­les.

Es­tos avan­ces se resumen en sim­pli­ci­dad. “En BAC Cre­do­ma­tic bus­ca­mos trans­for­mar po­si­ti­va­men­te la ex­pe­rien­cia de nues­tros clien­tes”, ex­pre­sa Fe­de­ri­co Odio, su ge­ren­te general pa­ra Cos­ta Ri­ca.

La bús­que­da de la me­jo­ra se ha tra­du­ci­do en ma­yor uso de sus pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. En Cos­ta Ri­ca, tres de ca­da cua­tro clien­tes del BAC rea­li­zan transac­cio­nes mo­ne­ta­rias a tra­vés de la ban­ca di­gi­tal, y la can­ti­dad de transac­cio­nes to­ta­les que se ha­cen en el mó­vil ya su­pera el vo­lu­men en su­cur­sa­les. En 2017, el gru­po fue ga­lar­do­na­do por World Fi­nan­ce co­mo el Me­jor Ban­co Di­gi­tal y el Me­jor Ban­co Mó­vil en paí­ses don­de ope­ra. En 2018, re­ci­bió el pre­mio al Me­jor Ban­co Di­gi­tal In­no­va­dor y Ban­co del Año por la re­vis­ta The Eu­ro­pean.

Es­tos cam­bios, au­na­dos a la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, ha­ce que la evo­lu­ción se pro­duz­ca a pa­sos agi­gan­ta­dos, gra­cias a las bon­da­des que ofre­ce, que po­de­mos re­su­mir en tres: me­jo­ra en la ex­pe­rien­cia y el ser­vi­cio al clien­te, me­jo­ra en la se­gu­ri­dad, y ayu­da en la efi­cien­cia de la ope­ra­ción. Se­gún la con­sul­to­ra Gart­ner, la crea­ción de sis­te­mas in­te­li­gen­tes que apren­den, se adap­tan y po­ten­cial­men­te ac­túan de ma­ne­ra au­tó­no­ma, en lu­gar de sim­ple­men­te eje­cu­tar ins­truc­cio­nes pre­de­fi­ni­das, es una de las gran­des ten­den­cias que se ven des­de el pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co pa­ra los pró­xi­mos años.

SA­RA atien­de ya clien­tes en Fi­coh­sa, un ser­vi­cio de chat­bot por me­dio de Fa­ce­book y Twit­ter, que es uti­li­za­do “en su ma­yo­ría por nues­tros clien­tes mi­llen­nials pa­ra con­sul­ta de sal­dos en sus cuen­tas de aho­rro y tar­je­ta de cré­di­to”, di­ce José Ni­co­las Arru­bla, vi­ce­pre­si­den­te de Ca­na­les Di­gi­ta­les del ban­co hon­du­re­ño. La acep­ta­ción ha si­do tal que es­pe­ran que el uso de SA­RA su­pere al de su ban­ca en lí­nea In­ter­ban­ca.

Pe­ro la ban­ca de la re­gión no es­tá pen­san­do en ha­cer des­apa­re­cer las su­cur­sa­les fí­si­cas, sino en trans­for­mar­las “pa­ra que pa­sen de ser fun­da­men­tal­men­te es­pa­cios pa­ra rea­li­zar ope­ra­cio­nes, a es­pa­cios de co­no­ci­mien­to del clien­te y aten­ción de

ha­ce ape­nas cin­co años las transac­cio­nes di­gi­ta­les re­pre­sen­ta­ban me­nos del 40% del to­tal, hoy es­tán en torno al 70%, de­pen­dien­do del ban­co

sus ne­ce­si­da­des fren­te a nue­vos pro­duc­tos o ser­vi­cios”, apun­ta Juan Car­los Ar­ci­la, pre­si­den­te del Con­gre­so La­ti­noa­me­ri­cano de Ban­ca Di­gi­tal, a desa­rro­llar en Panamá.

