JOYA DE NICARAGUA

50 años com­par­tien­do con el mun­do, el sa­bor y aro­ma de los me­jo­res ta­ba­cos

Estrategia y Negocios - - Con­te­ni­do. -

Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, es­ta­ble­ci­da en Ni­ca­ra­gua en 1968, con­me­mo­ra su 50 aniver­sa­rio con la edi­ción es­pe­cial Cin­co Dé­ca­das, un ta­ba­co sú­per Pre­mium que ha­ce ho­nor al me­dio si­glo co­mo mar­ca pio­ne­ra y lí­der en el com­pe­ti­ti­vo mun­do de los pu­ros he­chos a mano a ni­vel glo­bal.

Cin­co Dé­ca­das es­ta­rá dis­po­ni­ble en dos vi­to­las úni­ca­men­te, co­mo tri­bu­to a los for­ma­tos que se em­plea­ban en la fá­bri­ca en 1968: Dia­de­mas y El Ge­ne­ral.

a em­pre­sa Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, es­ta­ble­ci­da en Ni­ca­ra­gua en 1968, con­me­mo­ra su 50 aniver­sa­rio con la edi­ción es­pe­cial Cin­co Dé­ca­das, un ta­ba­co sú­per Pre­mium que ha­ce ho­nor al me­dio si­glo co­mo mar­ca pio­ne­ra y lí­der en el com­pe­ti­ti­vo mun­do de los pu­ros he­chos a mano a ni­vel glo­bal.

“Cin­co Dé­ca­das es un pu­ro ni­ca­ra­güen­se de in­com­pa­ra­ble ele­gan­cia. Es­te ta­ba­co es­tá des­ti­na­do a ce­le­brar un mo­men­to es­pe­cial en la his­to­ria de nues­tra em­pre­sa y ofre­cer una opor­tu­ni­dad pa­ra una pau­sa, re­fle­xio­nar, dar gra­cias y mi­rar ha­cia el fu­tu­ro”, apun­tó el Dr. Ale­jan­dro Mar­tí­nez Cuen­ca, Pro­pie­ta­rio & Chair­man de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua.

Cin­co Dé­ca­das es­ta­rá dis­po­ni­ble en dos vi­to­las úni­ca­men­te, co­mo tri­bu­to a los for­ma­tos que se em­plea­ban en la fá­bri­ca en 1968, sien­do és­tos Dia­de­mas y El Ge­ne­ral.

Ade­más, ven­drán en ca­jas de diez uni­da­des, ex­qui­si­ta­men­te ela­bo­ra­das en co­lor blan­co con do­ra­do. De acuer­do con Ali­cia Mon­tiel, Mar­ke­ting Ma­na­ger de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, es­te ta­ba­co edi­ción es­pe­cial es­tá ela­bo­ra­do no só­lo con una ex­clu­si­va co­lec­ción de ta­ba­cos, sino que tam­bién re­pre­sen­ta 50 años de acu­mu­lar co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cia y re­si­len­cia, pro­ve­nien­tes de la fá­bri­ca Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, pio­ne­ra en la pro­duc­ción y ela­bo­ra­ción de pu­ros Pre­miun he­chos a mano en el país cen­troa­me­ri­cano.

Ni­ca­ra­gua: igual a ca­li­dad

En 1968 –un año bi­sies­to- se fun­dó Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, cons­ti­tu­yén­do­se en es­tos 50 años en la mar­ca de pu­ros Pre­mium más icó­ni­ca del país, que se ven­de en la ac­tua­li­dad en más de 53 paí­ses del mun­do, lle­van­do pla­cer, dis­fru­te y re­lax a clien­tes ubi­ca­dos en to­dos los con­ti­nen­tes.

“El nom­bre de Ni­ca­ra­gua re­sue­na al­re­de­dor del mun­do hoy más que nun­ca. Ni­ca­ra­gua se sa­bo­rea en el pa­la­dar de un segmento de con­su­mi­do­res de pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad, co­mo uno de los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de ta­ba­co y pu­ros a ni­vel mun­dial”, co­men­tó Juan Ig­na­cio Mar­tí­nez, Pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua.

