Jor­ge Lon­do­ño

EPM ha in­ver­ti­do US$1.000 millones en CA. Se­gui­rá fir­me en la re­gión, di­ce su ca­pi­tán.

Estrategia y Negocios - - Contenido. - VE­LIA JA­RA­MI­LLO FO­TO DE POR­TA­DA cor­te­sía de EPM.

EL PRE­SI­DEN­TE DE EM­PRE­SAS PÚ­BLI­CAS DE ME­DE­LLÍN HA­BLA DE LA EX­PAN­SIÓN DE EPM EN CEN­TROA­MÉ­RI­CA Y LOS NUE­VOS PLA­NES PA­RA LA RE­GIÓN, EN DON­DE YA ACU­MU­LAN IN­VER­SIO­NES SU­PE­RIO­RES A US$1.000 MILLONES.

El Gru­po Em­pre­sas Pú­bli­cas de Me­de­llín (EPM) lle­gó en 2010 a Cen­troa­mé­ri­ca, in­cur­sio­nan­do en el ne­go­cio de dis­tri­bu­ción y trans­mi­sión de ener­gía. Hoy, el gi­gan­te co­lom­biano acu­mu­la in­ver­sio­nes por más de US$1.000 millones en la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na, sir­vien­do a más de dos millones de clien­tes.

En Gua­te­ma­la, EPM ope­ra Em­pre­sa Eléc­tri­ca de Gua­te­ma­la (EEG­SA), dis­tri­bui­do­ra de ener­gía con más de 1 mi­llón 200 mil clien­tes. En El Sal­va­dor, con DEL­SUR, sir­ve a más de 390.000 clien­tes. En Pa­na­má, po­see el 51% de las ac­cio­nes de la se­gun­da dis­tri­bui­do­ra del país, (Elek­tra No­res­te, EN­SA), que atien­de a 450.000 clien­tes. “De Gua­te­ma­la a Pa­na­má, ya so­mos lí­de­res en el mun­do de la trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción”, des­ta­có en una re­cien­te vi­si­ta a Gua­te­ma­la, su CE0, Jor­ge Lon­do­ño de la Cues­ta. Cen­troa­mé­ri­ca ya apor­ta cer­ca de un 20% de los in­gre­sos de Gru­po EPM, que man­tie­ne fi­me su apuesta por la re­gión, sos­tu­vo.

Em­pre­sas Pú­bli­cas de Me­de­llín (EPM), la mul­ti­la­ti­na líder co­lom­bia­na, es ya el ac­tor en el sec­tor de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción de ener­gía más im­por­tan­te de Cen­troa­mé­ri­ca, re­gión en la que acu­mu­la in­ver­sio­nes su­pe­rio­res a US$1.000 millones. Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Pa­na­má ya re­pre­sen­tan un 20% de las ope­ra­cio­nes de la co­lom­bia­na, y apor­tan un 10% de las uti­li­da­des”, des­ta­có Jor­ge Lon­do­ño de la Cues­ta, el ge­ren­te de EPM, en­tre­vis­ta­do en ex­clu­si­va en Gua­te­ma­la por Es­tra­te­gia & Ne­go­cios.

Gru­po EPM, ase­gu­ró Lon­do­ño, lle­gó pa­ra que­dar­se en Cen­troa­mé­ri­ca con vi­sión de lar­go pla­zo pa­ra la re­gión.

“No so­mos unos in­ver­sio­nis­tas de por­ta­fo­lio, no so­mos ca­pi­tal go­lon­dri­na que tan po­co be­ne­fi­cio les pro­du­ce a las co­mu­ni­da­des. So­mos una em­pre­sa que quie­re per­ma­ne­cer en el te­rri­to­rio, ayu­dar­le a su cre­ci­mien­to y a su desa­rro­llo”, ase­gu­ró el co­lom­biano. En es­ta re­gión, de­ta­lló, EPM tie­ne pro­yec­tos por US$400 millones en eje­cu­ción en­tre 2018 y 2019. Cen­troa­mé­ri­ca si­gue sien­do muy re­le­van­te en la es­tra­te­gia de ex­pan­sión de EPM, no so­lo en ener­gía. En el me­diano pla­zo, la sud­ame­ri­ca­na es­ta­ría abier­ta a ex­plo­rar otras áreas de opor­tu­ni­dad en ru­bros co­mo agua po­ta­ble y sa­nea­mien­to bá­si­co. En Co­lom­bia, EPM par­ti­ci­pa en las lí­neas de ne­go­cios de ener­gía, agua y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Jor­ge Lon­do­ño de la Cues­ta asu­mió el li­de­raz­go de Gru­po EPM y la ge­ren­cia de Em­pre­sas Pú­bli­cas de Me­de­llín en enero de 2016, pa­ra li­de­rar la or­ga­ni­za­ción du­ran­te cua­tro años, en re­em­pla­zo de Juan Es­te­ban Ca­lle Res­tre­po (2012-2015).

