A pe­sar de la ima­gen des­ali­ña­da y re­bel­de que a prio­ri quie­re en­viar­nos, el look del dandy es­tá per­fec­ta­men­te es­tu­dia­do. Des­de su pei­na­do has­ta su bar­ba son pre­pa­ra­dos con an­te­la­ción y es­me­ro an­tes de ha­cer su apa­ri­ción es­te­lar.

Mercados & Tendencias Honduras - - Nota De Portada -

ya que año­ra los in­tem­po­ra­les abri­gos cru­za­dos. Sin em­bar­go, su abri­go no se ex­tien­de más allá de la ro­di­lla y cuen­ta con una he­chu­ra bas­tan­te ce­ñi­da. Op­ta por cor­tes más mo­der­nos.

Ha­ce un gui­ño al pa­sa­do re­cu­pe­ran­do los som­bre­ros más clá­si­cos de fiel­tro. El Trilby y el Fe­do­ra son los mo­de­los con los que po­ne una no­ta más de es­ti­lo a su con­jun­to. En ve­rano, no du­da en dis­fru­tar de la li­ge­re­za y ele­gan­cia que apor­ta el som­bre­ro ecua­to­riano. En es­te as­pec­to de atre­vi­mien­to se mar­ca la ver­da­de­ra di­fe­ren­cia en­tre quien apues­ta por lle­var el con­cep­to de ‘dan­dis­mo’ has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias ori­gi­na­rias o tan so­lo se que­da en el in­ten­to.

Aun­que la per­so­na­li­dad del dandy en na­da se asemeja a la del me­tro­se­xual tal y co­mo lo en­ten­de­mos, sí com­par­te con él un gus­to por el uso de bol­sos de mano. Es­te sec­tor es­tá en ple­na efer­ves­cen­cia mas­cu­li­na, lo que ha traí­do con­si­go la fa­bri­ca­ción de bol­sos de gran belleza que con­vier­te en úti­les com­pa­ñe­ros de su día a día y de su ru­ti­na la­bo­ral, así co­mo com­ple­men­to in­se­pa­ra­ble en su vi­da per­so­nal, via­jes, fi­nes de se­ma­na..

Los com­ple­men­tos de­fi­nen y afi­lan su look. Al dandy mo­derno es ha­bi­tual ver­le con guan­tes de piel, los cua­les guar­da en el bol­si­llo de la so­la­pa de su abri­go de for­ma vi­si­ble y me­di­da. Las ga­fas de sol acom­pa­ñan siem­pre a esos guan­tes, es­pe­ran­do el mo­men­to de po­ner­se a su servicio. Usa re­loj, pe­ro más co­mo jo­ya que por ne­ce­si­dad. Pre­fie­re la es­ti­lo­sa pash­mi­na a la clá­si­ca bu­fan­da, e im­po­si­ble se­rá ver­le con cal­ce­ti­nes ne­gros; ele­gi­rá unos ale­gres pa­ra in­vierno y pres­cin­di­rá de ellos, in­clu­so con tra­je, en ve­rano.

A pe­sar de la ima­gen des­ali­ña­da y re­bel­de que a prio­ri quie­re en­viar­nos, el look del dandy es­tá per­fec­ta­men­te es­tu­dia­do. Des­de su pei­na­do has­ta su bar­ba son pre­pa­ra­dos con an­te­la­ción y es­me­ro an­tes de ha­cer su apa­ri­ción es­te­lar. Aun así, vigila su ca­ra, sus ce­jas y no ol­vi­da cui­dar su ma­ni­cu­ra. Nun­ca sa­le a la ca­lle sin su perfume. Ese men­sa­je in­vi­si­ble que anun­cia su lle­ga­da y que per­ma­ne­ce en el am­bien­te des­pués de su mar­cha. Una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que es el pa­ra­dig­ma de la co­que­te­ría, pe­ro tam­bién de la pro­vo­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.