John Ham­mock

Estrategia y Negocios - - Radar. -

Cos­ta Ri­ca se con­vir­tió en el pri­mer país del mun­do en apli­car el Ín­di­ce de Po­bre­za Mul­ti­di­men­sio­nal Em­pre­sa­rial (IPME), de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford. Tras un año de po­ner­lo en prác­ti­ca, 39 em­pre­sas de sie­te sec­to­res pro­duc­ti­vos, con 46.000 em­plea­dos, su­ma es­ta co­mu­ni­dad que bus­ca ayu­dar a sus tra­ba­ja­do­res ana­li­zan­do 19 in­di­ca­do­res de cin­co ejes: sa­lud, edu­ca­ción, em­pleo, vi­vien­da y pro­tec­ción so­cial.

¿Qué va­lo­ra­ción tie­ne del IPM em­pre­sa­rial, en su pri­mer año?

El pri­mer año del IPM em­pre­sa­rial que he­mos im­pul­sa­do en Ox­ford Po­verty and Hu­man De­ve­lop­ment Ini­tia­ti­ve (OPHI, or­ga­ni­za­ción de la que Ham­mock es co-fun­da­dor) y Ho­ri­zon­te Po­si­ti­vo nos ha mos­tra­do que es­to fun­cio­na, es acep­ta­do, que tie­ne im­pac­to en la em­pre­sa y en los co­la­bo­ra­do­res. Es­to ha mo­ti­va­do a Ox­ford a crear una nue­va en­ti­dad pa­ra ma­ne­jar la ex­pan­sión del pro­gra­ma a otros paí­ses.

¿Es ex­por­ta­ble?

Sí. Ya exis­te de­man­da de mu­chos paí­ses y em­pre­sas. El pró­xi­mo pa­so, en 2019, es la ex­pan­sión a Co­lom­bia y a un país de Amé­ri­ca Cen­tral. No ca­be du­da, con el éxi­to que ha te­ni­do en Cos­ta Ri­ca, que no so­lo se ex­por­ta­rá a paí­ses ale­da­ños, sino que tie­ne pers­pec­ti­va de ser un pro­yec­to con al­can­ce glo­bal. El sec­tor em­pre­sa­rial de es­te pe­que­ño país, ha de­mos­tra­do te­ner un gran co­ra­zón, y ex­por­ta­rá al mun­do una in­no­va­ción que cam­bia­rá mu­chas vi­das.

¿De­be in­vo­lu­crar­se la ini­cia­ti­va pri­va­da en la lu­cha con­tra la po­bre­za?

Es fun­da­men­tal. Tie­ne que ser una lu­cha pú­bli­co-pri­va­da. El Go­bierno no tie­ne la ca­pa­ci­dad de ha­cer­lo so­lo. El sec­tor pri­va­do tie­ne co­mo pri­me­ra prio­ri­dad el en­fo­que en la crea­ción de em­pleo, uno de los in­di­ca­do­res del IPM. Pe­ro no so­lo eso. Em­pre­sas pri­va­das no sa­ben que sus em­plea­dos —aun en po­si­cio­nes de ge­ren­cia— su­fren de carencias en va­rias di­men­sio­nes del IPM. Se asom­bran y se dan cuen­ta que sus em­plea­dos es­con­den su po­bre­za so­cial (usual­men­te ig­no­ra­da si se mi­de la me­di­da de po­bre­za por in­gre­so). Las em­pre­sas tie­nen ac­ce­so a es­tas fa­mi­lias y pue­den ata­car la po­bre­za des­de su pers­pec­ti­va. To­do el mun­do me pre­gun­ta: ¿Pe­ro por qué es­tá la em­pre­sa pri­va­da preo­cu­pa­da por la po­bre­za de sus em­plea­dos? No me creen cuan­do di­go que los due­ños y ge­ren­tes de em­pre­sas en ver­dad se que­dan asom­bra­dos de lo que en­cuen­tran en sus em­pre­sas y quie­ren ayu­dar, en al­gu­nos ca­sos has­ta es­ta­ble­cien­do un fon­do de sus sa­la­rios.

¿Qué su­po­ne que las em­pre­sas ti­cas sean pio­ne­ras?

Te­ne­mos que fe­li­ci­tar al em­pre­sa­rio ti­co que se ha in­cor­po­ra­do de lleno a es­te pro­gra­ma. He oí­do tes­ti­mo­nios de per­so­nas que ya en un año de pro­gra­ma se han be­ne­fi­cia­do del mis­mo. Lo más in­tere­san­te es oír a los em­pre­sa­rios de­cir que el IPME ha ayu­da­do a crear fa­mi­lia, a crear so­li­da­ri­dad en la em­pre­sa. Asom­bro­so, pe­ro cier­to.

El Ín­di­ce de Po­bre­za Mul­ti­di­mien­sio­nal em­pre­sa­rial es pio­ne­ro en Cos­ta Ri­ca: su­ma 39 em­pre­sas de sie­te sec­to­res pro­duc­ti­vos, con 46.000 em­plea­dos

FO­TO: CORTESÍA

La Mi­ni En­tre­vis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.