“En los pró­xi­mos cua­tro años tra­ba­ja­re­mos pa­ra pres­tar ser­vi­cios pú­bli­cos efi­cien­tes, que res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des de la gen­te”, pro­me­tió el CEO al asu­mir el car­go.

In­ge­nie­ro de Sis­te­mas de la Universidad Ea­fit de Me­de­llín, con for­ma­ción aca­dé­mi­ca del pro­gra­ma Pre­si­den­tes de Em­pre­sas de la Universidad de los An­des de Bo­go­tá, Lon­do­ño de la Cues­ta se ha­bía desem­pe­ña­do du­ran­te 27 años co­mo Ge­ren­te Ge­ne­ral de In­va­mer SAS.

Du­ran­te su tra­yec­to­ria pre­via, co­no­ció en pro­fun­di­dad a la in­dus­tria co­lom­bia­na y las ne­ce­si­da­des de los con­su­mi­do­res de sec­to­res co­mo el ma­nu­fac­tu­re­ro, el fi­nan­cie­ro y los ser­vi­cios pú­bli­cos, en­tre otros, des­ta­ca su ho­ja de vi­da.

Lle­gó a EPM vi­nien­do del com­pe­ti­ti­vo y pu­jan­te sec­tor empresarial pri­va­do de Me­de­llín. Si en sus ini­cios re­co­no­ció que le cos­tó dar el sal­to a una em­pre­sa pú­bli­ca, hoy Lon­do­ño ase­gu­ra que en esa po­si­ción “He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer y apren­der. EPM es una em­pre­sa apa­sio­nan­te, fas­ci­nan­te no so­la­men­te por ser mul­ti­sec­to­rial sino por ser mul­ti-la­ti­na. Es­to per­mi­te es­tar en un cons­tan­te apren­di­za­je y te­ner la opor­tu­ni­dad de en­ten­der las di­ná­mi­cas so­cia­les y eco­nó­mi­cas de mu­chas re­gio­nes, no so­lo de Co­lom­bia sino de La­ti­noa­mé­ri­ca. En ese sen­ti­do la ex­pe­rien­cia ha si­do muy en­ri­que­ce­do­ra y la he dis­fru­ta­do mu­cho”.

¿Que re­ci­bió de su an­te­ce­sor y co­mo ha im­pre­so su se­llo en la con­duc­ción de la em­pre­sa? Lon­do­ño ad­vier­te que EPM “es una em­pre­sa que man­tie­ne una ru­ta a lar­go pla­zo, y los di­fe­ren­tes ge­ren­tes han si­do res­pe­tuo­sos de no al­te­rar esa vi­sión. El con­cep­to de for­ta­le­cer el por­ta­fo­lio de la em­pre­sa en di­fe­ren­tes sec­to­res y en di­fe­ren­tes re­gio­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca fue un le­ga­do que me de­jo la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción, que he­mos ve­ni­do res­pe­tan­do, pro­fun­di­zan­do”.

Co­mo ge­ren­te ge­ne­ral de EPM, una em­pre­sa 100% pú­bli­ca cu­yo pro­pie­ta­ria es la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Me­de­llín, Lon­do­ño es­tá al fren­te de una com­pa­ñía di­ver­sa que par­ti­ci­pa en las áreas de ge­ne­ra­ción, trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción de ener­gía, ser­vi­cios de su­mi­nis­tros de agua po­ta­ble y tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les, re­co­lec­ción de basura y re­si­duos só­li­dos, dis­tri­bu­ción de gas do­mi­ci­lia­rio e in­dus­trial. En te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, po­see el 50% de Ti­go Co­lom­bia, en alian­za con Gru­po Mi­lli­con.

CRE­CE CON CEN­TROA­MÉ­RI­CA

En el ne­go­cio de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción, que re­pre­sen­ta cer­ca del 39% de los in­gre­sos del gru­po, Cen­troa­mé­ri­ca es un ac­tor prin­ci­pal. De ahí que el gru­po co­lom­biano man­ten­ga una in­ten­sa di­ná­mi­ca de in­ver­sión en es­ta re­gión, con­cen­tra­da prin­ci­pal­men­te en la ex­pan­sión y me­jo­ra­mien­to de sus re­des.

“Só­lo en 2016-2017 la in­ver­sión ha si­do cer­ca­na a los US$100 millones, pe­ro los pro­yec­tos que ve­ni­mos desa­rro­llan­do en es­te mo­men­to en Cen­troa­mé­ri­ca su­man jun­tos más de US$400 millones en eje­cu­ción en 2018 y 2019”, des­ta­có Lon­do­ño.

De gi­ra por Gua­te­ma­la, el pa­sa­do mes de abril, el pre­si­den­te de EPM se re­fi­rió a la ex­pan­sión sos­te­ni­da del gru­po. Na­ci­da en la mu­ni­ci­pa­li­dad de Me­de­llín, la em­pre­sa fue ad­qui­rien­do ser­vi­cios de ener­gía y de agua en otros mu­ni­ci­pios del de­par­ta­men­to de An­tio­quia en una pri­me­ra fa­se, y tras la cri­sis del sis­te­ma ener­gé­ti­co co­lom­biano de los años 90, se con­vir­tió en un ju­ga­dor na­cio­nal.

