Apues­ta por la trans­pa­ren­cia y la com­pe­ti­ti­vi­dad

28 em­pre­sas u or­ga­ni­za­cio­nes pre­sen­tan con re­gu­la­ri­dad sus in­for­mes de sos­te­ni­bi­li­dad en CA, un nú­me­ro aún pe­que­ño pe­ro que de­mues­tra có­mo ca­da vez más em­pre­sas del Ist­mo pier­den el mie­do a ren­dir cuen­tas

Estrategia y Negocios - - Rse Empresa Vs. Pobreza - TEX­TOS ANA CRIS­TI­NA CA­MA­CHO

Las em­pre­sas cen­troa­me­ri­ca­nas es­tán per­dien­do el mie­do a ren­dir cuen­tas por me­dio de in­for­mes de sos­te­ni­bi­li­dad. Aun­que ha si­do un pro­ce­so len­to –se­gún el nú­me­ro de em­pre­sas u or­ga­ni­za­cio­nes que pre­sen­tan con re­gu­la­ri­dad sus in­for­mes -un to­tal de 28 en la re­gión pa­ra el 2017– es­tán en un mo­men­to im­por­tan­te por­que co­mien­zan a re­co­no­cer las ven­ta­jas de ha­cer­lo: ga­nan en trans­pa­ren­cia, en repu­tación, me­jo­ran el ma­ne­jo de ries­gos, for­ta­le­cen la re­la­ción con sus gru­pos de in­te­rés, in­cre­men­tan la fi­de­li­dad de sus clien­tes.

El pro­ce­so de ma­du­ra­ción ha­cia los re­por­tes de sos­te­ni­bi­li­dad con­ti­núa en la re­gión y es de es­pe­rar que año a año más em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes de­ci­dan ha­cer­lo, te­nien­do en cuen­ta que re­por­tar de­be­ría ser el úl­ti­mo es­la­bón de una ca­de­na de co­rrec­ta ges­tión, en la cual pri­me­ro es­tán la iden­ti­fi­ca­ción de te­mas re­le­van­tes o ma­te­ria­les pa­ra el ne­go­cio, de­fi­ni­ción de im­pac­tos, el diá­lo­go per­ma­nen­te con pú­bli­cos de in­te­rés, la eje­cu­ción de la es­tra­te­gia de sos­te­ni­bi­li­dad, con sus in­di­ca­do­res y sis­te­mas de me­di­ción. Do­cu­men­tar los re­sul­ta­dos y ha­cer­los pú­bli­cos, por me­dio de in­for­mes, es fru­to en­ton­ces de un pro­ce­so de ma­du­rez que lle­va su tiem­po.

Es­ta es la vi­sión de Ji­me­na Sam­per, Ma­na­ger de Glo­bal Re­por­ting Ini­cia­ti­ve (GRI) pa­ra His­pa­noa­mé­ri­ca y ex­per­ta en asun­tos de paz y de­sa­rro­llo, sos­te­ni­bi­li­dad y res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Con ella con­ver­sa­mos du­ran­te una vi­si­ta que rea­li­zó a Cos­ta Ri­ca in­vi­ta­da por la Em­ba­ja­da de los Paí­ses Ba­jos.

La bue­na no­ti­cia es que Amé­ri­ca La­ti­na, en ge­ne­ral, mues­tra una ten­den­cia cre­cien­te en ese sen­ti­do: mien­tras en 2000 so­lo re­por­ta­ron 3 em­pre­sas, a 2005 su­ma­ron 30, y el año pa­sa­do ya to­ta­li­za­ron 842, de acuer­do con da­tos de GRI. Es­to res­pon­de , des­de la pers­pec­ti­va de Sam­per, a dos gran­des fac­to­res: al re­co­no­ci­mien­to de be­ne­fi­cios de los que se ha­ce men­ción arri­ba, y al au­men­to de exi­gen­cias de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, de clien­tes e in­ver­sio­nis­tas que ya es­tán vien­do la sos­te­ni­bi­li­dad, la trans­pa­ren­cia y los in­for­mes co­mo un ac­ti­vo va­lio­so más allá de los sim­ples es­ta­dos fi­nan­cie­ros.

Ter­mi­na sien­do un asun­to cul­tu­ral, de con­tex­tos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, de ma­du­rez em­pre­sa­rial, de cuán acos­tum­bra­dos es­tán a pu­bli­car sus es­ta­dos fi­nan­cie­ros. Cen­troa­mé­ri­ca e in­clu­so Amé­ri­ca La­ti­na,

EN LOS

AÑOS 70

LOS TAN­GI­BLES SU­PO­NÍAN EL 80 % DEL VA­LOR DE UNA EM­PRE­SA; EN 2010 LOS IN­TAN­GI­BLES YA ERAN EL 80 % DEL VA­LOR

no po­dría com­pa­rar­se con Eu­ro­pa por ejem­plo, que tie­ne un lar­go ca­mi­nar en te­mas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, con le­yes, re­gla­men­tos y di­rec­tri­ces más ro­bus­tos ha­cia y des­de las em­pre­sas.

De he­cho, en ma­te­ria de in­for­mes de sos­te­ni­bi­li­dad ba­jo el es­tán­dar GRI, el año pa­sa­do el vie­jo con­ti­nen­te re­por­tó 1979.

