Los cos­tos re­gio­na­les del co­lap­so de Ve­ne­zue­la

Por des­gra­cia, mu­chos miem­bros de la iz­quier­da en to­do el mun­do hi­cie­ron la vis­ta gor­da an­te el desas­tre en ges­ta­ción

Estrategia y Negocios - - Radar.Foco Político - TEX­TO KEN­NETH ROGOFF*

La im­plo­sión del gran ex­pe­ri­men­to de Ve­ne­zue­la con el so­cia­lis­mo “bo­li­va­riano” es­tá crean­do una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria y de re­fu­gia­dos com­pa­ra­ble a la de Europa en 2015. En au­to­bús, en bar­co e in­clu­so a pie por ca­mi­nos pe­li­gro­sos, cer­ca de un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos han hui­do só­lo a Co­lom­bia, y se cal­cu­la que hay otros dos millones en otros paí­ses (en su ma­yo­ría, ve­ci­nos).

Allí mu­chos ter­mi­nan vi­vien­do en con­di­cio­nes de­ses­pe­ra­da­men­te in­se­gu­ras, con po­co ali­men­to y nin­gu­na me­di­ci­na, y dur­mien­do don­de pue­dan. Has­ta aho­ra, no hay cam­pos de re­fu­gia­dos de Na­cio­nes Uni­das, só­lo una mo­des­ta ayu­da de or­ga­ni­za­cio­nes re­li­gio­sas y otras ONG. Cun­den el ham­bre y la en­fer­me­dad.

Co­lom­bia es­tá ha­cien­do lo me­jor que pue­de por ayu­dar; da aten­ción a los que acu­den a los hos­pi­ta­les, y su vo­lu­mi­no­sa eco­no­mía in­for­mal es­tá ab­sor­bien­do a mu­chos re­fu­gia­dos co­mo tra­ba­ja­do­res. Pe­ro con un PIB per cá­pi­ta que só­lo lle­ga a unos US$6.000 (con­tra los US$60.000 de Es­ta­dos Uni­dos), los re­cur­sos son li­mi­ta­dos. Y el gobierno tam­bién de­be re­in­te­grar ur­gen­te­men­te a unos 25.000 gue­rri­lle­ros de las FARC y a sus fa­mi­lias, se­gún lo es­ti­pu­la­do por el acuer­do de paz fir­ma­do en 2016 que pu­so fin a me­dio si­glo de cruen­ta gue­rra ci­vil.

Los co­lom­bia­nos han si­do com­pren­si­vos con sus ve­ci­nos, en par­te por­que mu­chos re­cuer­dan que du­ran­te la in­sur­gen­cia de las FARC y las nar­co­gue­rras re­la­cio­na­das, Ve­ne­zue­la ab­sor­bió a cien­tos de mi­les de re­fu­gia­dos co­lom­bia­nos. Ade­más, du­ran­te los años de bo­nan­za en Ve­ne­zue­la, cuan­do el pre­cio del pe­tró­leo era ele­va­do y el ré­gi­men so­cia­lis­ta to­da­vía no ha­bía des­trui­do la pro­duc­ción, va­rios millones de co­lom­bia­nos con­si­guie­ron trabajo en Ve­ne­zue­la.

Pe­ro el re­cien­te tsu­na­mi de re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos es­tá creán­do­le a Co­lom­bia pro­ble­mas enormes, que tras­cien­den los cos­tos di­rec­tos del man­te­ni­mien­to del or­den y la pro­vi­sión de aten­ción mé­di­ca ur­gen­te y otros ser­vi­cios. En par­ti­cu­lar, el in­gre­so de tra­ba­ja­do­res ve­ne­zo­la­nos ge­ne­ró una im­por­tan­te pre­sión a la ba­ja so­bre los sa­la­rios en el sec­tor in­for­mal de Co­lom­bia (que in­clu­ye agri­cul­tu­ra, ser­vi­cios y pe­que­ñas fá­bri­cas) jus­to cuan­do el gobierno te­nía es­pe­ran­zas de su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo.