Fren­te a la im­po­si­bi­li­dad de se­guir cre­cien­do en Co­lom­bia, por re­gu­la­cio­nes que im­pi­den que un ac­tor par­ti­ci­pe con más 25% de mer­ca­do de ener­gía, Gru­po EPM to­mó la de­ci­sión de ir a otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Así, lle­gó en 2010 a Gua­te­ma­la com­pran­do por US$635 millones a la Em­pre­sa Eléc­tri­ca de Gua­te­ma­la (EEG­SA), y en 2011

con­cre­tó la com­pra de la pa­na­me­ña EN­SA y la sal­va­do­re­ña DEL SUR por US$200 millones.

En una ter­ce­ra ola de cre­ci­mien­to “ad­qui­ri­mos em­pre­sas en Mé­xi­co y en Chi­le. Hoy es­ta­mos pre­sen­tes en 6 paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos des­de el nor­te has­ta el sur, es de­cir des­de Mé­xi­co has­ta Chi­le”, ex­pu­so Lon­do­ño de la Cues­ta.

El pa­sa­do mes de abril, Em­pre­sas Pú­bli­cas de Me­de­llín ce­le­bró los re­sul­ta­dos 2017, los más al­tos en 63 años de his­to­ria. EPM ma­triz al­can­zó una uti­li­dad ne­ta de US$2,2 bi­llo­nes, con un au­men­to del 19% con res­pec­to a 2016. En el Gru­po EPM los in­gre­sos con­so­li­da­dos fue­ron de $14,9 bi­llo­nes.

El Ebit­da del Gru­po EPM fue de $4,7 bi­llo­nes, con un cre­ci­mien­to del 17% con res­pec­to al año an­te­rior. Del Ebit­da, el 63% pro­vino de EPM, el 21% de las fi­lia­les in­ter­na­cio­na­les y el 16% de las fi­lia­les na­cio­na­les.

“Es­ta es una em­pre­sa que lle­va 63 años en el mer­ca­do y man­tie­ne ta­sas de cre­ci­mien­to de do­ble dí­gi­to, aún con mer­ca­dos ma­du­ros y con sec­to­res tan desa­rro­lla­dos co­mo el de los ser­vi­cios pú­bli­cos. Nues­tra pers­pec­ti­va es que si se­gui­mos con es­tas ta­sas de cre­ci­mien­to de do­ble di­gi­to, el gru­po pue­de es­tar tri­pli­can­do su ge­ne­ra­ción de va­lor de aquí al año 2025, ge­ne­ran­do un Ebit­da cer­cano a los US$5.8 bi­llo­nes pa­ra el año 2025”, es­ti­mó el líder de Gru­po EPM en Gua­te­ma­la.

EPM con­si­gue cre­ci­mien­tos a do­ble dí­gi­to gra­cias a su ob­se­sión por cre­cer. Pa­ra Lon­do­ño “to­da or­ga­ni­za­ción que re­nun­cia a cre­cer em­pie­za un pro­ce­so de de­ca­den­cia, por eso es­te gru­po se ha ido ex­pan­dien­do, de ser un so­lo ne­go­cio de ener­gía al agua, gas, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Ini­cial­men­te es­tá­ba­mos so­lo en Me­de­llín, An­tio­quia, Co­lom­bia, lue­go lle­ga­mos a Pa­na­má, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor, Mé­xi­co, Chi­le”.

Pe­ro, ad­vier­te el CEO co­lom­biano, “hay que cre­cer con efi­cien­cia y pro­duc­ti­vi­dad, por­que un cre­ci­mien­to de­for­me, irre­gu­lar se con­vier­te en cán­cer, uno tam­po­co pue­de ir cre­cien­do sin que haya ejer­ci­cios de or­den, pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia en las or­ga­ni­za­cio­nes”.

Así que con Lon­do­ño al fren­te, en EPM “To­do es­te ejer­ci­cio de ir cre­cien­do lo ve­ni­mos acom­pa­ñan­do de ser más pro­duc­ti­vos y más efi­cien­tes en to­dos nues­tros sis­te­mas”. Un ejem­plo: Gua­te­ma­la, en don­de la mul­ti-la­ti­na es­tá in­tro­du­cien­do las úl­ti­mas tec­no­lo­gías e in­vir­tien­do fuer­te­men­te en las re­des, pa­ra ser mu­cho más efi­cien­tes en la pres­ta­ción de los ser­vi­cios, des­ta­có el di­rec­ti­vo.

CEN­TROA­MÉ­RI­CA: MIL MILLONES

En los re­sul­ta­dos pa­ra 2017 ¿Cuán­to con­tri­bu­yó Cen­troa­mé­ri­ca?

En in­gre­sos, Cen­troa­mé­ri­ca pue­de re­pre­sen­tar pa­ra nues­tras ope­ra­cio­nes cer­ca de un 20% y un 10% de las uti­li­da­des.

