Block­chain, tec­no­lo­gía con­tra la co­rrup­ción

La tec­no­lo­gía que de­mues­tra que la des­cen­tra­li­za­ción es la for­ma de com­ba­tir la co­rrup­ción

Estrategia y Negocios - - Tecnología - TEX­TOS GUI­LLER­MO PE­ÑA*

ace muy po­co es­cu­ché en una con­fe­ren­cia que el que­rer de­te­ner las for­mas más dis­rup­ti­vas de la tec­no­lo­gía en pro­ce­sos gu­ber­na­men­ta­les, era tan im­po­si­ble co­mo que­rer de­te­ner la llu­via con las ma­nos. Son po­cos los paí­ses que han lo­gra­do dar gran­des sal­tos en ca­li­dad de vida pa­ra sus re­si­den­tes en una ge­ne­ra­ción, pe­ro cuan­do los go­bier­nos (de for­ma cons­tan­te) de­ci­den acep­tar e im­ple­men­tar la innovación y las nue­vas tec­no­lo­gías, se crea la ba­se pa­ra la me­jor for­ma de rea­li­zar esos gran­des sal­tos en po­co tiem­po. Los que se afe­rran a la for­ma co­no­ci­da de ha­cer las co­sas, se que­dan re­za­ga­dos.

Es­tos gran­des avances en tec­no­lo­gía se ven im­ple­men­ta­dos, nor­mal­men­te, pri­me­ro en el sec­tor pri­va­do, pe­ro es en el sec­tor pú­bli­co don­de pue­den te­ner un im­pac­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo, sien­do es­te el más re­za­ga­do en la im­ple­men­ta­ción de sis­te­mas de avan­za­da.

Es nor­mal que los po­lí­ti­cos y ad­mi­nis­tra­do­res del apa­ra­to es­ta­tal le ten­gan mie­do a la tec­no­lo­gía, es­pe­cial­men­te en paí­ses don­de es más im­por­tan­te man­te­ner el con­trol po­lí­ti­co a tra­vés de con­tro­lar la in­for­ma­ción y don­de la fal­ta de trans­pa­ren­cia ha crea­do gran­des sis­te­mas de clien­te­lis­mo, co­rrup­ción y trá­fi­co de in­fluen­cias. To­do es­to, su­ma­do a la fal­ta de con­fian­za de la po­bla­ción en los go­bier­nos, ha­ce que se cree mu­cha du­da en to­da con­tra­ta­ción de nue­vas tec­no­lo-

tec­no­lo­gías, atra­san­do to­da­vía más es­tos pro­ce­sos.

El li­mi­tan­te de ac­ce­so a in­for­ma­ción pú­bli­ca, ve­ri­fi­ca­ble y au­di­ta­ble, jun­to con la in­me­dia­tez con la que las per­so­nas es­pe­ran res­pues­ta a lo que quie­ren o ne­ce­si­tan, ha he­cho un par­tea­guas en­tre los re­si­den­tes de un país y sus ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. Los go­bier­nos se tar­dan mu­cho más de la pa­cien­cia que tie­nen los con­tri­bu­yen­tes y usua­rios del sis­te­ma. La mi­sión de nues­tros go­bier­nos de­be­ría de ser au­men­tar la con­fian­za me­dian­te aper­tu­ra y re­duc­ción del “error hu­mano”.

Es aquí don­de en­tra uno de los te­mas más de mo­da en el mun­do de la tec­no­lo­gía, el block­chain, que ha ve­ni­do a re­tar a los sis­te­mas centralizados de da­tos y a crear la Nu­be 2.0. Al ser un sis­te­ma des­cen­tra­li­za­do, da pa­so a po­der com­pro­bar la cer­te­za de da­tos, trans­pa­ren­cia, la tra­za­bi­li­dad, así co­mo a la sim­pli­fi­ca­ción de pro­ce­sos pri­va­dos y pú­bli­cos.

