GA­BRIE­LA SÁN­CHEZ

Hola Honduras - - 30 Minutos.com - Tex­to: KAR­LA AGUILAR

La pre­cur­so­ra de los ju­gos de­tox en Hon­du­ras

GA­BRIE­LA SÁN­CHEZ es una mu­jer que ba­ta­lló mu­chos años con hi­po­ti­roi­dis­mo, pe­ro co­mo to­da una gue­rre­ra se ca­pa­ci­tó en me­di­ci­na al­ter­na­ti­va en Los Án­ge­les School of Ho­meo­pathy y em­pren­dió el ca­mino ¨Jui­cing¨ con el cual trans­for­mó su vi­da y sus há­bi­tos ali­men­ti­cios pa­ra siem­pre. Aho­ra se ha com­pro­me­ti­do pa­ra ayu­dar a más per­so­nas con pro­ble­mas de hi­po­ti­roi­dis­mo y so­bre­pe­so con su em­pre­sa de ju­gos.

—¿Dón­de vi­ves ac­tual­men­te y a qué te de­di­cas?

Ac­tual­men­te vi­vo en­tre Te­gu­ci­gal­pa y Los Án­ge­les. Via­jó ca­da tres o cua­tro me­ses por mi ne­go­cio. En Te­gu­ci­gal­pa soy dueña de la pri­me­ra tien­da de ju­gos pren­sa­do en frio en Hon­du­ras lla­ma­da Roots y en Los Án­ge­les soy chef ve­ga­na en el pres­ti­gio­so res­tau­ran­te Plant Food and Wi­ne. —Sí, es­toy ca­sa­da con un hom­bre ma­ra­vi­llo­so. Mi es­po­so Da­niel es el coor­di­na­dor de la Ley de Pro­pie­dad In­te­lec­tual a ni­vel La­ti­noa­me­ri­cano por par­te del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de EE.UU. Es el me­jor hom­bre con quien me pu­de ca­sar. Tra­ba­ja­dor, no­ble, ho­nes­to, amo­ro­so, com­pren­si­vo, pa­cien­te, en fin, po­dría es­cri­bir un li­bro de to­das sus cua­li­da­des, mis sue­gros hi­cie­ron un buen tra­ba­jo crián­do­lo. Lo que más dis­fru­ta él es su tra­ba­jo y ju­gar golf. —¡Ya me son­ro­jé! Qué di­fí­cil ti­rar­se flo­res. Me con­si­de­ro una per­so­na siem­pre dis­pues­ta a ayu­dar a los de­mas, ex­tro­ver­ti­da y muy so­cial, muy se­gu­ra de mí mis­ma, me gus­ta apren­der al­go nue­vo siem­pre, me fi­jo me­tas y las cum­plo. De­tes­to el con­for­mis­mo, soy com­pa­si­va, y me con­si­de­ro un buen je­fe.

—¿Es­tás ca­sa­da? —¿Có­mo te des­cri­bes co­mo per­so­na? —¿Qué dis­fru­tas ha­cer en tu tiem­po li­bre?

—En mi tiem­po li­bre me en­can­ta ir a la pla­ya con mis pe­rros, ver un buen do­cu­men­tal o ir a co­mer a un nue­vo res­tau­ran­te con mi es­po­so.

—¿Cuál es tu se­cre­to de be­lle­za pa­ra es­tar siem­pre ra­dian­te?

—¡Acei­te de co­co! Pa­re­ce men­ti­ra to­do lo que pue­des ha­cer con el acei­te de co­co. Me lo pon­go en el pe­lo, la ca­ra, las uñas, la piel. Sir­ve pa­ra to­do, se los re­co­mien­do.

—¿Tu es­ti­lo de ali­men­ta­ción en qué se ba­sa?