He­mos rea­li­za­do in­ver­sio­nes en la re­gión cer­ca­nas a los US$1.000 millones, in­clu­yen­do las com­pras en Gua­te­ma­la, Pa­na­má y El Sal­va­dor. Ex­cep­tuan­do Mé­xi­co, en Cen­troa­mé­ri­ca podemos ser el prin­ci­pal ac­tor de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción de ener­gía de la re­gión.

¿En cua­les pro­yec­tos han con­cen­tra­do sus in­ver­sio­nes en Cen­troa­mé­ri­ca?

Más que to­do en la ex­pan­sión y me­jo­ra­mien­to de nues­tras re­des. Só­lo en 2016-2017 la in­ver­sión ha si­do cer­ca­na a los US$100 millones, pe­ro los pro­yec­tos que ve­ni­mos desa­rro­llan­do en es­te mo­men­to en Cen­troa­mé­ri­ca son pro­yec­tos por US$400 millones en eje­cu­ción en 2018 y 2019.

¿Qué apor­ta la re­gión a su ne­go­cio?

Fun­da­men­tal­men­te el ne­go­cio de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción que re­pre­sen­ta cer­ca del 39% de los in­gre­sos del gru­po. En es­te ru­bro, Cen­troa­mé­ri­ca es un ac­tor prin­ci­pal por­que te­ne­mos ope­ra­cio­nes de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción en Pa­na­má, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la. De ese 39%, Cen­troa­mé­ri­ca re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 12%.

In­du­da­ble­men­te, es­tas in­ver­sio­nes tie­nen unas ta­sas de re­torno bas­tas­te po­si­ti­vas pa­ra el gru­po. Por ello se­gui­mos pen­san­do ex­pan­dir nues­tras ope­ra­cio­nes.

¿Cen­troa­mé­ri­ca aún les ofre­ce opor­tu­ni­da­des de cre­cer?

Es muy im­por­tan­te que la re­gión si­ga for-

ta­le­cien­do su es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, que las re­glas del jue­go per­ma­nez­can es­ta­bles, y haya se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca a tra­vés del tiem­po. Eso es lo pri­me­ro que bus­ca cual­quier in­ver­sio­nis­ta, más un in­ver­sio­nis­ta co­mo EPM que es­tá bus­can­do per­ma­ne­cer en un te­rri­to­rio en el lar­go pla­zo.

¿Les ha ofre­ci­do esa se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca Cen­troa­mé­ri­ca, du­ran­te su tiem­po de ope­ra­ción en la re­gión?

En Gua­te­ma­la, nos han ofre­ci­do esa se­gu­ri­dad y esa es­ta­bi­li­dad y es­pe­ra­mos que los otros paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos pue­dan se­guir ese mis­mo ca­mino. Es un re­to muy im­por­tan­te que tie­ne la re­gión pa­ra ofre­cer a los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros.

Pa­na­má y El Sal­va­dor tam­bién nos han ofre­ci­do se­gu­ri­dad, pe­ro si­gue sien­do muy im­por­tan­te pa­ra un in­ver­sio­nis­ta ex­tran­je­ro te­ner es­ta­bi­li­dad pa­ra po­der ha­cer in­ver­sio­nes de gran mag­ni­tud y con un pen­sa­mien­to a lar­go pla­zo. Es re­le­van­te que los go­bier­nos y to­dos los es­ta­dos pien­sen que la me­jor ma­ne­ra de atraer in­ver­sio­nis­tas en can­ti­dad, en vo­lu­men y en tiem­po pa­sa por dos ecua­cio­nes: es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca.

GUA­TE­MA­LA: APUESTA DE CON­FIAN­ZA

¿Cuál re­le­van­cia tie­ne Gua­te­ma­la den­tro de sus pro­yec­tos?

En Gua­te­ma­la, EPM cons­tru­ye, a tra­vés de la em­pre­sa Trans­por­tis­ta Eléc­tri­ca Cen­troa­me­ri­ca­na, S.A. (Tre­lec) cer­ca de 70 ki­ló­me­tros de lí­neas de trans­mi­sión con una in­ver­sión cer­ca­na a US$250 millones, una ci­fra his­tó­ri­ca pa­ra la com­pa­ñía.

Es­ta in­ver­sión, es ver­da­de­ra­men­te un vo­to de con­fian­za del gru­po en es­te país y un vo­to de con­fian­za tam­bién en el equi­po pro­fe­sio­nal que acom­pa­ña la em­pre­sa. Es­te es un pri­mer gran pro­yec­to que no so­la­men­te es­tá com­pues­to de lí­neas de trans­mi­sión sino tam­bién de 9 sub­es­ta­cio­nes de ener­gía, va­rias de ellas de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, co­mo la es­ta­ción El In­cien­so.

En es­te ejer­ci­cio de ir vol­vien­do las re­des más in­te­li­gen­tes tam­bién es­ta­mos tra­ba­jan­do en ese pro­pó­si­to de lle­var el In­ter­net de las Co­sas a to­das nues­tras re­des en Gua­te­ma­la, tan­to de trans­mi­sión co­mo de dis­tri-

bu­ción.