La trans­for­ma­ción di­gi­tal “ha he­cho que nues­tras ofi­ci­nas se tor­nen ca­da vez más ac­ce­si­bles y ac­tua­li­za­das en tér­mi­nos tec­no­ló­gi­cos y de pro­ce­so, agi­li­zan­do la aten­ción, me­jo­ran­do los tiem­pos de res­pues­ta y ofre­cien­do ma­yo­res me­dios de ac­ce­so y aten­ción”, com­ple­men­ta Car­los Li, sub­ge­ren­te general de Ne­go­cios del costarricense Ban­co Po­pu­lar y de Desa­rro­llo Comunal.

“Las agen­cias, en el corto pla­zo, de­be­rían con­ver­tir­se en pun­to de ven­ta, edu­ca­ción fi­nan­cie­ra y bou­ti­ques di­gi­ta­les es­ti­lo Ap­ple Sto­re, don­de le en­se­ñe­mos a nues­tros clien­tes có­mo uti­li­zar las nue­vas tec­no­lo­gías”, afir­ma Arru­bla, de Fi­coh­sa.

En resumen, las su­cur­sa­les fí­si­cas co­mien­zan a te­ner fo­co ha­cia el desa­rro­llo de la re­la­ción con el clien­te y ma­yor ven­ta de pro­duc­tos, mu­chas cuen­tas con lobbys elec­tró­ni­cos o de au­to­ser­vi­cio que dis­mi­nu­yen el tiem­po de es­pe­ra y de aten­ción pa­ra transac­cio­nes sen­ci­llas.

¿Y la se­gu­ri­dad?

“La ci­ber­se­gu­ri­dad es uno de los re­tos más im­por­tan­tes que ve­mos en la ac­tua­li­dad, in­clu­yen­do otras in­dus­trias ade­más de la ban­ca”, ex­ter­na Fe­de­ri­co Odio, ge­ren­te general de BAC Cos­ta Ri­ca.

Hoy “se vi­sua­li­za en corto pla­zo el in­vo­lu­cra­mien­to del cri­men or­ga­ni­za­do al tra­tar­se de una ac­ti­vi­dad lu­cra­ti­va y po­ca ex­po­si­ción fí­si­ca”, co­men­ta An­drés Ca­sas, so­cio Risk Ad­vi­sory de De­loit­te Cos­ta Ri­ca.

Cé­sar Cla­vel, ge­ren­te de EY en la lí­nea de Ries­gos Tec­no­ló­gi­cos cree que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras en la re­gión “han en­tra­do en un pro­ce­so de se­gre­ga­ción de las fun­cio­nes de se­gu­ri­dad en re­la­ción con las ac­ti­vi­da­des de tec­no­lo­gía (man­te­nien­do la re­la­ción de co­la­bo­ra­ción), es­ta­ble­cien­do ob­je­ti­vos y pro­ce­sos muy ali­nea­dos con las ba­ses es­ta­ble­ci­das en los mar­cos de re­fe­ren­cia apli­ca­bles y en­fo­can­do sus es­fuer­zos en te­mas de go­bierno, po­lí­ti­cas y pro­ce­di­mien­tos y la de­fi­ni­ción de con­tro­les pa­ra mi­ni­mi­zar la ex­po­si­ción de sus sis­te­mas e in­for­ma­ción”.

En es­te pro­ce­so, al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes, han ma­du­ra­do de for­ma más rá­pi­da, es­ta­ble­cien­do cen­tros de mo­ni­to­reo de se­gu­ri­dad y crean­do equi­pos de res­pues­ta lo que les per­mi­te te­ner una fun­ción de ma­yor ma­du­rez. “La vi­sión a me­diano pla­zo, es te­ner un ni­vel de ma­du­rez acor­de a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y que en cier­to pe­rio­do de tiem­po, les ayu­de a ser pre­dic­ti­vos más que reac­ti­vos”, ase­ve­ra el ex­per­to.

Pe­se a to­do el tra­ba­jo que se es­tá ha­cien­do, Ca­sas apun­ta que se ha ob­ser­va­do que exis­te “po­ca co­mu­ni­ca­ción en­tre en­ti­da­des y no se ha apro­ve­cha­do las pla­ta­for­mas de in­te­li­gen­cia co­mo MISP (Mal­wa­re In­for­ma­tion Sha­ring Plat­form)”.