“Los ni­ca­ra­güen­ses tal vez no lo apre­cia­mos, pe­ro el po­der de la in­dus­tria del ta­ba­co, aun y con sus obs­tácu­los y li­mi­tan­tes, es in­cues­tio­na­ble. Hoy Ni­ca­ra­gua es pa­ra el mun­do del ta­ba­co lo que es Ca­li­for­nia pa­ra el mun­do de los vi­nos: un ori­gen más emo­cio­nan­te, con sa­bo­res más com­ple­jos y

pro­duc­tos más in­no­va­do­res que se adap­tan me­jor a las pre­fe­ren­cias del con­su­mi­dor mo­derno”, agre­gó.

Co­rría el año 1968, sorprendente en mu­chos ám­bi­tos a ni­vel mun­dial, so­bre to­do en la ca­rre­ra es­pa­cial, en la ci­ru­gía car­dio­vas­cu­lar y en la cul­tu­ra, cuan­do ini­ció ope­ra­cio­nes la fá­bri­ca de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua en la ciu­dad de Es­te­lí, ubi­ca­da 140 kilómetros al nor­te de Ma­na­gua.

Muy pron­to, en los años 70, du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Ri­chard Ni­xon –quien ga­nó pre­ci­sa­men­te la ca­rre­ra pre­si­den­cial en 1968- Jo­ya de Ni­ca­ra­gua se trans­for­mó en el pu­ro ofi­cial de la Ca­sa Blan­ca, el que se de­gus­ta­ba en las re­cep­cio­nes ofi­cia­les, por su ca­rác­ter y gran sa­bor.

Cu­rio­sa­men­te, tras el fin del boom del ta­ba­co a ni­vel glo­bal, en 1998, el Dr. Ale­jan­dro Mar­tí­nez Cuen­ca, Pro­pie­ta­rio & Chair­man de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, vis­lum­bró una opor­tu­ni­dad en me­dio de la cri­sis que tra­jo con­si­go la caí­da es­tre­pi­to­sa del con­su­mo mun­dial de pu­ros. Pro­pu­so crear un pu­ro que 30 años des­pués tu­vie­ra el mis­mo sig­ni­fi­ca­do en el mer­ca­do ame­ri­cano: el pu­ro de ma­yor for­ta­le­za y sa­bor y con la ayu­da de los tra­ba­ja­do­res de ma­yor edad, se re­creó un pu­ro al que se lla­mó An­ta­ño 1970 co­mo tri­bu­to al Jo­ya de Ni­ca­ra­gua de an­ta­ño, tan po­pu­lar por su ca­rác­ter.

Mar­tí­nez Cuen­ca reunió en­ton­ces a los cin­co tra­ba­ja­do­res que tres dé­ca­das atrás, en Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, ha­bían par­ti­ci­pa­do en la ela­bo­ra­ción y pro­duc­ción del pu­ro An­ta­ño.

Hoy Ni­ca­ra­gua es pa­ra el mun­do del ta­ba­co, lo que es ca­li­for­nia pa­ra el mun­do de los vi­nos Juan Ig­na­cio Mar­tí­nez, Pre­si­den­te eje­cu­ti­vo

Con­quis­tó la Ca­sa Blan­ca

El 5 de no­viem­bre de 1968, año en que na­ce Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, el can­di­da­to Ri­chard Ni­xon gana las elec­cio­nes y se en­ca­mi­na a ocu­par la Ca­sa Blan­ca. Du­ran­te su pre­si­den­cia, Jo­ya de Ni­ca­ra­gua fue el pu­ro ofi­cial, que se ofre­cía en las re­cep­cio­nes ofi­cia­les.

El pro­ce­so de crea­ción du­ró un año y se lle­ga­ron a ha­cer de­ce­nas de li­gas (mez­clas), has­ta que se lo­gró fi­nal­men­te la ideal y Ale­jan­dro Mar­tí­nez Cuen­ca de­ci­dió bau­ti­zar­la co­mo An­ta­ño 1970.