Co­mo resultado, la pro­me­sa es ma­yor agi­li­dad, me­nor cos­to ini­cial de im­ple­men­tar y ope­rar (no siem­pre), tra­za­bi­li­dad, se­gu­ri­dad, in­ter­ope­ra­bi­li­dad, con ma­yor ve­lo­ci­dad en las transac­cio­nes y pro­ce­sos, au­men­tan­do la con­fian­za en la in­for­ma­ción emi­ti­da.

La cam­pa­ña an­ti­co­rrup­ción es fuerte en to­da Amé­ri­ca La­ti­na, y crear con­fian­za de­be ir de la mano de esa lucha, con o sin block­chain.

Lle­ga­rá el mo­men­to don­de el usua­rio ni si­quie­ra sa­brá que es­tá usan­do un block­chain, y tam­po­co ne­ce­si­ta­rá sa­ber có­mo fun­cio­na, así co­mo el 99,8% de los usua­rios del In­ter­net no sa­ben có­mo el TCP/IP ha­bi­li­tan es­ta red, pe­ro usan el In­ter­net por que sim­ple­men­te fun­cio­na.

Aun­que es una tec­no­lo­gía que da­ta de 2009, ha lle­ga­do a la con­ver­sa­ción pú­bli­ca en los úl­ti­mos dos años co­mo la gran pro­me­sa sal­va­do­ra y ase­gu­ra­do­ra de ca­de­nas de su­mi­nis­tros, elec­cio­nes, mer­ca­dos ener­gé­ti­cos, transac­cio­nes fi­nan­cie­ras, adua­nas, se­gu­ros, con­tra­tos, iden­ti­da­des, y lo­gís­ti­ca en­tre mu­chas más.

Pe­ro así co­mo en to­do lo nue­vo, se ha ge­ne­ra­do mu­cha des­in­for­ma­ción y pro­me­sas to­da­vía inal­can­za­bles. Den­tro de es­tos erro­res , se di­ce que es que es una pro­me­sa pa­ra sol­ven­tar to­dos los pro­ble­mas que

HAY QUE SE­PA­RAR APLI­CA­CIO­NES DE BLOCK­CHAIN DE LA DIS­CU­SIÓN DE LE­GA­LI­DAD Y USO DE CRIP­TO­MO­NE­DAS

mer­ca­do mu­chos otros pro­gra­mas y es­tán­da­res de ca­li­dad que pue­den ser de ma­yor efec­ti­vi­dad, sim­pli­ci­dad, y a me­nor cos­to pa­ra pro­ble­mas pun­tua­les. Así co­mo la ce­bo­lla no apli­ca pa­ra to­das las co­mi­das, el block­chain no es la so­lu­ción pa­ra to­das las fa­len­cias y de­bi­li­da­des de los sis­te­mas. To­da­vía es­ta­mos por ver sus lí­mi­tes, pe­ro es­ta pro­me­sa ha cau­sa­do que la can­ti­dad de di­ne­ro que ha en­tra­do al de­sa­rro­llo de so­lu­cio­nes de block­chain ac­tual­men­te su­pere to­do el ca­pi­tal que ha en­tra­do a Ven­tu­re ca­pi­tal en el 2018 en el mis­mo pe­río­do.

CENTRALIZADOS VS DES­CEN­TRA­LI­ZA­DOS

Su im­ple­men­ta­ción abre más el te­ma de la im­por­tan­cia de la des­cen­tra­li­za­ción; en­tre más usua­rios, transac­cio­nes y no­dos re­pe­ti­do­res de block­chains des­cen­tra­li­za­dos (usan­do el tér­mino crea­do por Nas­sim Ta­leb) más an­ti­frá­gil se con­vier­te el sis­te­ma: en­tre más des­cen­tra­li­za­do es­té, más fuerte es la red y me­nos po­si­bi­li­da­des hay de que exis­ta el pun­to úni­co de fa­lla fa­mo­so en las in­ge­nie­rías.

