FO­CO PO­LÍ­TI­CO. Cos­ta Ri­ca de­fi­ne re­for­ma fis­cal y mi­ra al fu­tu­ro

La re­for­ma Fis­cal se abrió pa­so en la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal y fue apro­ba­da en se­gun­do de­ba­te, un ba­lón de oxí­geno pa­ra las ar­cas pú­bli­cas

Estrategia y Negocios - - Contenido. - TEX­TOS DA­NIEL ZUERAS

Una re­for­ma fis­cal ne­ce­sa­ria

El 3 de di­ciem­bre la Asam­ble Le­gis­la­ti­va de Cos­ta Ri­ca apro­bó la tan traí­da y lle­va­da re­for­ma fis­cal (que ape­nas unos días an­tes ha­bía pa­sa­do el fil­tro de la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal), pa­ra con­ver­tir­se en la Ley 9.635, de For­ta­le­ci­mien­to de las Fi­nan­zas Pú­bli­cas.

¿Por qué era ne­ce­sa­ria es­ta re­for­ma? ¿Sir­vió de al­go el pul­so que le echa­ron al Go­bierno los sin­di­ca­tos pú­bli­cos?

El dé­fi­cit fis­cal ce­rró 2017 en el 6,2 % del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), y la pro­yec­ción de es­te año es del 7,1 %. El plan fis­cal que aca­ba de pa­sar ape­nas ce­rra­ría una bre­cha de 1,7 % del PIB, que jun­to a otras me­di­das de re­cor­tes y con­ten­ción del gas­to al­can­za­ría el 3,7 % del PIB, de ca­ra a 2022, se­gún cálcu­los del Ban­co Cen­tral.

La deu­da del país al­can­za­rá el 53 % a fi­nal de año, y se dis­pa­ra­ría has­ta el 60,6 % en 2019, en ca­so de no ha­ber pa­sa­do la re­for­ma tri­bu­ta­ria, se cal­cu­la que

AHO­RA VIE­NE LA RE­FOR­MA DEL EM­PLEO PÚ­BLI­CO,

CON UNOS SIN­DI­CA­TOS MUY DES­GAS­TA­DOS TRAS UNA LAR­GA E INJUSTIFICADA HUEL­GA

tras su apro­ba­ción la ci­fra se­rá del 59,6 %

Cos­ta Ri­ca des­ti­nó el 32,6% de su pre­su­pues­to al ser­vi­cio de la deu­da, una ci­fra que su­birá al 37,6% y es­ca­la­rá has­ta el 42% en 2019.

Se­gún el Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Es­tu­dios Fis­ca­les (Ice­fi) se­rá ne­ce­sa­rio un se­gun­do plan, con ma­yo­res ajus­tes, en un fu­tu­ro no muy le­jano. El ajus­te ideal, apun­ta el Ice­fi, de­be­ría ser (al me­nos) de un 4,8 % del PIB.

Lo que vie­ne aho­ra

Los asun­tos más es­pi­no­sos en el pro­yec­to de ley son el cam­bio de Im­pues­to de Ven­tas (IV) a Im­pues­to so­bre el Va­lor Agre­ga­do (IVA) del 13 % (que tam­bién gra­va de­ter­mi­na­dos ser­vi­cios, has­ta hoy exen­tos del IV), con un IVA di­fe­ren­cia­do del 1 % pa­ra pro­duc­tos de la ca­nas­ta bá­si­ca, y una re­for­ma al em­pleo pú­bli­co (en la que se pro­po­ne re­cor­tar los “ex­ce­si­vos” be­ne­fi­cios del sec­tor pú­bli­co, con te­mas co­mo eva­lua­ción del desem­pe­ño o anua­li­da­des); te­mas que han en­con­tra­do du­ra opo­si­ción en la ca­lle, y en el par­la­men­to.

Con la nue­va ley la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ro­cìo Agui­lar, con­fía que en 2023 las fi­nan­zas pú­bli­cas ten­gan un su­pe­rá­vit del 0,8 %, fren­te al dé­fi­cit su­pe­rior al 7 % que van a al­can­zar en 2018.

