6 IDEAS PA­RA

Mercados & Tendencias Honduras - - Opinión -

Henry Ford: “…tan­to si pien­sas que pue­des y no pue­des, es­tás en lo cier­to”.

El ce­re­bro se con­cen­tra en re­co­ger la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer reali­dad cual­quier me­ta pre­via­men­te fi­ja­da. Si cree­mos que no po­de­mos, el ce­re­bro bus­ca­rá las ex­cu­sas pa­ra dar­nos la ra­zón. Si, por el con­tra­rio, pen­sa­mos que al­go es po­si­ble el ce­re­bro bus­ca­rá al­ter­na­ti­vas. ¿Se apun­ta a las ex­cu­sas o a las al­ter­na­ti­vas? Las per­so­nas so­le­mos con­ver­tir­nos en lo que cree­mos que so­mos.

Lo im­por­tan­te en la bús­que­da de sus sue­ños es que sean su­yos.

No per­si­gas los sue­ños y an­he­los que otras per­so­nas tu­vie­ron pa­ra ti. La ma­yor sen­sa­ción de frus­tra­ción y fra­ca­so pro­vie­nen de per­se­guir lo que otros te di­je­ron que de­bías per­se­guir y no lo que real­men­te quie­res.

Es más di­fí­cil ser ama­ble que ser in­te­li­gen­te.

La in­te­li­gen­cia es un don pe­ro la ama­bi­li­dad es una actitud. Cuan­do ha­bla­mos de có­mo cons­trui­mos nues­tra mar­ca per­so­nal de­be­ría­mos fi­jar­nos más en el he­cho de que nues­tra actitud ha­bla de lo que so­mos en esen­cia. No lo es la ima­gen que nos gus­ta­ría que otros tu­vie­ran de no­so­tros. Crear tu mar­ca ale­ján­do­te de tu esen­cia es mal­gas­tar tiem­po y di­ne­ro.

Es muy di­fí­cil com­pe­tir con al­guien que ama y dis­fru­ta de lo que ha­ce.

Se ha­ce tre­men­da­men­te com­pli­ca­do es­tar a la al­tu­ra de las per­so­nas que vi­ven con pa­sión su pro­fe­sión. No de­be­mos vi­vir pa­ra tra­ba­jar, por su­pues­to, pe­ro creo que tam­po­co de­be­ría­mos tra­ba­jar pa­ra vi­vir. Si te sien­tes rea­li­za­do con lo que ha­ces, en­ton­ces no lo lla­ma­rás tra­ba­jo. Si has ge­ne­ra­do las opor­tu­ni­da­des pa­ra dis­po­ner de la li­ber­tad in­te­rior de apos­tar por tu ta­len­to no per­ci­bes lo que ha­ces co­mo un sa­cri­fi­cio sino co­mo un desafío a tu ca­pa­ci­dad.

Cuan­do sien­tas que no pue­des vi­vir sin al­go.

Si es así, se­rá que no lo ne­ce­si­ta­bas tan­to. Qui­zás nos ayu­de el he­cho de di­fe­ren­ciar en­tre lo que de­sea­mos y lo que ne­ce­si­ta­mos. Si lo im­por­tan­te es in­vi­si­ble a los ojos es por­que es­tá den­tro de ti. Per­mi­te la opor­tu­ni­dad de pen­sar que ya lo tie­nes aun­que no lo es­tés vien­do aún.

La res­pues­ta de Ro­ger Fe­de­rer:

Us­ted siem­pre ha te­ni­do un gran ser­vi­cio, una me­jor de­re­cha, una bue­na vo­lea, al igual que va­rie­dad en los cor­ta­dos. Su pun­to dé­bil pa­re­ce ser el re­vés. A lo que Fe­de­rer res­pon­dió: “Yo te­nía dos op­cio­nes: po­ten­ciar mis cua­li­da­des o me­jo­rar mis de­bi­li­da­des. Si ha­cía lo se­gun­do me con­ver­tía en un te­nis­ta pre­vi­si­ble. Al fi­nal, lo que pa­ga las fac­tu­ras son mis vir­tu­des. No me veo ha­cien­do lo que ha­cen al­gu­nos de pa­sar mil bo­las con el re­vés e in­ten­tar no fa­llar pa­ra me­jo­rar­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.