Dio­ni­sio Gu­tié­rrez

Mal uti­li­za­das, las re­des so­cia­les es­tán de­for­man­do la reali­dad y da­ñan­do las re­la­cio­nes so­cia­les

Estrategia y Negocios - - Con­te­ni­do. -

Si tu­vié­ra­mos que des­cri­bir el es­ta­do de áni­mo pre­sen­te en la ma­yo­ría de so­cie­da­des del mun­do, las pa­la­bras que apa­re­cen son desacuer­do, di­vi­sión, con­fron­ta­ción, des­ca­li­fi­ca­ción, pre­jui­cios, des­con­fian­za, des­alien­to, frus­tra­ción y, en mu­chos ca­sos, ra­bia. Ha­cen fal­ta aná­li­sis se­rios so­bre el rom­pe­ca­be­zas de fac­to­res y cir­cuns­tan­cias que nos lle­va­ron a la reali­dad que hoy vivimos y que es­tá pro­vo­can­do pe­li­gro­sos ni­ve­les de po­la­ri­za­ción y con­flic­to.

En nues­tro he­mis­fe­rio hay cau­sas iden­ti­fi­ca­bles que son el com­bus­ti­ble del in­cen­dio que vi­ven nues­tras so­cie­da­des. En­tre ellas es­tán la po­bre­za, la de­sigual­dad, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, la in­com­pe­ten­cia o la co­rrup­ción de los po­lí­ti­cos y la com­pli­ci­dad o la in­di­fe­ren­cia de las eli­tes.

Di­cho de otra ma­ne­ra, la au­sen­cia de Es­ta­dos fun­cio­na­les y ca­pa­ces de ofre­cer cer­te­za ju­rí­di­ca y la in­ca­pa­ci­dad de crear con­di­cio­nes pa­ra un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ro­bus­to que in­te­gre a to­dos y les per­mi­ta al­can­zar bie­nes­tar es­tá lle­van­do a las na­cio­nes en per­ma­nen­te con­flic­to a es­ce­na­rios pe­li­gro­sos.

Las “Re­des So­cia­les” han acer­ca­do a millones de se­res hu­ma­nos y han fa­ci­li­ta­do el dia­rio vi­vir de mu­chas ma­ne­ras, pe­ro tam­bién, han se­pa­ra­do y en­fren­ta­do a millones por la for­ma irres­pon­sa­ble y opor­tu­nis­ta en que mu­chos las usan.

Las re­des so­cia­les mal uti­li­za­das es­tán de­for­man­do la reali­dad y da­ñan­do las re­la­cio­nes so­cia­les de una ma­ne­ra tan bru­tal que, si las so­cie­da­des no apren­den a di­fe­ren­ciar y a des­ca­li­fi­car a los de­lin­cuen­tes ci­ber­né­ti­cos, se­gui­re­mos ti­ran­do com­bus­ti­ble a un fue­go que ya es­tá fue­ra de con­trol. Las bur­bu­jas que se for­man en las re­des so­cia­les, el “Cy­ber­bull­ying ” y las “fa­ke news” se es­tán en­car­gan­do de ali­men­tar ese in­cen­dio so­cie­ta­rio de una ma­ne­ra bru­tal. Y a es­to se su­ma, co­mo pól­vo­ra, la su­per­fi­cia­li­dad y mu­chas ve­ces la ig­no­ran­cia de los usua­rios.

Una bur­bu­ja, en ge­ne­ral, la for­ma una per­so­na con su gru­po afín.

La “in­for­ma­ción” que se mue­ve en esas bur­bu­jas es, en ge­ne­ral, par­cial y li­mi­ta­da al gus­to y vi­sión de ese gru­po. El pro­ble­ma es­tá en que se lle­ga a pen­sar que la “in­for­ma­ción” que lle­ga a ca­da bur­bu­ja es la úni­ca ver­dad. Nada más fal­so que es­to. Es­te fe­nó­meno de “las bur­bu­jas” es tan dis­rup­ti­vo que ha lle­ga­do a en­fren­tar co­le­gas, so­cios, fa­mi­lias y has­ta pa­re­jas.

Los hu­ma­nos te­ne­mos pro­pen­sión a creer lo peor, lo fá­cil, el ti­tu­lar, el chis­me o el ru­mor. No nos preo­cu­pa­mos por in­ves­ti­gar o con­fir­mar, y va­mos crean­do un ima­gi­na­rio y una for­ma de pen­sar o sen­tir so­bre de­ter­mi­na­dos te­mas o per­so­nas que pue­den te­ner un gra­do tal de dis­tor­sión que im­po­si­bi­li­ta el po­der al­can­zar acuer­dos o con­sen­sos.

Hay cen­tros –real­men­te son cuar­tos o bo­de­gas– con ope­ra­do­res, mu­chos de ellos jó­ve­nes des­em­plea­dos, que, por po­cos dó­la­res se de­di­can a in­ven­tar no­ti­cias, a di­fa­mar enemi­gos de los fi­nan­cis­tas de “net­cen­ters” y a di­vi­dir pa­ra “ven­cer”.

La co­bar­día del ano­ni­ma­to y la ma­ni­pu­la­ción de “se­cre­tos” y men­ti­ras da cier­to po­der a los mer­ce­na­rios de las re­des. Y es­tán tam­bién los char­la­ta­nes opor­tu­nis­tas que se atre­ven a usar su nom­bre pa­ra di­fa­mar o de­cir idio­te­ces pa­ra ga­nar no­to­rie­dad. Al fi­nal, unos y otros siem­pre fra­ca­san.

La cla­ve es­tá en que los usua­rios se edu­quen y cues­tio­nen más las fuen­tes de in­for­ma­ción y su con­te­ni­do. Ha­rían un ex­tra­or­di­na­rio fa­vor a las so­cie­da­des de las que son par­te, pa­ra en­fo­car­se en la bús­que­da de so­lu­cio­nes a los ver­da­de­ros pro­ble­mas que tie­nen

Hay na­cio­nes go­ber­na­das por ti­ra­nos, ase­si­nos, co­rrup­tos, cí­ni­cos y pa­ya­sos –prin­ci­pa­les con­tra­tis­tas de “net­cen­te­ros”- que tie­nen un fu­tu­ro de pro­nós­ti­co re­ser­va­do. De­pen­de­rá de sus pue­blos el ni­vel de da­ño que es­tos im­pre­sen­ta­bles per­so­na­jes pue­dan cau­sar. Sin du­da al­gu­na, las re­des so­cia­les son una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra los ciu­da­da­nos. Usé­mos­las con in­te­li­gen­cia

La cla­ve es­tá en que Los usua­rios se edu­quen y cues­tio­nen más Las fuen­tes de in­for­ma­ción y su con­te­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.