Pa­ra el po­li­tó­lo­go Gustavo Ara­ya, la re­for­ma fis­cal “da tran­qui­li­dad a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, y un res­pi­ro al sec­tor em­pre­sa­rial na­cio­nal, ya que mues­tra un go­bierno que tra­ba­ja ba­jo la ló­gi­ca de re­du­cir el pe­so del ta­ma­ño es­ta­tal, un las­tre eco­nó­mi­co pa­ra per­mi­tir un plan de in­cen­ti­vo a la pro­duc­ción na­cio­nal”.

Ara­ya apun­ta ha­cia una ru­ta: re­duc­ción de trá­mi­tes, “es­pe­cial­men­te en sec­to­res más vul­ne­ra­bles en in­ver­sio­nes más gran­des” co­mo cons­truc­ción y obra pú­bli­ca; con una apues­ta por las alian­zas pú­bli­co pri­va­das y la con­ce­sión de obra pú­bli­ca.

El eco­no­mis­ta Da­niel Su­char apun­ta que con el nue­vo pa­no­ra­ma “ha­brá un for­ta­le­ci­mien­to de las fi­nan­zas, bue­na ima­gen en el ex­te­rior, y una ho­ja de ru­ta. Ba­ja­ría la in­cer­ti­dum­bre al país, y ha­bría es­ta­bi­li­dad en los ma­cro­pre­cios: ti­po de cam­bio, ta­sa de in­te­rés, e in­fla­ción; lo que da­ría ma­yor cre­di­bi­li­dad a los in­ver­sio­nis­tas. No es un plan me­siá­ni­co pa­ra sal­var to­do, de­be ha­ber es­fuer­zos por otros la­dos que ayu­den a ad­mi­nis­trar me­jor el gas­to pú­bli­co”.

Por ese la­do, la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ro­cío Agui­lar, sa­lió de in­me­dia­to a la pa­les­tra, tras la apro­ba­ción de la ley, pa­ra re­cor­dar lo que ha ve­ni­do di­cien­do des­de que asu­mió, que vie­nen más me­di­das, con cua­tro pi­la­res que son re­vi­sión de exo­ne­ra­cio­nes, deu­da, una ley de em­pleo pú­bli­co y un re­di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal, es­tas úl­ti­mas pa­ra bus­car una ma­yor efi­cien­cia en el gas­to pú­bli­co; y es que es­ta re­for­ma es­ta­bi­li­za fi­nan­zas, pe­ro el país es­tá obli­ga­do a ser mu­cho más efi­cien­te en su gas­to. “Hay que ser mu­cho más ri­gu­ro­so que has­ta aho­ra pa­ra que las fi­nan­zas pú­bli­cas se me­jo­ren en lap­so de 5 a 8 años”, in­ci­de Su­char, quien cree que la nue­va sen­da es­tá en lo co­rrec­to.

¿OTRA VEZ LA CA­LLE?

Pre­ci­sa­men­te la men­cio­na­da ley de em­pleo pú­bli­co que vie­ne en la agen­da gu­ber­na­men­tal va a ser el nue­vo caballo de ba­ta­lla de los sin­di­ca­tos, muy de­bi­li­ta­dos por una huel­ga a la que apos­ta­ron to­do ha­blan­do de ‘de­fen­der al pue­blo’, po­nien­do co­mo ba­ta­lla el 1 % del IVA en la ca­nas­ta bá­si­ca, ya que a su jui­cio per­ju­di­ca a los más po­bres.

Al­bino Var­gas, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­plea­dos Pú­bli­cos (ANEP) ya ha avi­sa­do que po­drían re­tor­nar a la huel­ga pa­ra tra­tar de fre­nar un pro­yec­to de re­for­ma del Có­di­go de Tra­ba­jo (que pre­ten­de agi­li­zar la de­cla­ra­ción de ile­ga­li­dad de las huel­gas), y con­tra el pro­yec­to del go­bierno pa­ra re­for­mar el em­pleo pú­bli­co.

