TI­GO-MILLICOM Au­to­pis­ta di­gi­tal

Estrategia y Negocios - - Contenido - EN­TRE­VIS­TA JO­SÉ BA­RRE­RA IMÁ­GE­NES SAL­VA­DOR ME­LÉN­DEZ Y COR­TE­SÍA

MAU­RI­CIO RAMOS ES EL CEO GLO­BAL DE MILLICOM PRO­PIE­TA­RIA DE LA MAR­CA TI­GO, QUE ACA­BA DE ANUN­CIAR LA COM­PRA DE LA PANAMEÑA CA­BLE ON­DA EN SU PLAN DE EX­PAN­SIÓN LA­TI­NOA­ME­RI­CANO. NOS DES­GRA­NA LAS CLA­VES DE LA AD­QUI­SI­CIÓN

Atres años de tomar el man­do de Millicom, el co­lom­biano Mau­ri­cio Ramos tie­ne cla­ro el rum­bo que la com­pa­ñía de­be se­guir. La ru­ta pa­sa por co­nec­tar más negocios en Amé­ri­ca La­ti­na y la cons­truc­ción –y for­ta­le­ci­mien­to– de la que lla­ma una “au­to­pis­ta di­gi­tal” que ofre­ce so­lu­cio­nes tecnológicas y de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes me­dian­te la mar­ca Ti­go.

Ba­jo la di­rec­ción de Ramos, ac­tual CEO de la mul­ti­na­cio­nal, la fir­ma eje­cu­ta un plan de de­sin­ver­sio­nes en Áfri­ca pa­ra con­so­li­dar las ope­ra­cio­nes en Amé­ri­ca La­ti­na, un mer­ca­do emer­gen­te con al­to po­ten­cial de desa­rro­llo.

Con la com­pra de la panameña Ca­ble On­da el pa­sa­do mes de oc­tu­bre por US$1.460 mi­llo­nes, la fir­ma de ca­pi­tal eu­ro­peo (ope­ra ba­jo na­cio­na­li­dad lu­xem­bur­gue­sa) tie­ne ya pre­sen­cia en nue­va paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos: El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Cos­ta Ri­ca, Ni­ca­ra­gua, Pa­na­má, Co­lom­bia, Bo­li­via y Pa­ra­guay.

El acuer­do pa­ra tomar el con­trol de la panameña Ca­ble On­da es par­te de ese re­en­fo­que, una ju­ga­da de US$1.460 mi­llo­nes por el 80% de las ac­cio­nes del ma­yor pro­vee­dor de ser­vi­cios de te­le­vi­sión de pa­ga y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes fi­jas en Pa­na­má (la fir­ma cuen­ta con más de 433.000 clien­tes re­si­den­cia­les y 34.000 clien­tes co­mer­cia­les y gu­ber­na­men­ta­les).

El acuer­do le per­mi­te a Millicom ar­ti­cu­lar y con­so­li­dar un atrac­ti­vo mer­ca­do que co­mien­za en Gua­te­ma­la y se ex­tien­de has­ta Co­lom­bia, pe­ro que tam­bién in­clu­ye a Bo­li­via y Pa­ra­guay en el mer­ca­do La­ti­noa­me­ri­cano.

Le­jos de so­lo iden­ti­fi­car­se co­mo una pres­ta­do­ra de ser­vi­cios de te­le­fo­nía mó­vil -me­dian­te su mar­ca Ti­go- la com­pa­ñía ofre­ce pro­duc­tos que en­glo­ba en la ca­te­go­ría de “es­ti­lo de vi­da di­gi­tal”, un por­ta­fo­lio que in­clu­ye a Ti­go Mo­ney (trans­fe­ren­cias de di­ne­ro), Ti­go One TV (pla­ta­for­ma de In­ter­net, con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les de TV pa­ga y on de­mand) y Ti­go Bu­si­ness (en­fo­ca­da en so­lu­cio­nes tecnológicas pa­ra py­mes), to­do aso­cia­do a un bo­yan­te ne­go­cio de te­le­fo­nía y da­tos en los que la em­pre­sa, ra­di­ca­da en Lu­xem­bur­go, ha es­ta­do in­mer­sa des­de su na­ci­mien­to en 1992.

