DUN­CAN WARD­LE, CREA­TI­VO DIS­NEY

Dun­can Ward­le, ex­pre­si­den­te de in­no­va­ción y crea­ti­vi­dad de Dis­ney, afir­ma que Cen­troa­mé­ri­ca po­see los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra im­pul­sar el pen­sa­mien­to crea­ti­vo

Estrategia y Negocios - - Contenido. - TEX­TOS LOUISA REY­NOLDS

El ex vi­ce-pre­si­den­te de crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción de Dis­ney apues­ta por dar ma­yor li­ber­tad crea­ti­va al em­plea­do, por el bien de la em­pre­sa.

Buzz Light­year, el mu­ñe­co de ju­gue­te que pro­ta­go­ni­za la pe­lí­cu­la de Dis­ney Toy Story, fue re­ci­bi­do co­mo un héroe cuan­do re­gre­só a la Tie­rra en sep­tiem­bre de 2009, jun­to con el as­tro­nau­ta de la na­ve Apo­llo 11, Buzz Al­drin, con quien pa­só 450 días en el es­pa­cio.

Du­ran­te ese tiem­po fil­ma­ron va­rias es­ce­nas que la Agen­cia Es­pa­cial Es­ta­dou­ni­den­se (NA­SA) pos­te­rior­men­te uti­li­za­ría con fi­nes di­dác­ti­cos pa­ra ani­mar a los ni­ños a in­tere­sar­se en la as­tro­no­mía. En una de ellas, Buzz Ligh­year apa­re­ce flo­tan­do en una de las cá­ma­ras de la na­ve es­pe­cial y en otra su com­pa­ñe­ro se que­da dor­mi­do y ac­ci­den­tal­men­te lo de­ja ir, co­mo si fue­ra un glo­bo, oca­sio­nan­do que Buzz Light­year se gol­pea­ra con­tra una de las pa­re­des de la na­ve.

Dun­can Ward­le, el ex­pre­si­den­te de in­no­va­ción y crea­ti­vi­dad de Dis­ney que hi­zo po­si­ble el via­je Buzz Light­year, re­cuer­da con sim­pa­tía el mo­men­to en que se le ocu­rrió que el cé­le­bre mu­ñe­co hi­cie­ra reali­dad el sue­ño de via­jar al es­pa­cio.

“Me fas­ci­nan las ideas aun­que no es­té se­gu­ro si pue­do lle­var­las a ca­bo. ¿Y si Buzz po­día vo­lar? No sa­bía si po­día ha­cer­lo pe­ro di­je: ‘ha­bla­ré con la NA­SA’”, di­jo Ward­le en en­tre­vis­ta con Es­tra­te­gia&ne­go­cios du­ran­te el Ti­go Bu­si­ness Fo­rum 2018, even­to que tu­vo lu­gar en Ciu­dad de Gua­te­ma­la.

“La NA­SA se emo­cio­nó tan­to que qui­sie­ron ha-

cer­lo de in­me­dia­to. Se lo lle­va­ron y 18 me­ses des­pués, mien­tras inau­gu­ra­ba otra atrac­ción de Toy Story (en los par­ques te­má­ti­cos de Dis­ney) pen­sé: ‘de­bo traer­lo a ca­sa’. Así que lla­mé a la NA­SA y les pre­gun­té: ¿Cuán­do van a traer a Buzz a ca­sa? Les di­je: ‘nin­gún hom­bre pue­de que­dar­se allá, ¿no?’ No sa­bían si es­ta­ba ha­blan­do en se­rio o no pe­ro ac­ce­die­ron a traer­lo a ca­sa”, cuen­ta Ward­le con una son­ri­sa.

El mu­ñe­co se ha su­ma­do a las atrac­cio­nes del Mu­seo Smith­so­nian y al pie de la vi­tri­na hay una pla­ca don­de se lee “Ja­mes”, el nom­bre del hi­jo pe­que­ño del eje­cu­ti­vo de Dis­ney, a quien per­te­ne­cía el ju­gue­te.

Ward­le cuen­ta la anéc­do­ta pa­ra ilus­trar el he­cho de que to­do es po­si­ble si así lo crees. Por al­go su ci­ta fa­vo­ri­ta es la fra­se: “Tan­to si pien­sas que pue­des, co­mo si pien­sas que no pue­des, es­tás en lo cier­to”, de Henry Ford, el pio­ne­ro de la in­dus­tria au­to­mo­triz.

Du­ran­te sus tres dé­ca­das en Dis­ney, Ward­le apren­dió que to­dos na­ce­mos con el don de la crea­ti­vi­dad pe­ro el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y el mun­do la­bo­ral se en­car­gan de ir mi­nan­do nues­tra crea­ti­vi­dad, pau­la­ti­na­men­te, has­ta que nos con­ver­ti­mos en au­tó­ma­tas.