Odio afir­ma que BAC tra­ba­ja in­vir­tien­do en tec­no­lo­gía pun­ta, pe­ro es­tá con­ven­ci­do de que las es­tra­te­gias de se­gu­ri­dad di­gi­tal de­ben “tam­bién es­tar orien­ta­das a los usua­rios”, por lo que rea­li­zan es­fuer­zos en edu­ca­ción ha­cia sus clien­tes.

EL Au­ge de LAS FINTECH

Fintech es el eco­sis­te­ma de em­pre­sas del sec­tor tec­no­ló­gi­co que ofre­cen ser­vi­cios al sec­tor fi­nan­cie­ro. Ha­ce unos años el sec­tor las veía co­mo ame­na­za, pe­ro “ha cam­bia­do y hay al­gu­nos ban­cos en el Ist­mo que han es­ta­ble­ci­do alian­zas” con es­tas em­pre­sas, con las que es­tán co-crean­do, co­men­ta Roberto Go­mes, de EY Cen­troa­mé­ri­ca.

Ro­dol­fo Fuen­tes so­cio de Con­sul­to­ría de De­loit­te Cos­ta Ri­ca cuen­ta que “en Cos­ta Ri­ca he­mos vis­to in­no­va­cio­nes re­cien­tes en mo­ne­de­ros elec­tró­ni­cos que, al igual que las crip­to­mo­ne­das, re­du­ci­rán even­tual­men­te la de­pen­den­cia que te­ne­mos en tar­je­tas”.

Los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes con­ti­nua­rán su as­cen­so pa­ra do­mi­nar los pa­gos al por me­nor, con la pro­li­fe­ra­ción de pro­duc­tos y ca­na­les. “De­be­ría­mos es­pe­rar, ade­más, una ope­ra­ción trans­fron­te­ri­za y que las nue­vas pla­ta­for­mas de prés­ta­mos in­te­gren in­for­ma­ción del clien­te pa­ra ofre­cer apro­ba­cio­nes en mi­nu­tos. Las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les o ban­ca en lí­nea des­pla­za­rán a las pla­ta­for­mas fí­si­cas y es de pre­ver que nue­vos ju­ga­do­res de ni­cho o nue­vos ser­vi­cios fi­nan­cie­ros to­tal­men­te di­gi­ta­les lle­guen al mer­ca­do”, plan­tea el ex­per­to de De­loit­te.

En con­clu­sión, se ob­ser­va un nue­vo eco­sis­te­ma de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros con la co­exis­ten­cia de fintech y em­pre­sas tra­di­cio­na­les tra­ba­jan­do en con­jun­to en una va­rie­dad de ne­go­cios, in­te­gran­do la tec­no­lo­gía.

Pe­ro Sergio Mén­dez ase­ve­ra que las fintech no se van a aliar con na­die “por­que son na­ti­vos di­gi­ta­les, lo van a ha­cer di­rec­ta­men­te”; eso sí, las que na­cen de un ban­co o una em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes van a per­te­ne­cer ba­jo esa di­rec­triz. El re­to es glo­bal pa­ra los ban­cos, las ase­gu­ra­do­ras, pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes de mi­cro­fi­nan­zas y to­das las ins­ti­tu­cio­nes que ofre­cen ser­vi­cios y transac­cio­nes fi­nan­cie­ras.

se ob­ser­va un nue­vo eco­sis­te­ma de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros con la co­exis­ten­cia de fintech y em­pre­sas tra­di­cio­na­les

COM­PE­TEN­CIA ‘EN LA SOM­BRA’

La ‘ban­ca en la som­bra’ (o in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra no ban­ca­ria) ya su­po­ne el 48 % de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros glo­ba­les, se­gún el “In­for­me de Mo­ni­to­reo de La Ban­ca en la Som­bra Glo­bal” del FSB.