Mau­ri­cio Ramos lo tie­ne cla­ro. Di­ri­ge a una fir­ma con más de 50 mi­llo­nes de clien­tes en te­le­fo­nía mó­vil, de los que 21,2 mi­llo­nes tam­bién son usua­rios de da­tos mó­vi­les y sie­te mi­llo­nes ya na­ve­gan en re­des de cuar­ta ge­ne­ra­ción (4G). Am­pliar la ba­se de usua­rios de banda an­cha mó­vil es par­te del reto, pe­ro va más allá. La in­te­gra­ción de Ca­ble On­da al por­ta­fo­lio de Ti­go de­mues­tra que la lu­xem­bur­gue­sa bus­ca afian­zar su ni­cho y con­so­li­dar­se co­mo el pri­mer ope­ra­dor en los mer­ca­dos don­de par­ti­ci­pa.

El CEO, un ca­le­ño gra­dua­do en Fi­nan­zas en la Uni­ver­si­dad de Los An­des –que tam­bién cuen­ta con un MBA y pos­gra­dos en Eco­no­mía y Le­yes– char­ló en ex­clu­si­va con Es­tra­te­gia & negocios so­bre el plan pa­ra Pa­na­má, el re­en­fo­que de la com­pa­ñía en La­ti- noa­mé­ri­ca y el fu­tu­ro de la tec­no­lo­gía y su im­pac­to en la vi­da co­ti­dia­na. So­bre el ne­go­cio de Ca­ble On­da es con­tun­den­te: La ad­qui­si­ción en Pa­na­má mues­tra el buen mo­men­to por el que es­tá pa­san­do Ti­go, don­de los in­ver­sio­nis­tas han acep­ta­do el re­en­fo­que geo­grá­fi­co de la em­pre­sa. El plan de de­sin­ver­sio­nes de la fir­ma en Áfri­ca le ha per­mi­ti­do a Ti­go lo­grar un al­to flu­jo de ca­ja que les fa­ci­li­tó una ope­ra­ción de la mag­ni­tud de la fir­ma panameña.

¿Cuán­to tiem­po to­mó la ne­go­cia­ción pa­ra el acuer­do con Ca­ble On­da?

Esta es una re­la­ción que no se ha­ce en la me­sa de ne­go­cia­ción, esta es una re­la­ción que fun­cio­na por­que nos co­no­ce­mos des­de tiem­po atrás, res­pe­ta­mos mu­tua­men­te el tra­ba­jo de otros. Yo co­noz­co a “Ni­co” Gon­zá­lez de tiem­po atrás, co­noz­co a su pa­dre y a los otros que ha­cen par­te del Gru­po (Ca­ble On­da), a los Ele­ta -tra­ba­jan­do con Diego Ele­ta- años de tra­ba­jar en tec­no­lo­gía. Tam­bién al Gru­po Mot­ta, con quien te­ne­mos tiem­po de co­no­cer­nos, de he­cho con Stan­ley Mot­ta, fui­mos co­par­ti­ci­pes del Cen­tral Ame­ri­ca Don­nors Fo­rum (el foro Cen­troa­me­ri­cano de Do­nan­tes que pro­pi­cia el en­cuen­to de en­ti­da­des que fi­nan­cian pro­yec­tos de desa­rro­llo so­cial en la re­gión) ha­ce un año. De ma­ne­ra que lle­ga­mos a una transac­ción que ya co­no­ce­mos. Que­re­mos tra­ba­jar en con­jun­to, con­ti­nuar ha­cien­do las co­sas bien, co­mo lo ha­ce Ca­ble On­da.