Po­co des­pués, re­cuer­da Mar­tí­nez Cuen­ca, lle­ga­ron las pri­me­ras im­pre­sio­nes de los dis­tri­bui­do­res y de los clien­tes en Es­ta­dos Uni­dos. “Lo con­se­gui­mos, eso es lo que el mer­ca­do quie­re”, le con­fir­ma­ron a Mar­tí­nez Cuen­ca y An­ta­ño no só­lo con­quis­tó al con­su­mi­dor, sino a las equi­pos de ex­per­tos de las re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das, que le otor­ga­ron re­co­no­ci­mien­tos y pre­mios in­ter­na­cio­na­les.

Ca­li­dad: una bús­que­da Cons­tan­te

El 2017 fue un año es­pec­ta­cu­lar pa­ra la in­dus­tria de pu­ros Pre­mium que ope­ra en Ni­ca­ra­gua y, en par­ti­cu­lar, pa­ra Jo­ya de Ni­ca­ra­gua. Sus ta­ba­cos he­chos a mano des­ta­ca­ron en el Top 25 del año pa­sa­do, en los ran­kings de las pu­bli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das Ci­gar Afi­cio­na­do y Ci­gar Jour­nal, en­tre otras.

En el ca­so de Ci­gar Afi­cio­na­do, una de las pu­bli­ca­cio­nes más re­le­van­tes de la in­dus­tria, los pu­ros elaborados en Ni­ca­ra­gua al­can­za­ron 12 de las 25 po­si­cio­nes del Top 25 de 2017, su­peran­do a Cu­ba y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. En ese ran­king in­ter­na­cio­nal es­tá el Jo­ya Black Noc­turno, pro­du­ci­do en la fá­bri­ca de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua.

Asi­mis­mo, en el ran­king de la re­vis­ta in­ter­na­cio­nal es­pe­cia­li­za­da Ci­gar Jour­nal, Ni­ca­ra­gua co­lo­có 12 ta­ba­cos en­tre el Top 25 de 2017, en­tre ellos Jo­ya Black Ro­bus­to, de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua.

“Jo­ya Black sa­lió al mer­ca­do en el

2016; es un pu­ro que con­tie­ne ta­ba­cos de Ni­ca­ra­gua con una ca­pa de ori­gen me­xi­cano. Es un pu­ro que co­mo miem­bro de la fa­mi­lia Jo­ya pre­ten­de ser ami­ga­ble y ac­ces­si­ble pa­ra el fu­ma­dor en tér­mi­nos de per­fil y de pre­cio”, ex­pli­có Juan Ig­na­cio Mar­tí­nez, Pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo.

“Es un pu­ro di­se­ña­do pa­ra el fu­ma­dor con­tem­po­rá­neo, con for­ta­le­za me­dia, con no­tas de sa­bor dul­ce y una com­ple­ji­dad agra­da­ble. Es­ta es una li­ga que te­nía­mos al­gu­nos años de te­ner re­ser­va­da, pe­ro que­ría­mos in­tro­du­cir­la en el mo­men­to apro­pia­do pa­ra que los fu­ma­do­res la apre­cia­ran”, agre­gó.

El jo­ven eje­cu­ti­vo ex­pli­có que el ta­ba­co es un pro­duc­to au­tóc­tono de nues­tro con­ti­nen­te ame­ri­cano, prue­ba de ello es que le co­rres­pon­dió a Cris­tó­bal Co­lón des­cu­brir­lo en sus pri­me­ras vi­si­tas a Amé­ri­ca, al ob­ser­var que los in­dí­ge­nas “fu­ma­ban” unas ho­jas en­ro­lla­das en sus ri­tua­les re­li­gio­sos.