¿Qué par­ti­ci­pa­ción tie­ne Gua­te­ma­la den­tro de los in­gre­sos y uti­li­da­des que re­por­tan us­te­des co­mo gru­po del año pa­sa­do?

El 39% de nues­tro ne­go­cio es el mun­do de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción de ener­gía. Co­lom­bia es nues­tra ope­ra­ción más im­por­tan­te en es­te ru­bro, por­que es­ta­mos prác­ti­ca­men­te en 25% del te­rri­to­rio na­cio­nal y la se­gun­da es Gua­te­ma­la. La ter­ce­ra es Pa­na­má y la cuar­ta es El Sal­va­dor.

“ES­TA ES UNA EM­PRE­SA QUE LLE­VA 63 AÑOS EN EL MER­CA­DO Y MAN­TIE­NE TA­SAS DE CRE­CI­MIEN­TO DE DO­BLE DÍ­GI­TO, AÚN CON MER­CA­DOS MA­DU­ROS Y CON SEC­TO­RES TAN DESA­RRO­LLA­DOS CO­MO EL DE LOS SER­VI­CIOS PÚ­BLI­COS”, DES­TA­CÓ JOR­GE LON­DO­ÑO.

¿De las ga­nan­cias de EPM en 2017, cuan­to apor­tó Gua­te­ma­la?

Doy un da­to: por las uti­li­da­des del año 2017 no­so­tros en­tre­ga­mos al Es­ta­do de Gua­te­ma­la, co­mo ac­cio­nis­ta de EEG­SA, un che­que por 50 millones de quet­za­les (unos US$6,5 millones) co­mo di­vi­den­dos. Re­cor­de­mos que EPM po­see el 80% de las ac­cio­nes de la Em­pre­sas Gua­te­mal­te­ca de Elec­tri­ci­dad y el otro 20% es­tá in­te­gra­do por ac­cio­nes en po­der del es­ta­do (un 14%) y por ac­cio­nis­tas in­di­vi­dua­les (6%). En Gua­te­ma­la, EEG­SA es­tá en­tre las 5 em­pre­sas más im­por­tan­tes re­cau­da­do­ras y pa­ga­do­res de

im­pues­tos del país.

¿Cuál es el ba­lan­ce de su ope­ra­ción en Gua­te­ma­la?

En Gua­te­ma­la en los úl­ti­mos años la ta­ri­fa de ener­gía se ha ve­ni­do re­du­cien­do cer­ca de un 40%, es­to no es ex­clu­si­va­men­te una la­bor de EEG­SA o de nues­tro gru­po en el te­rri­to­rio, ob­via­men­te es una la­bor que se ha­ce en con­jun­to con otras ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro si es­tu­vi­mos apo­yan­do el desa­rro­llo de la nor­ma­ti­vi­dad y la re­gu­la­ción pa­ra que es­to se pu­die­ra dar.

Hay otros in­di­ca­do­res que nos mues­tran si es­ta­mos ha­cien­do bien la ta­rea o no. Uno de ellos es la pér­di­da de ener­gía, o sea cuán­to de la ener­gía que yo com­pro co­mo dis­tri­bui­dor es la ener­gía que fac­tu­ro.

Es­tas pér­di­das son de dos fuen­tes: pér­di­das téc­ni­cas, y pér­di­das no téc­ni­cas por la gen­te que se co­nec­ta irre­gu­lar­men­te al sis­te­ma. Las se­gun­das son el in­di­ca­dor de que tan efi­cien­te­men­te se es­tá pres­tan­do el ser­vi­cio y si la gen­te es­tá res­pe­tan­do o no a la em­pre­sa. En Gua­te­ma­la las pér­di­das de nues­tros sis­te­ma más cer­ca­nas al 5%, las más ba­jas de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca.

Un se­gun­do in­di­ca­dor es la car­te­ra, y en Gua­te­ma­la el 100% de las fac­tu­ras se es­tá can­ce­lan­do en los pri­me­ro 25 días den­tro del mes.

En la re­gión, los gran­des pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra sue­len traer con­si­go con­flic­ti­vi­dad so­cial y re­cha­zo de al­gu­nas po­bla­cio­nes. ¿Có­mo se en­fren­tan a es­te te­ma?

Nos ase­gu­ra­mos de ser le­gí­ti­mos en los te­rri­to­rios don­de es­ta­mos pre­sen­tes, y esa le­gi­ti­mi­dad la bus­ca­mos de dos ma­ne­ras: cuan­do va­mos a desa­rro­llar los pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra y dos cuan­do pres­ta­mos el ser­vi­cio.