Cuan­do me pre­gun­tas ¿Cuán­to tiem­po se lle­vó esta ne­go­cia­ción? Años, años en un sen­ti­do po­si­ti­vo. Años de con­fian­za. La ne­go­cia­ción mis­ma fue breve, tar­dó me­ses, pe­ro no po­dría ha­ber ocu­rri­do así sin los años de con­fian­za.

¿Cuál se­rá el mo­de­lo de ne­go­cio en Pa­na­má?

La ad­qui­si­ción en Pa­na­má pa­ra no­so­tros mues­tra el buen mo­men­to por el que es­tá pa­san­do Ti­go, un mo­men­to en el cual los in­ver­sio­nis­tas han re­co­no­ci­do que lo he­mos he­cho bien, y han acep­ta­do re­en­fo­car la em­pre­sa

es­tra­té­gi­ca­men­te, re­en­fo­car la em­pre­sa geo­grá­fi­ca­men­te.

He­mos lo­gra­do un al­tí­si­mo flu­jo de ca­ja, es­ta­mos cre­cien­do y so­lo cuan­do tie­nes un flu­jo de ca­ja es­tás en la ca­pa­ci­dad de ha­cer una ad­qui­si­ción de esta di­men­sión.

Yo le re­pi­to al equi­po que las com­pa­ñías no tie­nen el de­re­cho na­to de ha­cer ad­qui­si­cio­nes, sus equi­pos di­rec­ti­vos de­ben ga­nar­se el de­re­cho de ha­cer una ad­qui­si­ción, ha­cien­do que los in­ver­sio­nis­tas se sien­tan có­mo­dos de ha­cer una ad­qui­si­ción.

¿Có­mo en­cuen­tra a Ca­ble On­da y las pers­pec­ti­vas del ne­go­cio en Pa­na­má?

Ca­ble On­da es una em­pre­sa bien ad­mi­nis­tra­da, es una em­pre­sa que lo ha he­cho muy bien y nues­tro prin­ci­pal desafío es no lle­gar a Pa­na­má pa­ra res­tar, sino pa­ra su­mar. No pa­ra des­ha­cer, sino pa­ra cre­cer, pa­ra co­la­bo­rar con mu­cho más de lo que po­de­mos ha­cer y eso va por la vía de ma­yor in­ver­sión en ca­pa­ci­dad. Ma­yor in­ver­sión en des­plie­gue de re­des y cobertura y va por la vía de in­tro­duc­ción de nue­vos con­te­ni­dos pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to de los pa­na­me­ños.

Ha­ga­mos una en­tre­vis­ta co­mo esta en unos 6 me­ses y va­mos a po­der ha­blar de la can­ti­dad de co­sas que cree­mos que to­da­vía se pue­de ha­cer con una pla­ta­for­ma tan lin­da co­mo la de Ca­ble On­da.

¿Por qué era im­por­tan­te es­tar en Pa­na­má? Era el úni­co te­rri­to­rio que di­vi­día la ope­ra­ción cen­troa­me­ri­ca­na y su­r­ame­ri­ca­na…

Hay una di­fe­ren­cia en­tre Cen­troa­mé­ri­ca y Amé­ri­ca Cen­tral. In­de­pen­dien­te­men­te de esa di­fe­ren­cia his­tó­ri­ca, que ex­pli­ca por qué pa­ra unos Pa­na­má es par­te de Cen­troa­mé­ri­ca y pa­ra otros no; cu­rio­sa­men­te en el len­gua­je nor­te­ame­ri­cano no hay di­fe­ren­cia. Pa­ra no­so­tros, com­ple­tó el ma­pa, com­ple­ta la hue­lla geo­grá­fi­ca. Si mi­ras el ma­pa tie­ne sen­ti­do dar ser­vi­cios en to­da la re­gión. Pa­na­má com­ple­men­ta el ma­pa, co­mo hue­lla geo­grá­fi­ca.

(El acuer­do) nos per­mi­te re­des­ple­gar re­cur­sos de otras áreas geo­grá­fi­cas de las que es­ta­mos desin­vir­tien­do, co­mo Áfri­ca. Lle­va­mos cua­tro paí­ses de Áfri­ca en los que es­ta­mos desin­vir­tien­do en los úl­ti­mos tres años.

