¿POR­QUÉ NOS INS­PI­RA?

TO­DOS VUEL­VEN A LA TIE­RRA EN QUE

Estrategia y Negocios - - Ca Inspira -

NA­CIE­RON ...

Su mú­si­ca ha si­do ca­li­fi­ca­da co­mo la “sal­sa in­te­lec­tual, sal­sa cons­cien­te” y pa­ra ser con­se­cuen­te con ella, Bla­des siem­pre ha es­ta­do muy pen­dien­te de su país de ori­gen. De­fen­sor de la igual­dad y los de­re­chos hu­ma­nos, su pró­xi­mo pa­so lo hi­zo re­gre­sar a Pa­na­má. Bla­des se lan­zó a la po­lí­ti­ca en 1994 co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial. En­tre sie­te can­di­da­tos ob­tu­vo el 20% de los vo­tos. No al­can­zó la Pre­si­den­cia, pe­ro diez años des­pués apo­yó a Mar­tín To­rri­jos en su bús­que­da por la si­lla pre­si­den­cial. To­rri­jos ga­nó y Bla­des asu­mió co­mo mi­nis­tro de Tu­ris­mo (2004-2009).

“Du­ran­te los cin­co años que es­tu­ve en la fun­ción pública me re­ti­ré de la mú­si­ca, ni si­quie­ra te­nía una gui­ta­rra en la ca­sa, no hi­ce ci­ne, no hi­ce gi­ras, no hi­ce dis­cos”, con­tó Bla­des al pro­gra­ma En­cuen­tro. Só­lo una vez se pre­sen­tó en Eu­ro­pa a pro­pó­si­to de una campaña pa­ra atraer tu­ris­tas ha­cia Pa­na­má. Su par­ti­ci­pa­ción en el go­bierno le de­jó la en­se­ñan­za de que, si se quie­ren cam­biar las co­sas, cam­biar a per­so­nas co­rrup­tas y me­dio­cres, hay que in­vo­lu­crar­se y sus­ti­tuir­las. No es vano uno de sus ami­gos afir­mó que Bla­des es “in­ten­sa­men­te pa­na­me­ño”.

LA HE­REN­CIA

El do­cu­men­tal “Yo no me lla­mo Rubén Bla­des” es par­te del le­ga­do que el can­tau­tor desea de­jar. El di­rec­tor del do­cu­men­tal es el pa­na­me­ño Ab­ner Be­naim. Cuan­do Bla­des era mi­nis­tro de Tu­ris­mo el di­rec­tor lle­gó a su ofi­ci­na a mos­trar­le otro do­cu­men­tal y en­tre una con­ver­sa­ción y otra, Be­naim em­pe­zó a pre­gun­tar­le detalles so­bre su vi­da y se dio cuen­ta de in­me­dia­to que ahí ha­bía otra his­to­ria que con­tar. El fil­me se ha pre­sen­ta­do en 15 fes­ti­va­les y ha ga­na­do al me­nos cua­tro pre­mios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.