De igual ma­ne­ra, los go­bier­nos pa­san de frá­gi­les o ro­bus­tos a an­ti­frá­gi­les cuan­do lo­gran la des­cen­tra­li­za­ción de sus ser­vi­cios pú­bli­cos y or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca. Sui­za es pro­ba­ble­men­te el me­jor ejem­plo ac­tual, don­de los can­to­nes (pro­vin­cias) com­pi­ten has­ta en la crea­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que nor­mal­men­te son de ni­vel na­cio­nal, sien­do el ejem­plo más no­to­rio la com­pe­ten­cia en­tre re­gu­la­cio­nes del sec­tor financiero.

Es­tá tan des­cen­tra­li­za­do y des­po­li­ti­za­do que la ma­yo­ría de los que es­ta­mos afue­ra no nos acor­da­mos si tie­nen pre­si­den­te, pri­mer mi­nis­tro o una co­mi­sión ad­mi­nis­tra­do­ra del Es­ta­do, ya que lo que im­por­ta es que to­do fun­cio­na muy bien.

Por otro la­do te­ne­mos los paí­ses en vías de de­sa­rro­llo (PVD), con pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos y economía al­ta­men­te centralizados, lo que lle­va a con­cen­tra­ción de po­der, y don­de un mal go­bierno des­ha­ce el tra­ba­jo de diez go­bier­nos bue­nos, y eso que los bue­nos go­bier­nos en la re­gión son es­ca­sos y oca­sio­na­les.

Block­chain es una for­ma en que los PVD pue­dan rom­per con la ten­den­cia de un cre­ci­mien­to len­to, y per­mi­ti­ría eli­mi­nar pro­ble­mas de con­fian­za en el ma­ne­jo de los da­tos por las ins­ti­tu­cio­nes, re­gis­tro de pro­pie­dad o de per­so­nas, ser­vi­do­res centralizados y la ma­ni­pu­la­ción de es­tos y los igual­men­te da­ñi­nos erro­res hu­ma­nos. Una vez te­nien­do es­to arre­gla­do, pue­den pa­sar a me­jo­rar la par­te hu­ma­na de sus ser­vi­cios pú­bli­cos, sin te­ner que dar pa­so atrás.

BLOCK­CHAIN ES UNA FOR­MA EN QUE LOS PAÍ­SES EN VÍAS DE DE­SA­RRO­LLO PUE­DEN ROM­PER CON LA TEN­DEN­CIA DE UN CRE­CI­MIEN­TO LEN­TO

BLOCK­CHAIN PA­RA LA TRANS­PA­REN­CIA AD­MI­NIS­TRA­TI­VA

Co­mo se men­cio­nó an­te­rior­men­te, el block­chain es una so­lu­ción pa­ra te­ner pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos de go­bierno más trans­pa­ren­tes, den­tro de los que se en­cuen­tra el re­gis­tro de per­so­nas, de tie­rras, adua­nas y co­mer­cio in­ter­na­cio­nal con una cre­cien­te ne­ce­si­dad en tra­za­ba­li­dad y ca­de­nas se­gu­ras de su­mi­nis­tros.

To­dos los pro­ce­sos in­di­ca­dos son centralizados, lo que los con­vier­te en te­rreno fér­til pa­ra que se in­vo­lu­cre la ma­ni­pu­la­ción de da­tos, además de que pa­ra su ma­ne­jo se con­ce­den con­tra­tos a lar­go pla­zo, en don­de son po­cos los que ga­nan y mu­chos los que pier­den.

Pe­ro con su di­gi­ta­li­za­ción y au­to­ma­ti­za­ción es­to cam­bia, se pue­de con­ver­tir en un sis­te­ma ágil, efec­ti­vo y au­di­ta­ble que per­mi­te sa­ber en don­de su­ce­dió la ma­ni­pu­la­ción dándole un sis­te­ma de au­di­to­ría in­ter­na con lo que se de­vuel­ve la con­fian­za y blin­da el sis­te­ma a in­je­ren­cias con in­tere­ses par­ti­cu­la­res.