Hoy, in­di­có Mar­tí­nez, el con­su­mo de pu­ros, o ci­ga­rros he­chos con ho­jas en­te­ras y na­tu­ra­les de ta­ba­co, con­ti­núa sien­do uno de los ri­tua­les de so­cia­li­za­ción, dis­fru­te y re­la­ja­ción más im­por­tan­te del hom­bre mo­derno. Uno de los úl­ti­mos es­ca­pes de pla­cer ge­nuino, con los que con­tri­bu­ye la em­pre­sa que di­ri­ge.

Juan Ig­na­cio Mar­tí­nez ase­gu­ró que los

triun­fos son el re­sul­ta­do de años de tra­ba­jo cons­tan­te en bus­ca de la ca­li­dad y agre­gó que hay un sin­nú­me­ro de fac­to­res que lo han per­mi­ti­do; en­tre és­tos, la ca­li­dad de la ho­ja de ta­ba­co, el ta­len­to hu­mano de los ta­ba­que­ros y de los fa­bri­can­tes.

“La li­ber­tad de em­pre­sa y de com­pe­ten­cia nos obli­ga a to­dos los fa­bri­can­tes a com­pe­tir no só­lo por la me­jor ho­ja de ta­ba­co, la me­jor mano de obra y los me­jo­res re­cur­sos, pe­ro so­bre to­do por un es­pa­cio en un mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Por tan­to, hay que tra­ba­jar por lo­grar el me­jor pu­ro”, se­ña­ló el Pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua.

evo­lu­cio­nan­do y per­fec­cio­nán­do­se

Mar­tí­nez ex­pli­có que el ta­ba­co ni­ca­ra­güen­se es po­pu­lar a ni­vel glo­bal por dos ra­zo­nes: por la ho­ja y por los pu­ros. Al res­pec­to, in­sis­tió en que la ho­ja de ta­ba­co cul­ti­va­da en Ni­ca­ra­gua es de al­tí­si­ma ca­li­dad, gra­cias a que los sue­los y el cli­ma de la re­gión nor­te del país - Es­te­lí, Con­de­ga y Ja­la­pa- son idea­les pa­ra la pro­duc­ción de una ho­ja de ta­ba­co de mu­cho sa­bor, buen aro­ma y al­ta for­ta­le­za.

Por otro la­do, agre­gó que los pro­duc­to­res ni­ca­ra­güen­ses han in­ver­ti­do mu­chí­si­mo en me­jo­rar sus prác­ti­cas y pro­ce­sos de cul­ti­vo, co­se­cha y pro­ce­sa­mien­to de las plan­tas y de las ho­jas de ta­ba­co.

“Es­tos dos fac­to­res han con­tri­bui­do a que nues­tro ta­ba­co co­mo ma­te­ria pri­ma sea de­man­da­do en to­do el mun­do, y que has­ta re­co­no­ci­das mar­cas in­ter­na­cio­na­les quie­ran in­cluir nues­tras ho­jas de ta­ba­co en sus ci­ga­rros”, apun­tó.

En el ca­so de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, la fá­bri­ca de pu­ros más an­ti­gua del país, tie­ne ade­más otras for­ta­le­zas, en­tre ellas, con­tar con per­so­nal al­ta­men­te ex­pe­ri­men­ta­do, mu­chos de ellos con más de 30 años la­bo­ran­do pa­ra la em­pre­sa.

“La ca­li­dad y con­sis­ten­cia de nues­tros pu­ros es in­cues­tio­na­ble, gra­cias en pri­mer lu­gar a nues­tro ta­len­to hu­mano y al desa­rro­llo de técnicas de ma­nu­fac­tu­ra y con­trol de ca­li­dad que he­mos per­fec­cio­na­do a lo lar­go de las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das”, in­di­có.