El mun­do es­tá cam­bian­do, di­ce Sam­per: en la dé­ca­da de los 70, se­gún es­tu­dios re­cien­tes de KPMG, cer­ca del 80% del va­lor de mer­ca­do de una em­pre­sa re­caía en los ac­ti­vos fí­si­cos y fi­nan­cie­ros, es de­cir, en los tan­gi­bles, mien­tras los in­tan­gi­bles ape­nas re­pre­sen­ta­ban el 20%. Ha­cia el 2010 el pa­no­ra­ma se re­vir­tió pues­to que los in­tan­gi­bles su­po­nían el 80% del va­lor de una em­pre­sa con­tra el 20% de los tan­gi­bles.

“To­da es­ta ten­den­cia por la sos­te­ni­bi­li­dad, la ges­tión de ries­gos, preo­cu­par­se por aten­der los im­pac­tos so­cia­les y am­bien­ta­les es­tá ga­nan­do te­rreno y no hay mar­cha atrás; tan im­por­tan­tes es­tán sien­do los es­ta­dos fi­nan­cie­ros co­mo los no fi­nan­cie­ros”, re­cal­có la ex­per­ta.

NUE­VAS AGEN­DAS MUN­DIA­LES

Los GRI son he­rra­mien­tas de ges­tión en co­mu­ni­ca­ción. Tan­to los es­tán­da­res co­mo la or­ga­ni­za­ción que na­ció pa­ra dar­le cre­di­bi­li­dad y fia­bi­li­dad a los in­for­mes, han ido trans­for­mán­do­se a lo lar­go de los años, des­de 1997 cuan­do na­cie­ron fru­to de un pro­yec­to en­tre el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te (PNUMA) y la Coa­li­tion for En­vi­ron­men­tally Res­pon­si­ble Eco­no­mies (CE­RES).

Des­de ju­lio de es­te 2018, los in­for­mes de­ben apli­car la nue­va ver­sión, ya no la guía sino los es­tán­da­res GRI que per­mi­ten una im­ple­men­ta­ción más sen­ci­lla y ami­ga­ble.

Aho­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (py­mes) tie­nen su guía, co­mo tam­bién al­gu­nas in­dus­trias en par­ti­cu­lar. De acuer­do con la con­sul­to­ra, las gran­des em­pre­sas que tie­nen a py­mes en su ca­de­na de abas­te­ci­mien­to de­be­rían im­pul­sar en ellas el te­ma de la sos­te­ni­bi­li­dad da­do el aporte a la pro­duc­ción y al pe­so que tie­nen pa­ra in­cre­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad den­tro de sus ca­de­nas de va­lor. No hay que ol­vi­dar que cer­ca del 90% de la economía mun­dial se mue­ve gra­cias a la exis­ten­cia de py­mes.

De he­cho va­rios paí­ses, en­tre ellos Co­lom­bia, Viet­nam, Gha­na, Pe­rú e In­do­ne­sia, par­ti­ci­pan en un pro­gra­ma fi­nan­cia­do por la coope­ra­ción sui­za so­bre

LAS EM­PRE­SAS RE­CO­NO­CEN LAS VEN­TA­JAS DE HA­CER LOS RE­POR­TES DE SOS­TE­NI­BI­LI­DAD: GA­NAN EN TRANS­PA­REN­CIA, EN REPU­TACIÓN, E IN­CRE­MEN­TAN LA FI­DE­LI­DAD DE SUS CLIEN­TES

ne­go­cios com­pe­ti­ti­vos pa­ra el apo­yo de py­mes. El ob­je­ti­vo es lle­var­los ha­cia con­duc­tas responsables y ha­cia el re­por­te de sos­te­ni­bi­li­dad mo­ti­va­dos prin­ci­pal­men­te por la pre­sión que ejer­cen gran­des em­pre­sas pa­ra de­mos­trar que cuen­tan con una ca­de­na de va­lor sos­te­ni­ble. Gra­cias al pro­gra­ma se les brin­da ca­pa­ci­ta­ción so­bre es­tán­da­res y ta­lle­res de acom­pa­ña­mien­to pa­ra la co­rrec­ta ela­bo­ra­ción de re­por­tes.

“El re­por­te no da ga­nan­cia o be­ne­fi­cios in­me­dia­tos pe­ro las or­ga­ni­za­cio­nes que sí lo ha­cen, son más com­pe­ti­ti­vas y más pro­duc­ti­vas, me­jo­ran su repu­tación”, en­fa­ti­zó Sam­per. La ex­per­ta re­co­mien­da a las or­ga­ni­za­cio­nes mon­tar­se en el tren de los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS), co­nec­tán­do­los con la es­tra­te­gia cor­po­ra­ti­va y re­por­tan­do avances y re­tos en fun­ción de aque­llos ODS es­tra­té­gi­cos pa­ra el ne­go­cio y pa­ra el país.

Es­to se­rá más fá­cil don­de los go­bier­nos ya han es­ta­ble­ci­do po­lí­ti­cas o es­tra­te­gias na­cio­na­les sus­ten­ta­das en los ODS. En Co­lom­bia, por ejem­plo, ya su­man 70 em­pre­sas in­te­gra­das a una es­tra­te­gia país pa­ra la cual se eli­gie­ron los ODS más re­le­van­tes y re­por­ta­rán en fun­ción de ellos

FO­TO DE ISTOCK

EL GRI no da be­ne­fi­cios in­me­dia­tos, pe­ro las or­ga­ni­za­cio­nes que sí lo ha­cen son más com­pe­ti­ti­vas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.