“Los ni­ños son cu­rio­sos, pre­gun­tan por qué, pe­ro se les di­ce que de­jen de ha­cer­lo. To­dos so­mos crea­ti­vos pe­ro la ma­yo­ría pien­sa que no lo es por­que eso es lo que la es­cue­la les ha he­cho creer”, ase­gu­ra.

Ward­le na­rró que días an­tes de la en­tre­vis­ta, se en­con­tra­ba en una ju­gue­te­ría, don­de ob­ser­vó de­te­ni­da­men­te el com­por­ta­mien­to de una ni­ña. Mien­tras su ma­dre es­ta­ba en la fi­la, es­pe­ran­do pa­ra pa­gar sus com­pras, la ni­ña se en­con­tra­ba ab­sor­ta en un mun­do de fan­ta­sía y él se pre­gun­ta­ba si en ese mo­men­to la ni­ña ju­ga­ba a ser una prin­ce­sa o un pi­ra­ta en ese mun­do ima­gi­na­rio don­de to­do es po­si­ble.

“To­dos te­ne­mos ese ta­len­to pe­ro es­tá es­con­di­do. Per­de­mos el ta­len­to con el que to­dos na­ce­mos. To­dos te­ne­mos sue­ños ex­tra­ños y fan­tás­ti­cos pe­ro nos ol­vi­da­mos de ellos al mo­men­to de lle­gar al tra­ba­jo por­que nos di­cen que no so­mos crea­ti­vos”, apun­ta.

EL EX EJE­CU­TI­VO DE DIS­NEY ASE­GU­RA QUE ES HO­RA DE QUE LAS EM­PRE­SAS ES­TI­MU­LEN LA CREA­TI­VI­DAD DE SUS CO­LA­BO­RA­DO­RES, EN VEZ DE COAR­TAR­LA

Pre­gun­tar el Por qué de las co­sas

La crea­ti­vi­dad es de su­ma im­por­tan­cia, se­gún Ward­le, por­que so­lo pre­gun­tan­do y pre­gun­tan­do, co­mo ha­cen los ni­ños, lle­ga­mos al meo­llo de las co­sas. “Cuan­do le pre­gun­tas a al­guien: ‘¿Por qué vie­ne a Dis­ney?’ con­tes­tan: ‘Por­que me gus­tan las atrac­cio­nes’. Uno pre­gun­ta: ‘¿Y por qué le gus­tan las atrac­cio­nes?’ y di­cen: ‘Ve­nía con mi ma­dre y aho­ra ven­go con mi hi­ja’. Esa es una pers­pec­ti­va muy dis- tin­ta. Di­ces: ‘Un mo­men­to, es­ta per­so­na vie­ne aquí por los re­cuer­dos, no por las atrac­cio­nes’. Y pien­sas: ‘¿de­bo crear una nue­va atrac­ción o de­bo ge­ne­rar re­cuer­dos?’” ex­pli­ca.

Va sien­do ho­ra de que las em­pre­sas es­ti­mu­len la crea­ti­vi­dad de sus co­la­bo­ra­do­res en vez de coar­tar­la, afir­ma: “La ma­yo­ría de las em­pre­sas pien­san: ‘¿có­mo po­de­mos ha­cer tal co­sa?’ por­que tie­nen que cum­plir las me­tas tri­mes­tra­les. Pe­ro cuan­do pen­sa­mos: ‘¿có­mo po­dría­mos?’ las po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas. Se tra­ta de re­for­mu­lar la pre­gun­ta”.

Al de­jar Dis­ney, Ward­le se sen­tía “mi­tad ate­rra­do y mi­tad emo­cio­na­do”, pe­ro ha­cer­lo fue ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir re­tán­do­se a sí mis­mo y sa­lir de su zo­na de con­fort, apun­ta el in­no­va­dor.

¿Y Cen­troa­mé­ri­ca? Po­see dos fac­to­res cla­ve pa­ra im­pul­sar la crea­ti­vi­dad: una po­bla­ción ma­yo­ri­ta­ria­men­te jo­ven y li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas que le­jos de ser una ba­rre­ra, es­ti­mu­lan el pen­sa­mien­to crea­ti­vo. “Los po­bres son más crea­ti­vos y los jó­ve­nes son em­pren­de­do­res na­tos”, ase­gu­ra

FO­TO: JO­SÉ CAR­LOS FLO­RES

Du­ran­te sus tres dé­ca­das en Dis­ney, Ward­le apren­dió que to­dos na­ce­mos con el don de la crea­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.