Pe­ro no pa­re­ce ta­rea sen­ci­lla la mo­vi­li­za­ción ma­si­va de las ba­ses en una se­gun­da oca­sión. Ara­ya con­si­de­ra que los sin­di­ca­tos fa­lla­ron en el uso de la huel­ga co­mo he­rra­mien­ta, pre­ten­dien­do el re­ti­ro ab­so­lu­to del pro­yec­to de for­ta­le­ci­mien­to de las fi­nan­zas pú­bli­cas, más con­tan­do con el mo­men­to “que se atra­ve­sa­ba co­mo país y una ló­gi­ca de la na­rra­ti­va que se ve­nía de una cri­sis mu­cho ma­yor, no su­pie­ron en­fren­tar­la. Le die­ron vi­da a una huel­ga sin sus­ten­to po­lí­ti­co y ter­mi­na­ron dre­nan­do la le­gi­ti­mi­dad del mo­vi­mien­to sin­di­cal”.

Ade­más, con la per­sis­ten­cia de la huel­ga de edu­ca­do­res (prác­ti­ca­men­te tres me­ses) le­sio­na­ron la ima­gen de sec­tor do­cen­te.

“Co­mo nun­ca an­tes, los sin­di­ca­tos es­tán en muy en­de­ble po­si­ción pa­ra tra­tar de aco­me­ter con una huel­ga des­acre­di­ta­da co­mo me­ca­nis­mo, sin po­der sos­te­ner el dis­cur­so”, sos­tie­ne Ara­ya.

El gre­mia­lis­mo, el cor­po­ra­ti­vis­mo, han que­da­do al des­nu­do en Cos­ta Ri­ca. Los di­ver­sos sec­to­res ac­túan cuan­do les to­can lo que es su­yo. Y el po­der ju­di­cial no es in­mu­ne a ello.

LA AD­MI­NIS­TRA­CIÓN DE CAR­LOS AL­VA­RA­DO HA SA­LI­DO EN BLO­QUE A CUES­TIO­NAR LA RE­BA­JA EN LA CA­LI­FI­CA­CIÓN POR PAR­TE DE MOODY’S

A jui­cio de Ara­ya ha que­da­do en evi­den­cia “una con­for­ma­ción in­su­lar, un ar­chi­pié­la­go de ins­ti­tu­cio­nes, ca­da una ve­lan­do por sus in­gre­sos pro­pios. El ca­so más sig­ni­fi­ca­ti­vo es el de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, quien ar­gu­men­ta que to­car el ré­gi­men de pen­sio­nes y sa­la­rios iría en con­tra de la in­de­pen­den­cia ju­di­cial, co­mo si por ello pu­die­ra com­prar­se un juez”.

Pa­ra el po­li­tó­lo­go, el in­te­rés de los sin­di­ca­tos ha que­da­do “muy rá­pi­do al des­cu­bier­to, la huel­ga pa­ra ellos era con­tra re­es­truc­tu­ra­ción del em­pleo pú­bli­co, con sa­la­rios, plu­ses sa­la­ria­les, pen­sio­nes y otros pri­vi­le­gios co­mo em­plea­dos”. Se­gún Ara­ya que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer en es­te ám­bi­to: “Se ve en mu­ni­ci­pa­li­da­des, ins­ti­tu­cio­nes au­tó­no­mas, en las uni­ver­si­da­des; hay un ma­ne­jo muy in­di­vi­dua­lis­ta, le­jos de pen­sar en una mi­ra­da país, un pro­ble­ma ha que­da­do al des­cu­bier­to” en el que se han re­tra­ta­do des­de las dis­tin­tas uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, con el ‘no me to­quen lo que es mío’, has­ta el po­der ju­di­cial y, des­de lue­go, los sin­di­ca­tos.

Moody´s ¿Qué pa­só?