Con las pri­me­ras olea­das de ve­ne­zo­la­nos vi­nie­ron mu­chos tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos (por ejem­plo, co­ci­ne­ros y con­duc­to­res de li­mu­si­na) con ex­pec­ta­ti­vas ra­zo­na­bles de ha­llar em­pleo re­mu­ne­ra­do en

po­co tiem­po. Pe­ro los re­fu­gia­dos más re­cien­tes ca­re­cen en su ma­yo­ría de ins­truc­ción y ca­pa­ci­ta­ción, lo que com­pli­ca los es­fuer­zos del gobierno pa­ra me­jo­rar la suer­te de la pro­pia po­bla­ción des­fa­vo­re­ci­da de Co­lom­bia.

Los pro­ble­mas a lar­go pla­zo pue­den ser in­clu­so peo­res, ya que en­fer­me­da­des que otro­ra es­ta­ban ba­jo con­trol, co­mo el sa­ram­pión y el SIDA, ha­cen es­tra­gos en la po­bla­ción de re­fu­gia­dos, que por la se­me­jan­za cul­tu­ral se mez­clan fá­cil­men­te con los co­lom­bia­nos. Los di­ri­gen­tes co­lom­bia­nos más pre­vi­so­res, in­clui­do el nue­vo pre­si­den­te, Iván Du­que, sos­tie­nen en pri­va­do que dis­pen­sar a los re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos un tra­to hu­mano y digno be­ne­fi­cia­rá a Co­lom­bia en el lar­go pla­zo, cuan­do el ré­gi­men cai­ga y Ve­ne­zue­la vuel­va a ser uno de los prin­ci­pa­les so­cios co­mer­cia­les de Co­lom­bia. Pe­ro na­die sa­be cuán­do ocu­rri­rá eso.

Lo que sí se sa­be es que en mu­chos años de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca desas­tro­sa, ini­cia­da ba­jo el di­fun­to ex­pre­si­den­te Hu­go Chá­vez y con­ti­nua­da con su su­ce­sor, Ni­co­lás Ma­du­ro, el ré­gi­men ve­ne­zo­lano di­la­pi­dó una he­ren­cia que in­clu­ye al­gu­nas de las re­ser­vas com­pro­ba­das de pe­tró­leo más gran­des del mun­do. El in­gre­so del país se re­du­jo en un ter­cio, la in­fla­ción va ca­mino de lle­gar a un mi­llón por cien­to, y millones de per­so­nas pa­de­cen ham­bre en un país que de­be­ría ser ra­zo­na­ble­men­te ri­co.

Aun­que po­dría pen­sar­se en una re­vo­lu­ción, has­ta aho­ra Ma­du­ro ha po­di­do man­te­ner al ejér­ci­to del la­do del ré­gi­men, en par­te dán­do­le li­cen­cia pa­ra ma­ne­jar un in­men­so ne­go­cio de trá­fi­co de dro­gas que exporta co­caí­na a to­do el mun­do, y en par­ti­cu­lar a Europa y Me­dio Orien­te. Y a di­fe­ren­cia del pe­tró­leo (so­bre cu­ya ex­por­ta­ción pe­san in­men­sas deu­das con China y otros acree­do­res), las dro­gas ile­ga­les re­por­tan a sus ven­de­do­res ga­nan­cias irres­tric­tas (sal­vo en los po­cos ca­sos de de­co­mi­so).

Por des­gra­cia, mu­chos miem­bros de la iz­quier­da en to­do el mun­do (por ejem­plo, el líder de la opo­si­ción bri­tá­ni­ca, Je­remy Corbyn) hi­cie­ron la vis­ta gor­da an­te el desas­tre en ges­ta­ción, tal vez por un im­pul­so au­to­má­ti­co a de­fen­der a sus her­ma­nos so­cia­lis­tas. O peor aún, tal vez cre­ye­ron real­men­te en el mo­de­lo eco­nó­mi­co cha­vis­ta.

