Evelyn Or­dó­ñez LA HE­ROÍ­NA DEL VOL­CÁN DE FUE­GO

Estrategia y Negocios - - Ca Inspira -

HO­TE­LE­RA CEN­TROA­ME­RI­CA­NA SAL­VÓ A CIEN­TOS EN LA TRA­GE­DIA DEL VOL­CÁN DE FUE­GO EN GUA­TE­MA­LA, LUE­GO, PER­MA­NE­CIÓ EN LA ZO­NA Y SI­GUIÓ APOYANDO A LAS VÍC­TI­MAS EN LA ZO­NA DE­VAS­TA­DA

El 3 de ju­nio del 2018 mar­có la vi­da de los gua­te­mal­te­cos que so­bre­vi­vie­ron a la peor tra­ge­dia na­tu­ral de los úl­ti­mos años del país. El Vol­cán de Fue­go, ubi­ca­do en el cen­tro sur de Gua­te­ma­la, hi­zo una se­rie de erup­cio­nes cu­ya ce­ni­za cu­brió los de­par­ta­men­tos de Chi­mal­te­nan­go, Sa­ca­te­pé­quez, Es­cuintla y Ciu­dad de Gua­te­ma­la.

Ho­ras des­pués los ma­te­ria­les vol­cá­ni­cos ha­bían se­pul­ta­do a las co­mu­ni­da­des ale­da­ñas; en San Mi­guel Los Lo­tes no que­dó na­da, so­lo ce­ni­za, are­na y ro­cas. Cien­tos mu­rie­ron, des­apa­re­cie­ron, que­da­ron he­ri­dos y mi­llo­nes fue­ron afec­ta­dos.

Sin em­bar­go, a tan so­lo sie­te ki­ló­me­tros del vol­cán, se sal­va­ron las 320 per­so­nas que es­ta­ban en el ho­tel La Reunión Golf Re­sort & Re­si­den­ces. ¿Por qué se sal­va­ron, mien­tras a su la­do mu­rie­ron tan­tos? Por la de­ci­sión que to­ma­ron la ge­ren­te del ho­tel, Evelyn Or­dó­ñez y su gru­po de je­fa­tu­ras. Or­dó­ñez es­ta­ba al tan­to de la si­tua­ción del vol­cán me­dian­te los bo­le­ti­nes que emi­tía el en­tre rec­tor, pe­ro no re­ci­bie­ron nun­ca la or­den de eva­cua­ción, ni en el ho­tel ni en las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas.

Evelyn con­ta­ba con ca­si cin­co años de la­bo­rar pa­ra el re­sort, co­no­cía muy bien a su ve­cino el vol­cán, sin ser ex­per­ta, ya sen­tía sus ru­gi­dos y sus ad­ver­ten­cias. De tan­to es­cu­char al co­lo­so, sa­bía cuan­do que­ría asus­tar­la y cuán­do iba en se­rio. Su pro­fun­do sen­ti­do co­mún y de res­pon­sa­bi­li­dad se ac­ti­va­ron al mis­mo tiem­po que los fue­gos internos de am­bos, el de ella y el del Vol­cán de Fue­go.

En­ton­ces, cuan­do vio des­de el lobby del ho­tel en di­rec­ción del vol­cán y per­ci­bió tres erup­cio­nes si­mul­tá­neas, su­po que aque­llo no era nor­mal, que el pe­li­gro se apro­xi­ma­ba.

Or­dó­ñez or­de­nó la eva­cua­ción del ho­tel a las 11:30 am. Ella y su equi­po eje­cu­ta­ron los pro­to­co­los de eva­cua­ción es­ta­ble­ci­dos que ha­bían prac­ti­ca­do en otras oca­sio­nes.

Or­dó­ñez y el equi­po de se­gu­ri­dad del ho­tel sa­lie­ron de úl­ti­mos, no sin an­tes ha­ber ido (de nue­vo) a ca­da re­si­den­cia a ve­ri­fi­car que no hu­bie­ra na­die. Sin em­bar­go, no se fue­ron del lu­gar, se acer­ca­ron al si­tio don­de ya ha­bía au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias pa­ra tra­tar de ayu­dar a sa­car per­so­nas con sus vehícu­los. En­tra­ron dos ve­ces a res­ca­tar a los lu­ga­re­ños, al ter­cer in­ten­to no se los per­mi­tie­ron, ya el ma­te­rial vol­cá­ni­co ha­bía cu­bier­to to­do a su pa­so.

Evelyn se con­vir­tió en uno de los mi­les de hé­roes que sur­gie­ron tras la tra­ge­dia. Re­ca­pi­tu­la so­bre aque­llos días “Han si­do mu­chas tris­te­zas jun­tas, co­mo pro­fe­sio­nal, ha­ber per­di­do un lu­gar de tra­ba­jo ma­ra­vi­llo­so, ícono de la ho­te­le­ría y del ser­vi­cio de cla­se mun­dial. Per­der a tu equi­po de tra­ba­jo que por años fue tu fa­mi­lia, gen­te tra­ba­ja­do­ra y con un al­to es­pí­ri­tu de ser­vi­cio; además del do­lor y el lu­to de to­da la co­mu­ni­dad”, di­jo a E&N.

“Ca­da 24 ho­ras doy gra­cias a Dios por los que es­ta­mos vi­vos, ha­ber per­di­do tan­tas vi­das de ve­ci­nos, co­la­bo­ra­do­res y sus fa­mi­lias ha de­ja­do una hue­lla im­bo­rra­ble en el co­ra­zón de ca­da uno de no­so­tros. A pe­sar de que la eva­cua­ción que rea­li­za­mos fue exi­to­sa, la co­mu­ni­dad no tu­vo la mis­ma suer­te. Ha­ber per­di­do vi­das hu­ma­nas es lo más du­ro de esta ex­pe­rien­cia de vi­da”, con­clu­yó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.