Dio­ni­sio Gutiérrez

PRE­SI­DEN­TE DE COS­TA RI­CA DE­BE TO­MAR EL PRO­TA­GO­NIS­MO

Estrategia y Negocios - - Contenido. - CO­LUM­NIS­TA E&N

En el con­cier­to de na­cio­nes, el ist­mo cen­troa­me­ri­cano es una agru­pa­ción de paí­ses mi­núscu­los, irre­le­van­tes y atra­sa­dos. Su­man­do su po­bla­ción, te­rri­to­rio y eco­no­mía lo­gra­ría­mos es­ca­sa­men­te una es­ca­la mínima su­fi­cien­te. Vi­vi­mos tiem­pos mar­ca­dos por el de­cli­ve del hom­bre pú­bli­co, el des­pre­cio por la po­lí­ti­ca y la de­cep­ción en la de­mo­cra­cia. Es­to re­pre­sen­ta una gra­ve ame­na­za pa­ra la es­ta­bi­li­dad y el fu­tu­ro de las na­cio­nes.

La cau­sa del fra­ca­so de los paí­ses es­tá en la po­lí­ti­ca. Y tam­bién, en la po­lí­ti­ca es­tá la so­lu­ción. Por eso es im­por­tan­te e im­pres­cin­di­ble res­ca­tar­la y de­vol­ver­le el bri­llo y pres­ti­gio ne­ce­sa­rios pa­ra que ten­ga la fuer­za y la au­to­ri­dad pa­ra cum­plir con la ra­zón de su exis­ten­cia. Res­ca­tar la po­lí­ti­ca es la obli­ga­ción in­elu­di­ble de los ciu­da­da­nos.

Siem­pre me ha sor­pren­di­do la li­ge­re­za y la fri­vo­li­dad con que al­gu­nos po­lí­ti­cos de­ci­den que quie­ren ser pre­si­den­tes de su país. No hay ho­nor más gran­de, no exis­te res­pon­sa­bi­li­dad más gra­ve, no se co­no­ce ac­to que la his­to­ria juz­gue con más du­re­za que el de aque­llos que ha­bien­do lo­gra­do el vo­to y la con­fian­za de su pue­blo, le ha­yan trai­cio­na­do y de­frau­da­do.

Ser pre­si­den­te de una na­ción es de­ci­dir so­bre la vi­da de los de­más. Es for­zar el des­tino de un pue­blo y es­tar dis­pues­to a en­fren­tar el tri­bu­nal de la his­to­ria.

Los pre­si­den­tes que eli­gen los pue­blos de­fi­nen el ca­rác­ter de las na­cio­nes. Y la lle­ga­da de Car­los Al­va­ra­do a la pre­si­den­cia Cos­ta Ri­ca, ha­ce 6 me­ses, ha­bla bien de los cos­ta­rri­cen­ses.

Tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar­lo ha­ce unos días y con­fir­mé por qué su pue­blo lo vio co­mo un hom­bre con­fia­ble, va­lien­te, se­reno y ca­paz.

Co­mo gua­te­mal­te­co le de­seo lo me­jor y co­mo cen­troa­me­ri­cano, le pi­do que asu­ma el li­de­raz­go y pon­ga en la me­sa del de­ba­te re­gio­nal la in­elu­di­ble in­te­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na. So­lo él tie­ne la au­to­ri­dad mo­ral.

Aun­que sa­be­mos que con los co­le­gas que tie­ne en la re­gión, dis­cu­tir y pro­po­ner és­te y otros te­mas que son de be­ne­fi­cio pa­ra to­dos se­rá co­mo arar en el agua, el uni­ver­so es­cu­cha y la his­to­ria re­cuer­da. Se de­be in­sis­tir has­ta que al­gún día se lo­gre.

El mun­do, a pe­sar de la epi­de­mia de pro­tec­cio­nis­mo, el cie­rre de fron­te­ras y po­lí­ti­cas an­ti­in­mi­gra­ción que vi­ve hoy, ca­mi­na inevi­ta­ble­men­te a la glo­ba­li­za­ción. Ese fe­nó­meno, tan bru­tal e im­per­fec­to co­mo la ra­za hu­ma­na.

Aun­que no se quie­ra, la era ex­po­nen­cial en la tec­no­lo­gía y el es­pí­ri­tu li­bre de los hom­bres y mu­je­res del mun­do nos lle­va­rán a la al­dea glo­bal.

Por eso la im­por­tan­cia de co­rrer y sen­tar las ba­ses de la in­te­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na; pa­ra no es­tar, co­mo siem­pre, en los úl­ti­mos lu­ga­res en to­do y pa­ra to­do.

Por eso, en me­dio de esa vo­rá­gi­ne po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca que vi­ven las na­cio­nes, es im­por­tan­te al­zar la mi­ra­da y ver más allá; don­de po­nen la vis­ta los hom­bres de Es­ta­do.

El fu­tu­ro y el des­tino de Cen­troa­mé­ri­ca pro­me­ten más si cons­trui­mos una co­mu­ni­dad re­gio­nal, em­pe­zan­do con una in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca y des­pués po­lí­ti­ca.

A Cos­ta Ri­ca le desea­mos que triun­fe en sus ba­ta­llas y a su pre­si­den­te le desea­mos que lo­gre el equi­li­brio per­fec­to en­tre mo­ti­var la in­ver­sión y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y cum­plir con su com­pro­mi­so de aten­der los pro­ble­mas so­cia­les y po­lí­ti­cos de su país.

No sé có­mo ter­mi­na­rá el go­bierno del pre­si­den­te Al­va­ra­do, pe­ro sí sé que Cos­ta Ri­ca tie­ne hoy un pre­si­den­te com­pro­me­ti­do con su pue­blo, un pre­si­den­te con el co­ra­zón lim­pio y la con­cien­cia tran­qui­la, un pre­si­den­te al que su ju­ven­tud y su tra­yec­to­ria le per­mi­ten desafiar los tiem­pos y la his­to­ria.

No se­rá fá­cil, pe­ro co­mo él lo di­jo, es­tá dis­pues­to a to­mar de­ci­sio­nes di­fí­ci­les y va­lien­tes, co­mo lo ha­cen los hom­bres de Es­ta­do. Esos que son los gran­des au­sen­tes en el res­to de la re­gión y en mu­chas na­cio­nes del mun­do

Pre­si­den­te de Fun­da­ción Li­ber­tad y Desa­rro­llo

“LE PI­DO

(A C. AL­VA­RA­DO) QUE ASU­MA EL LI­DE­RAZ­GO Y PON­GA EN LA ME­SA DEL DE­BA­TE LA IN­ELU­DI­BLE IN­TE­GRA­CIÓN. SO­LO él TIE­NE LA AU­TO­RI­DAD MO­RAL”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.