—Por mu­chos años fui pes­ce­ta­ria­na (per­so­na que so­lo co­me pes­ca­do o ma­ris­cos). Nun­ca fui full fan de la car­ne ro­ja y por ra­zo­nes de sa­lud no po­dia co­mer po­llo. Pe­ro cuan­do me mu­de a Los Án­ge­les apren­dí so­bre la co­ci­na ve­ga­na y cru­di ve­ga­na. Los be­ne­fi­cios que trae al cuer­po, y en­fer­me­da­des que se pue­den re­ver­tir con so­lo una ali­men­ta­ción al­ta­men­te al­ka­li­na. Esa fas­ci­na­ción por es­te nue­vo mun­do me mo­ti­vó a con­ver­tir­me en chef de co­ci­na ve­ga­na y no me arre­pien­to

—¿Cuá­les han si­do los obs­tácu­los más fuer­tes que has pa­sa­do?

En mi vi­da per­so­nal, ser diag­nos­ti­ca­da con hi­po­ti­roi­dis­mo fue muy du­ro. Te­nía 17 años cuan­do me diag­nos­ti­ca­ron, ver que ca­da día au­men­tas de pe­so sin co­mer de más y atri­buír­se­lo a una en­fer­me­dad in­vi­si­ble y que na­die en­tien­da es di­fí­cil de asi­mi­lar. Te til­dan de ha­ra­ga­na, glo­to­na, des­ga­na­da y des­mo­ti­va­da. Tu­ve que ope­rar­me lue­go de pa­sar mu­chos años tra­tán­do­me con pas­ti­llas pa­ra poder cu­rar­me, aun­que des­pués hay que to­mar me­di­ca­men­te de por vi­da pa­ra que tu cuer­po fun­cio­ne bien. En mi vi­da pro­fe­sio­nal he te­ni­do dos gran­des obs­tácu­los, al prin­ci­pio cuan­do co­men­cé­te­nía­más de­man­da de la que yo so­la po­día su­plir, no te­nía em­plea­dos, no te­nía tien­da, no te­nía pro­vee­do­res, no te­nía na­da. Te­nia que en­con­trar la ma­ne­ra de mul­ti­pli­car­me y aho­rrar has­ta lle­gar a con­tra­tar más per­so­nal y te­ner pro­vee­do­res for­ma­les. Y la se­gun­da fue mu­dar­me de país, te­nien­do un ne­go­cio ya es­ta­ble­ci­do y te­ner que ma­ne­jar­lo a distancia, fue muy di­fi­cil al prin­ci­pio pe­ro gra­cias a Dios mi fa­mi­lia y a mi so­cio que fue­ron y son una gran ayu­da.

—Pri­me­ro Dios me veo abrien­do más tien­das Roots en otros paí­ses. Me veo te­nien­do mi pro­pio res­tau­ran­te de co­ci­na ve­ga­na ya sea en Hon­du­ras o Bra­sil, y me veo dan­do ta­lle­res a mu­je­res de ba­jos re­cur­sos de co­mo man­te­ner una ali­men­ta­cion sa­na y ba­lan­cea­da en su ho­gar usan­do so­lo fru­tas y ver­du­ras.

—¿Có­mo te ves en 5 años? —¿Có­mo mu­jer cuál es tu an­he­lo o sue­ño que quie­res cum­plir?

—Mi sue­ño es ver a más mu­je­res ser je­fes de sus pro­pias em­pre­sas. Quie­ro ver más mu­je­res pro­fe­sio­na­les, mu­je­res que bus­quen más allá de los tí­tu­los de ma­má o es­po­sa. Quie­ro ver a más ni­ñas emo­cio­nar­se por un li­bro que por una no­ve­la. Quie­ro ver a más per­so­nas preo­cu­pa­das por el con­te­ni­do nu­tri­cio­nal de una co­mi­da en lu­gar de con­tar ca­lo­rías. Quie­ro ver me­nos fran­qui­sias de co­mi­da rá­pi­da y más gen­te apo­yan­do las em­pre­sas hon­du­re­ñas. Quie­ro ver a más jó­ve­nes preo­cu­pa­dos por sa­car al país ade­lan­te y me­nos preo­cu­pa­dos por el fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.