Un ejem­plo. En Gua­te­ma­la, en es­te ins­tan­te es­ta­mos desa­rro­llan­do lí­neas de trans­mi­sión por di­fe­ren­tes par­tes del país. An­tes de ti­rar las lí­neas ha­ce­mos un trabajo so­cial muy in­ten­so con las co­mu­ni­da­des, ex­pli­cán­do­les cuál es la im­por­tan­cia de que es­ta in­fra­es­truc­tu­ra en­tre a pres­tar el ser­vi­cio y a po­si­bi­li­tar el desa­rro­llo de la re­gión, que la gen­te en­tien­da lo que sig­ni­fi­ca que la ener­gía és­te pre­sen­te en sus te­rri­to­rios más allá de so­la­men­te po­ner una to­rre o una lí­nea de trans­mi­sión y por eso los blo­queos.

A su vez en­ten­de­mos las ne­ce­si­da­des que van aflo­ran­do en las co­mu­ni­da­des y par­ti­ci­pa­mos de la so­lu­ción o de al­ter­na­ti­vas de apo­yo a la so­lu­ción de es­tas ne­ce­si­da­des.

No­so­tros podemos en­ten­der cuan­do a una co­mu­ni­dad le es­tá fal­tan­do una es­cue­la, un es­pa­cio pa­ra el desa­rro­llo de la cul­tu­ra o el de­por­te y va­mos apo­yan­do ese desa­rro­llo de la co­mu­ni­dad, que la gen­te sien­ta que cuan­do pa­sa un pro­yec­to del gru­po EPM o pa­sa un pro­yec­to de EEG­SA o de Tre­lac por Gua­te­ma­la, es­tá pa­san­do ver­da­de­ra­men­te el desa­rro­llo.

Ac­tual­men­te, en Gua­te­ma­la es­ta­mos ex­ten­dien­do la red al­re­de­dor de 70 ki­ló­me­tros, es­ta­mos atra­ve­san­do cer­ca de seis mu­ni­ci­pios.

Pe­ro pre­via­men­te se ha­ce un trabajo de com­pe­ne­tra­ción y co­no­ci­mien­to en to­das las co­mu­ni­da­des pa­ra que cuan­do lle­gue nues­tro equi­po de mon­ta­je e ins­ta­la­ción en­cuen­tre el te­rreno lis­to, des­pués de que hi­ci-

mos un trabajo de desa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio. En cuan­to al ser­vi­cio nos preo­cu­pa­mos de que la gen­te ten­ga el ser­vi­cio en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles, con con­ti­nui­dad las 24 ho­ras al día y la me­jor re­la­ción cos­to be­ne­fi­cio po­si­ble.

¿En Gua­te­ma­la al­can­zan más de un mi­llón de usua­rios?

Te­ne­mos la for­tu­na de que la ope­ra­ción que rea­li­za­mos es­tá muy con­cen­tra­da te­rri­to­rial­men­te no­so­tros es­ta­mos ope­ran­do bá­si­ca­men­te en el 6% del te­rri­to­rio gua­te­mal­te­co, pe­ro aquí se con­cen­tra bue­na par­te de la po­bla­ción y de la in­dus­tria y por lo tan­to, aun­que es­ta­mos so­lo pre­sen­tes en el 6% del te­rri­to­rio aten­de­mos más del 40% en la de­man­da de ener­gía na­cio­nal.

PA­NA­MÁ Y EL SAL­VA­DOR: ME­JO­RAS

En cuan­to a su ope­ra­ción en El Sal­va­dor. ¿Qué des­ta­ca de la ope­ra­ción de DEL­SUR?

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les el ejer­ci­cio que he­mos ve­ni­do ha­cien­do, en DEL­SUR es me­jo­ran­do mu­cho la ca­li­dad en la pres­ta­ción del ser­vi­cio y lo­grar efi­cien­cia y pro­duc­ti­vi­dad en nues­tras ope­ra­cio­nes. En eso nos he­mos con­cen­tra­do y he­mos ve­ni­do tran­si­tan­do un ca­mino muy po­si­ti­vo.

¿Y Pa­na­má, co­mo se vie­ne desa­rro­llan­do?

Muy bien. Aquí aten­de­mos ca­si el 40% del mer­ca­do que es­tá de­li­mi­ta­do por re­gu­la­ción. EPM atien­de de la fron­te­ra con Co­lom­bia al Ca­nal de Pa­na­má. En nues­tro te­rri­to­rio es­ta­mos me­jo­ran­do co­ber­tu­ras y la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra aten­der la de­man­da cre­cien­te or­gá­ni­ca.

Los pro­ce­sos que im­ple­men­tan en Co­lom­bia de me­jo­ra de mo­der­ni­za­ción e in­no­va­ción ¿Ya es­tán ya im­ple­men­ta­dos en Cen­troa­mé­ri­ca?

El gru­po empresarial man­tie­ne unas es­truc­tu­ras de gobierno don­de hay una co­mu­ni­ca­ción per­ma­nen­te del nú­cleo con las fi­lia­les pa­ra ir uni­fi­can­do y es­tan­da­ri­zan­do en tér­mi­nos ge­ne­ra­les to­das las me­jo­ras prác­ti­cas que se pue­den pre­sen­tar.

