RE­DES­CU­BRI­MIEN­TO Y PA­SIÓN

Conectate - - NEWS - AN­NA PERLINI

No re­cuer­do exac­ta­men­te cuán­do lo co­no­cí. Me da la im­pre­sión de que en mi in­fan­cia él siem­pre an­da­ba cer­ca. Mis pa­dres lo in­vi­ta­ban sin fal­ta a pa­sar con no­so­tros las va­ca­cio­nes de ve­rano y lo in­cluían en prác­ti­ca­men­te to­dos los acon­te­ci­mien­tos fa­mi­lia­res. Acos­tum­brá­ba­mos ir y vol­ver jun­tos del co­le­gio. En aquel en­ton­ces es­tá­ba­mos muy uni­dos y ha­blá­ba­mos mu­cho.

Cuan­do me hi­ce ma­yor me sen­tí mo­les­ta y pre­sio­na­da. Que­ría en­ta­blar nue­vas amis­ta­des y vi­vir nue­vas ex­pe­rien­cias; él, en cam­bio, re­pre­sen­ta­ba mi pa­sa­do, que me pa­re­cía em­ba­ra­zo­so. A la lar­ga de­ci­dí que no que­ría te­ner­lo más a mi la­do y le di­je que ne­ce­si­ta­ba un tiem­po se­pa­ra­da de él.

No re­cuer­do lo que me res­pon­dió, pe­ro sí se me que­dó gra­ba­da la tris­te­za que se re­fle­jó en sus ojos. El ca­so es que ac­ce­dió a dar­me es­pa­cio, y por un tiem­po me sen­tí li­be­ra­da. Por fin po­día via­jar so­la, co­no­cer gen­te y co­lec­cio­nar re­cuer­dos que no lo in­clu­ye­ran a él. De cuan­do en cuan­do su ros­tro se aso­ma­ba en­tre mis pen­sa­mien­tos, y sen­tía cu­rio­si­dad por sa­ber qué an­da­ría ha­cien­do. Sin em­bar­go, pro­cu­ra­ba no de­te­ner­me a pen­sar mu­cho en eso. Sí, ha­bía si­do du­ro rom­per con él, y me sen­tía un po­co cul­pa­ble por có­mo ha­bía ter­mi­na­do nues­tra re­la­ción; pe­ro… ¿qué po­día ha­cer?

Una vez me pa­re­ció ver­lo fu­gaz­men­te en una ca­lle lle­na de gen­te. En otra oca­sión me que­dé mi­ran­do de cer­ca a un mendigo ins­ta­la­do en una es­qui­na, pues por un ins­tan­te creí re­co­no­cer en su ca­ra un ras­go de mi an­ti­guo com­pa­ñe­ro.

Has­ta que un día fui al ci­ne con unos ami­gos pa­ra ver el es­treno de un mu­si­cal, y cuál no se­ría mi sor­pre­sa al en­con­trar­me con él allí, ¡en la pan­ta­lla gran­de! Se ha­bía con­ver­ti­do en una su­per­es­tre­lla, y yo inex­pli­ca­ble­men­te ni me ha­bía en­te­ra­do. Sin em­bar­go, no ca­bía la menor du­da de que era él quien es­ta­ba allí can­tan­do, bai­lan­do y con una pin­ta bár­ba­ra. In­creí­ble­men­te en­can­ta­dor y atrac­ti­vo, y al mis­mo tiem­po va­lien­te, ori­gi­nal y com­pa­si­vo1.

Mien­tras veía la pe­lí­cu­la se apo­de­ra­ron de mí to­da suer­te de emo­cio­nes, unas nue­vas y otras que re­co­no­cí del tiem­po en que ha­bía­mos es­ta­do jun­tos. «De­be de ser que no lo co­no­cía tan bien co­mo yo me ima­gi­na­ba. O tal vez yo he cam­bia­do».

No tar­dé en to­par­me con él. La ale­gría que ma­ni­fes­tó al ver­me y el cálido y afec­tuo­so abrazo con que me sa­lu­dó bo­rra­ron los ma­len­ten­di­dos que ha­bían mar­ca­do nues­tro pa­sa­do. De pron­to, to­do vol­vió a co­brar sen­ti­do.

Des­de en­ton­ces he­mos re­no­va­do nues­tra re­la­ción y pa­sa­mos jun­tos to­do el tiem­po que po­de­mos. Me he vuel­to a con­ven­cer de que es la per­so­na más di­ver­ti­da, aven­tu­re­ra y tier­na que co­noz­co. To­da­vía te­ne­mos nues­tros al­ti­ba­jos, pe­ro la vi­da se­ría in­con­ce­bi­ble pa­ra mí sin mi me­jor ami­go, ¡ Je­sús!

AN­NA PERLINI ES CO­FUN­DA­DO­RA DE PER UN MON­DO MIGLIORE2, OR­GA­NI­ZA­CIÓN HU­MA­NI­TA­RIA AC­TI­VA EN LOS BAL­CA­NES DES­DE 1995

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.