En Cen­troa­mé­ri­ca, “la ofer­ta por par­te de en­ti­da­des no re­gu­la­das en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro se com­po­ne en su ma­yo­ría por coope­ra­ti­vas, pres­ta­mis­tas y ca­de­nas de re­tail”, ase­ve­ra Ed­gar Guz­mán, ge­ren­te general de Ban­ru­ral Gua­te­ma­la.

Pa­ra Juan Car­los Ar­ci­la, pre­si­den­te del Con­gre­so La­ti­noa­me­ri­cano de Ban­ca Di­gi­tal, exis­te una gran de­man­da por cré­di­to en la re­gión y se de­be pro­te­ger al con­su­mi­dor fi­nal: “Se­gu­ra­men­te la ban­ca tra­di­cio­nal de­be re­vi­sar sus es­tra­te­gias y las ra­zo­nes por las cua­les no han lle­ga­do de la me­jor for­ma a di­cho mer­ca­do des­aten­di­do por lo que la gen­te ha te­ni­do que re­cu­rrir a otro ti­po de ins­ti­tu­cio­nes”.

Com­pa­ra­do con el res­to del mun­do, es­ta­mos en una eta­pa de ini­cio, apun­ta Joy­celyn García, vi­ce­pre­si­den­ta de Iden­ti­dad y Co­mu­ni­ca­cio­nes de Ba­nist­mo Panamá, con una ru­ta de fi­nan­cia­ción muy en­fo­ca­da al mi­cro­cré­di­to a tra­vés de me­dios di­gi­ta­les y la fa­ci­li­ta­ción de me­dios de pa­go a tra­vés de fin­techs que es­tán bus­can­do pa­gar e in­ter­me­diar en los pa­gos.

Es­ta ‘ban­ca en la som­bra’, en Cen­troa­mé­ri­ca, “se con­vier­te en una al­ter­na­ti­va pa­ra aque­llos sec­to­res de per­so­nas y pymes que des­bor­dan los um­bra­les de ries­go que de­ter­mi­nan los ban­cos”, ex­pre­sa Car­los Mau­ri­cio No­voa, vi­ce­pre­si­den­te de Ser­vi­cios Cor­po­ra­ti­vos del sal­va­do­re­ño Ban­co Agrí­co­la, quien ex­pli­ca que lo tra­di­cio­nal es ver con­for­ma­das di­chas em­pre­sas “con un buen ni­vel de so­fis­ti­ca­ción tec­no­ló­gi­ca, con fon­dos de in­ver­sión no tra­di­cio­na­les y to­man­do ries­gos más allá de lo nor­mal”.

Las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes tam­bién es­tán re­de­fi­nien­do su mo­de­lo de ne­go­cio, vi­sua­li­zan­do sec­to­res en don­de ellos pue­den apro­ve­char su ma­yor ca­pi­tal: los da­tos. Más com­pe­ten­cia pa­ra la ban­ca. En­trar al ne­go­cio fi­nan­cie­ro “es un pa­so na­tu­ral pa­ra las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes”, di­ce Mén­dez, por­que ya han he­cho to­da la ac­ti­vi­dad de pre­pa­go y pos­pa­go.

Re­si­lien­cia

2017 fue un año de re­tos pa­ra el sec­tor, pe­ro de­mos­tró su ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia, con los ban­cos adap­tán­do­se bien al en­torno, sin afec­tar su sol­ven­cia y li­qui­dez.