No so­la­men­te Co­lom­bia es el emi­sor de me­jo­res prác­ti­cas, mu­chas ve­ces las me­jo­res prác­ti­cas par­ten de al­gún otro país. Gua­te­ma­la, con nues­tra ope­ra­ción de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción es quien tie­ne una de los me­jo­res es­tán­da­res de ca­li­dad a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano y nos ha en­se­ña­do mu­cho.

Nos in­tere­sa en­ten­der có­mo tra­ba­ja una em­pre­sa que lo­gra pér­di­das en trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción de ape­nas cer­ca del 5%, co­no­cer la for­ma có­mo ope­ra la em­pre­sa pa­ra lo­grar esos ni­ve­les de efi­cien­cia. La ma­triz de Me­de­llín, tie­ne per­di­das del 8%, su­pe­rio­res a Gua­te­ma­la, y en otras fi­lia­les de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción en Co­lom­bia u otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca las pér­di­das pue­den in­clu­so al­can­zar has­ta el 12%.

¿Cuá­les han si­do los re­tos más gran­des que ha en­fren­ta­do EPM en es­tas tres pla­zas, du­ran­te su tiem­po de ope­ra­ción en Cen­troa­mé­ri­ca?

La es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, es un te­ma fun­da­men­tal. En cuan­to a la con­flic­ti­vi­dad so­cial que ro­dea mu­chos pro­yec­tos de in­ver­sión en ener­gía, es un te­ma que ca­da día co­bra ma­yor re­le­van­cia.

La ma­ne­ra co­mo las em­pre­sas de desa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra se com­pe­ne­tran con las co­mu­ni­da­des no es un te­ma que sea ex­clu­si­vo pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, es­tá ocu­rrien­do en to­do el mun­do y lo que ha ve­ni­do ha­cien­do EPM es for­ta­le­cien­do su mo­de­lo de ges­tión, de in­te­gra­ción a los te­rri­to­rios y a las co­mu­ni­da­des don­de par­ti­ci­pa.

Du­ran­te la cons­truc­ción del pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co en Pa­na­má si tu­vi­mos di­fi­cul­ta­des con las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas al­re­de­dor del pro­yec­to, que fi­nal­men­te se su­pe­raron.

En Gua­te­ma­la, sus an­te­ce­so­res en EEG­SA lle­ga­ron a te­ner un li­ti­gio con el Es­ta­do res­pec­to al te­ma de ta­ri­fas. ¿Có­mo es­tá hoy el te­ma de re­gu­la­ción y la re­la­ción de EPM con los es­ta­dos en es­tos tres paí­ses?

No­so­tros man­te­ne­mos en Gua­te­ma­la muy bue­nas re­la­cio­nes con nues­tro so­cio que es el Es­ta­do de Gua­te­mal­te­co, el cual par­ti­ci­pa con cer­ca del 14% de las ac­cio­nes de nues­tro gru­po. He­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de cons­truir una re­la­ción de con­fian­za, muy pro­duc­ti­va en la cual año a año

no­so­tros ha­ce­mos trans­fe­ren­cias de di­vi­den­dos. És­ta es una em­pre­sa que le re­por­ta in­gre­sos adi­cio­na­les a la na­ción.

Con las au­to­ri­da­des re­gu­la­to­rias y con el Mi­nis­te­rio de Ener­gía y Mi­nas tam­bién he­mos desa­rro­lla­do con­ver­sa­cio­nes muy cons­truc­ti­vas. Ellos han en­ten­di­do cual es la for­ma có­mo de­be es­ti­mu­lar­se el desa­rro­llo de es­te sec­tor en la eco­no­mía. Gua­te­ma­la es un mo­de­lo pa­ra se­guir en otros paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, co­mo es el ca­so de El Sal­va­dor.

EL FU­TU­RO ¿NUE­VAS IN­VER­SIO­NES?

Con la me­ta de cre­cer por tres al año 2025, EPM ha con­tem­pla­do den­tro de su Plan de Desa­rro­llo Empresarial in­ver­tir US$7.000 millones en los pró­xi­mos 8 años en in­ver­sio­nes de fu­sión y ad­qui­si­ción. “Es­ta­re­mos eva­luan­do to­do ti­po de al­ter­na­ti­vas en el por­ta­fo­lio”, ex­pu­so Lon­do­ño.

¿Es­tán pen­san­do in­cur­sio­nar en el ru­bro de ge­ne­ra­ción en al­gu­nos de los paí­ses?

No­so­tros ve­ni­mos desa­rro­llan­do in­ter­na­men­te nues­tras ca­pa­ci­da­des de ge­ne­ra­ción no con­ven­cio­nal y Cen­troa­mé­ri­ca es un fo­co de aten­ción nues­tro pa­ra es­te pro­pó­si­to.