He­mos lo­gra­do re­con­ver­tir la em­pre­sa, aho­ra que­re­mos po­ner es­tos re­cur­sos pa­ra tra­ba­jar en nues­tro fo­co geo­grá­fi­co que es Cen­troa­mé­ri­ca, Amé­ri­ca y mu­cha banda mó­vil y fi­ja de al­ta ve­lo­ci­dad.

En­ton­ces, ha­ce sen­ti­do no so­lo co­mo hue­lla geo­grá­fi­ca, sino que ha­ce sen­ti­do co­mo un re­des­plie­gue de re­cur­sos de ca­pi­tal ha­cia la zo­na que es nues­tro fo­co es­tra­té­gi­co.

¿Qué rol jue­ga Pa­na­má en esta es­tra­te­gia?

Pa­na­má, co­mo des­tino de in­ver­sión, es un país con gran es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, gran cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, con al­to ni­vel de PIB per cá­pi­ta, una cla­se me­dia cre­cien­te, una cla­se jo­ven, no so­lo in­di­vi­dual, sino em­pre­sa­rial cre­cien­te y una eco­no­mía do­la­ri­za­da.

Apar­te de eso, Ca­ble On­da es una em­pre­sa bien ma­ne­ja­da, es una mar­ca que­ri­da y cuen­ta con una pre­sen­cia en el mer­ca­do pa­na­me­ño muy só­li­da (con más de 433.000 clien­tes e in­gre­sos por US$374 mi­llo­nes en 2017). Si su­mas ca­da una de esas co­sas, es una in­ver­sión que tie­ne mu­cho sen­ti­do. Fran­ca­men­te, ha­bían trans­cu­rri­do dos o tres se­ma­nas des­de el anun­cio y nues­tros in­ver­sio­nis­tas lo han re­ci­bi­do muy po­si­ti­va­men­te.

MAU­RI­CIO RAMOS ES FRU­TO DE LA ME­RI­TO­CRA­CIA “YO SOY UNA PER­SO­NA DE ESA CLA­SE ME­DIA QUE EN NUES­TROS PAÍ­SES ES­TÁ CRE­CIEN­DO, MIS PA­DRES ERAN PRO­FE­SO­RES”

¿Qué in­no­va­cio­nes pre­ten­den lle­var al mer­ca­do pa­na­me­ño? ¿Ven en el fu­tu­ro lle­gar a te­le­fo­nía mó­vil o ha­cer otra in­ver­sión a tra­vés de com­pras?

Si­món Bo­lí­var, el gran li­ber­ta­dor, de­cía: “Vís­te­me des­pa­cio que voy de pri­sa”. No he­mos to­da­vía ce­rra­do la transac­ción en Pa­na­má, sino a fi­na­les del año, que­re­mos ase­gu­rar­nos de no fa­llar por es­tar que­rien­do ha­cer las co­sas de­ma­sia­do rá­pi­do.

Es­ta­mos en­fo­ca­dos en ce­rrar la transac­ción, en in­te­grar­nos bien en la cul­tu­ra, co­no­cien­do el mer­ca­do pa­na­me­ño. Es­pe­ra­mos con­ti­nuar ha­cien­do gran­des co­sas en ese mer­ca­do. Cree­mos que hay es­pa­cio pa­ra más ve­lo­ci­dad, pa­ra más ca­pa­ci­dad, pa­ra am­plia­ción de la red, pa­ra ofre­ci­mien­to de nue­vos pro­duc­tos en te­le­vi­sión y de­más. Pe­ro, cree­mos que es me­jor, de ca­ra al con­su­mi­dor, ase­gu­rar­nos de ha­cer las co­sas bien he­chas, pa­ra em­pe­zar.