De­ma­sia­dos eco­no­mis­tas de iz­quier­da (in­clui­dos al­gu­nos que ter­mi­na­ron tra­ba­jan­do pa­ra la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2016 del se­na­dor Ber­nie San­ders en Es­ta­dos Uni­dos) fue­ron par­ti­da­rios in­con­di­cio­na­les del ré­gi­men ve­ne­zo­lano. Tam­bién hu­bo cóm­pli­ces opor­tu­nis­tas, in­clui­do Gold­man Sachs (que con su desa­cer­ta­da com­pra de bo­nos ve­ne­zo­la­nos sos­tu­vo

HAS­TA AHO­RA, MA­DU­RO MAN­TIE­NE AL EJÉR­CI­TO DEL LA­DO DEL RÉ­GI­MEN, EN PAR­TE DÁN­DO­LE LI­CEN­CIA PA­RA MA­NE­JAR UN IN­MEN­SO NE­GO­CIO DE TRÁ­FI­CO DE DRO­GAS QUE EXPORTA CO­CAÍ­NA A TO­DO EL MUN­DO

sus pre­cios) y al­gu­nos de la de­re­cha, por ejem­plo el co­mi­té a car­go de la ce­re­mo­nia de asun­ción del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump, que acep­tó una gran do­na­ción de Cit­go, la fi­lial es­ta­dou­ni­den­se de Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la.

Ha­ce po­co, Ma­du­ro pu­so en mar­cha un plan ab­sur­do pa­ra es­ta­bi­li­zar la mo­ne­da, me­dian­te la emi­sión de nue­vos bi­lle­tes su­pues­ta­men­te res­pal­da­dos por la crip­to­mo­ne­da del gobierno (que es co­mo le­van­tar un cas­ti­llo de nai­pes so­bre are­nas mo­ve­di­zas). Sea que la nue­va mo­ne­da fun­cio­ne o no, es se­gu­ro que el ejér­ci­to ve­ne­zo­lano se­gui­rá usan­do bi­lle­tes de US$100 pa­ra sus ope­ra­cio­nes.

En res­pues­ta a las cri­sis in­ter­na y re­gio­nal ge­ne­ra­das por el ré­gi­men de Ma­du­ro, Es­ta­dos Uni­dos im­ple­men­tó gra­ves san­cio­nes co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ras, y se di­ce que Trump pro­pu­so la idea de in­va­dir Ve­ne­zue­la. Por su­pues­to, una in­ter­ven­ción mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se se­ría una lo­cu­ra, e in­clu­so los mu­chos go­bier­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos que an­sían la caí­da del ré­gi­men ja­más la apo­ya­rían.

Pe­ro Es­ta­dos Uni­dos pue­de y de­be en­viar mu­cha más asis­ten­cia fi­nan­cie­ra y lo­gís­ti­ca a los paí­ses ve­ci­nos pa­ra ayu­dar­los a ha­cer fren­te al enor­me pro­ble­ma de los re­fu­gia­dos. Y no es de­ma­sia­do pron­to pa­ra em­pe­zar a pla­near la re­cons­truc­ción y la re­pa­tria­ción de los re­fu­gia­dos, pa­ra cuan­do la va­rie­dad ve­ne­zo­la­na del so­cia­lis­mo –o más pre­ci­sa­men­te, del clien­te­lis­mo ba­sa­do en el pe­tró­leo y la co­caí­na– fi­nal­men­te se ter­mi­ne

*Ken­neth Rogoff es pro­fe­sor de Eco­no­mía y Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas en la Universidad de Har­vard, y ga­na­dor del Pre­mio Deuts­che Bank 2011 en Eco­no­mía Fi­nan­cie­ra. Fue el eco­no­mis­ta je­fe del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal de 2001 a 2003. Es coau­tor de ‘This Ti­me is Dif­fe­rent: Eight Cen­tu­ries of Fi­nan­cial Folly’; su úl­ti­mo li­bro, ‘The Cur­se of Cash’, fue lan­za­do en agos­to de 2016.

FO­TO DE ISTOCK

La sa­li­da de ve­ne­zo­la­nos ten­sio­na las fron­te­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.