Su uso pue­de for­ta­le­cer mu­cho a los Ope­ra­do­res Eco­nó­mi­cos Au­to­ri­za­dos al em­plear­se con sis­te­mas es­ta­ble­ci­dos de con­trol de car­ga en Zo­na Fran­ca co­mo Pi­ciz, crean­do ca­de­nas de su­mi­nis­tro se­gu­ras ba­jo el es­tán­dar in­ter­na­cio­nal del Acuer­do de Ba­li so­bre la Fa­ci­li­ta­ción del Co­mer­cio del 2015.

Por me­dio de block­chain, em­pre­sas cen­troa­me­ri­ca­nas se pue­den be­ne­fi­ciar de una de­no­mi­na­ción de ori­gen uni­fi­ca­da, ya que fa­ci­li­ta que las ca­de­nas de su­mi­nis­tro de la re­gión pue­dan am­pliar los be­ne­fi­cios de tra­ta­dos que ha he­cho la re­gión co­mo blo­que, co­mo el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Cen­troa­mé­ri­ca (CAFTA, por sus si­glas en in­glés) así co­mo el Acuer­do con la Unión Eu­ro­pea.

Hay una área in­no­va­do­ra pa­ra el block­chain y los paí­ses: el sec­tor ener­gé­ti­co ya que se pue­de dar pa­so a un sis­te­ma ener­gé­ti­co uni­fi­ca­do, eli­mi­nan­do las fron­te­ras pa­ra los com­pra­do­res den­tro del Sis­te­ma de In­ter­co­ne­xión Eléc­tri­ca de los Paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral (SIEPAC), o al me­nos en­tre los alia­dos más cer­ca­nos (Honduras y Gua­te­ma­la). Chi­le es­tá li­de­ran­do es­to, im­ple­men­tán­do­lo en los con­tra­tos de ener­gía de la Co­mi­sión Re­gu­la­do­ra de Ener­gía.

El im­pac­to que el block­chain y las crip­to­mo­ne­das es­ta­rían pro­vo­can­do en es­ta ter­ce­ra olea­da de las tec­no­lo­gías des­de la era del In­ter­net se­rá com­pa­ra­ble a las de las “dot com” en los años no­ven­ta, por la aten­ción que es­tán atra­yen­do y el ca­pi­tal que se es­tá in­vir­tien­do en su im­ple­men­ta­ción.

Cier­ta­men­te en los pri­me­ros es­ce­na­rios de su uso po­drá ha­ber más fra­ca­sos que éxi­tos, pe­ro de es­te gru­po sal­drán las nue­vas pla­ta­for­mas pa­ra com­pe­tir con las Goo­gles, Fa­ce­books, Ora­cles, Mi­cro­softs, Ama­zons y Ali Ba­bas

*Po­li­tó­lo­go en­fo­ca­do en De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co. Pre­si­den­te de la Fun­da­ción Eléu­te­ra. Ase­sor de em­pre­sas en áreas de ma­ne­jo de ries­gos y ex­pan­sión de mer­ca­do en Cen­troa­mé­ri­ca.

Honduras se po­si­cio­nó co­mo uno de los paí­ses pio­ne­ros en pro­pues­tas de Block­chain a ni­vel mun­dial, des­pués del in­ten­to de im­ple­men­ta­ción que li­de­ró la Fun­da­ción Eléu­te­ra pa­ra

uti­li­zar la tec­no­lo­gía en el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad. Es­te año, or­ga­ni­zan la Block­chain Con­fe­ren­ce Honduras, que se ce­le­bra­rá en e n San Pe­dro Su­la (Honduras) los días 29

y 30 de no­viem­bre. Más in­for­ma­ción en www.emer­ging­world.so­lu­tions

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.