SENTANDO LAS BA­SES PA­RA EL TI­GO DEL FU­TU­RO De ca­ra a 2020 ¿Cuál se­rá la ru­ta de in­ver­sión, banda an­cha fi­ja o 4G?

El éxi­to que ha te­ni­do Ti­go - Millicom en los úl­ti­mos años ha pro­ve­ni­do de ser muy fo­ca­li­za­do y “or­ga­ni­za­di­to”, di­go yo. No per­der nun­ca de vis­ta que la gran opor­tu­ni­dad, y al mis­mo tiem­po res­pon­sa­bi­li­dad, es cons­truir “au­to­pis­tas di­gi­ta­les”.

Uno de los men­sa­jes a los in­ver­sio­nis­tas, es que nues­tras pro­yec­cio­nes pa­ra fin de año se es­tán cum­plien­do. Ha­bía­mos ha­bla­do de un mi­llón de co­nec­ta­dos a 4G en La­ti­noa­mé­ri­ca, de US$1.000 mi­llo­nes de in­ver­sión en cobertura, lo es­ta­mos ha­cien­do. Ha­bla­mos de cons­truir fi­bra óp­ti­ca pa­ra ho­ga­res, ha­bla­mos de cons­truir 1,2 mi­llo­nes de ho­ga­res co­nec­ta­dos a esta red. Es­ta­mos on track, por lo mis­mo, hay ham­bre por la banda an­cha y sa­tis­fa­ce­mos la ne­ce­si­dad.

¿Cuál es el es­ta­do ac­tual de la de­man­da de co­nec­ti­vi­dad por banda an­cha en la re­gión?

La pe­ne­tra­ción o el uso de banda an­cha fi­ja, en nues­tros ho­ga­res, en to­da Amé­ri­ca La­ti­na, es­tá en­tre 20% y 40%, eso quie­re de­cir que so­lo uno de ca­da cin­co o uno de ca­da tres ho­ga­res tie­ne una co­ne­xión de banda an­cha de al­ta ve­lo­ci­dad en su ho­gar, so­lo uno de ca­da cin­co o uno de ca­da tres ho­ga­res, tie­ne te­le­vi­sor con ser­vi­cio de pa­ga de al­ta ca­li­dad.

Lo mis­mo en mó­vi­les, so­lo uno de ca­da cua­tro usua­rios in­di­vi­dua­les uti­li­za ser­vi­cios de 4G en nues­tros paí­ses. Hay una gran opor­tu­ni­dad.

¿Có­mo avan­zan los pla­nes de for­ta­le­cer y crear la in­fra­es­truc­tu­ra?

Nues­tro fo­co ha es­ta­do en cons­truir las au­to­pis­tas di­gi­ta­les y en el es­pa­cio de los úl­ti­mos tres años he­mos cons­trui­do re­des de 4G en to­dos los paí­ses, que hoy por hoy cu­bren al 60% de la po­bla­ción y so­lo uno de ca­da cin­co es­tá ha­cien­do uso de esa tec­no­lo­gía.

Hay una gran­dí­si­ma opor­tu­ni­dad, pe­ro gran res­pon­sa­bi­li­dad, pa­ra que nues­tros paí­ses no se que­den re­tra­sa­dos en el uso de tec­no­lo­gía di­gi­tal.

Lo mis­mo ocu­rre con la banda an­cha fi­ja. Du­ran­te los úl­ti­mos tres años, Millicom - Ti­go ha su­ma­do tres mi­llo­nes de nue­vos ho­ga­res más pa­ra po­ner al ser­vi­cio la banda an­cha de ve­lo­ci­dad, he­mos es­ta­ble­ci­do co­mo me­ta 10 mi­llo­nes de ho­ga­res con dis­po­ni­bi­li­dad de ser­vi­cio es­te año y una me­ta de lar­go pla­zo de 15 mi­llo­nes de ho­ga­res.

¿Cuál es el balance que ha­cen de es­te plan?