“Los años re­cien­tes han mos­tra­do que even­tos del en­torno ope­ra­ti­vo de la ban­ca, ya sean de ín­do­le po­lí­ti­ca, so­cial, fis­cal o eco­nó­mi­ca, tie­nen una in­fluen­cia ca­da vez ma­yor en el de­sem­pe­ño de los ban­cos. Por ejem­plo, en Gua­te­ma­la el cre­ci­mien­to cre­di­ti­cio se des­ace­le­ró has­ta un ni­vel de 3.5% de­bi­do a even­tos po­lí­ti­cos; en El Sal­va­dor even­tos fis­ca­les pre­sio­na­ron los cos­tos de fi­nan­cia­mien­to al alza y li­mi­ta­ron el cré­di- to; en Hon­du­ras la apro­ba­ción de la Ley de Tar­je­tas de Cré­di­to afec­tó el de­sem­pe­ño de ese seg­men­to cre­di­ti­cio; mien­tras en Cos­ta Ri­ca acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción de­ri­va­ron en cues­tio­na­mien­tos a las po­lí­ti­cas de otor­ga­mien­to de prés­ta­mos cor­po­ra­ti­vos en al­gu­nos ban­cos. Tam­bién hu­bo un in­cre­men­to en de­pó­si­tos y li­qui­dez en Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras, pro­duc­to de flu­jos ma­yo­res de re­me­sas”, ex­pli­ca Rolando Mar­tí­nez, di­rec­tor sé­nior de Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras de Cen­troa­mé­ri­ca de la ca­li­fi­ca­do­ra de ries­go Fitch Ra­tings. A fi­na­les de 2017, Fitch asig­nó pers­pec­ti­vas es­ta­bles al de­sem­pe­ño de la ban­ca en Cen­troa­mé­ri­ca, ex­cep­to Hon­du­ras y Cos­ta Ri­ca, ne­ga­ti­vas.

Ana Bea­triz Ma­rín, vi­ce­pre­si­den­ta de Es­tra­te­gia y Fi­nan­zas de Ban­co Agrí­co­la afir­ma, so­bre el Ist­mo: “Ve­mos unas pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les y pa­ra la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na más po­si­ti­vas que el año an­te­rior, sin em­bar­go, los cam­bios en las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias en Es­ta­dos Uni­dos traen nue­vos desafíos que ten­drán que ser ges­tio­na­dos y que pu­die­ran te­ner in­ci­den­cia en la eco­no­mía lo­cal”.

Si bien las pers­pec­ti­vas se man­tie­nen, hay dos paí­ses en los que la ca­li­fi­ca­do­ra tie­ne el ojo pues­to: Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua. En Hon­du­ras, la si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial que cau­só in­cer­ti­dum­bre a fi­na­les de 2017 y a ini­cios de 2018, “se ha cal­ma­do y se es­tá eva­luan­do la afec­ta­ción que ello pu­do te­ner en la ca­li­dad de las car­te­ras de prés­ta­mos de los ban­cos. Sin em­bar­go, la nor­ma­li­za­ción del en­torno da un es­pa­cio ma­yor a los ban­cos pa­ra ges­tio­nar sus car­te­ras y man­te­ner­las sa­nas”, ase­gu­ra el ex­per­to. Por otra par­te, en Ni­ca­ra­gua la si­tua­ción ac­tual “po­dría cau­sar un efec­to ne­ga­ti­vo en el cre­ci­mien­to del cré­di­to y en el de­sem­pe­ño de la ban­ca en la me­di­da di­cha si­tua­ción se pro­lon­gue y pue­da so­ca­var el cli­ma de in­ver­sión y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”.

Se­gún Fitch Ra­tings, es­tas son las pers­pec­ti­vas de la ban­ca cen­troa­me­ri­ca­na pa­ra lo que que­da de año, por país

La ban­ca en Gua­te­ma­la tie­ne el re­to de au­men­tar el cre­ci­mien­to del cré­di­to y man­te­ner ba­jo con­trol la ca­li­dad de las car­te­ras, prin­ci­pal­men­te los prés­ta­mos de clien­tes cor­po­ra­ti­vos. Los prés­ta­mos en mo­ra tie­nen una ten­den­cia al alza y en 2018 se­gui­rían in­cre­men­tán­do­se, pe­ro Fitch es­pe­ra que los prés­ta­mos ven­ci­dos se man­ten­gan por de­ba­jo de 3% con res­pec­to a la car­te­ra to­tal.

