La For­tu­na, nue­va em­bo­te­lla­do­ra gua­te­mal­te­ca

Pop y Can­ta­ri­to en­tran al mer­ca­do cha­pín. El mo­de­lo de ne­go­cio bus­ca lle­gar a va­rios paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca y el sur de Mé­xi­co

Estrategia y Negocios - - Negocios. - TEX­TOS INGRID ROLDÁN MAR­TÍ­NEZ

Pop y Can­ta­ri­to son las dos mar­cas que la em­bo­te­lla­do­ra La For­tu­na pro­du­ci­rá pa­ra la ven­ta en tien­das y su­per­mer­ca­dos de Gua­te­ma­la y otros paí­ses de­list­mo. La idea de ex­pan­sión es­tá des­de el ini­cio del pro­yec­to, la vi­sión es que el pro­duc­to cha­pín lle­gue a to­da la re­gión, des­de el sur de Mé­xi­co has­ta Ni­ca­ra­gua.

La in­ver­sión ron­da los US3,5 mi­llo­nes. La plan­ta de la nue­va em­bo­te­lla­do­ra, ubi­ca­da en Ma­sa­gua, (Es­cuintla, al sur del país), po­drá pro­du­cir anual­men­te al­re­de­dor de 100 mi­llo­nes de li­tros de be­bi­das.

Los re­fres­cos mar­ca Pop (sa­bo­res co­la, na­ran­ja y uva) se ven­den ya en 20.000 tien­das de ba­rrio en Gua­te­ma­la y la me­ta es lle­gar a 100.000 (el 80 % del to­tal). Hoy tie­ne pre­sen­cia en 42 su­per­mer­ca­dos, y el ob­je­ti­vo es lle­gar a 300 (el 100 % de los exis­ten­tes en el país).

“Cuan­do com­pra­mos es­ta em­bo­te­lla­do­ra en Es­cuintla, de­ci­di­mos dos ca­mi­nos. El ca­mino de las car­bo­na­ta­das y el ca­mino de las be­bi­das na­tu­ra­les lo­ca­les. Hoy so­lo he­mos lan­za­do la par­te car­bo­na­ta­da”, co­men­ta Mi­chael As­co­li, pre­si­den­te de la Jun­ta Di­rec­ti­va.

“Hay dos gran­des seg­men­tos en el mun­do. Las mar­cas in­ter­na­cio­na­les es­tán muy bien aten­di­das, pe­ro en to­dos los paí­ses hay mar­cas to­tal­men­te pro­pias, co­mo la Tehua­cán, en Mé­xi­co; la Ko­las­ham­pan, en El Sal­va­dor; o la In­ca Ko­la, en Pe­rú. En Gua­te­ma­la ca­re­ce­mos de los sa­bo­res pro­pios, to­dos son im­por­ta­dos. No­so­tros desa­rro­lla­mos du­ran­te seis me­ses los sa­bo­res que el pue­blo pre­fie­re. Yo sé que hay mar­cas que do­mi­nan y las res­pe­to, pe­ro esas al fi­nal son mu­cho más caras. Va­mos a desa­rro­llar es­tos re­fres­cos pa­ra los gus­tos de ca­da uno de los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca”, in­di­ca el em­pre­sa­rio.

Los lo­ca­les lle­va­rán un se­llo es­pe­cí­fi­co. “La mar­ca de los sa­bo­res se lla­ma Can­ta­ri­to, que es el cán­ta­ro que en Gua­te­ma­la se usa­ba pa­ra ir a traer agua al río o a la fuen­te. El Can­ta­ri­to es el que con­tie­ne los sa­bo­res ét­ni­cos, his­tó­ri­cos y la Pop es la mar­ca que tie­ne los sa­bo­res car­bo­na­ta­dos. Can­ta­ri­to no tie­ne gas, tie­ne pul­pa, pul­pa de nan­ce, li­món con man­go, hor­cha­ta, to­das las aguas que ve­mos en un mer­ca­do”, co­men­ta.

“Que­re­mos ser lí­de­res de las be­bi­das lo­ca­les. Eso nos va a dar co­mo un 10 % del mer­ca­do”, afir­ma As­co­li.

So­bre las ad­ver­si­da­des que afec­tan a es­te te­rri­to­rio, adu­ce: “Las com­pa­ñías gran­des tie­nen el pro­ble­mas de los asal­tos y las ex­tor­sio­nes, es un te­rror. No­so­tros no”. A pe­sar de es­to, co­mo em­pre­sa­rio ve una opor­tu­ni­dad en el seg­men­to.

Su vi­sión del mer­ca­do gua­te­mal­te­co es que es­tá lleno de opor­tu­ni­da­des. “Siem­pre he creí­do que nues­tros

LA IN­VER­SIÓN EN LA PLAN­TA DE LOS US$3,5 MI­LLO­NES

mer­ca­dos es­tán to­tal­men­te en pa­ña­les, que el ar­te no so­lo es ha­cer el pro­duc­to sino me­jo­rar el ni­vel de vi­da. Par­te de mi tra­ba­jo es desa­rro­llar las eco­no­mías, la de­mo­cra­cia, la edu­ca­ción y la sa­lud pa­ra que me­jo­ren los paí­ses; si no, no hay clien­tes. Me pre­gun­ta ¿Qué hay que ha­cer? In­vo­lu­crar­se. In­vo­lu­crar­se en la edu­ca­ción, la sa­lud y la se­gu­ri­dad por­que si no el país no pro­gre­sa. Si el mer­ca­do crece, hay bie­nes­tar. Hay que ve­lar por­que crez­ca la eco­no­mía y la eco­no­mía crece si hay edu­ca­ción, sa­lud y un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co jus­to”, fi­na­li­za.

