POS­TAL de VERONA

Conectate - - NEWS - AN­NA PERLINI

Na­cí en el nor­te de Ita­lia, en la ciu­dad de Romeo y Ju­lie­ta. Cuan­do iba al co­le­gio, pa­sa­ba to­dos los días por de­ba­jo del fa­mo­so bal­cón don­de, en la obra de Sha­kes­pea­re, la pa­re­ja in­ter­cam­bia apa­sio­na­das pro­me­sas des­pués de una fiesta. Ha­ce po­co re­gre­sé a Verona y vol­ví a pa­sar por allí; pe­ro era tal el en­jam­bre de tu­ris­tas que prác­ti­ca­men­te me fue im­po­si­ble acer­car­me al bal­cón. No­té que las pa­re­des es­ta­ban cu­bier­tas de fir­mas. Por lo vis­to la mu­ni­ci­pa­li­dad tie­ne que re­pin­tar­las ca­da tan­to pa­ra que otros tu­ris­tas fas­ci­na­dos pue­dan ins­cri­bir en ellas su nom­bre. En esa ca­lle hay tam­bién va­rias tien­das que ven­den sou­ve­nirs re­la­cio­na­dos con el amor.

No sé lo que pen­sa­ría Sha­kes­pea­re de las in­con­ta­bles re­crea­cio­nes y adap­ta­cio­nes que se han he­cho de su obra dra­má­ti­ca. Lo que es in­du­da­ble es que nun­ca ha­bía si­do tan cé­le­bre co­mo aho­ra. Ca­da vez que al­guien me pre­gun­ta de dón­de soy, mi res­pues­ta sus­ci­ta son­ri­sas y sus­pi­ros: «¡Romeo y Ju­lie­ta!»

A mí tam­bién, cuan­do era jo­ven­ci­ta, me atraía mu­cho la tra­ge­dia de los dos enamo­ra­dos. Si bien du­ran­te años an­he­lé en se­cre­to que se apa­re­cie­ra mi romeo y cum­plie­ra los de­seos de mi co­ra­zón, la vi­da —y 38 años de al­ti­ba­jos ma­tri­mo­nia­les— me ha en­se­ña­do mu­cho.

Ha­ce po­co leí una ex­ce­len­te fra­se: «En­tre enamo­rar­se y amar hay una gran di­fe­ren­cia. Uno se enamo­ra por­que sí. En cam­bio, pa­ra amar de ver­dad a al­guien es ne­ce­sa­rio su­dar, su­frir, reír, per­der sue­ño, en­tre­gar­se. El amor au­tén­ti­co no se da así co­mo así. Es al­go que se cons­tru­ye» 1.

Aun­que me en­can­tan las no­ve­las ro­mán­ti­cas, he apren­di­do que el amor ge­nuino es bas­tan­te dis­tin­to. Es al­go que su­pera la prue­ba del tiem­po, que im­pli­ca dar sin re­ci­bir a cam­bio y que es, por so­bre to­das las co­sas, un com­pro­mi­so. Sha­kes­pea­re mis­mo di­jo: «El cur­so del amor ver­da­de­ro nun­ca ha es­ta­do exen­to de di­fi­cul­ta­des» 2. To­do un desafío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.