A pe­sar de que se es­ti­ma que es­te año en Gua­te­ma­la con­ti­nua­rá la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca y por tan­to la de­man­da de cré­di­to pro­duc­ti­vo se man­ten­drá a la ba­ja -es­pe­cial­men­te la de cré­di­tos em­pre­sa­ria­les ma­yo­res – “la de­man­da de fi­nan­cia­mien­to a los sec­to­res de po­bla­ción me­nos aten­di­dos por el sis­te­ma fi­nan­cie­ro sigue sien­do una opor­tu­ni­dad de apo­yo muy im­por­tan­te pa­ra el ban­co”, ex­pli­ca Ed­gar Guz­mán, ge­ren­te general de Ban­ru­ral Gua­te­ma­la

Pa­ra Fitch, el re­to prin­ci­pal en El Sal­va­dor es que la ca­li­dad de las car­te­ras con­ti­núe me­jo­ran­do, es­pe­cial­men­te en los seg­men­tos de per­so­nas, en don­de la com­pe­ten­cia es al­ta y al­gu­nos clien­tes po­drían te­ner ni­ve­les de en­deu­da­mien­to al­to. En 2018 la ban­ca po­dría in­cre­men­tar su ren­ta­bi­li­dad si con­ti­núa la ten­den­cia fa­vo­ra­ble en ca­li­dad de car­te­ra y el cos­to de los fon­dos se re­du­ce de­bi­do a la me­nor pre­sión fis­cal. Sin em­bar­go, el cre­ci­mien­to cre­di­ti­cio se man­ten­dría si­mi­lar a los años pre­vios, cer­cano a 5%.

“2017 fue es­pe­cial­men­te lí­qui­do pa­ra to­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, el cual se man­tu­vo ro­bus­to y re­sis­ten­te an­te la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca que se vi­vió, be­ne­fi­cia­do en par­te por el in­cre­men­to en los flu­jos de re­me­sas pro­ve­nien­tes de Es­ta­dos Uni­dos”, ase­ve­ra Ma­rín, de Ban­co Agrí­co­la.

En Hon­du­ras tam­bién la ca­li­dad de los prés­ta­mos es el te­ma cla­ve en 2018. Al­gu- nas em­pre­sas me­dia­nas y pe­que­ñas tu­vie­ron un ini­cio de año di­fí­cil que po­dría ha­ber con­di­cio­na­do su ca­pa­ci­dad de pa­go pa­ra los si­guien­tes me­ses.

En Ni­ca­ra­gua la si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial ac­tual re­du­ci­ría las es­ti­ma­cio­nes ini­cia­les de ren­ta­bi­li­dad, mo­ro­si­dad y cre­ci­mien­to pa­ra la ban­ca. “Es­pe­ra­mos que la sol­ven­cia y li­qui­dez de la ban­cos se man­ten­gan, pe­ro tam­bién se sos­ten­drían al­gu­nos re­tos que Fitch ha se­ña­la­do en oca­sio­nes an­te­rio­res: la do­la­ri­za­ción al­ta de los ba­lan­ces y el des­cal­ce de pla­zos es­truc­tu­ral de­bi­do a que la prin­ci­pal fuente de fi­nan­cia­mien­to es de­pó­si­tos a la vis­ta”, di­ce el ex­per­to.

En 2018 la ban­ca de Cos­ta Ri­ca po­dría afron­tar cos­tos de fi­nan­cia­mien­to ma­yo­res de­bi­do a que el dé­fi­cit fis­cal se con­ti­núa cu­brien­do con li­qui­dez lo­cal, lo que pre­sio­na al alza las ta­sas de in­te­rés. Ade­más, se per­ci­be un di­na­mis­mo me­nor en el cre­ci­mien­to de cré­di­tos cor­po­ra­ti­vos de­bi­do a que los ban­cos es­tán sien­do más cau­tos en sus aná­li­sis y es­tán­da­res de otor­ga­mien­to. Por otra par­te, lo que pase a los ban­cos pú­bli­cos ten­drá una in­fluen­cia al­ta en el res­to de la in­dus­tria, de­bi­do a su ta­ma­ño, “con­si­de­ran­do que al­gu­nos re­tos repu­tacio­na­les aún no se han ce­rra­do y que aún fal­ta re­sol­ver el des­tino de Ban­cré­di­to”, apun­ta Mar­tí­nez.

