Ima­gí­na­te allí

Conectate - - NEWS - Abi May Abi May es do­cen­te, es­cri­to­ra y pro­mo­to­ra vo­lun­ta­ria de sa­lud. Vi­ve en el Reino Uni­do.

1. Mar­cos 4: 3 2. Mar­cos 4: 9 ( NVI)

Otra vez co­men­zó Je­sús a en­se­ñar jun­to al mar, y se reunió al­re­de­dor de Él mu­cha gen­te, tan­to que en­tran­do en una bar­ca, se sen­tó en ella en el mar; y to­da la gen­te es­ta­ba en tie­rra jun­to al mar. Y les en­se­ña­ba por pa­rá­bo­las mu­chas co­sas. Mar­cos 4:1,2

Ima­gí­na­te por un mo­men­to

que eres uno de los pre­sen­tes y res­pon­de a las pre­gun­tas.

¿Te ha­bías pro­pues­to asis­tir a ese even­to al ai­re li­bre o te to­pas­te con él al pa­sar por ahí? ¿Es­tás con ami­gos, con fa­mi­lia­res o so­lo?

¿Es in­vierno o ve­rano? ¿Sien­tes un po­co de frío tan cer­ca del mar, o bus­cas un po­co de som­bra que te res­guar­de del sol ar­dien­te? ¿ As­pi­ras pro­fun­da­men­te el vi­go­ri­zan­te ai­re fres­co del mar o más bien la sua­ve bri­sa te ayu­da a aguan­tar el ca­lor?

¿Pue­des ver cla­ra­men­te lo que su­ce­de? ¿A qué dis­tan­cia es­tás de la ori­lla? ¿En­con­tras­te un buen lu­gar des­de don­de ob­ser­var lo que acon­te­ce, o la mul­ti­tud te ta­pa la vis­ta? ¿Có­mo es la bar­ca en la que es­tá sen­ta­do Je­sús? ¿El mar es­tá se­reno, cla­ro co­mo un es­pe­jo, o un po­co pi­ca­do?

¿Te asal­ta la du­da de si de­be­rías es­tar en otra par­te? ¿Te pre­gun­tas si te pue­des dar el lu­jo de es­tar ahí ocio­so? ¿Crees que tal vez de­be­rías es­tar aten­dien­do los cul­ti­vos o el re­ba­ño, con­si­guien­do pro­vi­sio­nes en el mer­ca­do o vi­si­tan­do a un fa­mi­liar en­fer­mo?

Se­gu­ra­men­te te han lle­ga­do to­da suer­te de ru­mo­res acer­ca de es­te Maes­tro. ¿Ya lo ha­bías oí­do ha­blar? ¿Te has pre­gun­ta­do cuán­to de lo que di­ce se­rá cier­to? ¿Cues­tio­nas si ver­da­de­ra­men­te tie­ne po­der pa­ra sa­nar a la gen­te con Su voz y el to­que de Su mano? ¿Te ha sa­na­do a ti? — Oíd — co­mien­za di­cien­do1. ¿Al­can­zas a oír lo que di­ce? ¿En­tien­des de qué ha­bla?

Su ser­món ter­mi­nó. La mul­ti­tud se dis­per­sa, y tú echas a an­dar. Es po­si­ble que no ten­gas mu­chas ga­nas de ha­blar. Pre­fie­res guar­dar si­len­cio y re­fle­xio­nar pa­ra tra­tar de asi­mi­lar lo que di­jo. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti? ¿Ha al­te­ra­do tu pers­pec­ti­va de las co­sas?

Ese día Je­sús con­clu­yó Su ser­món de­cla­ran­do:

— El que ten­ga oí­dos pa­ra oír, que oi­ga2.

Los que sa­ca­ron ma­yor pro­ve­cho de lo que di­jo fue­ron los que es­cu­cha­ron.

Es­cu­char no es abrir la Bi­blia y leer por en­ci­ma, a to­da velocidad, unos cuan­tos pá­rra­fos o ver­sícu­los. Es me­di­tar so­bre lo que lee­mos, apli­car­lo y has­ta re­vi­vir­lo en nues­tra ima­gi­na­ción. De esa ma­ne­ra es po­si­ble que ha­ga­mos des­cu­bri­mien­tos su­bli­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.