Al res­pec­to, el eje­cu­ti­vo apun­tó que a pe­sar de ser la pri­me­ra em­pre­sa pro­duc­to­ra de pu­ros en el país, co­mo em­pre­sa han avan­za­do mu­cho en los úl­ti­mos años, in­vir­tien­do en la fá­bri­ca y en la fa­mi­lia de tra­ba­ja­do­res. En­tre esas in­ver­sio­nes des­ta­có la re­cons­truc­ción y re­mo­de­la­ción del edi­fi­cio que te­nía ca­si 40 años y ha­bía su­fri­do los es­tra­gos de la gue­rra y de los desas­tres na­tu­ra­les.

“He­mos in­ver­ti­do en pro­fe­sio­na­li­zar nues­tro per­so­nal, me­jo­ran­do sus ca­pa­ci­da­des y di­se­ñan­do una or­ga­ni­za­ción adap­ta­da a las reali­da­des de es­tos tiem­pos. He­mos cre­ci­do con un equi­po de mar­ke­ting na­cio­nal, que nos per­mi­te trans­mi­tir nues­tro men­sa­je de mar­ca a ni­vel glo­bal, a la vez que de­mos­tra­mos que en Ni­ca­ra­gua exis­te ta­len­to crea­ti­vo que se po­ne ‘ta­co a ta­co’ con cual­quie­ra en el mun­do”, se­ña­ló or­gu­llo­so Juan Ig­na­cio Mar­tí­nez.

“La tra­yec­to­ria e his­to­ria de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua nos da una al­tí­si­ma dis­tin­ción y repu­tación, que nos ha lle­va­do a que nues­tras mar­cas se co­mer­cia­li­cen en más de 53 paí­ses al­re­de­dor del mun­do. Real­men­te no exis­te en Ni­ca­ra­gua una mar­ca de cual­quier ti­po que ten­ga la pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal que tie­nen nues­tros pro­duc­tos. Aun más, con or­gu­llo po­de­mos de­cir que nues­tro nom­bre lle­va el nom­bre de nues­tro país. Por tan­to, don­de es­té Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, es­tá nues­tro país!”, con­clu­yó el Pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo de la em­pre­sa, que es­tá ce­le­bran­do 50 años de tra­yec­to­ria.

En cons­tan­te in­no­va­ción

El equi­po de mar­ke­ting de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua con­fir­mó que el año 2017 – en vís­pe­ras del 50 aniver­sa­rio- fue muy es­pe­cial, re­ple­to de in­no­va­cio­nes, lan­za­mien­tos de nue­vos pro­duc­tos y de re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les.

En pri­mer lu­gar, lan­za­ron An­ta­ño Gran Re­ser­va, una ver­sión más re­fi­na­da de su An­ta­ño

1970.

Pos­te­rior­men­te, sor­pren­die­ron con el re­di­se­ño del em­pa­que de An­ta­ño Dark Co­ro­jo, lo­gran­do ob­te­ner una ima­gen mu­cho más uni­for­me y ga­ran­ti­zan­do un ma­yor im­pac­to vi­sual en los pun­tos de ven­ta.

Tam­bién me­jo­ra­ron y mo­der­ni­za­ron el em­pa­que de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua Clá­si­co, que es la mar­ca de pu­ros Pre­mium más an­ti­gua de Ni­ca­ra­gua.

Jo­ya Black (lan­za­do en 2016), un pu­ro mas con­tem­po­rá­neo en su fu­ma­da e ima­gen, fue nom­bra­do en­tre los me­jo­res 25 pu­ros del Año por me­dios es­pe­cia­li­za­dos.

Hoy Jo­ya de Ni­ca­ra­gua se co­mer­cia­li­za en más de 53 paí­ses del mun­do, ex­pan­dién­do­se en 2017 a Hong Kong y Ma­cao en Asia, An­go­la en Áfri­ca, y Lí­bano en Me­dio Orien­te.

Los clien­tes y usua­rios de Jo­ya de Ni­ca­ra­gua, a tra­vés de sus re­des so­cia­les en Fa­ce­book, Twit­ter e Ins­tra­gram, in­ter­ac­túan con los eje­cu­ti­vos y per­so­nal de la em­pre­sa des­de cual­quier rincón del mun­do, y así se con­vier­ten en par­te de su éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.