Te­ne­mos en Pa­na­má una pe­que­ña ge­ne­ra­do­ra hi­dro­eléc­tri­ca con una ca­pa­ci­dad de 30 me­ga­va­tios. Pe­ro no he­mos desa­rro­lla­do la ge­ne­ra­ción en Cen­troa­mé­ri­ca por­que en la es­truc­tu­ra de nues­tro por­ta­fo­lio ya te­ne­mos una con­cen­tra­ción al­ta en ge­ne­ra­ción y he­mos en­fo­ca­do nues­tras in­ver­sio­nes ini­cial­men­te en el te­ma de dis­tri­bu­ción.

Pos­te­rior­men­te hi­ci­mos un se­gun­do es­fuer­zo en te­mas de agua, y aho­ra es­ta­mos ha­cien­do un ter­cer es­fuer­zo en te­mas de gas, en Co­lom­bia. Eso ex­pli­ca la es­tra­te­gia en La­ti­noa­mé­ri­ca.

¿La in­ver­sión y de los me­ga pro­yec­tos han es­ta­do con­cen­tra­dos en los úl­ti­mos años en Co­lom­bia?

Sí. Es­te año es­ta­mos ter­mi­nan­do los dos gran­des pro­yec­tos que ha desa­rro­lla­do EPM en su his­to­ria. Uno de ellos es la Hi­dro­eléc­tri­ca Ituan­go, con una ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de 2.400 me­ga­va­tios (pro­yec­to que en­tró en cri­sis des­de abril de es­te año por fa­llos que pro­vo­ca­ron inun­da­cio­nes y cien­tos de eva­cua­dos en las po­bla­cio­nes ale­da­ñas de Ituan­go y Bri­ce­ño, en­tre otras, así co­mo da­ños en in­fra­es­truc­tu­ra). La otra es una plan­ta de tra­ta­mien­tos de aguas re­si­dua­les que va a te­ner una ca­pa­ci­dad de ca­si 6 me­tros cú­bi­cos por se­gun­do, lo que la con­vier­te en una de las ma­yo­res plan­tas de tra­ta­mien­to en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Den­tro de es­te plan que tie­nen de am­pliar y cre­cer el ne­go­cio ¿Có­mo jue­ga Cen­troa­mé­ri­ca?

Nues­tro fo­co es to­da La­ti­noa­mé­ri­ca. A fu­tu­ro, el fo­co de ex­pan­sión se con­cen­tra­rá prin­ci­pal­men­te en dos sec­to­res: trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción. Se­guir ex­pan­dien­do nues­tras ope­ra­cio­nes de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción y cre­cer en el sec­tor gas, son nues­tros dos fo­cos prin­ci­pa­les.

No­so­tros es­ta­mos ter­mi­nan­do en es­te mo­men­to una fa­se de in­ver­sión muy fuer­te de cre­ci­mien­to or­gá­ni­co. Cuan­do con­clu­ya, re­to­ma­re­mos nues­tro cre­ci­mien­to inor­gá­ni­co, es de­cir, ejer­ci­cios de com­pra y ad­qui­si­cio­nes.

En es­tos mo­men­tos no pue­do re­ve­lar en dón­de es­ta­mos po­nien­do el ojo pe­ro ob­via­men­te es­ta to­da La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo fo­co geo­grá­fi­co de aten­ción nues­tra.

Si bien tie­nen La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo fo­co de in­te­rés den­tro de su ex­pan­sión, ¿Cen­troa­mé­ri­ca es hoy el te­rri­to­rio que con­cen­tra la in­ver­sión ex­ter­na más re­le­van­te de EPM? .

Bá­si­ca­men­te la in­ver­sión ex­tran­je­ra de EPM se re­par­te la mi­tad en Cen­troa­mé­ri­ca y la otra mi­tad en Chi­le. A fu­tu­ro, la in­ver­sión de EPM irá a don­de haya me­jo­res opor­tu­ni­da­des y ma­yor es­ta­bi­li­dad.

En Cen­troa­mé­ri­ca ¿Han ana­li­za­do nue­vos te­rri­to­rios pa­ra ex­pan­dir­se?

En al­gún mo­men­to es­tu­vi­mos ex­plo­ran­do opor­tu­ni­da­des en Cos­ta Ri­ca que de­sa­for­tu­na­da­men­te no se pu­die­ron con­cre­tar, ahí hay un ac­tor es­ta­tal fuer­tí­si­mo.

Se nos han pre­sen­ta­do opor­tu­ni­da­des en Hon­du­ras, que es­ta­mos es­tu­dian­do y ana­li­zan­do y en Ni­ca­ra­gua de mo­men­to no he­mos re­ci­bi­do ofer­tas o pro­pues­tas pa­ra ana­li­zar

FO­TO DE COR­TE­SÍA/ EPM

Jor­ge Lon­do­ño de la Cues­ta, fren­te aledi­fi­cio de EPM.

FO­TO DE ARCHIVO

Edi­fi­co de EN­SA, la fi­lial de EPM en Pa­na­má

FO­TO DE ARCHIVO

Lon­do­ño, con tra­ba­ja­do­res de EEG­SA Gua­te­ma­la

FOT DE ARCHIVO

Tra­ba­ja­do­res de DEL­SUR, en ElSal­va­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.