Ban­co Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca es lí­der en la re­gión, y la dis­tri­bu­ción de su car­te­ra de cré­di­to tie­ne que ver con las ne­ce­si­da­des del país (vi­vien­da es 29,04 %, con­su­mo 12,35 %, y en ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va los más des­ta­ca­dos son ser­vi­cios 20,6 %, ener­gía 9,77 % y co­mer­cio 9,13%). Su ge­ren­te general, Juan Car­los Co­rra­les así lo ve: “Es muy afín a las ca­rac­te­rís­ti­cas ac­tua­les de la eco­no­mía costarricense y sus sec­to­res pro­duc­ti­vos; cla­ve el én­fa­sis de la ins­ti­tu­ción en el im­pul­so a las ener­gías lim­pias”.

Fitch asig­nó pers­pec­ti­vas es­ta­bles al de­sem­pe­ño de la ban­ca en cen­troa­mé­ri­ca, ex­cep­to a hon­du­ras y cos­ta ri­ca, ne­ga­ti­vas

El prin­ci­pal re­to de la ban­ca de Panamá con­ti­núa sien­do el in­cre­men­tar su ren­ta­bi­li­dad pues el mar­gen de in­te­rés es más es­tre­cho que otros paí­ses. Ade­más, la adop­ción de la Nor­ma In­ter­na­cio­nal de In­for­ma­ción Fi­nan­cie­ra 9 pre­sio­na­ría en di­fe­ren­tes me­di­das los in­di­ca­do­res de ren­ta­bi­li­dad de los ban­cos. Es­to, y las re­cien­tes re­gu­la­cio­nes emi­ti­das por la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos de Panamá, po­drían re­sul­tar en el ini­cio de la tan es­pe­ra­da con­so­li­da­ción ban­ca­ria.

Du­ran­te los úl­ti­mos años, el sec­tor fi­nan­cie­ro ha man­te­ni­do una ten­den­cia po­si­ti­va, lo­gran­do in­cre­men­tar su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar ren­ta­bi­li­dad; “lo que des­cri­be un mo­men­to de so­li­dez fi­nan­cie­ra, que le per­mi­ti­rá man­te­ner el au­men­to de sus uti­li­da­des, in­flui­do por el alza de la ta­sa de in­te­rés por par­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de EEUU que se es­ti­ma ten­drá dos subidas adi­cio­na­les en lo que res­ta del 2018”, ex­pre­sa Rolando de León de Al­ba, ge­ren­te general del Ban­co Na­cio­nal de Panamá.

Por úl­ti­mo, al­gu­nas en­ti­da­des con­ti­núan su con­so­li­da­ción re­gio­nal. Co­mo Fi­coh­sa, que des­de que ini­ció ope­ra­cio­nes en Ni­ca­ra­gua ha in­cre­men­ta­do su par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do en to­dos los seg­men­tos, in­cor­po­ran­do áreas de ne­go­cio, lo que ha ge­ne­ra­do un im­pac­to po­si­ti­vo en sus re­sul­ta­dos.

Otro ban­co en ex­pan­sión es Sco­tia­bank, que avan­za en la eje­cu­ción de la car­te­ra de Ci­ti en Cos­ta Ri­ca y Panamá, es­pe­ran­do com­ple­tar la mi­gra­ción en el se­gun­do se­mes­tre del pre­sen­te año, acor­de al cro­no­gra­ma es­ta­ble­ci­do. “En cuan­to a las ope­ra­cio­nes ad­qui­ri­das, he­mos ali­nea­do sus es­tra­te­gias a lo es­ta­ble­ci­do en el plan de ne­go­cios re­gio­nal, al­can­zan­do ni­ve­les óp­ti­mos de cum­pli­mien­to. Tam­bién, se es­tá en un pro­ce­so de ro­bus­te­cer la pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca pa­ra trans­for­mar y au­men­tar la ca­pa­ci­dad de ne­go­cio”, co­men­ta Die­go Ma­so­la, vi­ce­pre­si­den­te se­nior de Sco­tia­bank en Cen­troa­mé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.