Tras un año con­vul­so, y una vez apro­ba­da la re­for­ma fis­cal, Moody’s sor­pren­dió con una re­ba­ja de la no­ta cre­di­ti­cia de Cos­ta Ri­ca, pa­san­do de Ba2 (con­tie­ne ele­men­tos es­pe­cu­la­ti­vos y es­tá su­je­to a ries­go cre­di­ti­cio sus­tan­cial) a B1 (ca­re­ce de las ca­rac­te­rís­ti­cas de una in­ver­sión desea­ble y es­tá su­je­to a un ries­go cre­di­ti­cio al­to), ade­más con pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va.

“Es una sor­pre­sa -adu­ce Su­char-, más aún que sean dos pi­sos ha­cia aba­jo y con pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va”. Cree que en la no­ta pe­sa el he­cho de que la im­ple­men­ta­ción del plan fis­cal ca­rez­ca de me­to­do­lo­gía, ya que di­cho plan “si­gue es­tan­do muy am­bi­guo, y ade­más hay otros ru­bros co­mo la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca y al­gu­nas le­yes, que no se vis­lum­bra que se ate­rri­cen a cor­to pla­zo”.

El Go­bierno ha sa­li­do en blo­que a cues­tio­nar la re­ba­ja en la ca­li­fi­ca­ción. El mis­mo Car­los Al­va­ra­do la ha ca­li­fi­ca­do de “in­co­rrec­ta”, al no te­ner en cuen­ta los es­fuer­zos del país pa­ra sa­lir de la cri­sis, ejem­pli­fi­ca­dos en la re­for­ma fis­cal, y los pro­yec­tos ve­ni­de­ros.el pre­si­den­te ti­co res­pal­da­ba a la mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ro­cío Agui­lar, y al pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral (BCCR), Ro­dri­go Cu­be­ro, quie­nes ca­li­fi­ca­ban el aná­li­sis de Moody’s co­mo “in­con­sis­ten­te con los lo­gros” y “ca­ren­te de sus­ten­to”, res­pec­ti­va­men­te.

Y es que la ca­li­fi­ca­do­ra con­si­de­ra que el país cre­ce­rá un 2,5 %, lo que afec­ta­ría to­dos los nú­me­ros, una ci­fra que Su­char con­si­de­ra “de­ma­sia­do agre­si­va, me acer­co más a los nú­me­ros del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (3,3 %) y el BCCR (3,2 %); es­ta pro­yec­ción es­tá cas­ti­gan­do de­ma­sia­do al es­fuer­zo de Cos­ta Ri­ca, con ter­mó­me­tros co­mo el ti­po de cam­bio, o las va­lo­ra­cio­nes de bo­nos tras la apro­ba­ción del plan, que mues­tran ma­yor con­fian­za”.

Luis Diego He­rre­ra, ana­lis­ta eco­nó­mi­co de Gru­po Fi­nan­cie­ro Aco­bo, con­si­de­ra que la ca­li­fi­ca­do­ra “le co­bra al país la de­mo­ra en rea­li­zar re­for­mas a tiem­po y con­fir­ma el he­cho de que lo rea­li­za­do has­ta el mo­men­to es in­su­fi­cien­te”. La nue­va ca­li­fi­ca­ción po­dría cau­sar que en una sa­li­da a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les en bus­ca de US$6.000 mi­llo­nes, “el cos­to de financiamiento sea ma­yor da­do que los in­ver­sio­nis­tas aho­ra es­ta­rían exi­gien­do una pri­ma por ries­go ma­yor, lo mis­mo po­dría ob­ser­var­se a ni­vel in­terno”

FO­TO: ISTOCK

El plan fis­cal que aca­ba de pa­sar ape­nas ce­rra­ría una bre­cha de 1,7 % del PIB, que jun­to a otras me­di­das de re­cor­tes y con­ten­ción del gas­to al­can­za­ría el 3,7 % del Pro­duc­to In­terno Bru­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.