Sa­bor lo­cal

Ca­da país, ca­da re­gión, tie­ne esos re­fres­cos ca­se­ros que se to­man co­ti­dia­na­men­te. Pre­ci­sa­men­te sa­bo­res co­mo na­ran­ja­das y li­mo­na­das son co­no­ci­dos en to­dos los paí­ses “des­de Es­ta­dos Uni­dos has­ta Ar­gen­ti­na”, afir­ma el em­pre­sa­rio.

“Ca­da país tie­ne su his­to­ria. La Ko­las­ham­pan vie­ne de es­tos fres­cos co­mo la hor­cha­ta y el nan­ci­te, que no­so­tros le de­ci­mos nan­ce, hay mu­chí­si­mo en Ni­ca­ra­gua y El Sal­va­dor, en Gua­te­ma­la no hay tan­to. Pa­ra no­so­tros es la hor­cha­ta de arroz”.

En es­ta eta­pa tie­nen de­fi­ni­dos los sa­bo­res gua­te­mal­te­cos. En El Sal­va­dor y Hon­du­ras es­tán in­ves­ti­gan­do. En el sur de Mé­xi­co y Ni­ca­ra­gua to­da­vía no han co­men­za­do.

Otro pro­duc­to que in­clu­ye su car­te­ra es el agua, con gas y sin gas. “Ya es­tá lis­ta, ya la te­ne­mos. Es im­por­tan­tí­si­mo. En las ciu­da­des, el agua pu­ri­fi­ca­da se ven­de muy bien, en la pro­vin­cia se ven­de el agua con sa­bor. Es un te­ma de cos­tum­bres”, re­co­no­ce Ás­co­li.

El mo­de­lo de ne­go­cio que uti­li­za­rán pa­ra la dis­tri­bu­ción in­clu­ye a em­pren­de­do­res in­di­vi­dua­les que lle­va­rán el pro­duc­to a las co­mu­ni­da­des.

“Las mar­cas in­ter­na­cio­na­les, la ro­ja y la azul, son due­ños de su mar­ca, de su dis­tri­bui­do­ra, de su ca­mión, de su pun­to de ven­ta, de su bo­de­ga. Ellos son los gran­des em­plea­do­res de ese con­jun­to. No­so­tros he­mos de­ci­di­do otro ca­mino, tra­ba­jar a tra­vés de em­pren­de­do­res. No­so­tros ha­ce­mos el em­bo­te­lla­do y las per­so­nas ven­den el pro­duc­to. A di­fe­ren­cia de las de­más com­pa­ñías que son ellos due­ños del ca­nal, no­so­tros da­mos con­ce­sio­nes tan­to a ma­yo­ris­tas co­mo a de­ta­llis­tas”, co­men­ta As­co­li.

La For­tu­na pro­du­ce las be­bi­das y en la mis­ma fá­bri­ca dis­tri­bu­ye el pro­duc­to. “Allí lle­ga nues­tro dis­tri­bui­dor en So­lo­lá, que son tres her­ma­nos, lle­gan con sus ca­mio­nes o les man­da­mos a su bo­de­ga, ellos sa­len to­dos los días a bus­car sus clien­tes en So­lo­lá, ellos co­bran, ellos pa­gan, ellos ga­nan, y ellos nos pa­gan a no­so­tros.

EN ENERO CO­MEN ZAEXPORTACIONES HA­CIA EL SAL­VA­DOR; EL SI­GUIEN­TE PA­SO SE­RÁ HON­DU­RAS, EN JU­NIO

Va­mos crean­do una se­rie de nú­cleos de em­pren­di­mien­to”.

La For­tu­na tra­ba­ja­rá con ma­yo­ris­tas, dis­tri­bui­do­res y de­ta­llis­tas pa­ra lle­gar al con­su­mi­dor. “Más o me­nos se re­quie­re un dis­tri­bui­dor por ca­da 3.000 o 4.000 tien­das, se van a ne­ce­si­tar unos 20 dis­tri­bui­do­res. Hay unos más gran­des que otros y unos más re­gio­na­les”, di­ce.

La ex­pan­sión al res­to de paí­ses del Ist­mo cen­troa­me­ri­cano tie­ne una di­ná­mi­ca pa­re­ci­da a la de Gua­te­ma­la, sal­vo que allá no ten­drán fá­bri­cas, si no bo­de­gas de dis­tri­bu­ción.

“Mis­mo mo­de­lo, pe­ro en vez de em­bo­te­lla­do­ra, bo­de­ga. La mis­ma fór­mu­la, de la bo­de­ga di­rec­to al su­per­mer­ca­do. Los dis­tri­bui­do­res in­de­pen­dien­tes van a las tien­das. Hay que ser muy me­tó­di­co pa­ra con­quis­tar el mer­ca­do”.

Las ex­por­ta­cio­nes des­de Gua­te­ma­la aún no han co­men­za­do. “En los pri­me­ros días de enero arran­ca­mos el pri­mer país que es El Sal­va­dor y co­mo por ju­nio, Hon­du­ras”, afir­ma el em­pre­sa­rio

FO­TOS DE CORTESÍA

Mi­chael As­co­li (iz­quier­da) en la plan­ta de La For­tu­na en Ma­sa­gua, al sur de Gua­te­ma­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.