Va­mos en ca­mino, pe­ro la in­ver­sión, de lo con­tra­rio no es­ta­ría­mos ha­cien­do uso de la opor­tu­ni­dad y es­ta­ría­mos fal­tan­do nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad a las co­mu­ni­da­des, es man­te­ner­nos en­fo­ca­dos en cons­truir las au­to­pis­tas di­gi­ta­les.

Eso es, sin du­da, es lo que los clien­tes y los negocios ne­ce­si­tan en nues­tros paí­ses pa­ra ha­cer uso de la tec­no­lo­gía y ac­ce­der a la eco­no­mía di­gi­tal del si­glo XXI.

Con la re­con­fi­gu­ra­ción de sus in­ver­sio­nes, y su de­ci­sión de en­fo­car­se en Cen­troa­mé­ri­ca ¿Es­tán vien­do al Ist­mo cen­troa­me­ri­cano co­mo una pla­ta­for­ma pa­ra la ex­pan­sión del ne­go­cio, o Amé­ri­ca La­ti­na ya es el fo­co de Millicom-ti­go?

Es­ta­mos cla­ra­men­te en­fo­ca­dos en Amé­ri­ca La­ti­na, la re­gión ya es el fo­co es­tra­té­gi­co, es el man­da­to que nos han da­do nues­tros in­ver­sio­nis­tas, es lo que les he­mos di­cho que que­re­mos ha­cer.

Y es que el 95 % de nues­tro ne­go­cio ya es­tá en Amé­ri­ca La­ti­na, aquí es don­de es­tá nues­tro fo­co de in­ver­sión de lar­go pla­zo. So­mos cla­ra­men­te un vehícu­lo de in­ver­sión pa­ra el desa­rro­llo de Amé­ri­ca La­ti­na, pa­ra que La­ti­noa­mé­ri­ca cuen­te con las au­to­pis­tas di­gi­ta­les y banda an­cha de al­ta ve­lo­ci­dad tan­to pa­ra el ho­gar co­mo pa­ra las em­pre­sas, no te­ne­mos du­da al­gu­na.

¿Qué po­ten­cial ven en tec­no­lo­gías en desa­rro­llo co­mo las re­des 5G?

La tec­no­lo­gía 5G tie­ne dos fac­to­res fun­da­men­ta­les.

Uno: es una tec­no­lo­gía fi­ja y mó­vil, de­pen­de de la fi­bra óp­ti­ca fi­ja, por lo tan­to, to­da la in­ver­sión que he­mos he­cho en los ca­bles, es la pri­me­ra olea­da.

De­pen­de de fi­jo, lue­go mó­vil. La red 5G es una tec­no­lo­gía ha­cia atrás, la 4G po­ten­cia esta úl­ti­ma, pe­ro la pe­ne­tra­ción del 4G es ba­ja en nues­tra re­gión, así que hay que ha­cer la au­to­pis­ta, ma­ne­jar, apren­der a ma­ne­jar, an­tes de po­ner el Fe­rra­ri (ha­blan­do del 5G), se­ría un error si nos en­fo­ca­mos en esa red, en lu­gar de co­nec­tar pri­me­ro a to­da la po­bla­ción al 4G.

La dis­po­ni­bi­li­dad es una au­to­pis­ta, la au­to­pis­ta 4G que tie­ne un país co­mo El Sal­va­dor que es de más de un 62% de pe­ne­tra­ción.

Esa vía rá­pi­da, de al­ta ca­pa­ci­dad, ya exis­te, aho­ra es­ta­mos ha­cien­do cam­bios gratuitos de los chips, 80% tie­ne un chip 4G, pe­ro aho­ra falta ma­ne­jar­los

EN LA BANDA AN­CHA FI­JA, EN LOS ÚL­TI­MOS TRES AÑOS, MILLICOM - TI­GO HA SU­MA­DO TRES MI­LLO­NES DE NUE­VOS HO­GA­RES LA ME­TA SON DIEZ MI­LLO­NES DE HO­GA­RES CON DIS­PO­NI­BI­LI­DAD DE SER­VI­CIO ES­TE AÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.